¿Para qué saber tanto?

20 Feb

Nos está abrumando la corrupción. Nos está  destruyendo como pueblo. Está generando un clima perverso de desconfianza y de malos ejemplos. Es como si el que no se aprovechase (en la escala correspondiente) de la situación de beneficiarse ilegalmente fuese un imbécil.

El juez le entrega un cheque de cinco mil dólares a Alan y dice: ahora estáis a la par, por lo que en este caso voy a decidir con ecuanimidad.

No voy a decir nada sobre esa tremenda competición que se establece entre los partidos políticos: cuál tiene más número de implicados, imputados y condenados, qué casos tienen más gravedad, si el de los unos o el de los otros, qué tipo de responsabilidad institucional existe en los de un color y otro… Lo que se ha dado en llamar el “y tú más”. No voy a ir por ahí. Recuerde el lector aquella vieja definición de ética: “ética es aquello de lo que los demás carecen”.

Quiero plantear hoy una cuestión que afecta a todos los casos. Y es la siguiente: cómo y por qué se pone  el conocimiento al servicio del enriquecimiento ilícito, del engaño a los otros, del abuso de poder para propio beneficio, del imperio del mal…

No digo que cuanto más se sepa, haya más corrupción. Digo que hay mayores posibilidades de que la haya si uno no tiene en cuenta la esfera de los valores, si uno no se pregunta para qué ha de servir el conocimiento…

Y esa idea tiene un rizo que la hace todavía más inquietante. El que sabe hacer esas fechorías, suele saber también cómo ocultarlas, cómo conseguir que nadie las descubra. Lo cual lleva a una desconfianza enorme: ¿qué, cuánto y desde cuándo hay corrupción escondida? Porque muchos de esos casos los destapa un delator, un denunciante, un traidor… Y, ¿cuando no lo hay?

Las operaciones que han llevado a cabo los Rato, los Pujol, los Urdangarín, los Bárcenas, los Roca… no las puede poner en marcha un analfabeto.  Esos delincuentes saben más, han estudiado más, han ido a la Universidad, son más cultos, son más listos que la mayoría de quienes les rodean…  Pero en su propio interés. Utilizan el saber para engañar a quienes saben menos, a quienes no ven más allá, a quienes son más confiados,  más ingenuos, más honestos.

Lo cual me lleva al peliagudo tema de qué es la educación. Saber mucho no es estar bien educado. Tener mucha información no es sinónimo de ética en el comportamiento.

Voy a poner tres ejemplos que encontré hace tiempo en un libro que he citado varias veces y que me parece un compendio de sabiduría: “Platón y un ornitorrinco entraron en un bar”, del que son autores los filósofos alemanes Thomas McCathcart y Daniel Klein (Editorial Planeta).

Un hombre gana 100.000 dólares (respeto la moneda que los autores utilizan en su relato) en Las Vegas y, como no quiere que lo sepa nadie, se los lleva a casa y los entierra en el patio. Al día siguiente regresa y se encuentra un agujero vacío donde había colocado el dinero. Ve huellas que se dirigen a la casa de al lado donde vive un sordomudo. Decide pedirle a un profesor que vive en la misma calle y conoce el lenguaje de signos que le acompañe a hablar con el vecino. El hombre empuña la pistola y él y el profesor llaman a la puerta del vecino.

Cuando el vecino contesta el hombre agita la pistola ante su cara y le dice al profesor:

–        Dile a este tipo que, si no me devuelve mis cien dólares, le pego un tiro aquí mismo.

El profesor le transmite el mensaje al vecino, quien responde que ha escondido el dinero en su jardín, bajo un cerezo.

El profesor le transmite el mensaje al vecino, quien responde que ha escondido el dinero en su jardín, al lado del cerezo.

El profesor se vuelve hacia el hombre y le dice:

–        Se niega a decirlo, die que antes muerto.

El profesor usa el saber para engañar al prójimo y quedarse con el dinero. El conocimiento que tiene le sirve  no para ayudar sino para extorsionar. Conocer el lenguaje de signos le ha servido para enriquecerse a costa del que no lo conoce.

