Damocles1

La espadita de Sófocles

9 Nov

 

Decía el sábado pasado, en esta misma sección, que  era conveniente  ejercitarse en una actitud positiva ente la vida, ante la historia, ante las personas y ante nosotros mismos y que para ello no hay mejor receta que el sentido del humor.

Hoy es día de reflexión en España. Volvemos a las urnas mañana por haber resultado fallida la última legislatura. Unos por otros, la casa sin barrer. Y ya se acumula mucha suciedad dentro de la casa común. Los políticos tratan de sacudirse las responsabilidades y apuntan a los demás como principales culpables del fracaso.  Ahí está uno de los más importantes problemas de la acción política: el análisis riguroso de las causas.  Más que de forma rigurosa se manejan de forma interesada. Una cosa es describir lo que sucede y otra muy distinta explicar con rigor por qué sucede.

Hay muchas personas malhumoradas por  haber tenido que repetir las elecciones. Hay muchos ciudadanos que despotrican de los políticos y los descalifican de forma persistente, contundente y casi cruel. “Todos son lo mismo”. Lo cual quiere decir que todos son malos. No es cierto. No es sensato. No es justo. Porque ni todos son iguales ni todos son malos. Hace falta más sentido de la realidad.

Hace falta también más sentido del humor, a los políticos y sobre los políticos. ¿Quién pudo detectar ni una brizna de humor en el debate electoral? ¿Quién recoge algunos brotes de humor en el hemiciclo en las sesiones parlamentarias?  Ya sé que ni a  un lugar ni al otro se va a hacer bromas, pero el clima de crispación, de hostilidad y de agresividad no permite que nazca ni un gesto de amabilidad ni una sonrisa. Y las reacciones a los errores o a las equivocaciones son brusca, malhumoradas y humillantes.

Cuenta Jaime de Casabuberta en su libro ¡Despega!, del que hablé el sábado pasado en este mismo espacio,  una  anécdota que tiene lugar en un memorable e intenso debate  político en el seno del Congreso Nacional de Chile (Por cierto, qué horror. ¡Cómo está Chile! Con decenas de muertos). Se discutía acaloradamente una importante ley de la República. Parlamentarios de la izquierda pedían a gritos  la aprobación, mientras que la derecha  proclamaba su abierto rechazo. En cierto momento intervino un distinguido y culto  legislador derechista. Sus elocuentes y lapidarias palabras terminaron por sacar de sus casillas a los apasionados legisladores izquierdistas. Los ánimos se enardecían, el ambiente estaba para cortarlo con cuchillo. En medio de este tenso clima pidió la palabra el señor Mario Palestro. El inconfundible personaje de grandes bigotes, habló apasionadamente, fustigando con dureza la posición de la derecha. Al finalizar su encendido discurso y a modo de elegante y contundente cierre, levantó su brazo (seguramente el izquierdo) y apuntando el índice hacia el lugar donde se encontraba  la bancada de la derecha, con voz mesiánica y en tono profético dijo, “y si no aprueban esta ley, ¡penderá sobre vuestras cabezas la espada de Sófocles!”.

Como es fácil imaginar, se produjo un silencio sepulcral. Luego de un momento, el culto parlamentario de derechas, pidió nuevamente la palabra al presidente de la sala y dijo: señor presidente… Solo quiero aclararle al señor Palestro que la espada no es de Sófocles sino de Damocles.

Después de unos breves instantes, el aludido Palestro tomó el micrófono y dijo: ¡Así que Sófocles  no podía tener su espadita también!

Al terminar el relato, Jaime apostilla con tino: Palestro respondió con humor a la situación.

Podía haberse hundido en la miseria de su error, podría haberse encolerizado con su adversario que le había sometido a una humillación. Podía haberse callado sumiéndose en la vergüenza de su ignorancia o de su despiste. Pero no. Hizo una broma y estoy seguro que fue celebrada por todos los miembros del hemiciclo, tanto adversarios como afines.

En su libro “Humor y política”, Alfred Sauvy habla de una recepción en una embajada en Moscú en la que el propio Khuschev (entonces presidente de la URSS) contó esta anécdota con indudable sentido del humor: Un hombre en plena Plaza Roja comienza a gritar: ¡Khuschev está loco! ¡Khuschev está loco! Al momento llega la policía secreta y es detenido. En el juicio le caen tres meses por insultos al Jefe del Estado… y diez años por revelar un secreto de Estado.

