La paloma del templo

24 Feb

 Leí hace años esta historia en un libro de Ramiro Calle titulado “Cuentos hindúes”” . Y quiero compartirla con mis lectores y lectoras . Y quiero compartirla con mis lectores y lectoras para abrir la puerta de  las reflexiones que deseo realizar en  este artículo sobre un garrafal error que puede hacer muy desgraciada nuestra vida. He aquí el cuento.

Al amanecer, en una localidad de la India,  una hermosa paloma, revoloteando, se coló en un pequeño y recoleto templo. El sacerdote, antes de despuntar el día, había colocado en el centro del santuario una rosa como ofenda  a su Dios. Se trataba de un templo de paredes recubiertas de espejos, de modo que la rosa se reflejaba  innumerables veces en las paredes espejadas. La paloma, tomando los reflejos por la rosa misma, voló hacia los mismos y chocó una y otra vez contra las brillantes paredes del santuario con tal ímpetu que, al final, su frágil cuerpo se reventó y encontró la muerte. Solo entonces, la paloma, aun caliente, halló la auténtica rosa al desplomarse sobre ella.

¿Cuántas veces nos hemos estrellado contra señuelos, espejismos e imágenes de la realidad que no tenían lo que nosotros pensábamos encontrar en ellas? ¿Cuántas veces nos ha pasado algo parecido a lo que le sucedió a la paloma del templo?

La ilusión óptica nos engaña. Y somos muy dados a confundir la ilusión con la realidad. Una y otra vez, una y otra vez. Como le sucedió  a la paloma, que no tuvo bastante con el primer choque, ni con el segundo ni con el tercero…Hasta caer extenuados o rotos. Con las trágicas consecuencias que este error puede acarrear: frustración, dolor, desengaño, desesperación y destrucción de las ilusiones y, quizás, de la propia vida.

El espejismo es, en ocasiones, el deseo de alcanzar el poder.  Creer que la felicidad se encuentra en el él es un engaño que puede costar muy caro. Puede costar la vida, como le sucedió a la paloma del cuento…  Acumular poder no garantiza la felicidad. Y si para llegar a conseguirlo vale todo, si para alcanzarlo se destruye la dignidad y la ética, ya estamos corrompidos en el camino.  La llegada inmoral al centro del poder hace que esté también corrompido su ejercicio. El desengaño puede ser muy doloroso. El problema radica en que lo que traemos entre manos no es un ensayo general, es la  vida. Es decir que la vida es una obra de teatro que no admite ensayos. La paloma del templo no pudo salir del templo para seguir volando en libertad. Y no volver a entrar en él para colocarse al lado de la verdadera rosa.

En el vuelo a la Ciudad de México que he realizado el pasado martes leí el libro de la periodista Nieves Concostrina titulado “Amanece que no es poco”. Ya había leído hace algún tiempo “Cualquier tiempo pasado fue anterior” y “Pretérito imperfecto. Historias del mundo desde el año de la pera hasta ya mismo”.  Me gusta su estilo desenfadado e irreverente, su sentido del humor y su visión progresista de la vida y de la historia. Resulta inquietante leer y reflexionar sobre la vida desgraciada de hombres poderosos: La historia de Maximiliano de México (país al que volaba) me resultó especialmente dramática: el presidente Benito Juárez envió el cadáver del emperador a Viena. Había sido ejecutado antes haber cumplido los 35 años. El fruto de una estúpida ambición. La consecuencia de haberse dejado arrastrar por el señuelo del poder.

Otro espejismo puede ser, también, el dinero. Sacrificar el tiempo, la familia y la dignidad para hacerse con un dinero ilimitado, para alcanzar una vida de lujos y placeres es una grave equivocación. El profesor Enrique Javier Díaz Gutiérrez, amigo entrañable,  acaba de publicar  un interesante libro titulado “Educar para superar el capitalismo y aprender a vivir de forma justa con lo necesario”. El prólogo es de Yayo Herrero y el epílogo de Carlos Taibo. En el título aparecen, como habrá comprobado quien ha leído atentamente, dos elementos fundamentales. El primero es “vivir de forma justa”  (yo añadiría de forma solidaria). El segundo es ”vivir con lo necesario”. Ya sé que lo necesario es un concepto ambiguo, pero está claro que la ambición nos lleva a poner en práctica medios ilícitos de enriquecimiento y formas de vivir asentadas en una molicie egoísta.

Otro espejismo es la fama.  Alcanzar la fama es el objetivo de  muchas personas. El camino para llegar a ella es a veces tortuoso. Cuando se alcanza el sueño, cuando se toca con las manos la fama se suele recibir un golpe de realidad como el que recibió reiteradas veces  la paloma cuando se estrellaba contra la imagen de la rosa reflejada en los espejos.

Añadiré un espejismo de nuestro tiempo,  que  es la prisa.  Esa aceleración desorbitada que nos hace correr y correr apresuradamente sin saber a dónde. Todo se hace de prisa. Mientras disponemos de más tiempo tenemos la sensación de que no disponemos del necesario para hacer las cosas con sosiego y tranquilidad. ¿A dónde vamos tan de prisa?  La prisa es la trampa del tiempo. No lo olvidemos: la tortuga puede hablar más del camino que la liebre. Me gusta decir que no hay nada más estúpido que lanzarse con la mayor eficacia en la dirección equivocada. Estamos inmersos en el torbellino del tiempo: hay que comer de prisa, leer de prisa, viajar de prisa, vivir de prisa…

Hace muchos años vi en unos terrenos  de Punta del Este un cartel que anunciaba una próxima construcción de viviendas. Era un cartel promocional. El texto no podía ser más elocuente y atractivo. Decía así: “Aquí solo corre el viento”.

Decía Chesterton que una de las grandes desventajas de la prisa es que lleva demasiado tiempo.

Existe el movimiento de la educación lenta, que nace al calor del movimiento slow. Se trata de una tendencia que promueve una mayor reflexión en torno a nuestras vidas, nuestros actos y el impacto que tienen en los demás y en el mundo en general. Por ejemplo, el movimiento slow food intenta que seamos más conscientes de qué comemos, de dónde procede lo que comemos y cómo está preparado.

Maurice Holt, en su artículo  de 2002 It´s  time to start the solow school movement  fue el  primero en aplicar los principios del movimiento slow a la educación.  Holt analiza el sistema de educación público de Estados unidos y se encuentra con un panorama desolador: hostigadas por un sistema de evaluación basado en tests estandarizados, las escuelas públicas americanas han adaptado sus clases para preparar a los estudian, los estudiantes se dedican a memorizar datos y conceptos en vez de aprenderlos y comprenderlos. Holt propone  un cambio: dar mayor autonomía a las escuelas y a los profesores; dejarles organizar el tempo de clase según las necesidades e intereses de los estudiantes, pero sin rebajar el nivel de exigencia; y fomentar el pensamiento crítico y la comprensión por encima de la memorización.

El profesor Joan Doménech escribió en 2009 un libro interesante al respecto: “Elogio de la educación lenta”. A él me remito.

Voy a llamar la atención, finalmente, sobre un quinto espejismo, que son las drogas, las adicciones de todo tipo. Hacia ellas se dirigen algunos jóvenes esperando encontrar una felicidad que no pueden encontrar. Los efectos destructivos de este engaño pueden ser devastadores. Los jóvenes piensan que el consumo de drogas les hace modernos y libres cuando, en realidad, les convierte en débiles y esclavos. Las drogas  crean un bienestar ficticio, engañoso y generan una dependencia dañina. El consumo empieza con dolor y acaba con dolor.

Decía Ringo Starr: “Caí en la trampa de creer esa absurda teoría de que, para ser creativo hay que machacarse el cerebro. Al final estaba tan majareta que no era capaz de crear nada. Estaba tan ocupado tomando cosas que no podía dedicarme a nada más”.

¿Quién o qué nos puede ayudar a no golpearnos contra las imágenes reflejadas en los espejos de ese templo que es la vida?

Nos puede ayudar la educación. Porque la educación, como me gusta recordar siempre que puedo,  nos enseña a discernir con rigor lo que sucede en la realidad, nos enseña a pensar de forma precisa, estableciendo exigentes nexos causales. Nexos que se establecen entre causas y efectos que se producen en la sociedad y en nuestra propia vida. Como dice Paulo Freire la educación nos ayuda a pasar de un mentalidad ingenua a una mentalidad crítica. Por otra parte, al estar asentada la en la ética, la educación nos ayuda a desarrollar actitudes  de respeto a nuestra propia dignidad y de reconocimiento y respeto a la dignidad de los demás.

24 respuestas a «La paloma del templo»

  1. Querido Miguel Ángel:
    Qué hermoso artículo nos brindas hoy graciosamente a nosotros y, parece ser, que también graciosamente a la Opinión de Málaga y a sus lectores. No creo equivocarme si digo que muchos compraran el periódico solamente por leerte.
    Bonito el símil de la Paloma que nos lleva a la consideración de tantos caminos equivocados por los que buscamos engañosamente la felicidad. Precisamente ayer comentaba con mi esposa el cómo es posible que políticos y gente muy bien pagada se metan en ilegalidades por inflar un poco más su cartera, de por si más que suficiente para una vida digna.
    Esa vida sosegada, tranquila, sin excesos es la que siempre nos han vendido las religiones y en especial los conventos. Puede que sea, pero para mí no deja de ser otro espejismo más y una trampa para muchos. La felicidad, objetivo final, no puede buscarse en contra de la naturaleza. Cierto que en los casos que enumeras no está la felicidad, son espejismos.
    Para no caer en tantas trampas que nos depara la vida, como yo diría que para todo, está la EDUCACIÓN. Pero cuidado que ciertas “educaciones” no dejan de ser una trampa más. La experiencia, la reflexión, la lectura, como la de este articulo, nos ayudan a ver el camino.
    Gracias por estas joyas que graciosamente nos brindas cada sábado. Gracias también por los muchos libros que nos brindas para que nos ayuden a no equivocarnos en el camino de la vida.
    Si estás por Méjico te deseo buena siembra o cosecha y buen viaje de vuelta.
    Un gran abrazo y saludos a todos.

    • Querido Joaquín (y querida Anamari):
      Escribo desde el Hotel donde estoy alojado en la ciudad de Montemorelos. Ayer terminé el trabajo. Han sido cuatro días muy intensos. He trabajado en una Escuela Normal con directivos, profesores y alumnos. Ayer me invitaron a brindar algunas reflexiones a los docentes de una pequeñita escuela llamada Licenciado Benito Juárez. Emociona ver las lágrimas correr por algunos rostros. Una escuelita humilde pero con alma.
      Efectivamente, la vida (la sociedad neoliberal especialmente)nos tiende trampas difíciles de descubrir a tiempo. Tú citas el caso de personas multimillonarias que, llevadas por la ambición acumulan riquezas que no serán capaces de consumir en muchas generaciones. Pero eso lleva, a veces, a la corrupción y en muchos casos a llevar una vida de perros, con sobresaltos, con un trabajo abrumador, con enorme miedo por perderlo todo.
      Gracias por tus palabras, siempre atinadas y sensatas.
      Os envío un gran abrazo desde México.
      MÁS