¿Cuál es entonces el papel del conocimiento? ¿Para qué sirve?, ¿para qué ha de servir?,  ¿al servicio de quién se pone?  Estas cuestiones me llevan a preguntarme por el papel de la educación. ¿Consiste solo en trasmitir conocimientos, en ayudar a buscarlos, en saber  dominarlos y aplicarlos con soltura y eficacia? ¿No es cierto que hay que cultivar esa segunda dimensión que tiene relación con la ética y que se pregunta por el destino de los mismos, por la finalidad de  su adquisición?

Mientras más sepas, vivirás mejor, les dicen los padres a sus hijos y a sus hijas. No dicen: mientras más sepas, viviremos todos mejor porque haremos un  mundo mejor, un mundo en el que quepamos todos. Porque el conocimiento no se pone al servicio de la solidaridad sino del egoísmo.

Lo mismo diré de la inteligencia, de la capacidad de actuar en situaciones problemáticas, de la habilidad para convertir los conflictos en trampas que llevan al beneficio propio. Y aquí traigo a colación el segundo relato.

Un juez llama a los dos abogados enfrentados a su despacho y les dice:

– La razón por la que os he llamado es porque me  habéis sobornado los dos.

Ambos abogados se mueven, inquietos, en sus butacas.

– Tú, Alan, me has dado quince mil dólares. Phil, tú me diste diez mil.

El juez le entrega un cheque de cinco mil dólares a Alan y dice:

–        Ahora estáis a la par, por lo que en este caso voy a decidir con ecuanimidad.

Y luego está la picaresca. Ese arte y esa ciencia en la que el pueblo español es tan ducho, casi por inercia, casi por tradición. Es la forma de darle vueltas al intelecto para encontrar el modo de beneficiarse de la situación y del prójimo.

Pondré el tercer ejemplo: Un hombre entra en el banco y pide un préstamo de doscientos dólares durante seis meses. El agente le pregunta qué bienes pueden avalarle. El hombre responde:

– Tengo un Rolls Royce. Aquí tiene las llaves. Quédeselas hasta que acabe de devolver el préstamo.

Seis meses después el hombre regresa al banco, paga los doscientos dólares más diez dólares de intereses y recupera su Rolls.

El agente bancario le dice:

Señor, si no es indiscreción, ¿cómo es posible  que un hombre que conduce un Rolls necesite un préstamo de doscientos dólares?

El hombre responde:

– Tuve que irme a Europa durante seis meses y, ¿dónde, sino aquí, podía guardar el Rolls por solo diez dólares?

No se puede colegir de estas palabras y estos ejemplos que mientras menos conocimientos tengamos, más posibilidades hay de que respetemos la ética. Lo que trato de decir es que hay que distinguir instrucción de educación. La instrucción es la simple acumulación de conocimientos. La educación tiene un soporte ético insoslayable. Y esa diferencia nos pone a los educadores contra las cuerdas de la reflexión y de la acción. ¿Qué es lo que tenemos que hacer?, ¿cómo lo estamos haciendo?, ¿qué estamos consiguiendo con la forma de hacerlo?

Ya sé que, más allá de la acción de las escuelas están otras influencias sobre los individuos. Otras influencias que provienen de muchas otras fuentes, institucionales o no. Y sé también, que además de todas las influencias externas que configuran la identidad moral de las personas, está su libérrima voluntad y su responsabilidad personal. Lo que no quiero es que el reconocimiento de todo ello nos sirva para lavarnos una y otra vez las manos.

25 Replies to “¿Para qué saber tanto?

  1. Miguel Ángel.

    Comparto contigo que la educación debe ser algo más que instrucción, que el papel formativo y ético debe estar presente en la acción docente.

    Por buscarle tres pies al gato… Saber mucho puede ser sinónimo de aquirir conocimientos, ya sean para utilizarlos de forma ética o no, pero saber mucho puede que no esté relacionado directamente con el grado de ingenuidad de una persona. Las personas que las “educa la vida” suelen ser “listos”, con gran agilidad mental, despiertos, hábiles en las cuestiones cotidianas, y sin embargo, muchos que adquieren los conocimientos en las instituciones educativas son carne de cañón en su confrontación con la cruda realidad.

    Howard Gardner nos habla de inteligencias múltiples, quizás ese sea el camino a seguir para dotar a la persona de una formación lo más completa posible ¿Pero eso garantizaría en el individuo ética en el comportamiento?

    El sistema educativo está impregano tranversalemnte de valores cívicos y sociales, pero ¿se están desarrollando? ¿Si se trabajan en las aulas, se hace adecuadamente?