No sé dónde leí esta otra historia de humor negro. Si mal no recuerdo fue en el libro “El sentido del humor”, de Ziv y Diem. Dos políticos ya muy mayores acuden a un cementerio para rendir homenaje a excombatientes fallecidos. Uno de ellos le dice al otro al pie de las tumbas:

– Dada la edad que tienes, ¿crees que te trae cuenta ir a casa?

Tengo delante un libro de Thomas Cathcart y Daniel Klein, dos filósofos estadounidenses, que lleva por título “Aristóteles y un armadillo van a la capital” y como subtítulo: “Las mentiras de los políticos analizadas con humor”.

En una de las viñetas se puede ver a tres políticos preparando un mitin en la sede de la campaña electoral. Uno de ellos se dirige a los otros dos y les dice:

– Es un buen discurso… solo hay un par de puntos  que necesitan un poco más de confusión.

La dedicatoria del libro te hace saborear de antemano todo lo que viene después. Dice así: “A la memoria de ese fabuloso humorista político de otra época, Will  Rogers, que dio en el clavo cuando dijo: No hay ningún secreto en ser humorista cuando tienes a todo el gobierno trabajando para ti”.

El libro consta de seis partes en las que los autores reflexionan de forma ingeniosa sobre las siguientes  formas de provocar confusión: confundir con la ambigüedad, confundir centrándose en lo personal, confundir con falacias informales, confundir mediante la creación de un universo alternativo, confundir mediante retorcidas falacias formales, confundir mediante (nuestras) mentiras…

Describen mentiras piadosas y justificaciones peregrinas. Un ejemplo de cada:

El vicepresidente Al Gore dijo en cierta ocasión que su madre  lo solía dormir  cantando cuando era bebé “Look for the Union Label” , una canción compuesta cuando Al Gore tenía 27 años. Al se puso  a tiro de la acusación de que su madre le seguía cantando nanas más allá de la edad apropiada.

Vean ahora lo que dijo el expresidente Ronald Regan el 4 de marzo de 1987 cuando los periodistas que habían seguido el caso hubieran demostrado que, en realidad, había intercambiado armas por rehenes: “Hace unos meses le dije al pueblo estadounidense que no cambiaría armas por rehenes. Mi corazón y mis mejores intenciones  aun me dicen que eso es verdad, pero los hechos y las pruebas me dicen que no”.  El 13 de noviembre de 1986, había dicho: “Nunca –repito, nunca- intercambiamos armas o cualquier otra cosa por rehenes, ni lo haremos nunca”.

En otra de las interesantes viñetas se ve al jefe de un partido pidiendo a un subalterno: “Este es el meollo de lo que quiero decir. Ahora busque unas estadísticas para probarlo”.

Sonriamos. No descarguemos sobre los políticos toda la rabia y toda la crispación que acumulamos en la vida. Ellos son como nosotros. Personas de carne y hueso. Y, aunque  a veces se nos muestren como prestidigitadores de la verdad, los necesitamos para gestionar lo público. La alternativa es horrible.  ¿Alguien se apunta a una dictadura? Vayamos a votar. Elijamos a los más valiosos, a los más honestos. Y luego exijamos coherencia, justicia y verdad. No nos preguntemos solo qué pueden hacer por nosotros. Preguntémonos qué podemos hacer para que mejoren. Y lo primero que tenemos que hacer, como exige nuestra responsabilidad cívica, es ir a votar.  Con una sonrisa como bandera.