  2. Muy buenas Miguel Ángel!
    Andale..Andale…Que te vaya bien bonito en México!
    Saludos desde este continente de Espejos al otro lado del charco. Nos ha gustado reflexionar (ahora que la película está de moda) en tu artículo como “la sociedad de los espejos” Poder,dinero,fama,las prisas,drogas…y hemos acabado en otros espejos: El ombligismo, la tecnología, los móviles,la belleza física,ser eternamente joven,la soberbia, el adanismo.. etc y si nos ponemos clásicos nos vamos a una traducción moderna de los pecados Capitales.
    Me es sano recordar ante algunos espejos y descubrir que “mi ombligo No es el centro del Universo” que morirse con dinero es un error de cálculo..etc.
    En casa somos fans de Nieves Concostrina, de sus libros y de sus podcast, sobre todo los de quince minutos que hace en la ventana con Francino. Cómo destila “Amor” a Fernando VII, a la monarquía, a la Iglesia y a los militares…es una Crack que vive en Almería.
    Bueno, no sé de dónde vas a sacar tiempo para leer y contestar a los comentarios. Sabemos que lo tuyo ya no tiene arreglo y el compromiso ético lo tienes en fase de metástasis. Por nuestra parte con un estoy genial y os mando besos ya estamos cumplidos.
    Mil Gracias por estar siempre acompañándonos en el camino, contigo y tus libros la Vida es Vida!
    Abrazos y besos sinceros 4×3

    • Querido Miguel, querida Gema:
      Cuántas emociones en este viaje. Le contaba Joaquín que ayer estuve un par de horas con el claustro de una humilde escuela situada en una zona muy vulnerable. Qué emoción verlas lágrimas en los ojos se su director y de varias maestras cuando nos despedíamos. Fueron dos horas magníficas. Les dije que las prefería a la conferencia central de un Congreso mundial multitudinario al que acudieran líderes políticos y científicos de renombre. Esaq escuela es el Arca de Noé de una poblacion que no tiene más esperanza para sus hijos que la que nace del trabajo de sus educadores/as.
      Muy interesantes los espejismos que habéis añadido. Qué buena tarea ampliar y profundizar (como sucede cuando dialogáis vosotros y compartís con todos a través de tan ingeniosos y certeros comentarios).
      Esto noche duermo en Monterrey, cerquita del aeropuerto porque mi vuelo sale temprano. Y luego, desde Ciudad de México (ya no se llama DF) vuelo a Madrid y a Málaga.
      Un gran abrazo, querida familia.
      Mil gracias.
      MÁS

  3. Hola Miguel Ángel.

    Los duendes de la informática te han jugado una mala pasada esta semana. En el párrafo inicial hay una errata:

    Leí hace años esta historia en un libro de . Y quiero compartirlo con mis lectores y lectorass chupetesens de Rosario (Argentina). Se titula “Ramiro Calle titulado “Cuentos hindúes”. Y quiero compartirla con mis lectores y lectoras para abrir la puerta de las reflexiones que deseo realizar en este artículo sobre un garrafal error que puede hacer muy desgraciada nuestra vida. He aquí el cuento.

    Esta oración está repetida dos veces:

    El profesor Joan Doménech escribió en 2009 un libro muy sugerente al respecto: “Elogio de la educación lenta”. A él me remito.

    Puede que haya algo más que se me haya pasado. Revísalo cuando puedas.

    No hace falta que publiques este mensaje.

    Un abrazo.

    • Querido Juan Carlos:
      Muchas gracias por tu atenta lectura.
      Es bueno que los lectores y lectoras vean este tipo de comentarios que me ayudan a corregir errores.
      Veré si ha pasado lo mismo en el periódico de papel. Espero que los correctores hayan leído con atención.
      Es de agradecer.
      Un abrazo.
      MÁS

  4. Estimado y querido Profesor, muchísimas gracias por sus enseñanzas en forma de artículo periodístico.
    Hoy le leo por partida doble, en su artículo de La Opinión y para la preparación de mi clase del próximo lunes de la asignatura Organización y gestión de centros educativos del Grado de Educación Infantil de la UNED, en una publicación suya titulada «Cultura y poder en la organización escolar».
    Un abrazo y muchísimas gracias por todo lo que aportas para conseguir un mundo mejor a través de la Educación.
    Mille.