    Sirva este hilo como otra perspectiva para la reflexión.

    Saludos a los lectores y un abrazo para ti.

    • Estimado Juan Carlos:
      L<s preguntas que haces tienen mucho caldo. Tú dices: l "El sistema educativo está impregano tranversalemnte de valores cívicos y sociales, pero ¿se están desarrollando? ¿Si se trabajan en las aulas, se hace adecuadamente?". Ahí está la clave.
      Claro que luego pueden intervenir otros agentes de influencia y la propia responsabilidad al decidir cambiar la orientación ética.
      Sí, hablemos de conocimientos adquiridos, de inteligencia natural o de picardía. Eso que tu llamas "ser listos". El caso es preguntarse si todo ese potencial se utiliza con egoísmo o con solidaridad.
      Un abrazo y buen fin de semana.
      MAS

  2. El problema radica en la escala de valores de cada uno, en la educación que ha recibido, que le permite actuar de una manera ética o no. Saber mucho nos debe permitir ayudar a los demás, no aprovecharnos de ellos, pero en nuestra sociedad hay mucho “listo” que se aprovecha de las circunstancias.

    Un saludo a todos.

    • Querido Esteban:
      Claro, claro: la ESCALA DE VALORES.
      No se le puede imponer a la personas, pero sí se les puede proponer una escala de valores acorde con la ética universal. Si se imponen los valores por la fuerza, dejan de serlo. Es lo que hace el adoctrinado: no deja libertad.
      Difícil e importantísima cuestión la de la educación en valores.
      Saludos y gracias por participar.
      MAS

  3. Miguel Ángel ten cuidado con el teclado, una “h” de más en “Estimado Juan Calados” y me pones en un brete… 🙂

    • Querido Juan Carlos:
      Me asustaste. Creí que había escrito estimado con h. Y, aunque hubiese sido un error de teclado como tú mismo apuntas, me hubiese producido escalofríos. Soy obsesivo con el estilo , la ortografía y el rigor en el uso del lenguaje. Hace años escribe con dos colegas de la Facultad un libro titulado LIBRO DE ESTILO PARA UNIVERSITARIOS. Gracias de todos modos, por la observación respecto al deletreo de tu nombre.
      Un abrazo.
      MAS

  4. Excelente artículo, Sr. Santos. Si me permite opinar, yo creo que en esta sociedad hemos adquirido un tono corrupto a casi todos los niveles, desde los ejemplos que aporta más arriba hasta el ciudadano que desempeña la profesión más anónima posible. ¿Quién no se ha llevado folios de la oficina o del colegio a su casa, o bolígrafos, o brochas o latas de pintura del taller…? ¿Quién no ha trabajado sin cobrar el IVA si ha podido, o quién no ha pagado sin IVA? ¿Quién no se ha descargado música o cine de manera ilegal alguna vez? ¿No conoce a nadie que trabaje sin contrato como empleada de hogar o cuidando enfermos? Y nos parece tan normal, y lo justificamos porque los otros también lo hacen. Pues esto es también una forma de corrupción. Lo peor es que o lo disculpamos o ni siquiera lo advertimos.
    Hemos introducido en nuestro subconsciente colectivo esta forma corrupta de vivir que hoy escuchamos a los defensores de un partido político corrupto esgrimir argumentos a su favor porque los contrarios también lo son (“y tú más”)
    ¿Y cómo se soluciona este problema? ¿Con educación de valores cuando los valores y el sistema educativo lo dictan personas impregnadas de esta forma corrupta de vivir, por ínfima que sea?
    Sólo se me ocurre un argumento: La Ley. Tener la suerte de que algunos dirigentes políticos no corruptos (espero que alguna vez los haya) establezcan leyes bastante duras al respecto, proporcionales al delito, pero para todos, por pequeño que sea el acto de corrupción. Cuando pase el tiempo, quizá generaciones, la Ley habrá calado en ese subconsciente colectivo y sus directrices podrán formar parte de nuestra idiosincrasia, hasta entonces, esperemos que la suerte nos acompañe.Sirva de ejemplo el éxito de la ley del tabaco o la prohibición taurina en Cataluña.
    Un cordial saludo y disculpas por la extensión de mi reflexión.

