Harriet

16 Dic

Harriet

Harriet

Editorial Alba rara avis

Traducción: Catalina Martínez Muñoz

Novela basada en un hecho real sucedido en la sociedad victoriana allá por el año 1877. Reconstruye el llamado “misterio de Penge” que causó horror en la época y que transformó a este relato en un auténtico éxito de ventas en 1934, cuando se publicó por primera vez por Victor Gollancz.

La protagonista de esta historia es Harriet, una chica no deficiente mental pero con cierta discapacidad que la hacían ‘corta de luces’. Arropada por su madre, casada en segundas nupcias con un pastor, vive de forma muy independiente para el trato que solían darle a este tipo de discapacidades en aquella época. De hecho, demuestra un grado de autonomía envidiable. La chica en cuestión conoce en uno de sus viajes a la residencia de una pariente lejana suya, a un matrimonio formado por la hija de esta prima lejana y su marido –escultor- y a la hermana de ésta, locamente enamorada del hermano de su cuñado. En cuestión de poco tiempo éste le pide matrimonio a Harriet y ella oponiéndose al deseo de su madre, se casa. La madre de Harriet notando que el único interés por su hija viene del dinero que va a heredar intenta llevar a los tribunales el caso para que la nombren incapacitada de sus actos. Pero no lo consigue, y aquí es donde comienza su calvario.

Ante las malas relaciones entre yerno y suegra, éste decide separarla totalmente de su familia y comienza a gastar su fortuna. Queda embarazada y para la recuperación decide enviarla al campo con su hermano y su cuñada donde vivían apartados y con pocos recursos, así mediante una mensualidad a su familiar directo se quitará el problema de en medio mientras se lleva a vivir con él a la hermana de su cuñada, entregándose al ocio y a su amante.

La familia que la acoge tiene dos hijos y una sirvienta, y aunque empiezan por tratarla bien, ella entra en fuerte depresión porque su marido no la visita, con el tiempo y en connivencia con el marido, el trato se convertirá en vejatorio y el espanto inundará las páginas de la novela.

No quiero reventaros el final –ahora se dice spoiler– pero el relato sin ser macabro es ciertamente duro, invadiéndote el ambiente nocivo. El ardid literario de la narración en tercera persona te aleja del momento, pero aún así la magistral pluma de Jenkins y la disección psicológica de sus personajes te traen el infierno a tu rincón de lectura. Destacaría por encima de toda la narración, la crítica social a ciertas lagunas en leyes que hacen de los discapacitados personas que aún tengan más difícil su vida. Memorable también es el cuadro de costumbres que hace del juicio al final de la historia y tan sorprendente forma de tratarlo. La lentitud en la que a veces se desgrana las páginas del libro creo que sirven para reforzar aún más la pesadez del ambiente enviciado que describe.

Especialmente recomendado para los que quieran profundizar en la psicología humana más retorcida, en un ambiente de época, y de la mano de esta escritora, casi desconocida, que fue coetánea de Virginia Woolf y a la que conoció personalmente. Una recomendación, no dejen de leerse el epílogo de Rachel Cooke, quien en un trabajo investigador, redondea la novela con todos los flecos sueltos y reales –periódicos, fechas, y biografía de los personajes- que terminan por hacer de esta obra una auténtica ‘rara avis’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *