Villa Vitoria

19 May

Villa Vitoria

Villa Vitoria

Dorothy Stevenson nos sumerge en el ambiente de la campiña inglesa, siguiendo la estela de Mapp y Lucía o la señorita Buncle
Sumergirse en el mundo de nuestra autora, Dorothy Stevenson, es volver a una Inglaterra que tiene mucho tópico y además es típico. Sin embargo es un placer leer este tipo de novela, tan parecidas a la saga de las señoritas Mapp y Lucía como a la señorita Buncle. (más…)

La historia del Doctor Gully

29 Jun

La historia del doctor Gully

La historia del doctor Gully

La historia del Doctor Gully

Elisabeth Jenkins

Editorial Alba

Traducción Flora Casas

El Dr. Gully, médico de la época victoriana, fue uno de los precursores de la hidroterapia junto con el Dr. Wilson. Abrió una clínica hidrotermal en Malvern, Great Malvern, en Worcestershire, justo donde comienza nuestra historia. El doctor, firme creyente en lo que hoy llamaríamos la medicina homeopática, puso delicada atención en el tratamiento de mujeres  con síndromes de depresión y alteraciones psíquicas porque creía que el origen de estos males era la sociedad rígida en la que vivían. Hombre de gran fama, perteneciente a la Sociedad Médica de Londres, amante del espiritismo –como no podía ser menos en aquella época-, gran orador y conferenciante, escritor de libros relacionado con su profesión y ‘amplio de miras’ políticamente –partidario del sufragio universal- tuvo entre sus clientes importantes personajes como Charles Darwin, George Eliot o Sir Percy y lady Shelley.

La novela de Elisabeth Jenkins está basada en hechos reales. El Dr. Gully, ya en su madurez se enamora de una joven casada, Florence Ricardo, y tras sanarla de sus estados psíquicos y a la muerte del marido de ésta inician una relación. Florence queda en estado y el doctor para no someterla a más habladurías le practica un aborto. A partir de ahí, su relación será absolutamente platónica, pues el doctor estaba casado aunque no viviera con su mujer y no había posibilidad de un divorcio.

Florence al quedarse viuda hereda una buena fortuna y automáticamente se convierte en un bocado exquisito para contraer matrimonio. Conoce al Sr. Bravo y deciden casarse, lo que supuso un duro golpe para el doctor. Sólo unos meses después el Sr. Bravo muere envenenado y comenzará un juicio donde tanto ella como el doctor serán los principales sospechosos.

Hasta aquí la historia real pero lo interesante de esta ‘rara avis’ que nos ofrece la editorial Alba es sin duda, el tratamiento tan exquisito que hace Jenkins de la historia. Siguiendo su estilo victoriano, esta maestra de ambientes opresivos –como ya vimos en Harriet– vuelve a introducirnos en una rocambolesca historia perfilada con espiritismo y los encorsetados personajes victorianos que dejan poco espacio para respirar. Si los protagonistas están perfectamente dibujado no dejen de observar un personaje secundario que conforme avance el libro se convertirá en alguien muy siniestro y controlador: la señora Cox, un ama de llaves, en este caso ‘amiga personal’ de Florence, sólo superada por la malévola ama de llaves de Rebeca.

En cuanto a la narración sólo puedo decir que la excelencia de Jenkins se encuentra en su precisión, en todos los detalles que conforman la historia y que no se convierten en aditamentos innecesarios. Es inenarrable la sensación que produce esta autora en su dominio de las angustias vitales y cómo es capaz de traspasarlo a sus lectores. La novela al igual que en Harriet muestra la historia, el nudo y el desenlace incluyendo en su estructura el juicio al que son sometidos. Las conclusiones son tan obvias que Elisabeth las noveliza con incuestionable buen hacer.

Altamente recomendada para los amantes de la novela victoriana y todos aquellos que gusten de conocer los inicios de la hidroterapia y la sociedad victoriana de la época.