  5. Querido Miguel Ángel:

    En esta ocasión quiero ser breve, pues, en gran medida, coincido con lo que indicas en el artículo y lo que se está comentando acerca del mismo.

    Lo que sí quiero decirte es que hay un pequeño error: Thomas Cathcart y Daniel Klein son filósofos estadounidenses, no alemanes. Y es un pequeño error puesto que si hay un país referente de los grandes pensadores es Alemania.

    Pero sí tiene importancia que diga que, sorprendentemente para algunos, en Estados Unidos se encuentran algunos de los filósofos vivos más importantes: John Rawls (dentro de la filosofía política); Daniel Dennet (en la filosofía de la ciencia) al que admiro mucho por su posición de defensa del laicismo en un país en el que florecen como la espuma las sectas religiosas; Hilary Putnam (trabajando en filosofía de la mente), etc.

    ¿Digo algún disparate si apunto que algunos de ellos han superado la edad de ochenta años y se encuentran en activo como profesores eméritos de Universidades relevantes de ese enorme país?

    Comparemos con la ‘cateta’ Universidad española, que expulsa a los mejores aunque se encuentren en el momento de mayor fecundidad creativa. Esto lo sabes tú muy bien…

    Un abrazo desde Córdoba.

  6. Querido Maestro!
    En relación con el artículo que ha publicado esta semana, es muy extraña la sensación que me produce los casos de corrupción que están saliendo para conocimiento de los ciudadanos de este país.
    No encuentro sentido lógico que personas de altos linajes con grandes poderes adquisitivos utilicen esas artimañas.
    Pena me da de los pobres manteros perseguidos y apaleados, sin ser delincuentes,por estar ganándose unas euros.
    Los valores tienen que surgir de las entrañas de los seres humanos y del sentido ético existencial de cada persona.
    Unos de mis principios no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.
    Lucha por la decencia, las buenas formas, los exquisitos modales, los derechos de los seres humanos y la igualdad en el desempeño de la justicia.
    Espero ver a muchos corruptos entre rejas si el tiempo me lo permite!
    Apoyo tu filosofía de ver el mundo lleno de humanidad, de grandes afectos y de buenos ejemplos.
    Sin más me despido con un cordial y sincero abrazo para todos.

