Evolución

2 Jul

primateDesde Darwin sabemos que sobreviven los organismos que se adaptan al medio. Sin embargo, los humanos nos sentimos al margen de estas circunstancias y en el fondo creemos que dios nos hizo así, tal cual, de golpe. Adán, Eva y la hipoteca variable. Ese concepto creacionista que subyace a nuestra idea del mundo ocasiona que no entendamos ciertos comportamientos en nuestra propia especie. Por ejemplo, por qué la mujer (al menos la mayoría que conozco y la mayoría que conocen mis allegados y sus allegados y también los allegados de estos últimos) ha desarrollado una capacidad inhibidora de la postura de descanso del varón. La hembra humana se irrita si ve al macho en actitud de pausa, hecho que se agrava si además el macho está tranquilo. Hagan el experimento si comparten casa con alguna hembra de la especie o similar, y quédense tumbados en el sofá con cara de satisfacción. A los pocos minutos la hembra, o similar ejecutará a su alrededor una danza compuesta por movimientos espasmódicos y articulará mensajes en una frecuencia fónica muy aguda con alusiones al polvo depositado en los cristales exteriores del hogar, o sobre las lámparas; por último, insuflará un campo energético negativo en la sala, cuyos efectos sólo cesarán una vez que el macho emita señales que revelen un alto nivel de testosterona en sangre y, sobre todo, una gesticulación indicativa de que modificará su anterior postura sosegada que cambiará por los trapos y el limpiacristales con los que frotará una superficie que él, sin embargo, por efectos de su óptica, considera limpia.
Mi teoría al respecto se basa en un anclaje de la evolución antropológica enraizado en nuestros ancestros. El primate macho primitivo se encontraría en igual posición que el moderno pero en el interior de una caverna, pongamos durante un período glacial. La hembra, como sucede en muchas otras especies, temerosa por el alimento de la prole, desarrolló la estrategia de danza ritual molesta acompasada por gruñidos que se referían a las estalactitas y a la suciedad que albergaban hasta que consiguiera que el macho se armase de su garrote y lleno de energía se lanzara hacia el exterior gélido y allí la descargase sobre el primer buey almizclero al paso. Así hemos llegado hasta nuestros días, sin bueyes almizcleros a la puerta de casa pero con iguales conductas a las que no podemos sustraernos por mor de la genética, el subconsciente colectivo y una carencia de estudios sobre nuestra especie ajenos a prejuicios políticamente correctos.

Charles

1 Jul

navidadComo un decorado de neblina, recuerda los mimos de su madre junto a un osito de peluche blanco dentro de la cuna. Algo cambió. Nochebuena. Charles entra en casa y un fuerte olor a ácido le llega desde la cocina; mamá se bebió el coñac con que hierve la carne; como casi todos los días, lo ha vomitado. No está bien su estómago. Papá también se acostó hace rato; ronca con fuerza desde su mundo de sueños tormentosos; papá también bebe, más en fechas señaladas. Charles coge algo del frigorífico y enciende la tele; sube el volumen para no oír la de los vecinos. Pronto se quedará dormido sobre el sofá. Otra Nochebuena en su calendario adolescente. Por la mañana, sus padres aún tardarán en despertarse. Prefiere ir a la calle; desde hace unos años, los comercios abren todos los días y la Navidad es más divertida, dentro se está calentito y las chicas vestidas de rojo ofrecen porciones de turrón.

La Pantoja

1 Jul

pantojaNo se comprende esa cierta falta de imaginación que, en general, lastra los guiones de buena parte del cine español; sobre todo, visto el ruedo ibérico que nos rodea. Casi tan importante como las recientes designaciones de ministeriales, ha sido la breve libertad de Julián Muñoz, cuyo brillo o mate sobre las fotos se deben menos a sus méritos ediles, que a la pareja que lo encumbró a la high life. La Pantoja. Cientos de funcionarios de la agitada vida judicial y policíaca están siendo investigados por su acceso sin justificación a la ficha policial de esta tonadillera, desenvuelta en la copla con igual soltura que en la biografía progresiva, y no sé si los escritores se percatan del filón que esta mujer genera a cada paso. ¡Ah, si hubiese nacido en Los Ángeles, por poner un ejemplo! Observemos con una cierta distancia. Una jovencita de origen humilde alcanza, mediante su esfuerzo y arte, un lugar en el corazón de los productores discográficos. Hasta aquí, Dolly Parton y su conquista del camionero medio americano.
Famosa y deseada, custodia su candidez y la pregona el día de su himeneo, a bordo de una carroza conducida por corceles blancos y, como ella, virginales, se publicó. Además, el contrayente, torero de raza. Ya nos hemos venido con estos detalles hasta el orbe hispánico. Si quisiéramos explorar las posibilidades de este relato en Estados Unidos, quizás su trasunto sería, mutatis mutandi, Anna Nicole Smith. Les recuerdo. Un millonario de Texas, ya octogenario, acude a un estriptís; la vio y le propuso matrimonio. Una de las relaciones más sinceras que conozco. Ambos vieron sin engaños lo que se les venía encima. Él murió a los pocos meses, dicen que con una sonrisa soez en su rostro. A ella la superó la fortuna. Pero centrémonos en el glamour sureño de nuestra sevillana. Un torero no está al alcance de cualquiera. Ya vamos triunfando sobre la posible competencia yanqui. Además, viuda. Sus andamios sentimentales reconstruidos sobre gentes, ante su sombra, mediocres, abocados a una senda al borde del funambulismo financiero, quizás por hacerse dignos de sus do sostenido. ¡Qué bonito! Telenovela y película de género negro a un tiempo. ¡Ojalá cantase temas de Edith Piaf! ¡Ojalá combinara junto a los faralaes un jersey negro culminado por boina! De vuelta a Las Américas, nos vemos obligados a una comparación con Liza Minelli, o con la más grande, por excelencia mito, Marilyn Monroe y sus vendavales. Aconsejaba Rilke a un joven poeta que observase su alrededor para plasmar las sensaciones en verso. La industria americana se fija en sus nombres cotidianos. Aquí la realidad se desprecia por novelesca. Y esta realidad costará sanciones a cientos de funcionarios que en vez de dirigir sus vías informáticas hacia la pornografía, se encaminaron, peregrinos del morbo, hasta la ficha penal de la reinona mediática de España. Y Olé.

