Violencia sutil contra la infancia (y IV)

16 Ago

Dediqué el primer artículo de esta serie a reflexionar sobre algunas formas de violencia subrepticia contra los niños y las niñas en la familia. El segundo, en la escuela. El tercero, en la sociedad. Hoy me centraré en la violencia sutil contra la infancia procedente de los medios audiovisuales y de internet.

Quizá la mayor violencia que ejercen contra los niños y las niñas es la dependencia que su uso puede generar en ellos y en ellas, haciéndoles ermitaños del siglo XXI, esclavos de las manipulaciones ajenas.

Vivimos en una iconosfera. El asedio de las imágenes es verdaderamente espectacular. Existe un poder centralizado que produce imágenes cargadas de significados. Y la mayoría somos analfabetos en el lenguaje de las imágenes. Por eso nos pueden engañar fácilmente.

Este enorme caudal de mensajes contiene muchas agresiones contra la infancia. Mencionaré algunas.

– Difuminación de fronteras entre la realidad y la ficción

La separación entre la violencia real y la ficticia no es muy clara. No se sabe, al encender la televisión, si el disparo que mata a una persona está en una película o está tomada de la realidad.

Para el niño puede ser más “real” un personaje de la televisión que su abuela que vive en el otro extremo de la ciudad. Esto distorsiona su modo de percibir la realidad de forma fiel y de percibirse a sí mismo de forma sana.

– La distancia como abstracción de la realidad

Hay gente que sufre, que muere de hambre, que es violada, que está secuestrada, que padece enfermedades, sumida en la ignorancia… Pero la distancia genera un filtro de abstracción en los medios.

Un piloto de guerra puede apretar el botón de una bomba que causará la muerte de miles de personas, pero acaso no es capaz de golpear a un niño con sus puños. La distancia hace que la destrucción que provoca no le parezca tan real.

– Hipertrofia de lo sensitivo

La imagen recorre un camino que llega antes a la sensibilidad que a la cabeza. La preponderancia de estímulos visuales provoca en el niño de hoy una excrecencia sensitiva, una hipertrofia de la sensibilidad.

“El ciego aprende mediante el tacto, el hombre sensitivo aprenderá por medio de toda la violencia y la conmoción física y afectiva. Conocerá por medio del efecto que producen en su cuerpo los anuncios luminosos, los escaparates publicitarios, los slóganes verbales y musicales de la radio y la televisión” , dice Mc Luahn.

En el año 1984 escribí un libro titulado “Imagen y educación”. Un libro en el que trataba de llevar a la consideración de mis lectores y lectoras las exigencias educativas de la nueva cultura de la imagen. Hoy seguimos sin resolver muchos de aquellos problemas que yo apuntaba.

– Desarrollo de la pasividad

Antiguamente, para el explorar el mundo, una persona debía abandonar su hogar, emprender un largo y arriesgado camino, arrastrar penalidades y resolver situaciones difíciles… Hoy basta apretar el botón de la televisión y el mundo “implota” por esa pequeña pantalla. Mientras tanto, el espectador se queda adormecido en un cómodo sillón.

Los estímulos recibidos del exterior son tan numerosos que apenas si podemos clasificarlos para dirigir nuestra atención. Somos seres comunicacionalmente pasivos. Desde los medios se dirigen constantemente e nosotros, pero nosotros no decimos nada.

– El alquiler de los ojos

Los medios audiovisuales no son solo algo que vemos sino algo con lo que vemos. Se han convertido en una extensión, en una ampliación de nuestros sentidos. Ahora bien, una vez creado un sentido, tenemos la necesidad de ejercitarlo.

Este sentido ampliado o engrandecido está en manos de otras personas. Y así el niño o la niña ven lo que otros quieren y como otros quieren. La realidad que presentan está filtrada por la óptica de sus intenciones y de sus intereses.

– La filosofía de la vida

A través de los medios se genera una filosofía de la vida muy particular: tener es más importante que ser, consumir es mejor que renunciar, ganar es preferible a perder, hacer es mejor que pensar, aparentar es más importante que ser, lo urgente vale más que lo importante, la cantidad es más importante que la cualidad…

Téngase en cuenta que, incluso técnicamente, es más fácil filmar la guerra que la paz, la superficialidad que la profundidad, la cantidad que la calidad, la apariencia que la realidad…

– Creación de necesidades artificiales

Habrá que precisar que “necesidades artificiales” es una expresión similar a “nieve frita”. Pero la expresión puede ayudarnos a entendernos. La televisión a través de la publicidad crea unos deseos que nos vemos impulsados a satisfacer. La presentación de esas falsas necesidades, a las que se vincula toda o parte de la felicidad, es más violenta para el niño o la niña, ya que se encuentra más indefenso ante las manipulaciones de la televisión. Eso es violencia.