22 thoughts on “La espadita de Sófocles

  1. Lo primero que quiero decir es que te agradezco , Miguel Ángel, que una vez más hayas conseguido que de mañana comience el día con un hartón de reír.
    Tengo que decir que me causó mucha pena la incapacidad de entenderse nuestros políticos para evitar estas elecciones, la reflexión de cada uno le dirá quién le da más confianza. Siempre voy a votar y voto al grupo que consideró más honesto y al que creo que mira más por la ciudadanía más necesitada. Huyo de aquellos que quieren arreglar las cosas imponiendo su único modo de ver, ignorando y no considerando a los que tienen otros enfoques.
    La sonrisa, el buen humor creo que son siempre más eficaces y superiores a sus contrarios. Los que conocemos a Miguel Ángel sabemos que de esto abunda.
    La vida sabemos que está llena de contradicciones, de frustraciones, de situaciones que nos hieren psicológicamente. La invitación de hoy a ver el lado positivo de las cosas, a tener sentido del humor y a ser más proclives a la sonrisa que al enfado, es, creo, la mejor forma de vivir.
    Da la impresión que mañana se va a votar según se piense sobre Cataluña. Como es día de reflexión diré que vivo en Cataluña en una población de setenta mil habitantes. No percibo enfrentamiento entre ciudadanos, cada uno piensa, dice lo que quiere y pone o no pone en su balcón la bandera que quiere, y todas son respetadas -siempre puede haber la excepción a la regla general- lo que utilizan algunos para elevarla a categoría.
    Como es día de reflexión,reflexionemos y votemos, alegres, con la cabeza.
    Saludos a todos.

    • Querido Joaquín:
      Siempre hay sensatez, bondad y compromiso en tus comentarios.
      Lo veo cada semana y lo compruebo en todos nuestros encuentros.
      Lo veo claramente en tu posición en el conflicto de Cataluña.
      En efecto, creo que esa será una piedra de toque para decantar el voto.
      Escribí hace años un artículo explicando en once o doce argumentos POR QUÉ VOTARÉ A LA IZQUIERDA. Perdió la izquierda. Y después escribí, en este mismo blog. POR QUÉ GANÓ LA DERECHA.
      Lo que veo preocupante es el previsible ascenso de VOX.
      Tenemos que ejercitar el deber y el derecho de participar en la política.
      No me gusta el ambiente crispado ni entre ciudadanos ni entre políticos.
      Un gran abrazo.
      Feliz día.
      Mañana viajaré a México.
      Y gracias.
      MÁS

  2. Carai, Miguel Ángel. ¡Veo que hay miedo! Esta vez no creo que, respecto a la imagen, Aureliano tenga mucho que objetar.

    Hablar contigo me resulta muy fácil (y agradable), pero ponerse a escribir lo que te digo ya requiere un montón de condicionantes que no siempre se me cumplen. Si me alargo, es un royo sin interés. Si no lo hago, no se entiende nada, Tengo que escoger algo puntual, cualquier cosa, lo que pasaba por mi cabeza en ese momento, como una conexión en directo en un telediario para hablar de un mitin.

    Cada silencio puede tener una explicación distinta.

    Me reclaman, soy un hambre perseguido, cuando pueda escaparme te sigo contando, lo que toque o no toque.

    Querido Aureliano, dale y no te cortes, es por su bien. (¿Nos lo vamos a pasar bien con los resultados de mañana o no? ¡Anda que tiene tela el asunto! España no, España está lejos de esos países europeos, se decía. ¡Ya! Ya veremos. Espero que mis pensamientos no se cumplan.)

    Viva siempre el humor bien entendido.

    • Querido José Antonio:
      Efectivamente, cada silencio puede tener detrás una causa diferente. Una cosa esxla falta de tiempo, otra la falta de salud, pero también ser que no nos haya interesado nada el tema o el enfoque…
      De todoa modos, yo prefiero la crítica adversa al silencio cuando no tengo firma de descifrar su causa.
      Ya he votado. Voto a la izquierda y he explicado muchas veces los motivos.
      Resulta difícil comprender el ascenso de Vox. Lanzan mensajes demagógicos que lkegan con fuerza. Los de Vox prestidigitadores de la verdad. Hay que descubrir esos juegos malabares.
      Seguimos al hilo.
      Un abrazo y gracias.
      MAS