    • Querido tocayo:
      Ya veo que hoy tienes doble razón. Pues verás, yo soy quien se siente más agradecido. Hace más el lector por el autor que a la inversa. No exist un artículo si no hay unos ojos que quieran leerlo.
      Un gan abrazo.
      Gracias, pues.
      MÁS

  5. Querido Maestro:
    Hoy su escrito nos ha llenado de anécdotas, citas, autores, frases y textos.
    Y lo más importante nos ha abierto los ojos para que nuestras vidas no choquen con el deslumbre de las especulaciones.
    Nombra algunos de los terrones de fuego al que las personas se agarran para salir adelante.
    Mi larga experiencia, lo digo por los años, me lleva a pensar, como se pasa del amor al odio, en unos segundos, de vivir a morir en solo un instante.
    Me ha conmovido la tragedia vivida en Valencia tras incendiarse y destruirse dos edificios en tan solo unas horas.
    El fuego arrasó en unos segundos, la vida y recuerdos de muchas familias.
    !Eso sí que es enfrentarse a una durísima realidad!
    Es desgarrador escuchar cómo una pareja y sus dos hijos pequeños mueren dentro de su vivienda.
    Siempre se dice que la realidad supera todo lo que te puedas imaginar que pasará.
    Ni el poder, ni el dinero, ni la prisa, ni nada, te va a dar la felicidad.
    En estás catástrofes sale a flote el poder de las reacciones de los seres humanos.
    La ayuda de las administraciones en estos momentos son vitales.
    La ayuda psicológica es fundamental para los vecinos afectados.
    Mi apoyo más efusivo para consolar a estás personas y el agradecimiento general para las fuerzas que han logrado apagar el fuego y mi admiración con la solidaridad de la población.
    Mi sobrecogimiento ha sido tan fuerte, que me ha llevado a plantearme los principios esenciales de la vida.
    Los que anteponen el dinero a las familias les auguro un auténtico sufrimiento.
    En determinados momentos,una palabra adecuada te levanta el ánimo, un sencillo gesto te eleva el alma y una mano extendida te lleva a encontrar el camino hacia la felicidad.
    !El mundo está llena de personas increíbles, solo hay que encontrarlas!
    Ya sin más, me despido con un gran abrazo para todos.
    !Que su estancia en México sea productiva y llena de emotividad!
    !Y que les espere una semana feliz, amable y leve!
    Muchos besos.

    • Querida Loly:
      Hoy he viajado desde Montemorelos a Monterrey. Estoy alojado en un Hotel dentro del mismo aeropuerto.Desde el pasillo de la primera planta se accede caminando directamente a la zona de facturación y embarque. El trabajo ha sido agotado y la alegría ha ido inmensa.
      Haces mención a la tragedia de Valencia. Cuando llegan esos momentos se relativizan muchas cosas que nos ocupan y preocupan hasta la extenuación. Te das cuenta de lo que es importante y de lo es intrascendente o perjudicial.
      El problema reside en caer en la cuenta de esa diferencia cuando es demasiado tarde.
      Cuídate.
      Gracias por tus comentarios.
      Que tengas tú también una semana feliz.
      MÁS