Pero hoy todo se ha complicado (y enriquecido) con la aparición de internet. Cuando hablo de los peligros de la red, no quiero decir que no existan múltiples posibilidades de aprovechamiento y de formación en ella. Por supuesto que existen. Decir que hay que tener cuidado con los cuchillos para no cortarse no quiere decir que no sean útiles.

– Conocimientos adulterados

Antes, los conocimientos que recibía el niño y la niña procedían de la escuela y de la familia. Hoy el conocimiento se presenta en múltiples lugares de la red, casi en avalanchas. Pero, muchas veces es un conocimiento adulterado por intereses comerciales, políticos, religiosos…

Hay muchos engaños que se convierten en violencia para la mente y la forma de entender la vida de los niños y las niñas.

– Imposición de modas

En una etapa en la que no está fraguado el carácter, a los niños y a las niñas se les imponen modas en juegos, en indumentaria, en libros, en deportes…que ellos y ellas no pueden contradecir. La moda los arrastra. Las marcas les seducen.

Hay muchos anuncios tramposos que deberían ser denunciados por los defensores de los derechos de la infancia. Anuncios que persuaden e incitan a la compra o al convencimiento de que la felicidad se encuentra donde dice el anunciante.

– Invitaciones seductoras

A través de la red se producen invitaciones seductoras que llevan al gasto de dinero, al consumo de drogas, a la participación en actividades ilegales…

Muchas de estas invitaciones se convierten en trampas para quien llega sin una precavida actitud crítica. Hay muchas personas que se han visto inducidas a realizar comportamientos dañinos para la salud o para la moral.

– Relaciones falsificadas

Muchas de las relaciones que se producen a través de la red tienen lugar a través de la máscara de personalidades falsificadas… Muchos jóvenes han dialogado con personalidades camufladas y han tendido trampas horribles.

La mente del niño no es capaz de concebir que haya adultos tan depravados, capaces de arruinarles la vida por un intereses económicos, por placeres morbosos o, sencillamente, por el deseo de hacer daño.

Quizá la mayor violencia que ejercen contra los niños y las niñas es la dependencia que su uso puede generar en ellos y en ellas, haciéndoles ermitaños del siglo XXI, esclavos de las manipulaciones ajenas. Hay niños y niñas que dedican la mayor parte del tiempo a navegar en solitario por la red. Encerrados en sus cuartos, nada saben o nada quieren saber de quienes están a su lado. Ni de ellos mismos.

13 Replies to “Violencia sutil contra la infancia (y IV)

  1. Magifica reflexion.
    Nos viene bien a todos pensar en estas cuestiones para mejorar la calidad moral de la convivencia.
    A todos y a todas nos afectan y nos interpelan estas cuestiones.

  2. Excelente recorrido, Miguel Ángel, acerca de la violencia y su relación con la infancia.

    Tendré en cuenta estos cuatro artículos para en el curso que viene debatirlos con alumnos y alumnas que serán futuros docentes, ya que este fenómeno tiene gran relevancia en la educación en valores, tan necesaria en la cultura que nos movemos.

    De este cuarto artículo tomo una frase que citas al comienzo: “Y la mayoría somos analfabetos en el lenguaje de las imágenes. Por eso nos pueden engañar fácilmente”. Creo que no es tu caso, pues como más adelante apuntas publicaste “Imagen y educación”, mediados los ochenta.

    Con todo, una denuncia que quisiera hacer es que si hay una falta de alfabetización en el profesorado en el mundo icónico es por su propia resistencia. Trabajo, como bien sabes, en el mundo de las imágenes y, lamentablemente, siempre que ha habido algún nuevo plan para nada se ha tenido en cuenta la necesidad de formarse en los lenguajes visuales. Y mira que llevo casi cuatro décadas en la Universidad española; pero no hay forma.

    Por otro lado, quisiera apuntar que en el 92 dirigí una investigación con un grupo de compañeros de la Universidad de Córdoba y de centros de Primaria sobre la violencia simbólica (medios audiovisuales, dibujos y lenguaje verbal) que se tradujo en el libro “Signos y cultura de la violencia. Una investigación en el aula”. Pues bien, todo lo que allí decíamos tiene total vigencia, si se le añade el fenómeno de internet que surgió con posterioridad.