  3. QUERIDO MIGUEL-ÁNGEL:
    Un saludo cordialísimo y muy afectuoso para Carla y Lourdes, para ti y para tus lectores y lectoras.
    Los temas y las tesis defendidas en el artículo que hoy nos regalas son muy oportunos: la política (abordada desde varias dimensiones) y el sentido del humor. Respecto a la política (que es asunto de los que la ejercen y de todos nosotros), recuerdo el precioso artículo tuyo “En defensa de la clase política”. Es evidente la descalificación y estigmatización que sufren los políticos en virtud de un mecanismo irracional de generalización: pagan los políticos ejemplares (los hay) por unos pocos (por suerte) políticos corruptos. No es justo. Tú, muchos lectores y lectoras, y servidor conocemos políticos que se dedican abnegadamente a este noble ejercicio de servicio a los demás. Todos y todas tenemos nuestra parte de responsabilidad. Es un derecho (y tal vez un “deber”) votar con sentido, criterio, conciencia y conocimiento. Nada mejor que estar formados e informados (contrastando los programas políticos, la trayectoria y honradez de los candidatos). Hablaba el gran dramaturgo barroco Lope de Vega de la cólera de los españoles. Tal vez muchos españoles voten mañana apasionadamente, llevados por el empuje de lo visceral, del puntual impacto que le ha producido el discurso demagógico de un candidato. No olvidemos que Hitler fue elegido democráticamente. Ojalá que forjemos una España llena de oportunidades para nosotros y para las nuevas generaciones: supondría un gran legado para los niños y los jóvenes, que son el futuro del mañana, no el futuro sin futuro.
    ¡Feliz fin de semana y feliz día de elecciones!

    • Querido Carlos:
      Estupendo comentario, bien pensado y bien escrito, como siempre.
      Recuerdo aquel artículo y, en cierto modo, he vuelto a llamar la atención sobre ese peligroso y antidemocrático ejercicio de generalización, tan injusto como falto de rigor.
      Ojalá que esa prestidigitación que algunos políticos hacen en algunas ocasiones sobre la verdad, sea detectado por el rigor de los análisis de los electores y las electoras.
      Ojalá que la participación sea alta y que los votos se emitan desde el buen funcionamiento de la cabeza y no desde la irracionalidad de las vísceras.
      Un gran abrazo antes de viajar a México (lo haré mañana a las 9.20)
      Gracias por tus certeras palabras.
      MÁS

  4. Querido Maestro!
    Sin ninguna duda, el deber me llama y mañana,con mi mejor sonrisa, iré a ejercer mi derecho a votar.
    Lo haré dispuesta a que los politicos actúen con justicia y dignidad de lo que el pueblo decida con su voto.
    Basta ya de tantas falacias!
    El pueblo no es ignorante y sabe muy bien lo que le hace falta al país.
    Decisión, credibilidad, ilusión, honestidad, justicia, educación, fiabilidad…..
    Y sobre todo tomarse las cosas con un sentido de humor, armonioso y pleno.
    Como se toman las cosas importantes de la vida.
    Y no con la fatalidad del engaño, la pelea , la manipulación y la sin razón.
    Mañana se abrirán de nuevos las urnas para que la gente vote a la cordura la paz, el bienestar personal y social.
    Así sea!
    Es lo que deseamos todos los españoles!
    Espero que las urnas se llenen de esperanzas!
    Hasta la próxima me despido con la hermosa idea de un mejor mañana.
    Saludos a todos!

    • Querida Loly:
      Te contesto ya a mediodía del domingo.
      Al parecerse está votando con toda normalidad en todo el país. Había preocupación por lo que podría sucederán Cataluña ante algunos anuncios de los CDR.
      Ojalá que la participación sea alta (¿no nos acordamos de cuando no podíamos votar?) y que las ciudadanía ejerza el derecho y el deber del voto con responsabilidad.
      Las urnas son la cuna y no el ataúd de la democracia. Por eso, después de votar, hay que seguir participando en la vida política.
      Besos y gracias.
      MÁS

  5. Bueno, pues yo también he ido a votar. Sé que había dicho que no lo haría, que no quería repetirme, pero me han obligado a hacerlo. Si todos y todas hacen lo que yo, se van a encontrar en el punto inicial.

    No soy ni anti política ni anti políticos, pero contento no me tienen, los “míos “tampoco. Pero no podía eludir mi responsabilidad y dejar que otros voten por mí. Así me es más entretenido el carrusel político o electoral que me voy a tragar esta tarde-noche.

    El haber leído esta entrevista a este viejo conocido me ha recordado quién soy y qué debo hacer, por lo menos colaborar empujando en esa dirección.

