El apellido Contreras

6 Oct

albert_einstein_tomrichmond_com.jpg

Paul Watlawick habla de las profecías de autocumplimiento. La profecía de un suceso, dice, se suele convertir en el suceso de la profecía. Pronosticar que un alumno o una alumna van a ser unos fracasados suele ponerles en el camino expedito para alcanzarlo. Las profecías tienen una fuerza especial cuando las formula una persona que tiene autoridad experiencial, evaluadora, académica e institucional.
En la escuela se hacen, a veces, profecías de esta naturaleza. “Tú nunca llegarás”, “vosotros suspenderéis, “tú nunca podrás”, “vosotros no obtendréis el graduado escolar”, “tú nunca tendrás éxito”… En ocasiones, el destinatario de la profecía es un alumno o una alumna en concreto; en otras, un pequeño grupo; en algunas, quizá, una clase entera. A pesar de que el pronóstico ha sido equivocado muchas veces, se siguen haciendo ese tipo de profecías. Lamentablemente. Menos mal que algunas personas, cuando las reciben, no se dejan engañar y reaccionan sabia y enérgicamente diciendo: “¡Que te lo has creído tú!”. “Eso no me sucederá”. (más…)

Los otros mártires

22 Sep

Una escena de ‘La lengua de las mariposas’

Al terminar la guerra civil española se extendió sobre las conciencias una capa de silencio absolutamente impermeable. El miedo, el dolor y la tristeza sellaron las bocas de quienes habían sido testigos de aquellos increíbles horrores. Yo tuve que esperar muchos años para saber que en mi familia había ocurrido una tragedia terrible e irremediable. Un hermano de mi padre, Atenedoro Santos Encinas, maestro nacional, había sido fusilado a los 24 años por el simple hecho de pensar de manera diferente a la de los futuros ganadores de la “incivil” contienda. (más…)

¡Veintisiete mil euros!

7 Jul

dinero.jpg

Los motivos por los que las personas eligen ser docentes es un asunto de extraordinaria importancia. ¿Por qué caminos se llega a la profesión de la enseñanza? Me refiero a todo tipo de profesores, desde los de Educación Infantil a los de Universidad. Ya sé que los maestros tienen que elegir desde el principio de forma deliberada y preferente, salvo los que llegan de rebote a los estudios de magisterio por tener una nota de corte excesivamente baja. Sin embargo un matemático, un químico, un literato, un geógrafo, un químico, un biólogo, un filólogo… pueden ser que tuvieran en mente, al elegir la carrera, dedicarse a la enseñanza. ¿Por qué se hacen después profesores? ¿Porque no encuentran otra forma de trabajo? ¿Por que decididamente quieren serlo? (más…)

¡Razonar,no!

12 May

dedo.jpg

El actual Director General de Universidades, Miguel Ángel Quintanilla, eminente catedrático de filosofía, cuenta que, cuando su hijo era pequeño, instado por las corrientes pedagógicas al uso, trataba de razonar con su él las cosas buenas o malas que hacía.Un buen día, cuando el niño tenía sólo cinco años, el pequeño hizo una trastada relevante y el padre, muy en su papel, de forma vehemente, le dijo.
– Ven aquí.
El niño, protegiendo la cabeza con los brazos cruzados, le dice al padre de forma suplicante:
– ¡Papá, razonar, no! ¡ Razonar, no!
El niño quería un modo de corrección más rápido y menos sofisticado. Una reconvención menos humillante.
Me sirve la anécdota para plantear algunas reflexiones sobre una cuestión que hoy está en boga: la autoridad (o mejor, dicho, la pretendida falta de autoridad) de los padres y de los educadores. (más…)

Dar clase con la boca cerrada

12 Abr

new2.jpg

Debo el título que antecede a Donald L. Finkel, que escribió en el año 2000 el libro “Teaching with Your Mouth Shut” (Heineman). Expresa esta idea la importancia de lo que se es y de lo que se hace (más allá de lo que se dice) cuando uno pretende ayudar a que un grupo de alumnos y alumnas se interese por el conocimiento, a que lo ame y a que lo utilice de manera honesta. La actitud del profesor, el trato, la preparación, la sensibilidad, la dedicación, la escucha, la observación, la puntualidad, el ejemplo… son formas de enseñanza no menos explícitas que la palabra. Es decir, que no sólo se da clase cuando se explica en voz alta la materia. Y sobre todo cuando se convierte la enseñanza en un proceso mediante el cual lo que está escrito en los papeles del profesor pasa a los papeles del alumno sin pasar por la cabeza de ninguno de los dos.

(más…)