Uno

4 Ago

Quiero que hagamos el amor prohibido
insensato y febril en el naufragio
aprisionados contra el jadeo turbio
de un tabique voraz por delatarnos,
así, torpe en discordia, apresurado
que rasgue a ritmo pérfido, punzadas
tan puras que indecentes.
Dentro de ti empapado,
fresco, a quemarropa, sin la piel de por medio
entornando los ojos, pecado de pudor
con la ira sexual de lo innecesario
en  el compás sin límite del gozo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.