  7. Hola amigos y amigas de este interesante lugar.
    – Compañero Juan Carlos Muñoz, en cuanto a mí has dado en clavo, listos y tontos, listos salgan de donde salgan y tontos “carne de cañón”. Creo que quien haya seguido mis escritos durante algún mes, ya puede conocerme mejor que yo mismo. Su conclusión no puede ser otra que soy pura carne de cañón. Soy una persona formada por gente con mejor o peor ética, por personas inteligentes y no tanto, por personas buenas y no tanto; la sociedad misma.
    – Dicen que todos tenemos un precio.
    – Me da reparo contar lo siguiente, pero es un hecho que me ha ocurrido esta misma semana que se acaba. Voy a hacer la compra en el super.compro y llego a mi casa y deposito las pocas cosa que había comprado en sus lugares en la cocina. Lo que quería cocinar eran hélices, pasta. No me aparece. Rebusco. No me aparece. Miro tiket y ahí está. Me armo de valor y bajo para preguntar a la cajera si me había quedado sin meter en la bolsa. No. Soy cliente habitual. Me dan el paquete sin yo pedir nada. HAN CONFIADO EN MÍ. Salgo y sigo cavilando. ¿Qué he comprado? Se me ilumina la bombilla y me digo: abajo con los cartones de leche. Subo y ahí está, fuera de lugar. Bien, hasta aquí me seguís. Hablamos de un euro. Si vuelvo, doblemente tonto, si no vuelvo me quedo con algo que no es mío y me ha dado alguien que se ha FIADO DE MI PALABRA. Y ahí es donde entra mi tontemia que me persigue donde quiera que vaya, forma parte de mí. Hago las hélices para mi hijo mayor que viene a comer a casa. Yo me voy al Aeropuerto de Santiago a por mí hermana y familia, que vienen por la Copa del Rey de Baloncesto que se celebró en estos días y el jueves de mañana bajo a hacer la compra y entrego el paquete de pasta a la misma cajera del día anterior. ¿ He hecho lo correcto o soy tonto rematado? Bien, o no, quién sabe. Pongámoslo más difícil. ¿ Y si se tratara de un sobre, maletín o cartera con 100.000 euros? Creo, creo que mi respuesta sería la misma, me conozca. La de la sociedad también, por desgracia: TONTO DE REMATE. ESTE ES UN MUNDO DE PILLOS. ESTE ES UN MUNDO DE EGOISTAS. TODOS ESTAMOS VENDIDOS A ALGO. YO A LA UTOPÍA. A LA HONRRADEZ. HE PODIDO RECUPERAR DINERO DE LA EMPRESA QUE ME ROBABA Y PARA LA CUAL TRABAJABA Y NO HE PODIDO. TENGO UN DEFECTO DE FORMACIÓN QUE NO ME DEJA ADAPTARME A LA SOCIEDAD REAL EN LA QUE VIVIMOS.
    – ¿QUIÉN SE VA A ENCARGAR DE DECIDIR LOS VALORES? ¿PARA VIVIR EN LA TIERRA O EN LA LUNA, EN EL PAIS MULTICOLOR
    ? ¿VALORES PARA ADAPTARSE, LO PIDEN LOS PADRES, O TRANSFORMAR, LO PEDIMOS LOS UTÓPICOS. UNA VIDA DE DISTOS, DE PELEA, DEJAR TRABAJOS PORQUE NO VA CONTIGO EL ENGAÑAR DIRECTA O INDIRECTAMENTE A LOS MÁS VULNERABLES. DE AHÍ AL PARO. CARNE HONRADA DE CAÑON EN EL PARO, EN FRENTE DE LAS ADMINISTRACIONES QUE VAN A PIÑÓN FIJO, BURROS Y CIEGOS COMO ARADOS QUE EN VEZ DE AYUDAR EN LO QUE LES CORRESPONDE EN LA RAZÓN DE SU EXISTENCIA TE CONTESTAN QUE MI CASO CARECE DE PAPEL QUE CUBRIR. Alguien conocedor de lo que decía dijo que nuestra justicia estaba hecha y pensada para los robagallinas pues no se pensaba que un señor con corbate tenía que sentarse delante de un juez…y menos una princesa. Tranquilos, es sólo cara al populacho, se quedará en una pedida de perdón después de reconocer los hechos.
    -Tengo manía con el significado de las palabras. Y perdón Miguel Angel por todas las faltas de ortografía que pueda cometer.( hoy con internet, en periódicos, en libros de texto, por telado o no saber , o pasar, hay cada una peor que las que yo pueda cometer. Leo poco o nada aunque consulto el diccionario). Yo me refiero si el que me lee entiende lo mismo que yo tengo intención que entienda. Pero, ahí voy, ahora que los partidos políticos están negociando o haciendo no sé qué. Las palabras se vacían de contenidos o se le dan otros. Y cada uno se queda con el sentido que quiere o le sugiere.
