El voto verde es el voto útil

30 Nov

Hoy más que nunca el voto verde es el voto útil, tras la oposición de algunos ministerios a tramitar por la vía de urgencia la ley de cambio climático y la de transición energética, que se aplaza, optando el Gobierno por adoptar las medidas urgentes por decreto ley. Un parche, porque el cambio climático requiere una actuación transversal y sistemática, no actuaciones puntuales y aisladas. Hoy más que nunca se demuestra que el voto verde es el voto del sentido común, ante la insensatez e irresponsabilidad del Gobierno con la medida adoptada. Y en Andalucía, en las elecciones del 2D, el voto útil y de sentido común es el voto a Equo Verdes – Iniciativa Andalucía.

El voto a Equo Verdes – Iniciativa Andalucía es un voto útil porque va a dar voz en el Parlamento de Andalucía a quienes tienen el coraje y la responsabilidad suficiente para decir la verdad de lo que está pasando con el cambio climático y con todo lo que afecta a la gente. Va a dar la voz a quienes son capaces de subir a la tribuna pública —y a la vista de todos— proponer las medidas que es necesario comenzar a adoptar sin más dilación: cambiar el actual modelo fracasado por un nuevo desarrollo que nos ponga a la vanguardia; crear empleo digno sin explotar a las personas ni al medio ambiente; blindar los servicios públicos de educación y sanidad; luchar contra la exclusión, el machismo y el cambio climático; crear, en definitiva, una tierra de oportunidades que garantice nuestro presente, pero también nuestro futuro.

Las fuerzas políticas no ecologistas siguen apostando, mientras tanto, por dar continuidad a un sistema insostenible o se centran en lo social y desatienden lo medioambiental, en la ingenua creencia o la cínica manifestación de que esto se puede arreglar más adelante. Otros no salen de la apelación a la patria, como si ésta pudiera existir en un planeta agotado y colapsado. Todos dicen defender a Andalucía y a su gente, pero piensan en sus propios intereses.

Y mientras se agitan los espantajos de la ultraderecha y del desastre económico, se dice interesadamente que el voto a las fuerzas políticas que no tienen representación parlamentaria, es un voto tirado a la basura. Inútil.

Pero esta afirmación no es más que una trampa que se usa para conseguir —sobre el miedo de la gente de buena voluntad— un apoyo electoral que de otra manera no obtendrían quienes la utilizan, en vez de promover la explicación de las propuestas electorales de las distintas fuerzas políticas y el debate social de las mismas. Con este ardid el mal político traspasa el miedo al ciudadano. Es una trampa para mantener la desesperanza en la gente y hacerles creer que antes que abrir el voto a la ilusión y la esperanza, es mejor seguir como estamos y votar con la nariz tapada a quienes se han corrompido y han desilusionado a la gente.

El voto de esperanza es, sin embargo, el que deposita la ciudadanía en las urnas con la certidumbre que ese voto tiene sentido, con independencia del número de votos que obtenga la fuerza política elegida. Es el voto que testimonia el sentido común de esta época y que sirve para que otros ciudadanos y ciudanas puedan ver que éste existe y está presente en el panorama político y animarlos para que su voto en las próximas elecciones también sea de esperanza. Ilusionado. Es el voto del amor a Andalucía, al planeta y a su gente

Hoy no votar, no es una opción. El voto útil el 2D es el que apuesta por el futuro y la felicidad de todos. Es el voto a Equo Verdes – Iniciativa Andalucía.

Un futuro verde para Andalucía

26 Nov

El PSOE lleva 40 años gobernando en Andalucía. La izquierda no quiere hablar de los retos de este siglo para no perder votos. La derecha continúa su apuesta por la desigualdad, enzarzada, además, en la lucha por la hegemonía dentro de su espacio político. La ultra derecha reclama un retroceso histórico. Unos plantean el futuro como una continuidad de un presente insostenible y otros reivindican la imposición y la patria como fórmula. Pero ninguna de las fuerzas con representación parlamentaria plantea un futuro verde para Andalucía.

Una coalición en estas elecciones: Equo Verdes-Iniciativa Andalucía, concibe un porvenir donde se encuentran y aúnan la cultura y la tradición de Andalucía con la sostenibilidad y la innovación en Andalucía. Plantea ésta un compromiso desde la ilusión: cuidar a los andaluces y a Andalucía. Un compromiso que pone a las personas y el medio ambiente en el centro de la política, que gira sobre el sentido común y la ética.

Ante los retos y problemas que tiene Andalucía: desigualdad, cambio climático y capitalismo no democrático, repetir lo que no ha funcionado no es una opción.

40 años de fracasos del gobierno del PSOE en Andalucía han servido para perpetuar la precariedad económica y la desigualdad. Y con su negativa a crear una Consejería para la Transición Ecológica, hipoteca el futuro de Andalucía y de la gente que en ella vive al impedir que las políticas medioambientales atraviesen transversalmente todas las demás.

Tampoco sirve una izquierda que no es capaz de dialogar para formar alianzas y sumar mayorías con otras fuerzas políticas. Y sus propuestas —a pesar de las medidas correctoras que incluyen— justifican un sistema económico insostenible y perpetúan las desigualdades sociales, al permitir la apropiación de los recursos por una élite; acaban con los recursos naturales de todos; y no sirven para luchar contra el cambio climático.

La derecha del PP y de C’s no es la salida, pues son los representantes de la estructura de poder que nos ha metido en la actual situación. Su única propuesta es la petición de construir más infraestructuras por empresas privadas, la disminución de los salarios, la bajada de impuestos y la eliminación del estado de bienestar que hemos construido.

La ultra derecha, que intenta estar presente en el escenario político, se envuelve en la bandera y la patria, pide la desaparición de las autonomías, la derogación de la ley de memoria histórica y de violencia de género, la deportación de inmigrantes y el cierre de mezquitas. Es menos solución aún.

La coalición Equo Verdes-Iniciativa Andalucía está haciendo una campaña electoral desde la ilusión y el sentido común. Desde ella se plantea la necesidad de cambiar un modelo fracasado por un nuevo desarrollo que nos ponga a la vanguardia. Crear empleo digno sin explotar a las personas ni al medio ambiente. Blindar los servicios públicos de educación y sanidad. Luchar contra la exclusión, el machismo y el cambio climático. Crear, en definitiva, una tierra de oportunidades que garantice nuestro presente, pero también nuestro futuro, dado que no tenemos más patria que el planeta y sin planeta no hay Andalucía.

Cuidar el planeta es cuidar Andalucía. Y para cuidar Andalucía es necesario cuidar el planeta. Este es el compromiso de la coalición Equo Verdes-Iniciativa Andalucía. ¿El 2D se atreve a votar una opción que plantea algo nuevo y que funciona?

Artículo conjunto de Francisco Soler y Rafael Rodríguez de León