Universo

30 Jun

universo¿Recuerdan aquel mal chiste del maestro zen y el discípulo? Creo que por fin lo he entendido. “Maestro, ¿la luna es grande?” Respuesta: “Eso depende del armario”. Por fin lo he visto. El maestro zen quería indicar al discípulo que hay cuestiones lejanas a nuestro limitado coeficiente intelectual y tarjeta de crédito. Por ejemplo, la idea de universo. El universo asusta porque es negro y es grande. Adjetivos perfectos para que nos infunda pavor el perro de los Baskerville, o el amante de nuestra pareja. Pero sobre todo amedrenta porque su inmensidad trasciende nuestros cálculos. Por ejemplo, si la teoría del Big que se hace Bang y luego retorna al punto Big fuese cierta. ¿Quién abonaría la cuenta de la tintorería dado un número de arrugas cercano a infinito? Aún sería peor si se confirmase la teoría del eterno Bang que se disuelve por dispersión de todos los átomos y quásares. Entonces imaginen las facturas de teléfono, o las tarifas del peaje para ir a comprar el pan, acto que por otra parte exigiría un camión para traer a casa una modesta baguette, y no digamos la maquinaria para mojarla en el café, o el tractor para untarle mantequilla. Si reflexionamos, nos sentiremos felices porque existimos durante la edad dorada del universo, ni ancho, ni estrecho. Aunque según elucubraciones sobre el ignoto y curvo espacio-tiempo, quizás haya universos paralelos con anti-materia y diversos yoes a la vez. Tal vez eso explique las bragas que aparecieron el otro día entre mis sábanas, junto a manchas de carmín en mi camisa y nadie cree que yo no tenga nada que ver en ese asunto, e incluso ciertos vórtices de energía puede que hayan ocasionado que atraviese la barrera del continuum ese cobrador del frac que se presentó en mi puerta con una factura de la sauna Pecado’s en la mano y un revólver en la cintura. Creo que soy víctima de una confabulación inter-estelar, o existencial, porque de Dios aún no hemos hablado.

El candidato socialista

30 Jun

psoeAlgo se mueve con una orientación positiva dentro del PSOE de Málaga. El desembarco de Bernardino León ha unificado corrientes internas de modo que la nueva Comisión Ejecutiva Municipal queda compuesta por nombres con solvencia política y prestigio profesional más que reconocido. Bernardino aterriza pertrechado de un gran currículum en negociaciones complejas. Quienes lo conocen indican que se trata de una persona muy equilibrada y con una visión sagaz de futuro que le permite articular un discurso bien planteado sobre cualquier elemento que someta a estudio. Casi un paciente profesional del ajedrez al que es difícil que se le escape una ficha en la esquina contraria del tablero. En el Ayuntamiento saben bien de sus múltiples tareas, y me consta que nunca ha olvidado a Málaga desde Madrid; tras las bambalinas impulsó proyectos para esta ciudad. Si se presentase a la alcaldía, habría aparecido un candidato creíble ante un Francisco de la Torre muy difícil de superar en las urnas.
Para cualquier líder socialista que desee cruzar hacia la orilla del poder munícipe, varios tramos rotos aparecen en el puente electoral. Como ayer escribió en este periódico Joaquín Marín D., los socialistas han perdido mucho tiempo. Ya van tarde. Por más que Bernardino opine que un año antes de las elecciones aparecerá el pretendiente, y que ese tiempo le parece razonable, cualquier espectador del coso político sabe que enunció una oración de sesgo diplomático. Los actuales ediles llevan muchos años trabajando, bien o mal, pero en los barrios junto a asociaciones de vecinos, mientras en la mayoría de esos espacios, la oposición socialista ha estado ausente y sus militantes se volvieron invisibles. Los sufragios de 2011 son locales, con lo que no basta un rostro conocido sobre un cartel. Además, la huida de Salvo Tierra, a quien la oposición en Málaga se le antojaba pequeña, igual que Marbella a Paulino Plata, puede convertirse en un arma arrojadiza para el futuro, un efecto psicológico para electores que decanten su papeleta hacia un voto útil que luego no descienda hasta la o el que no se pueda mover. Está muy bien la cuestión paritaria, pero antes habría que confeccionar las listas según orden de interés por la ciudad y no por la foto, o por el trampolín político hacia otros cielos. Bernardino León cumple los mejores requisitos como posible cabeza de la alternativa socialista para el Ayuntamiento y, quizás, sería el único en condiciones de superar los obstáculos a los que antes aludí. Heredia carece de carisma, y de un bagaje político, gestor o cultural comparable al de Bernardino. Martín Reyes, a pesar de su buena labor en condiciones difíciles, aún es persona poco conocida. En ese elenco de la Comisión Ejecutiva se encuentra, sin duda, una alternancia de poder posible y saludable para Málaga. Las ausencias de oposición siempre fueron nefastas.