    – Ejemplos. Educar en valores. Todos de acuerdo. ¿Qué valores? ¿Ah? Mejorar la formación del profesorado. Todos de acuerdo. ¿Qué, cómo debe ser esaformación, para qué se va a formar, lo que viene siendo lo mismo que preguntarse cuál es el fin de la educación , el fin de la escuela, un profesor y un alumno cuestionador o un profesor y alumno cumplidor…Frase. Todos de acuerdo.Ser justo. Ser eficaz y eficiente. Esforzarse. Ser patriota. ser un ROMPEESPAÑAS. SER DE LA EXTREMAIZQUIERDA. ¿ De qué están llenas todas estas palabras y que todos estemos de acuerdo? ¿AH?
    – ¿Qué separa la bondad de la tontemia?
    – ¿Qué distancia tenemos de nuestras utopías a la realidad? Me recuerda a aquello de trabajar en la ZONA DE DESARROLLO PRÓXIMO.
    – La escuela puede enseñarlo por activa o por pasiva, con el proceso x o con el proceso y. Ya lo dices tú, Miguel Angel, la escuela no está sola, quién le diera. Publicidad, televisión, cine, juegos, sociedad que educa según es y quizás no vaya a una con la escuela,(la vida es para pillos, para listos, dale con la mano de dios, tírate a la piscina, todos somos hacienda es un eslogan, el dinero es miedoso, písalo, el caso es vencer, y , si se puede, mejor destruir al rival, para que no moleste más adelante, votantes voy a gobernar para todos.),somos egoístas por naturaleza, a compartir hay que enseñar.¿Por qué? ¿por qué la tolerancia es un valor, el compartir lo que he ganado con mi trabajo, con mi inteligencia, debo hacerlo declarando todo lo que gano si me están aplicando un baremo mayor?¿Quién decide lo que vale o no vale?¿Quién vale o no vale? El azar; el destino; la ley; ¿Qué intención tiene la ley? ¿Es objetiva?¿Quién escribe la historia?
    – Chicas de Santiago. Por favor. Miraz lo que os poneis por que no permitís que los catedráticos se centren en su tabajo, son hombres de carne y hueso. Moderaros y tapaz lo que la naturaleza os dio porque vas a juicio y pierdes con un juez por provocadora, no serás la primera.
    – Hablando un poco del machismo , como ejemplo de lo que es y no debería ser, escuchando y observando como se produce la educación en las primeras edades, son mujeres las encargadas de transmitirlos, entre otros, mamás y PROFESORAS.¿ O SERÁ QUE EN ESTE CASO TAMPOCO ACTUAN SOLAS Y LUCHAN CONTRA CORRIENTES QUE LAS LLEVAN SIN TOCAR SUELO?
    – NO , YO PREGUNTAS TENGO. lO QUE NO TENGO SON RESPUESTAS OBJETIVAS, CIENTIFICAS. YA QUE VA UN POCO DE FILÓSOFOS Y FILOSOFAR PODEMOS TODOS, YO PREGUNTO ¿ALGUIEN SABE POR QUÉ ES COMO ES Y NO DE OTRA FORMA?¿ POR QUÉ HACE LO QUE HACE Y NO OTRA COSA? YO NO LO SE. ANDO EN ESO. DE UNA COSA ESTOY SEGURO. SI EL PUEBLO, LA CULTURA EN LA QUE HE CRECIDO FUESE OTRA,YO NO SERÍA LO QUE SOY. CATÓLICO. IDIOMAS. GUSTOS Y COSTUMBRES.
    – CON MUCHO CARIÑO PARA LOS SIETE QUE NO FALTAN NUNCA, UN GRAN ABRAZO. HE PASADO UN GRAN FIN DE SEMANA CON MIS SOBRINAS, UNA DE ELLAS,LA MAYOR, AHIJADA, Y CON MIS HIJOS. SOY RICO Y AFORTUNADO (SIEMPRE ES COMPARADO CON QUIÉN), AUNQUE ,POR DEGRACIA, COMO BUEN TONTO QUE SOY, Y POR QUE MIS HIJOS ME VIERAN, Y TRABAJAR PARA VIVIR Y NO VIVIR PARA TABAJAR, SOY PURA CARNE DE CAÑÓN,NADA LISTO Y VIVO, SINO CRÍTICO E INCONFORMISTA,VALORES CONTRAPRODUCENTES EN ESTA SOCIEDAD, PERO MI FILOSOFÍA ME DICE QUE NO HE VENIDO HA ESTE MUNDO PARA SER ESCLAVO Y ENRIQUECER MAS AL RICO A CONSTA DE LOS POBRES, UN BURRO QUE DA VUELTAS A LA FABRICA DE DINERO CON UN BILLETE DE 500 EUROS AL ALCANCE DE LA MANO PERO QUE NUNCA LLEGA A TOCAR.ESOS ESTÁN EN EL FALSO TECHO, BAJO EL COLCHÓN O EN EL JARDIN.

  8. A este mudo. Es de bulto. Sin quitarle importancia a la forma, yo valoro más el fondo. Hay listos millonarios que no sabían leer. No todos los millonarios lo son por no cumplir las leyes. Hay gente muy trabajadora y honrada. 88 años y sirviendo cafés. 92 y cuidando ganado. Las administraciones abandonan, no sé por qué, algún efecto colateral de alguna negociación. ¿ Cómo puede comprador-productor de leche negociar el precio del producto en igualdad de condiciones? ¿ Si no se la doy por lo que me ofrecen, una miseria, me la como, le digo a las vacas que no coman ni den leche durante un mes que estoy negociando y es o esto o no te la recojo? ¿Justo eh? El sentido común me dice que un gobierno que no preguntó para intervenir con nuestro dinero tapando agujeros privados, debería intervenir en el establecimiento de un precio justo en donde no se puede negociar y se da una situación de poder total en una de las partes. Que se pamos todos que España es deficitaria en producción de leche. ¿Cómo vamos a fijar población en el campo? Lo de siempre , soy liberal, los mercados se autoregulan, Déjateme de chorradas; lo de todos que da dinero se privatiza. Lo que da perdidas se hace cargo el estado. País. Hay que joderse.

  9. Querido José Antonio:
    Hace pocas semanas se representó en un teatro de Málaga una obra que tenia un título llamativo: Era tan tonto que parecía bueno. Se suele utilizar la expresión contraria: es tan bueno que parece tonto.
    Lo cuentas muy bien en el caso del supermercado. ¿Es ser tonto o es ser bueno? Pues yo lo tengo claro: ES SER BUENO:
    Ya sé que la frontera, en esta sociedad mercantil y capitalista, es difícil mantener esta tesis.
    El mundo debería ser de los buenos, no de los listos o de los listillos, como se suele decir.
    L;o que pasa es que el clima ético hace pensar otras cosas. Nos lleva a correr que el que se aproveche dela situación es un estúpido.
    Una forma de avanzaren la buena dirección es acabar cine estado de opinión.
    No hay forma mas eficaz de ser inteligente es desarrollar la capacidad de ser feliz y de ser buena persona.
    Un gran abrazo, querido amigo.
    MAS

  10. Querida Loly:
    Es una pena que las personas que están arriba, que están en lo más alto de la escala social no de buenos ejemplos.
    Ahí se ve de forma clara como tener conocimientos no es señal inequívoca de que haya ética.
    Y también se ve cómo tener mucho dinero no frena la avaricia y la corrupción.
    Da que pensar el hecho de que muchas persona pobres e incultas sean buenas y humildes. Y,al contrario, muchos muy bien formados y ricos, sean personas corruptas y engreídas.
    Un gtan abrazo.
    MAS

  11. Estimado Ignatius:
    Aquí no se ha rechazada NI UN SOLO COMENTARIO en todos los años que lleva abierto el blog. Digo esto porque parece que
    Por otra parte, un blog es un lugar que abre un autor y deja entrar en él a quien quiera. ¿Por qué se le va a obligar a admitir a todo el que quiera entrar aunque pretenda asesinarlo?
    Claro que hay libertad de expresión, pero también hay libertad para admitir o rechazar que en tu casa, entre quien quiera a decir lo que quiera.
    Otra cosa: también debería existir la obligación de identificación en el que opina.
    Las ideas deben aceptarse aunque sean críticas. En eso estoy de acuerdo contigo.
    Y deben expresarse con respeto.
    Saludos.
    MAS

  12. Creo que es importante preguntarse por el para qué de las cosas. ¿Para qué estudiar?, para qué saber?
    No digo que tenga que haber finalidades individuales, pero me preocupa que el fin sea solo el enriquecimiento y, sobre todo, el enriquecimiento ilícito.
    Muchos de los casos de corrupción que conocemos no los hubieran podido realizar personas sin estudios.
    Lo cual me hace pensar que hay muchos más casos que quedan ocultos, porque el que es capaz de hacer estas fechorías es capaz también de taparlas.

  13. Los tres casos que se cuentan son muy simpáticos pero a la vez hacen pensar.
    Estos casos hablan de cantidades menores, pero las actitudes que desvelan permiten trasladarse a cifras millonarias.
    Además, los controles se ejercen más sobre los de abajo que sobre los de arriba.

  14. El artículo pone en entredicho la tarea d ellas instituciones educativas cuando se desentienden de la ética.
    Si las escuelas y las universidades sirviesen solo para saber cosas que hacen a quienes las conocen dominar y explotar mejor a los demás, más nos valdría cerrarlas.
    No se pueden separar ética y conocimiento.
    Un cordial saludo a todos los lectores y lectoras.