  6. Estimado Miguel Ángel :
    Hace dos o tres días, por una casualidad, causalidad, chiripa, sino, karma o algoritmo ( que no sé como llamar a estas coincidencias ), apareció en mi pantalla un vídeo corto de un acto o ceremonia en el interior de un moderno templo, en el que surgió una paloma blanca revoloteando confundida, hasta que se posó en un brazo de un crucifijo que presidía el salón, con un murmullo de expectación de los presentes, como si hubiesen visto el Espíritu Santo.
    Cuando leí el título del artículo, inmediatamente lo vinculé con el vídeo.
    Pero no. No se trataba de un dogma cristiano, sino de un relato de filosofías orientales del yogui Ramiro Calle, sobre los múltiples espejismos que podemos encontrar en nuestro caminar por el desierto de la vida.
    Señalas algunos, como el ansia de poder, la ambición del dinero o la fama. También la prisa, para “lanzarse con la mayor eficacia en la dirección equivocada”, o la trampa de las drogas.
    Ringo Starr, con Harrison, Lennon y McCartney, mis admirados “escarabajos”, recurrieron a las filosofías orientales, cuando el éxito, la fama y las drogas, los arrollaron y sobrepasaron. Los creadores de tantas canciones maravillosas, no eran capaces de gestionar la melodía de sus vidas.
    La adecuada educación, puede ponernos en alerta ante el inmediato choque contra el espejo. La que nos ayude a priorizar y distinguir entre lo accesorio y lo realmente importante en nuestra breve existencia.
    Hace muchos años ya, nos advertía el poeta, “Recuerde el alma dormida…”, y la actualidad, nos lo ratifica cruelmente con dureza :
    Como el fuego, un elemento símbolo de la idiosincrasia, el sentimiento, el festejo y celebración y hasta un modo de vida, creador de arte y puestos de trabajo, en pocos minutos se transforma en horror, dolor y duelo.
    Bueno, éste ha sido un artículo con gazapos o duendes :
    Entre la primera lectura y el momento en que pude iniciar la escritura del comentario, ya he visto que has podido enmendar la jugarreta del duende juguetón. Y es que, también desde hace muchos años, entre los tipos de Gutenberg o en los programas de edición, viven los gazapos o los duendes que, al menor descuido, nos la juegan.
    Ayer, ignoro si sería una casualidad, chiripa o un duende (o tal vez, una desconexión por la demora de tener que escribir con interrupciones), el comentario enviado, parece no haber arribado a destino.
    Espero que este segundo texto, sí llegue.
    Gracias por todos estos artículos, durante tantos años.

    • Querido Ángel: No sé lo que ha pasado con tu primer comentario. Siempre que entro veo los comentarios que han llegado reviso la bandeja de spam y la papelera. Y no había llegado. No sé si haces copia de los comentarios porque da rabia tener que repetir y, además, siempre se piensa que ya no sale tan bien como la primera edición.
      Lo siento.
      Es verdad que, en esta ocasión, los duendes de la redacción me jugaron una mala pasada. No suele suceder pero lo corregí pronto porque Juan Crlos Muñoz me dio la alarma.
      Es curiosa coincidencia la historia de tu paloma que, al parecer tenía otros significados místicos. Esta mía es más humilde.
      Hace tiempo que había leído este cuento hindú y me pareció oportuno para desarrollar la idea que pretendía desarrollar.
      Sé que puede haber más espejismos. Algunos son citados por Miguel Vila en uno de los primeros comentarios de la semana.
      Gracias a los lectores y lectoras que, como tú, hacéis que los artículos existan.
      Un gran abrazo.
      MÁS

  7. Muchas gracias, querido y estimado profesor, por sus enseñanzas en un artículo periodístico.
    En este momento, leo dos veces su artículo en La Opinión para preparar mi clase del próximo lunes sobre la asignatura Organización y gestión de centros educativos del Grado de Educación Infantil de la UNED, titulada “Cultura y poder en la organización escolar”.
    Un abrazo y muchas gracias por todo lo que haces por la educación para mejorar el mundo.

    • Querido colega:
      Me alegro ∂e que los artículos te ayuden a trabajar en las clases.
      Siempre agradezco la gentileza de la lectura pero, aun más, el hecho de que se utilice un texto para compartir en las aulas o en otras instancias.
      Todo lo que hagamos en la educación será poco para mejorar el mundo. Ese es el gran objetivo.
      Un gran abrazo.
      MÁS

  8. El poder s un espejismo que engaña a y desea muchas personas. Ofrece agua al sediento, verdor al aplastado por el sol, belleza para el que está harto de arena… Pero el caminante no va a encontrar nada de lo que tanto espera y deseo.
    Creo que hay muchas personas que se han estrellado contra el poder.