    Para cerrar, no sé, Miguel Ángel, si en alguna ocasión has abordado la dura resistencia de una parte del profesorado a formarse en otros ámbitos que no sean su propia especialidad, pero, lo cierto, es que esto lo he vivido y lo vivo como algo permanente.

    Quisiera, sobre ello poner un ejemplo: en el mes de mayo acudí con un grupo de profesores a los que les había dirigido sus tesis doctorales a una universidad de Barcelona (no indico en nombre) en la que se celebraba un congreso internacional sobre la familia y la discapacidad.

    Presentamos una comunicación en la que abordamos el conocimiento del desarrollo emocional de niños y niñas discapacitados a través del dibujo. La comunicación fue aceptada. No obstante, unos días antes se nos dice que lo sienten pero que no se puede exponer. Una vez allí pregunto las razones de este cambio, y se nos dice que es un tema sobre el que no tienen conocimiento y no saben cómo valorarlo.

    ¡Resulta que un tema totalmente novedoso, puesto que se utiliza la imagen creada por los propios niños, no se expone porque no tienen conocimiento de este instrumento de investigación a un auditorio que posiblemente le interesaría!

    Como uno ya está curado de espanto, simplemente les dije que estaban bastante equivocados al no querer saber nada de algo que posiblemente aportaría nuevos caminos de conocimientos.

    Un abrazo desde Córdoba.

  3. Admirable entrada la del maestro Santos Guerra, y esplendido comentario el de Aureliano. Muchas gracias a los dos.
    Yo, con el mismo foco, pero iluminando la vertiente social que se indica en la entrada sobre la imposición de modas y la necesidad de denunciar los anuncios tramposos, me gustaría añadir, que estos anuncios, más de los que parecen, no sólo son tramposos para los niños, sino para toda la ciudadanía, y es más, creo que para que las denuncias pudieran tener algún efecto jurídico, primero se tendría que cambiar profundamente toda la legislación sobre la publicidad comercial, en todos sus aspectos mediáticos: etiquetas, folletos, carteles, anuncios de prensa, radio, televisión y medios web.
    No nos venden productos para cuidar la limpieza y salud de nuestros pelos o dientes, sino para causar envidia y falsos deseos. Pero de los productos químicos sin contrastar su inocuidad, nada de nada. (Léase polémica reciente de pasta dentrífica, p.e.).
    No nos facilitan ayuda económica para resolver nuestras necesidades financieras, con estudios e información detallada de pros y contras, sino que nos venden con suma facilidad paraisos de lujo fuera de nuestro alcance, repletos de documentos con letra pequeñísima, que hay que firmar sin mirar por mor de las prisas y cautelas de no sé quién, y que luego nos llevan al infierno de los impagos y de los desahucios. (no hace falta leer nada, ya es de conocimiento general las campañas del dinero fácil).
    Y así, con un montón de campañas publicitarias, diseñadas siempre para beneficio de los ocultos intereses de sus promotores, aprovechando siempre la cándidez y posible urgencia de ciudadanos, que ya desde niños han sido inoculados con la imaginería del consumismo irreflexivo.
    Es una tarea urgente, que ya lleva mucho retraso, y en la que todos nos jugamos nuetros futuro. Esto tiene que cambiar, si quieren vender que nadie se los impida, pero tampoco que mientan impunemente, sólo por el vender cada vez más. Y además, con el cuento mediático e institucional de que la única solución a nuestra crísis económica es aumentar el consumo, para que se pueda reducir nuestra deuda y el paro.

  4. Estimado Ernesto Guevara:

    Te agradezco, en lo que a mí me toca, los elogios que nos dedicas al comienzo de tu escrito (hacia Miguel Ángel son ya casi innecesarios, puesto que llevar un blog sobre temas relacionados con la educación durante tantos años yo diría que es un acto heroico).

    Sobre la publicidad se podría hablar a favor y en contra de ella, pues conjuga todo lo bueno y lo malo que hay en esta sociedad. Dado que yo he realizado publicidad y diseño gráficos, te podría indicar que me gusta mucho la publicidad creativa e inteligente, o lo que es lo mismo, aquella que toma a los receptores de manera respetuosa, es decir, como seres también inteligentes a los que no se les debe manipular ni “tomarles el pelo”, por no entrar en las profundidades del inconsciente estimulando las pulsiones o los deseos ocultos de los que nos hablara Sigmund Freud.

    Y aunque sería reiterarme en parte de lo que ya he expuesto, la falta de alfabetización visual en los distintos niveles educativos es un auténtico problema. Así por ejemplo, cuando a los alumnos y alumnas de los cursos superiores de Magisterio o Psicopedagogía les proyecto algunos anuncios con cierta complejidad en su descodificación me asombra la ingenuidad con la que los interpretan. De ningún modo se correspondería con un texto escrito de similar dificultad, pues ya están formados para hacerlo.