    HENRY GIROUX.:

    (Sociedades autoritarias). “Las hay de muchos tipos, pero creo que hoy en día lo que vemos son dos cosas. La primera es el colapso de las democracias liberales, por haber pasado a ser sociedades de la riqueza y del poder, de la descapitalización de los bienes públicos, todas estas fuerzas empujan a la sociedad a ser mucho más represiva, más preocupada en el control de la población que en la resolución de problemas. Y, en segundo lugar, estamos viendo el surgimiento de sociedades que básicamente cambian seguridad por libertad. Os daremos seguridad pero no podrá haber libertad. Hablo de la aparición de lo que llamamos democracias en Hungría, Turquía, India, Polonia… En estos países vemos el surgimiento de movimientos sociales de derechas que usan un lenguaje de pureza racial porque básicamente son neonazis disfrazados. Y, cómo no decirlo, en Estados Unidos tenemos un presidente que odia la educación. De hecho, llegó a decir que quería a los ignorantes (uneducated).”

    ¿No cree que en el mundo occidental hay mucha gente que protesta y que, por tanto, se considera muy crítica con el sistema, pero que al mismo tiempo no tiene la más mínima conciencia de que vive en la parte del mundo privilegiada?

    “La crítica puede servir para la mejora de la humanidad o para tus intereses particulares; claro que se puede ser crítico con algunas cosas y al mismo tiempo muy reaccionario. Porque no eres o no quieres ser consciente de que tus privilegios están basados en la explotación de otra gente. Esto ocurre cuando no puedes entender hasta qué punto está mal repartida la riqueza en este mundo. ¡Hay tres personas que poseen la misma riqueza que la mitad de la población mundial! Este tipo de problemas atraviesan las fronteras nacionales. Aquí hay tres temas: primero, que la gente tiende a pensar en ella misma ante todo; en segundo lugar, que no se da cuenta que el Estado ya no les protegerá más, porque los virus no entienden de fronteras, como tampoco lo haría una guerra nuclear; y en tercer lugar, su crítica contribuye al problema porque lleva a la gente a creer en una justicia propia, basada en una especie de pureza política que en realidad es sólo reaccionaria.”

    “Cuando te defines como un contribuyente y no como un ciudadano, como resultado de la especialización en la que te encuentras, y rechazas considerarte ciudadano, es aquí donde acabas yendo. Te acabas definiendo sólo por tus intereses y dejas de ser un ciudadano para convertirte en un enemigo de la democracia.”

    “El fascismo no ha muerto nunca, sino que se esconde entre las sombras. Si crees que el fascismo está muerto en realidad te pasan dos cosas: que te conviertes en su cómplice, y que no puedes aprender de la Historia, has dejado de tener una relación crítica con la Historia. Y eso sí es un peligro.”

    Esto ocurre en EEUU, pero somos muy de copiar de quien no debemos. O sea, que lo mismo que llegó Halloween, los problemas de autoridad que existen podrían intentar solucionarlos en esta dirección:

    “Las escuelas se han militarizado. Hay más policía, más medidas de seguridad y se podría ir aún más lejos con la excusa de la violencia que hemos visto en las escuelas en los últimos diez años, desde Colombine. En las escuelas se ha dejado de lado el aprendizaje crítico porque lo importante son las medidas de seguridad. Hay un boom del sector de la seguridad, las escuelas están generando un negocio de millones de dólares para las empresas que fabrican detectores de metales e instalan circuitos internos de televisión. Mientras los directores invierten miles de dólares en cámaras recortan los salarios de los maestros y atacan a los sindicatos de docentes. Todo ello, en el nombre de la seguridad. Por eso las escuelas terminan siendo moldeadas a imagen de las cárceles. Es lo que yo llamo el castigo de la prisión (prison punishment creep), estamos haciendo la mudanza de la prisión en la escuela.”

    Aquí dejo la entrevista entera, por si a alguien le interesa. Yo me la tomo en serio, pero sé que hay maestros y maestras que estas ideas les hacen partirse de risa.
    https://eldiariodelaeducacion.com/blog/2019/11/08/los-maestros-son-una-amenaza-porque-ensenan-a-hacer-preguntas/

    Por cierto Miguel Ángel, ¿has visto qué pelo tiene el amigo Henry? Igualito que el Hno Esteban en sus tiempos.

