Dos

4 Ago

Te pienso cada día,                                                         
así, desorientada en el rubor                                       
que atusa el subconsciente,                                         
de viaje al más acá,                                                         
perdida en el ovillo de un segundo                            
en misteriosa tregua con lo humano.                       
A veces violinista,                                                            
te enhebro en mi cigarro para desbaratarte                       
del hollín delicado de un torpe matarife                   
que escoge los remiendos, infiel a su infortunio,  
con mejor voluntad que buen perder.                     
Te acaricias el pelo                                                                                   
absorta de inocencia,                                                     
ensortijando el vello entre tus miedos                     
como  un mechón de sol sin afinar                            
sin melodía fértil que lo amaine,                                
sin que esa nada que te abre de entrañas               
me consienta que tire de tus hilos más íntimos.    
Dímelo si no quieres, ¿en qué piensas?,                   
pero sólo si no quieres hacerlo                                               
para poder robártelo                                                     
acariciando las llagas del aire                                      
sin que ninguna lengua lo interprete                         
con afanes creativos                                                      
si no es la mía, húmeda de ti.                                      
Sin despertarte, dime lo que esconde tu vientre   
para que tu madeja en vela tenue                             
no alcance los confines de mis dedos,                      
fieles a la cuchilla, cosidos a los tuyos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.