Flamencos

22 Sep

Ha dicho Luciano Alonso, Consejero de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía, que a su juicio falta una oferta integral de flamenco en Málaga que ofrezca a los visitantes “una muestra genuina y muy singular de Andalucía”. Me gusta este señor porque dice las cosas con absoluta espontaneidad, a veces, incluso, echándose piedras sobre su/nuestro propio tejado. Digo yo, que tanta pericia en averiguar el síntoma, no quedará ahí. No dudo, o casi no lo hago, de que se pondrá manos a la obra para remediar la situación, ya que, a tenor de la escasa participación de la iniciativa privada en cualquier ámbito cultural de nuestra ciudad, será consciente, imagino, de que la solución pasa irremediablemente por incentivarlo desde las instituciones públicas, entre las cuales, destaca por su imperio y presupuesto, nuestro querido gobierno autonómico. Si quiere, como todos, incluir al flamenco en la oferta turística malagueña, lo que sobran son palabras o debate. Su posición, por su cargo, es la más privilegiada a la hora de conseguir revertir este proceso que ha llevando al flamenco, al menos en Málaga y durante el último siglo, a dejar de ser una seña de identidad para convertirse en un descubrimiento arqueológico; garum y flamenco.

El mes pasado, uno de los veinticinco millones de turistas que visitaron Andalucía, estadounidense universitaria con ganas de revolcarse en nuestras tradiciones, me preguntó dónde podía disfrutar del flamenco. Hubiese sido más fácil que me preguntara por toreros, pero era ecologista y vegetariana, así que se me ocurrió salir por la tangente y enviarla a Fuente de Piedra. Pero no era la época, creo. Ahora debe de estar en París, si no ha regresado ya a sus montes de Pensilvania, pues me preguntó por la casa de Picasso.

Yo que no sé nada de flamenco, me quedo con la génesis del vocablo que propuso Blas Infante por lo sugerente. Según él la palabra proviene del árabe y podría traducirse como “campesino huido” si eres muy bruto, o “campesino errante” si te gusta adornar la vida. Probablemente no sea esta la etimología real del término pero qué importa si queda tan bonito.

A mí, un desentendido, casi un descreído ya, del flamenco, como a Luciano Alonso, me gustaría que el que fue nuestro arte se impusiese de nuevo en nuestro imaginario colectivo malagueño. A falta de idioma propio, que fuese expresión de nuestra cultura común. Pero no es así. El flamenco puede ser hoy más japonés que andaluz y por supuesto que malagueño. Poner un tablao en Málaga supone una ruina indecente. Tampoco te lo facilita el ayuntamiento a la hora de proceder con las licencias a pesar de cualquier patrimonio cultural que se pueda reivindicar. La Diputación, quién más se preocupa por nuestro flamenco, lo propone muy pero que muy errante, casi huido, con una programación que cumple con el expediente –al menos cumple-. Y Luciano Alonso se ha dado cuenta.

Qué bonito imaginarse la Málaga del café de chinitas ¿no? Imaginarla poéticamente, con Altolaguirre y Prados allí sentados, junto a Lorca. Sin mirar los pies desnudos de la clientela, porque se desvanece el sueño lírico de tanta pobreza.

Para que el flamenco vuelva a nuestro devenir tiene que gustar. Y para que guste, tiene que haber posibilidad de conocerlo.

Sólo si lo queremos, será nuestro.

One thought on “Flamencos

  1. TOTALMENTE DE ACUERDO…CONOCÍ MÁLAGA EN 1961 Y ESTE AÑO DESPUÉS DE CASI UNA VIDA LOGRÉ REGRESAR PARA ENCONTRAR A MIS PRIMOS HERMANOS…DISFRUTÉ CAMINANDO POR LAS CALLES , SOBRE TODO POR LARIOS Y PARARME EN EL Nº 4 QUE FUE DONDE PARÉ HACE TANTOS AÑOS…ESPERÉ CON ENTUSIASMO LAS FERIAS Y AQUÍ COMENTO QUE BAILÉ ALGUNA SEVILLANA Y MUCHA MÚSICA TROPICAL…ESTUVE EN LA FIESTA DEL AJOBLANCO EN ALMACHAR, DONDE TENGO MUCHOS FAMILIARES Y ADEMÁS DE VERDIALES, OTRA VEZ LO TROPICAL…HAY QUE REIVINDICAR EL FLAMENCO PARA PODERLO VIVIR…
    EN JERÉZ DE LA FRONTERA SI TUVE OPORTUNIDAD DE VER FLAMENCO Y MUY BUENO, PUES UNO DE MIS PRIMOS , PEPE MARÍN CARMONA, ME LLEVÓ A TABLAOS…ÉL TIENE SU PROGRAMA SEMANAL SOBRE FLAMENCO QUE SE LLAMA ” A COMPÁS “…BUENÍSIMO
    EN MÁLAGA HAY QUIEN SE INTERESA POR VOLVER A LAS RAÍCES, ES EL SR. EMI BONILLA Y TAMBIÉN PACO , QUE TIENE SU NEGOCIO “FLAMENKA”…
    MI OPINIÓN LA ENVÍO YA DESDE ARGENTINA… SOY CIUDADANA ESPAÑOLA Y QUIERO MUCHO A MI MÁLAGA…
    RESPÓNDEME…trinitajim@yahoo.com.ar
    CARIÑOS…TRINI…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.