    Buen viaje, y como te dice tu hija, regresa entero y erguido, aunque sea felizmente cansado.

    (Espero que Aureliano esté bien, que seguro que sí. Por su culpa, he tenido que buscar de quién era ese cuadro que utilizas y leerme de nuevo sus artículos sobre la espada de Damocles).

    • Querido José Antonio:
      No me extraña que leas y que valores a Henry Giroux. Lo trajimos a Málaga, a la Facultad de Educación.
      A mi gustan sus obras en general pero, en particular, “Los profesores como intelectuales”.
      Yo también lo he dicho muchas veces: la escuela tiene que formar no súbditos, no clientes sino ciudadanos y ciudadanas. Ahí está la clave.
      Cuando vino a Málaga ya tenía esa espléndida melena.
      La historia de la espada de Damocles ha dado origen a muchas ilustraciones.Al final, me he decantado por ésta, aunque la espada se ve solamente a medias. Esa espada pendía de un hilo.
      Gracias por el enlace.Nos hará bien leer la entrevista.
      Creo que has hecho bien en acudir a las urnas. Hay decepción y una cierta agresividad pero eso no nos debe impedir cumplir con uno de nuestros deberes democráticos.
      Ya estoy con la maleta, aunque tardo 5 minutos en prepararla.
      Un gran abrazo.
      MÁS

  6. Amigo José Antonio: Quisiera felicitarte porque tu tierra ha dejado fuera el Partido del Odio. Esto es un orgullo que bien podría expresarse con una frase: “Galicia libre de nuevos fascismos”.

    Y, sin ningún tipo de problemas, empleo este término de fascismo en la línea del gran Henry Giroux, tal como lo manifiesta en su último artículo, ‘Terrorismo pedagógico y esperanza en tiempos de políticas fascistas’, que ha sido traducido al castellano y publicado en el número de noviembre de El Viejo Topo, revista de la que, por cierto, tengo todos los ejemplares desde que salió en 1977.

    Un abrazo y gracias por leerme en Azagala.

    • Querido Aureliano.

      Como siempre, gracias a ti. Este, al igual que tú, es muy amigo de Trump. Me encanta leer lo que dice (Henry Giroux), y , sin moverme, no paro de asentir como ese perrito que iba en los coches moviendo la cabeza sin parar. Yo lo hago a cada línea que leo. Y es que nos viene muy al pelo en estos días, y ya antes, pero en estos días más.

      Yo animo a buscar y leer el artículo. Un par de pinceladas para nuestra actualidad:

      “En una época de aislamiento social, exceso de información, de cultura de lo inmediato, de exceso de consumo y de violencia desmesurada, es de crucial importancia tomarse en serio la noción de que UNA DEMOCRACIA NO PUEDE EXISTIR NI SER DEFENDIDA SIN QUE HAYA CIUDADANOS INFORMADOS Y COMPROMETIDOS CRÍTICAMENTE.”

      “SIN ESPERANZA, incluso en los tiempos más nefastos, no hay posibilidad para la resistencia, el desacuerdo y la lucha. La acción es la condición de la lucha y la esperanza es la condición de la acción. La esperanza expande el espacio de lo posible y llega a ser una forma de reconocer y nombrar la naturaleza incompleta del presente.”

      Un abrazo, Aureliano. Por cierto, tenéis muchos castillos en tu pueblo.

      (Miguel Ángel, te juro que pienso hablar del humor. Ahora que lo pienso. Yo creo que sin ese humor que tú nos describes, sin esa actitud (positiva) ante la realidad, no podríamos tener esa esperanza de la que nos habla Giroux, y nos hablas tú cientos de veces, esa búsqueda de la utopía y ese amor hacia dentro y hacia afuera.
      Que usted lo trabaje bien)

