Aquí yace Patricia Henderson

30 Ago

duda1.jpg

Se lo oí contar a mi querida María Pla, catedrática emérita de la Universidad Central de Barcelona, antes de iniciar el análisis de una tesis doctoral que ella había dirigido. Cuenta la doctora Pla que la profesora americana Patricia Henderson dice, al comenzar muchas de sus intervenciones, “en mi opinión…”, “porque, en mi opinión…”, “es que, desde mi opinión…”.
Alguien, sorprendido por tanta reserva, le preguntó en una ocasión.
– Patricia, ¿por qué dices tantas veces “en mi opinión”?
– Porque dudo mucho, contestó. Me parece que es muy importante dudar. Tanto es así, añadió, que yo ya he encargado a mi familia que, cuando muera, el epitafio que se coloque sobre mi tumba, diga lo siguiente: “En mi opinión, aquí yace Patricia Henderson”.
Sabia lección. Quien nunca duda, nunca buscará respuesta alguna. Nunca esclarecerá la verdad. Quien nunca pone en tela de juicio lo que sabe, nunca profundizará en las raíces de su saber. (más…)

¿Cómo viven las vacas?

21 Jun

chuleta.jpg

Tiempo de evaluación en las escuelas y Universidades. Tiempo crucial. Quizás más crucial que el tiempo de aprendizaje. Porque lo importante, lamentablemente, acaba siendo aprobar y no aprender. Lo que le preguntan las familias a los hijos e hijas cuando llegan con las notas a la casa no es si han aprendido cosas relevantes, si han disfrutado aprendiendo, si han ayudado a otros a aprender, si han sido diligentes y esforzados aprendices, si el conocimiento adquirido les ha hecho mejores personas…. Lo que les preguntan en primer lugar es: “¿Cuántas te han quedado?
La evaluación que se realiza en la escuela sólo debe calificarse de educativa cuando realmente educa a quien la hace y a quien la recibe. Es educativa no sólo por evaluar procesos y resultados relacionados con la educación sino porque educa a sus protagonistas. Phillippe Perrenoud, prolífico y acreditado investigador ginebrino, acaba de publicar un libro (Editorial. Colihue, 2008) que se titula “La evaluación de los alumnos. De la producción de la excelencia a la regulación de los aprendizajes. Entre dos lógicas”. Dice el autor en la Introducción: “Hablar de evaluación formativa ya no es patrimonio de algunos marcianos. Es posible que estemos pasando -muy lentamente- de la medida obsesiva de la excelencia a una evaluación formativa, al servicio de la regulación de los aprendizajes”. Comparto esa visión optimista de la realidad. Hay muchos docentes sensibilizados ante la problemática que suscita una evaluación basada en el control, en la comparación, en la clasificación, en la selección y, como dice Bourdieu, en la “indiferencia a las diferencias”.
Para que podamos avanzar en la dimensión formativa de la evaluación es necesario incrementar su racionalidad y su justicia. Para ello debemos intensificar el diálogo entre los actores de la evaluación (evaluadores, evaluados y familias), la comprensión del binomio enseñanza/aprendizaje y la mejora del mismo. Una forma de evaluar empobrecida, consistente en la repetición mecánica de las respuestas lleva a pensar que existe una respuesta única, que esa respuesta es la que exige el evaluador, que es necesario conocerla, memorizarla y repetirla fielmente y que si no se reproduce o si se discute se está abocado al fracaso.
Como de la evaluación depende el éxito o el fracaso, todo el proceso de enseñanza y aprendizaje se encamina a conseguir el logro deseado y, para ello, es preciso conocer y seguir las reglas impuestas. (más…)