Harriet

16 Dic

Harriet

Harriet

Editorial Alba rara avis

Traducción: Catalina Martínez Muñoz

Novela basada en un hecho real sucedido en la sociedad victoriana allá por el año 1877. Reconstruye el llamado “misterio de Penge” que causó horror en la época y que transformó a este relato en un auténtico éxito de ventas en 1934, cuando se publicó por primera vez por Victor Gollancz. (más…)

Umrao Yan Ada, la cortesana de Lucknow

5 Ago

Umrao Yan Ada

Umrao Yan Ada

Explorando en la cultura indoislámica

Mirza Muhammad Hadi Ruswa

Editorial Alba, colección Rara avis

Traducida por Rocío Moriones Alonso

Novela india a modo de memorias de una cortesana, Umrao. Lo especial de este relato, además de la historia y del amplio capítulo dedicado a la poesía, es el hecho de ser la primera novela en urdu (lengua hablada entre la población musulmana del norte de la India y Paquistán).

Umrao es una cortesana que al final de sus días y a través de un amigo, quien hace las veces de biógrafo, relata sus aventuras, amores, padecimientos y alegrías en los alrededores y en el propio Lucknow, capital artística y cultural del norte de la India durante los siglo XVIII y XIX.

Todo comienza cuando en la niñez es raptada de una familia feliz y solvente con el fin de pedir un rescate. Pero este no se produce y es vendida a un burdel. Allí será adoptada por la mujer que se encarga de la intendencia de la casa, para más tarde, ya crecida, llegar a formar parte de esta casa de citas que dista del concepto occidental y se acerca más al concepto oriental. Es decir, no una vulgar prostituta, sino una prostituta cuya finalidad es hacer compañía al hombre no sólo en el terreno sexual sino en el intelectual, una mujer leída, educada, con nociones de canto, que sabe bailar y en el caso de especial de Umrao especializada en poesía.

La vida le llevará a formar parte de esta casa tan especial, conociendo a algo parecido al amor, en sus principios, para llegar hasta un hombre por el que dejará la seguridad de la casa y huirá con él. A partir de aquí comienzan una serie de aventuras que le harán viajar por distintas poblaciones cercanas a Lucknow, trabajando ya de forma independiente y conociendo a todo tipo de hombres, bandidos, forajidos, molvis (expertos en ley islámica), ustads (maestros musulmanes en el campo de la música y la poesía), etc.

El narrador excepto el primer capítulo es siempre en primera persona, Umrao, bien mientras nos cuenta su vida a modo de conversación con el biógrafo, bien al final, en el último capítulo como resumen y reflexión en una carta.

Como he comentado, son de especial estudio el primer y el último capítulo. En el primero la intertextualidad es excepcional, rica y delicada. ¿Por qué? Porque el marco introductorio de la novela se hace durante una reunión poética donde los participantes recitan gazales (forma poética de origen árabe, fundamental en la poesía urdu y persa) a modo de diálogo para demostrar sus habilidades. Aquí son fundamentales las notas de la traductora y sus detalladas explicaciones. Aún así se nota la densidad de los ramalazos persas en dicha poesía y la lentitud y parsimonia del devenir de los dípticos. Perfume muy concentrado e intenso. Pero muy particular.

El último capítulo, donde Umrao hace una revisión a modo de moraleja final de la historia de su vida, es también digno de ser mencionado individualmente. Primero, porque si hasta ahora había sido algo parecido a un cuento de las Mil y una noches, ahora llega la reflexión. Ahora es cuando ella opina de religión, de las relaciones entre hombres y mujeres, de los tipos de mujeres, e incluso da consejo a las que se vayan a dedicar como ella a este trabajo. Incluye un pequeño cuento y sobre todo menciones expresas de libros de autores persas como La rosaleda de Saadi o el Danish Nama (Libro de la Sabiduría) de Giyath Mansur, y  poetas persas como Anwari y Jaqani.

En resumen, una novela diferente que ya en 1970 fue incluida por la Unesco en su Colección de Obras Representativas de la literatura universal. Un hito en la de la cultura popular india. Bollywood la ha llevado al cine varias veces. Personalmente me quedo con el encanto del lenguaje, las descripciones, algún gazal y la capacidad para imaginar que aporta. Recomendada para los abiertos a nuevas experiencias literarias, a los amantes de la India y a la literatura persa. ¡Ah! Y no piensen encontrar ni un ápice de sexo en el libro…