      • Querido José Antonio.
        Hace muchos años que sigo a Giroux y a otros exponentes de la pedagogía crítica. Aunque yo siempre he dicho que pedagogía crítica es una redundancia porque para mí no hay verdadera pedagogía si no es pedagogía crítica. Como te dije invitamos a Giroux a la Facultad y mantuvimos con él conversaciones apasionantes.
        El artículo que nos ha propuesto Aureliano (traducido en el Viejo Topo) lo he citado ampliamente en un libro que estoy preparando que se titulará Para qué servimos los pedagogos (dentro de una colección que está haciendo La Catarata y que ya lleva siete: Para qué servimos los jueces, los arquitectos, los filósofos, los geólogos, los periodistas, los sindicatos, los maestros…
        El artículo de Giroux es hoy especialmente oportuno.
        Un gran abrazo desde México.
        Gracias.
        MÁS

    • Querido Aureliano:
      Aunque tu comentario va dirigido a José Antonio no quiero dejar de agradecer que te hayas hecho eco del excelente y oportuno artículo de Henry Giroux publicado en el Viejo Topo.
      Lo conocía y lo había citado largamente en un libro que estoy preparando y que se titulará PARA QUÉ SERVIMOS LOS PEDAGOGOS, aunque digo en el Prólogo que deberían titularse los libros de la colección PARA QUÉ DEBERÍAMOS SRVIR LOS…
      Dado el resultado de nuestras elecciones el artículo debería ser de obligada lectura.
      Gracias, pues, por traerlo a la consideración de los lectores y lectoras del blog.
      Saludos.
      MÁS

  7. Estimado Maestro
    Gracias por incluir nuevamente un comentario de mi libro ” DESPEGA ! ”
    Quisiera tomar la oportunidad para hacer una síntesis de los 6 pasos previos que permiten alcanzar el estado de conciencia del humor :
    1 – Excelencia : ésto es hacer lo mejor posible con los recursos que se tienen disponible. Es decir entrar en acción,mover la energía.
    2- Honestidad : Expresar lo que auténticamente pensamos y sentimos de acuerdo a lo que percibimos . Conservar nuestra integridad
    3-Apertura : Ser flexible
    4-Responsabilidad : Hacernos cargo
    5-Sostener creencias positivas : Buscar salidas
    6-Aceptación : Ser realista , reconocer las fortalezas y debilidades del ser humano
    Agrego que soy chileno de origen catalán , estoy informado de lo que ocurre en España ,procuro aportar, a través de mi programa de radio , a la pacificación de los ánimos en mi país y a la construcción de un nuevo Chile ( con mi pequeña espadita… )

    • Querido Jaime:
      Me alegra saber que has leído también el artículo de este sábado en el que incluyo tu magnífica anécdota.
      Los resultados de nuestras elecciones, a mi juicio, han sido inquietantes. Me ha sorprendido, alarmado y entristecido el ascenso de Vox, una fuerza que se proclama machista, xenófoba, homófona y seguidora del execrable dictador. El tufo franquista de Vox me resulta in-so-por-ta-ble. Por su ascenso me ha parecido un desastre. Eso supone que hay muchos electores que se suman a ese ideario tan simplista como detestable.
      Fue horrible que en el debate de los cinco líderes, Santiago Abascal desplegase todo su ideario sin que los otros cuatro le rebatieran de manera contundente.
      Sigo también la evolución de los acontecimientos en Chile.
      Hoy lo hago desde México, donde estoy para pronunciar unas conferencias en Guadalajara.
      Gracias por certero resumen. Aunque no tan bien como lo haces tú, yo debería haber dicho algo de los pasos anteriores al 7. Pero ya sabes cómo funciona el espacio de estas columnas periodísticas.
      Un gran abrazo.
      MÁS

  8. Hemos ido a votar y, cuando se ha hecho recuento de los votos, nos hemos encontrado con resultados esperados y otros no tanto.
    No es fácil interpretar cómo se ha producido este tipo de movimientos.
    – Castigo a la falta de acuerdos.
    – Expectativas ante nuevas alianzas
    – Indiferencia hacia cualquier resultado.
    Yo me he llevado un sorpresón con los resultados de Ciudadanos y de Vox, aunque parece que el trasvase ha sido claro.
    Creo que ahora ya no es ni imaginable un nuevo proceso electoral.
    Saludos y gracias.