    • Querida María:
      Estoy convencido de que el poder ha sido una trampa que ha causado un grave daño a las personas. Han esperado encontrar en él la felicidad y solo han encontrado desgracia.
      El problema es que a veces se descubre la trampa demasiado tarde
      Besos y gracias por escribir.
      MñAS

    • Querida Marta:
      Es muy importante para mí recibir comentarios como el tuyo.
      No hay mayor estímulo para seguir escribiendo.
      Muchas gracias,
      Muchos besos.
      MÁS

  9. Querido maestro:
    Cuantas trampas existen para que el hombre caiga, en cualquier espejismo de los que menciona hay una dependencia tal del que no se puede salir tan fácil, me hace pensar en los pantanos cenagosos.
    Pienso en los que mueren por querer gobernar o tener dinero, en los que por tener fama sin darse cuenta dejan de vivir para ellos y viven para los demás, los que han muerto por sacarse una selfie, en los que poco a poco pierden la vida por sus adicciones, en los que se suicidan por ideas erróneas, por creer que no son suficientes, porque piensan que no lograron sus objetivos y hasta por comentarios ofensivos que les hicieron en las redes.
    En estas situaciones se vuelve más difícil escuchar y ver la realidad, es decir hay una ceguera y sordera por ese espejismo. Es cierto que hay una euforia o satisfacción temporal pero siendo sinceros generalmente termina por hacer mucho daño no solamente a quien afecta sino a los que los rodean.
    Maestro gracias por la reflexión porque nos hace pensar en qué espejismo nos está afectando, o tal vez sea más de uno, qué cadena nos esta atando, qué pantano nos está frenando, en qué trampa hemos caído que no nos permite vivir de manera mas armónica con uno mismo y con los demás.
    Cuando uno no está en paz es bueno analizar por qué? Qué tengo que dejar? O a quien tengo que dejar? Que tengo que hacer?
    Al realizar cualquier tarea, desempeñar cualquier rol, al tomar decisiones, debemos considerar si nos brinda un bienestar personal, si va a mejorar la armonía familiar, si es un beneficio colectivo… hechos que nos den alegría, que nos den paz y tranquilidad.
    Y es cuando recuerdo otro error que cometemos seré feliz si tengo, si hago, si soy…
    Muchas gracias por escribir.
    Siga escribiendo.
    Lily

    • Querida Lily:
      Hay muchas trampas terribles que nos tiende la sociedad, el poder, la fama, el dinero…Lo más tremendo de caer en ellas es que la vida es una obra de teatro que no admite ensayos.
      Esto que estamos haciendo no es un ensayo general, esto es la vida.
      Hasta en educación hay trampas. Hay unos años escribí un libro titulado: “Trampas en educación: el discurso sobre la calidad”.
      Pues yo también te animo a seguir compartiendo tus ideas y sentimientos.
      Besos y gracias.
      MÁS

  10. Este texto reflexiona profundamente sobre la tendencia humana a perseguir ilusiones y espejismos en busca de poder, dinero, fama y otras metas efímeras. A través de la parábola de la paloma del templo, se destaca cómo estas ilusiones pueden llevar a una vida desgraciada y llena de dolor. La importancia de la educación y la reflexión pausada se resalta como antídotos contra estos engaños, promoviendo un entendimiento más profundo de la realidad y fomentando una vida más ética y consciente.

    • Para Neal Fun:
      Estoy muy de acuerdo con lo que dices en tu comentario.
      Detectas los riesgos y propones las soluciones.
      Y la solución está en una buena educación. Porque la educación tiene dos componentes esenciales: el componente crítico que nos hace pensar y comprender. Y luego el componente ético que nos hace actuar según los principios de la ética.
      Un gran abrazo.
      Y muchas gracias por participar.
      MÁS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.