La estrategia de la zancadilla

29 Mar

humor_zancadillaentrepinguinos.jpg

Dice el diccionario de la RAE que zancadilla es “la acción de cruzar alguien su pierna por entre las de otra persona para hacerla perder el equilibrio y caer”. En un sentido figurado, “la zancadilla es una estratagema mediante la cual se derriba o se pretende derribar a alguien de un puesto o cargo”. El diccionario limita demasiado la acepción, ya que se puede practicar ese malicioso deporte contra iguales e, incluso, contra quienes están por debajo en el escalafón. Algunos (y algunas) son verdaderos especialistas en el arte zancadillear.. A estos artistas de la desgracia ajena les produce una enorme satisfacción ver cómo amigos y enemigos se dan de bruces contra el suelo gracias a su perversa habilidad
Stanley Bing acaba de publicar un libro que se titula “La estrategia de la zancadilla”. Y carga de ironía, espero, el subtítulo precisando: “Acosa a tus enemigos, enchufa a tus amigos y libra sin piedad tu batalla”. Pues ni en broma. No me gusta ese estilo ácido que nos pone en la onda del “nuevo arte de la guerra”. Lo que el autor viene a decir, en resumidas cuentas, es que en este mundo de rivalidades, de agresiones y de competitividad extrema, es necesario saber eliminar a los enemigos.
Los demás no son compañeros, son rivales.. Los demás son víctimas potenciales que, con un poco de paciencia y de ingenio, acabarán siendo víctimas reales. No sé qué mezquinas alegrías les pueden proporcionar a algunas personas los infortunios ajenas. Pero, así sucede. Incluso cuando éstos no conllevan un beneficio propio. (más…)

Lógica de autoservicio

21 Mar

mcescher-belvedere.jpeg

Supongo que el lector habrá caído en la cuenta de las muchísimas ocasiones en las que utilizamos la lógica en beneficio propio. Defendemos nuestras tesis, buscamos nuestros intereses, comprobamos nuestras hipótesis y justificamos nuestra conducta razonando de manera poco consistente, pero muy efectiva para conseguir la tranquilidad. Es más fácil ver cómo lo hacen los demás pero, claro, basta un poquito de rigor para descubrir las trampas argumentales que utilizamos en beneficio propio.
Thomas Cathcart y Daniel Klein son amigos desde hace más de cincuenta años. Ambos estudiaron filosofía en la Universidad de Harvard en los años 60, cuando los licenciados en Filosofía se contaban con los dedos de una mano. Ambos acaban de publicar un libro que lleva por título “Platón y un ornitorrinco entran en un bar… La filosofía explicada con humor”. En dicho libro califican “la lógica de autoservicio” como aquel tipo de razonamiento, carente de rigor, que utilizamos en defender nuestros intereses. “El razonamiento ilógico es flagelo de filósofos, dicen los autores, pero vive Dios que puede resultar útil. Probablemente por eso esté tan extendido”.
Este tipo de razonamiento interesado tiene dos dimensiones opuestas. A veces, cuando nos instalamos en una actitud masoquista, todo lo convertimos en conclusiones autodestructivas. Ahí están, para demostrarlo, las ideas irracionales de Albert Ellis que constituyen la base de la terapia cognitiva. Por ejemplo” “Un suceso pasado es un determinante decisivo de la conducta presente porque, si algo nos afectó sobremanera una vez en la vida, debe continuar perturbándonos indefinidamente”. La terapia consiste en analizar y relativizar estas creencias y razonamientos irracionales.
En muchos otras ocasiones (y a eso voy en este artículo), el sentido de la argumentación pretende beneficiarnos. Utilizamos los vicios de la argumentación con tal de llegar a la conclusión que deseamos. (más…)

La falla sociológica

24 Nov

sealpu8.jpg

Cuando las niñas se han incorporado masivamente al sistema educativo, se ha podido comprobar que trabajan y rinden más que los niños. En Infantil, en Primaria, en Secundara, en Bachillerato y en la Universidad. Sería absurdo pensar que se trata de una simple casualidad y no de la consecuencia lógica de su mayor capacidad y de su mayor aplicación…
Luego pasa el tiempo y las mujeres, como por arte de magia, ya no están, en el mismo número y en los mismos cargos que los hombres, en el escenario del poder y del mercado laboral, en el mundo de los negocios. en la vida intelectual, académica o social del país
¿Dónde se han metido? ¿Qué ha pasado con ellas si cuando estaban en similares condiciones eran mejores, más valiosas, más trabajadoras? Las feministas hablan de la “brecha de género”. Pues se las ha tragado lo que yo llamo la falla sociológica del sexismo, una quiebra producida por un movimiento geológico antinatural. Se han hundido en el vacío cenagoso de la desigualdad, las ha engullido el monstruo de la discriminación. (más…)