    • Querida María:
      El análisis es siempre complejo. La comprobación está ahí. No es difícil. Basta contar. El problema está en la explicación. ¿Por qué ha pasado todo esto? ¿Cómo justificar con análisis el nuevo mapa?
      A mí me resulta difícil de entender el ascenso espectacular de Vox. Porque no veo que traiga soluciones sino problemas.
      No me explico el mecanismo intelectual que lleva a los votantes a pensar que los problemas del sexismo, de la inmigración, de la convivencia… se solucionan con esas tesis.
      Tengo que dejarte.
      Me llaman para embarcar desde DF a Guadalajara.
      Seguiremos debatiendo.
      Besos y gracias.
      MÁS

  9. Los resultados de las elecciones tienen mucha tela que cortar. Que haya subido tanto la derecha y la ultraderecha ha sido una tragedia para mí.
    No pensaba que Vox fuera a obtener este éxito inmerecido porque no han hecho más que sembrar xenofobia, homofobia y odio.
    Espero que la realidad les vaya bajando los humos.
    Saludos.

    • Querida Maribel:
      A mí también me ha resultado inquietante la subida de Vox. Porque me parecen que sus argumentos no tienen mucha consistencia. Están llenos de trampas.
      Lo que me sorprende es que tantos votantes se apunten a esas tesis tan tramposas.
      Decir que los inmigrantes vienen a quitarnos el trabajo y a recibir la sanidad quitándoselas a los españoles es una solemne simplificación y, por consiguiente, una mentira.
      Y el tufillo franquista resulta tan repugnase que no sé cómo hay alguien que no lo detecte.
      A ver si se forma un gobierno progresista de una vez y empieza a moverse todo en la buena dirección.
      Al PP hay que recordarle que no se puede confundir la comprobación con la atribución de la causa a quien se desee.
      Si existe una crisis, ¿no tiene influencia esa crisis en los datos económicos? ¿Son solo consecuencia de la política de izquierdas?
      Besos y gracias por leer y escribir.
      MÁS

  10. Casi siempre, en estas ocasiones, las miradas y los análisis se van a la clase política. Qué dicen, qué hacen, cómo negocian, qué negocian, que se sabe de lo que hacen, cómo contradicen posiciones anteriores…
    A mí no me parece mal que los políticos sean juzgados con severidad por los ciudadanos .Porque esa es una parte de la exigencia democrática. Los votamos para que hagan lo que les pedimos y exigimos. Ellos no son los amos sino los “siervos” de la ciudadanía. En una democracia ellos son los servidores del pueblo.No es el pueblo quien les tiene que servir.
    Pero tambo´n veo necesario que los ciudadanos pensemos en lo que tenemos que hacer para tener una clase política digna y lo que tenemos que hacer para construir una sociedad justa.
    Tenemos que analizar lo que debemos hacer al emitir un voto y, después, los compromisos que tenemos como ciudadanos para que todo vaya mejor.
    Muchas glaucas.,

    • Estimado Javier:
      La relación ciudadanía-política me parece esencial en una democracia.
      Y esa relación no tiene lugar solamente en período de elecciones. Ni para unos ni para otros. Cuando los políticos se muestran más cercanos a los ciudadanos es en tiempo de elección. Visitan lugares que luego nunca pisarán, se acercan a los problemas, hacen promesas, adulan a los ciudadanos y a las ciudadanas.
      Y también los ciudadanos se muestran más atentos a los mensajes y a las promesas. ¿Hay quien da más?
      Hay exigencias que, sin embargo, se mantienen en el tiempo, una vez pasado el momento de votar. No acaban entonces las exigencias democráticas. Hay que seguir participando: Observando, leyendo, informándose, analizando, actuando, comprometiéndose.
      Cuando regrese de México acudiré a dos ciudadanos de Levante para participar en jornadas de formación organizadas por los respectivos Ayuntamiento. El título que he elegido para las conferencias es el siguiente: QUE MI CIUDAD SEA MEJOR PORQUE YO ESTOY VIVIENDO EN ELLA.
      Ahora tenemos que estar pendientes de los pactos, de las alianzas, de las abstenciones, de las diversas estrategias que nos lleven a la estabilidad. Y no ser ingenuos en los análisis porque acechan muchas trampas.
      Un cordial saludo y gracias por leerme y por escribir.
      MÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.