    Sé que hay que pararles los pies a ciertas marcas (Dolce & Gabbana, Diesel, Eastpark…) por el abierto sexismo de sus campañas, pero es que otras tan “respetables” como Coca-Cola, McDonald’s, Nike, Nokia, etcétera, utilizan recursos persuasivos más que discutibles.

    De todos modos, creo que mientras no se incorpore al ámbito educativo de modo claro la alfabetización visual (no solo el conocimiento de las TIC) nos veremos abocados a un esquema de comunicación desigual, en el que el emisor (empresas, marcas, agencias publicitarias…) tendrán “la sartén por el mango” y nos harán “comulgar con ruedas de molino”. Y, de verdad, la gente acaba comulgando con lo que les echen, pues ya desde pequeños se ha insuflado el virus consumista, del que es muy difícil desprenderse.

    Para finalizar, te felicito por los escritos reflexivos y bien argumentados que aportas a El Adarve, puesto que están dirigidos no solo el titular del blog sino a ese amplio número de lectores y participantes que seguimos a Miguel Ángel Santos.

  5. Excelente artículo el de Miguel Ángel sobre el impacto del mundo visual en el que estamos inmersos, la infancia y los adultos.
    Eso es lo que hay. Lo difícil es educar para saber navegar por ese mundo. Aureliano apunta por ahí.
    Creo que es una necesidad ineludible educar, en primer lugar a los educadores, para que ellos eduquen a los alumnos en este mundo en el que estamos metidos.
    Saludos

  6. Excelente reflexion. Nos ayuda a estar atentos a muchos peligros, algunos de ellos nuevos.
    Saber lo que pasa es un primer paso para poder evitar los peligros.
    No podemos dejar a los peques indefensos ante taantos riesgos.
    Saludos.

  7. Estupenda serie sobre la violencia sutil. Si la tuviéramos en cuenta mejoraría la sociedad en lo que es fundamental. Saludos.

  8. Excelente texto. Nos tiene que ayudar areflexionar sobre los procesos sutiles de violencia. Y luego hay que actuar.

  9. Muy interesante Miguel tu aporte. Rescato principalmente lo de las relaciones falsificadas.No estamos educando a los niños para ser críticos y que se den cuenta que “los amigos” del mundo de internet pueden o no ser reales.
    Debemos educar a los niños y a los padres para que aprendan a navegar y debemos advertirles de los peligros reales que son los amigos virtuales.
    Te invito a visitar mi blog para que veas un video de UNICEF donde queda bien claro lo fácil que es para un pedófilo acercarse a nuestros hijos

    http://propuestaeductivaanaclara.blogspot.com/2014/02/asi-de-facilpadres-abrir-los-ojos-bien.html

    En este otro enlace puedes ver un video que aunque con errores ortográficos nos muestra muy bien el peligro de las redes sociales.

    http://propuestaeducativaanaclara.blogspot.com/2014/02/video-para-padres-e-hijosel-peligro-de.html

    Gracias por tus aportes.

  10. Excelente artículo.
    Me ha gustado la sensibilidad hacia la infancia.
    Tenemos que hacer un esfuerzo pòr la educación para que los niños aprendan a defenderse de las manipulaciones.

  11. No había pensado en muchas de estas formas de violencia. Pensaba siempre, al hablar de este tema, de la violencia física. Es más evidente, más palmaria, más visible.
    Acaso sea más fácil detectar la violencia física. Y, una vez detectada, luchar contra ella, Por eso me ha parecido tan interesante esta serie de cuatro artículos.
    No es solo un asunto de padres y educadores. Es una cuestión de todos los ciudadanos y ciudadanas.

  12. Hay muchos tipos de violencia. Es bueno reflexionar sobre las formas que son menos evidentes.
    Muchas veces no somos conscientes de ellas. Por eso es bueno reflexionar sobre ellas.
    Habría que pensar, después de estos análisis, en dos cuestiones:
    -cómo reducir esa violencia.
    – cómo defenderse de ella.
    Saludos cordiales.

  13. Los niños y los jóvenes son presas fáciles de quienes manejan los hilos de los medios de comunicación.
    – Porque no tienen la maldad de quienes saben más y pueden más.
    – Porque no están formados.
    – Porque tienen una curiosidad infinita.
    – Porque no tienen experiencia.
    Yo creo que la formación es la mejor solución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.