  15. Estimado Martín:
    Hace unos años coordiné un libro titulado “Conocimiento, ética y esperanza”. Era un libro dedicado a un profesor fallecido en la UMA. UN profesor que se había caracterizado por darle al conocimiento una carga solidaria.
    Creo que el conocimiento que se adquiere, como patrimonio que es de la humanidad, debería ponerse al servicio de la humanidad. Unos puedes recibirlo afortunadamente. Oros, por desgracia, no tienen esa suerte. Parece lógico que esos privilegiados que tienen la oportunidad de acceder a las fuentes del saber, pongan lo que aprenden al servicio de todos.
    Alguna vez he puesto la metáfora del buscador de manantiales para referirme a la esencia de la enseñanza. Se trata de el docente ayude al aprendiz a buscar por sí mismo el agua del saber, cuando la encuentra discierne si está contaminada o no y, una vez sabido que es potable, comparte el agua con quienes se mueren de sed al lado de su casa. No sería ético que dedicase el agua a hacer fuentes ornamentales y piscinas de placer mientras, a tres metros, se muere la gente de hambre.
    Gracias por leer y por escribir.
    Un abrazo.
    MAS

  16. Señor Quintiliano:
    Nadie como usted tiene constancia de que el Sr Reilly no tiene razón. Sin embargo, deja caer la sospecha al decir que “no va desencaminado”. Es una actitud poco noble la suya, señor Quintiliano si es que así se llama en realidad. Digo esto porque el 100% de sus comentarios (¡el 100%, que se dice pronto) han sido negativos. Sin embargo, no podrá decir con verdad que ni uno solo de ellos haya sido eliminado o no admitido. Y sabrá bien, por lógica y por ética, que los administradores de un blog particular tienen todo el derecho a hacerlo.
    Siempre he tenido por buena la crítica, porque permite aprender. Porque enriquece. La crítica que se basa en argumentos y no en animadversión constituye una riqueza para quien la formula y para quien la recibe.
    Criticar no es demoler, es discernir.
    Saludos.
    MAS

  17. Sr. Guerra,

    Será pues la máquina, digo, el medio, internet; que borra en automático. Casualmente los comentarios más severos en crítica. ¿Acaso cree que miento?, ¿Por qué razón sería?.

    Y de otra, Sr. Guerra, siempre crítico, me dice Ud. Eso no es cierto. Acaso no le reporta suficiente halago el hecho de saber que le leo. ¡Vamos hombre!, que Ud. tiene sus tablas. Acaso hay que ser siempre explícito en todo.

    Reciba Ud., y todos, un saludo. Sobrio saludo. Sin cordialidad ni nada, de momento.

  18. Sr Quintiliano:
    No le digo que mienta. ¿Lo he dicho acaso? Y creo que usted me creerá si le digo que no he descartado ni un solo comentario suyo ni de otra persona en todos los años que tiene el blog. Dicho así de claro y en público. NI UNO SOLO. Aunque pudiera haberlo hecho, como le decía.
    Es más, si usted dice que ha sido así, me comprometo a que, si lo vuelve a enviar, publicarlo y contestarlo.
    Ya lo sé. Para criticar hay que haber leído. Nadie le obliga, por cierto. Y claro que es de agradecer que a uno lo lean. Para eso escribe. Yo digo que hace más el lector por el autor que a la inversa. Y claro que es de agradecer que comenten los artículos con críticas argumentadas. Yo no digo que la crítica destructiva sea la negativa sino la inconsistente. Siempre han sido bien recibidas las crítcas. Algunas, contestadas. Otras, no.
    No creo que le moleste que haya muchas personas que se muestren de acuerdo conmigo y que así lo expresen. Están en su derecho.
    Saludos.
    MAS

  19. Sr. Guerra,

    Mandarle ahora comentarios que estaban en un orden y contexto, no viene al caso. Además, no los guardo, escribo directamente sobre el cuadrito este enmarcado en azul que tiene el blog; de ahí gran parte de mis numerosísimos errores gramaticales y ortográficos.

    Saludos.

    • Sr Quintiliano:
      Lo comprendo. No se suelen guardar los comentarios. Pero me sorprende lo que me dice. Algo anómalo ha sucedido. Algunos de los mensajes que ha mandado (no sé cuántos ni cuándo) no han sido publicados y yo le garantizo que ninguno (ni suyo ni de ningún otro lector o lectora) ha sido rechazado. Lo curioso es que eso haya sucedido con los mensajes más críticos. Esa es la extraña coincidencia.
      Estaré vigilante. Y le ruego que me lo haga saber en el caso de que vuelva a suceder. En el caso excepcional de que no publicase un comentario me comprometo a ofrecer una explicación.
      Saludos.
      MAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.