El secreto de Vesalio

8 Jun

El secreto de Vesalio

El secreto de Vesalio

Anatomía humana

“El secreto de Vesalio”

Jordi Llobregat

Destino

Vesalio es una figura histórica excepcional. Un personaje que nos cambió la vida partiendo de la muerte e inspiración de no pocos artistas en un amplio abanico que recorre desde la escultura hasta la literatura. Quien conoce al belga sabrá que su fama le precede y su misterio, también.

Y de misterios está completamente llena la novela de Jordi Llobregat, un relato costumbrista, cuya escena es Barcelona a las puertas de la Exposición Universal de 1888 donde se mezclará el enigma con horrendo asesinatos, superstición, espiritismo, conflictos de poder y un buen puñado de secretos escondidos en los bolsillos de los principales personajes.

Nuestro protagonista es Daniel Amat, profesor en Oxford, a punto de casarse, que recibe una trágica noticia desde su Barcelona natal: su padre ha fallecido. Regresa a la ciudad que lo vio nacer para el sepelio de su progenitor tras siete años alejado de su familia y de la urbe, lejanía ocasionada por un acontecimiento siniestro. Lo que parece que va a ser mero trámite desemboca en la investigación del posible asesinato de su padre y decide quedarse unos días más para averiguarlo con la ayuda de un pobre periodista venido a menos y casi alcoholizado al que más tarde se unirá un ayudante de medicina muy especial.

Si ya tenemos el problema del asesinato, descubriremos que estos tres personajes que llevan la carga de contarnos la historia tienen más secretos y entresijos individuales que se ocultan unos a otros. Con semejante maremágnum Jordi nos llevará a una Barcelona que recuerda al Londres victoriano, con descripciones exquisitas de antiguas postales de las Ramblas, el Raval, Paseo de Gracia e incluso hasta la construcción de la estatua de Colón en Ciutat Vella. Estamos presentes en un momento de expansión de la ciudad, con la llegada de la electricidad a las calles, los nervios de la Exposición, los movimientos obreros con sus altercados por la precariedad del horario y seguridad en el trabajo…

Entre estas descripciones los giros que da el autor continuamente mantienen en vilo la expectación del lector que se ve inmerso en un mundo de progreso y decadencia unidos inseparablemente. Para investigar el asesinato, Daniel se verá obligado a tratar con gentes de los bajos fondos, matones, prostitutas, y todo un coro de personajes que enriquecen la obra sin entorpecerla.

Con un lenguaje rico sin obstruir la trama, una estructura cerrada de principio a fin, llena de sorpresas, con trasfondo cultural, histórico y enriquecedora, este thriller de Llobregat está absolutamente recomendado para los amantes de la historia de Vesalio y de su ‘De humanis corpori fabrica’, de la ciudad de Barcelona a finales de aquel siglo y de las novelas en general que te sacan de la realidad para transportarte a un mundo ficticio de otra época. Sinceramente creo que no tiene nada que envidiar a una buena novela costumbrista ni a una buena novela victoriana pues tiene todos los aderezos suficientes.

One thought on “El secreto de Vesalio

  1. Hay dos posibilidades con esto de la novela negra y la novela histórica reunidas en feliz matrimonio, como es el caso de “El secreto de Vesalio”.
    Se puede tirar de apuesta editorial a piñón fijo, y se acierta, y también de las nuevas plataformas que ofrecen lo que las grandes editoriales no publican (para luego llorar y publicar en su perfil de Facebook: “Sí, J. K. Rowling me envió su manuscrito de Harry Potter pero después de leerlo le respondí que no encajaba en nuestra línea editorial. Sí, soy muy tonto/tonta. Da al like, por favor”).
    Para que no os pase lo mismo, acudid a este link de Amazon, la editorial más inteligente para el lector/lectora más perspicaz: http://www.amazon.es/dp/1522707808. . Allí enocntraréis a mitad de precio otra novela negra/ novela histórica que os gustará tanto, o más, que “El secreto de Vesalio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *