Gracias

28 Mar

Antes si quiera de haber pisado la calle como corporación nazarena, la hermandad de la Sentencia escribía en una red social su agradecimiento a las más de 900 personas que formarán parte de su cortejo. Se cuestiona en la calle la falta de portadores, hemos tenido en este periódico la reflexión de Juan García Torres, presidente de la Asociación Cultural Daffari, afirmando que el relevo generacional en estos tiene un futuro estancado, algo que ya había escuchado entre amigos cercanos. Sabemos, oímos y leemos que faltan nazarenos y aunque patrimonialmente no hay duda de que se ha crecido en la Semana Santa, falta o empieza a faltar lo más importante: los cofrades y creyentes que asuman formar parte de las procesiones. No voy a analizar estos hechos aquí, quiero fijar la atención en esos mínimos gestos que forman parte de –al menos– la educación básica y que son un refuerzo positivo para quienes los hacen. Me refiero al simple hecho de dar las gracias. Un gesto simple y básico, educativo, al que si se le imprime el sentimiento verdadero hace que se convierta en algo muy especial. En el tratamiento de las cofradías a sus hermanos hay muchas fórmulas: desde los ´saluda´ del hermano mayor hasta los abrazos entre hermanos. Las cartas de agradecimiento personales se reciben cuando el favor otorgado a la cofradía es muy específico y hasta casi exclusivo, ya que el desuso ha hecho que las cartas por correo ordinario sean escasas. La imagen que proyecta una hermandad agradeciendo a sus componentes un hecho repercute ciertamente en la propia cofradía con buen fin. La maestría es hacerlo como si cada uno de ellos fuera único e intransferible –que lo son– y hacerles sentir lo más importante de todo el concepto cofrade: una individualidad que necesita de un conjunto para conformar la Hermandad. Es una manera de decir como aquella canción de Luz Casal: sin ti no soy nada. Algo que en la vorágine de la vida cofrade y sobre todo en Cuaresma se suele olvidar. Es de bien nacido ser agradecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *