Si no lo veo, no lo creo

26 Nov

Se han producido recientemente tres votaciones en el mundo cuyo resultado me ha producido estupor y desconcierto: el Brexit, el plebiscito colombiano sobre el acuerdo de paz y la elección a la presidencia de los Estados Unidos. Cada una de ellas tenía un contenido diferente  pero en todas ha ganado la opción, a mi juicio, más negativa. También la más inesperada. Curiosamente, en las tres, los sondeos previos resultaron un completo fiasco. ¿Por qué ha sucedido esto? ¿No es mucha coincidencia para que todo sea fruto del azar?

Y la escuela tiene que estar al frente de la construcción de la paz.

Tengo que confesar que la más inquietante para mí, la más sorprendente, la más inexplicable, fue la negativa de los votantes colombianos al acuerdo de paz firmado por el Gobierno y las FARC. ¿Cómo puede preferir alguien la guerra a la paz?

Estuve en Colombia (Pereira) antes del plebiscito y he vuelto al país (Medellín y Bogotá) después del resultado. He tratado de explorar los motivos del no porque no alcanzo a descubrir qué puede hacer preferir la guerra a la paz. Algunos me han explicado que no han dicho NO, sino ASÍ NO. Pero la conclusión del ASÍ NO es el NO. Es decir, el deseo de que siga la guerra, de que no haya paz.

Ya sé que la paz no es solo la ausencia de conflicto. Ya sé que la paz es justicia, solidaridad, libertad, equidad, ausencia de diferencias injustas y de discriminaciones crueles. Pero la guerra destruye todas las posibilidades de tener una sociedad habitable.

Me cuesta responder a tres preguntas que, casi de forma obsesiva, me asaltan ante este hecho. La primera se refiere a la abstención. ¿Cómo puede no ir a votar en un asunto tan importante un porcentaje superior al cincuenta por ciento? Porque aquí no cabe esa manida e injusta afirmación de que todos los políticos son malos y de que todos son iguales. ¿Cómo puede alguien pensar o decir que esa cuestión no le incumbe? La segunda tiene que ver con los argumentos para el no. Porque no encuentro ninguno. Ninguno de peso, quiero decir. O del suficiente peso. La tercera se refiere a la formación que han recibido los votantes, al papel que ha desempeñado la escuela en su formación. ¿Para qué les ha servido la escuela a los votantes del no?

Me preocupó conocer, en respuesta a mis preguntas, que el conflicto nunca haya estado en el curriculum escolar, que nunca haya sido objeto de análisis, de reflexión, de  estudio. La escuela ha vivido de espaldas al conflicto,. Como si no existiera. O como si existiera de forma inevitable, por designio de los dioses o del destino.

Probablemente no fueran los mejores acuerdos imaginables, pero eran acuerdos. Quizá no permitieran estar a todos completamente satisfechas, pero permitían que la mayor parte del pueblo estuviera algo satisfecha. Una vez celebrado el plebiscito con el resultado que todos conocemos, se reanudaron las negociaciones para incorporar  las objeciones de los partidarios del no. De 57 se tuvieron en cuenta 56, según manifestaba en su portaba hace unos días el periódico ABC de Madrid. Aún así, el expresidente Uribe, que encabeza la oposición a los acuerdos,  sigue diciendo que no. ¿Cómo es posible?

El acuerdo no es el final del camino sino el comienzo de una nueva era construida sobre los cimientos de la reconciliación, sobre la superación del odio y el dolor.

Días antes del plebiscito, envié a la Asociación de Directivos Escolares del país

ue me inquieta es lo hay debajo y encima del no. LO que eso significa para sibilidadesino ASla elecciido pero de parecido ndiun Manifiesto en el que instaba a decir SÍ apoyándome en doce razones que expongo a continuación.

1. Porque es preciso poner fin a 52 años de horror, de muerte, de asesinatos, de falsos positivos, de violaciones, de secuestros, de destrucción, de odio, de crueldad, de precariedad de presupuestos destinados a la educación… Hay que poner fin a esta sinrazón que es la guerra, por mucho  diminutivo que se le quiera poner.

  1. Porque la alternativa, el decir NO, es volver a la selva, a los tiros, a las armas, a  la muerte, al dolor, a los secuestros, a la inseguridad, a la noche del odio y de la violencia.
  2. Porque no se pueden tirar por la borda tantos esfuerzos, tantas horas de negociación, tantos viajes, tantos estudios, tantas reuniones por alcanzar la PAZ, tantas ilusiones por un futuro mejor…
  3. Porque será toda una lección decirles a nuestros hijos  e hijas y nietos y nietas que lo que no consiguieron las armas lo consiguió la palabra, que lo que no se pudo alcanzar en el campo de batalla, se consiguió en las mesas de negociación.
  4. Porque nadie tiene más amor y más cercanía con las víctimas que aquellos que aceptan y aquellos que deciden con su voto que no haya ninguna víctima más. El SÍ no es una traición a las víctimas sino la solidaridad con ellas de quien desea que no haya ni una sola víctima más.
  5. Porque hay más dignidad en el perdón que en la venganza, más grandeza en el abrazo que en las balas, más cordura en el generosidad que en la revancha… No hay mayor homenaje a quienes han muerto y han sufrido que elevar sobre sus cenizas y su sangre un país justo, digno y hermoso.
  6. Porque es hora de demostrar a los pesimistas que es posible la esperanza, que aun es posible la alegría, que puede llegar la PAZ. Es cierto que los optimistas ven algunas veces una luz donde no existe pero, ¿por qué los pesimistas quieren apagarla con tanta rapidez y empeño?
  7. Porque buscar la paz es una exigencia moral, una obligación democrática, un deber ciudadano. Luchar y alcanzar la PAZ es un compromiso ético al que todos y todas estamos llamados.
  8. Porque hay que construir una nueva PAZ después del acuerdo.  PAZ no es la mera ausencia de conflicto armado. Esa nueva paz ha de asentarse en la educación. Si la guerra nace en la mente y en el corazón de las personas, es en la mente y en el corazón donde han de construirse los baluartes de la paz. La historia de la humanidad es una larga carrera entre la educación y la catástrofe.
  9. Porque no se puede situar a los niños y a las niñas en un escenario de guerra, mientras se les habla de PAZ y valores en la escuela y en la familia. No se les puede hablar de un mundo mejor cuando ven cada día espectáculos cercanos cargados de horrores. Hace falta un pueblo entero para educar a un niño, a una niña.
  10. Porque el país tiene que mirar esperanzado hacia adelante, construir una nueva historia que se asiente en la igualdad, en la libertad, en la solidaridad, en la justicia. Y para ello tiene que cesar el terror. No hay causa que justifique el precio de una vida.
  11. Porque hay que abrir las puertas a quienes desean incorporarse a la vida pública participando democráticamente en las instituciones.  La fortaleza de la democracia se muestra en la inclusión, no en el destierro, en la apertura, no en la clausura.  La democracia tiene que saber decir: Ninguna herida es un destino.

Pero ganaron, por poco margen es cierto, los partidarios del no. Si no lo veo, no lo creo. Al parecer no habrá otro plebiscito. Los nuevos acuerdos, firmados anteayer, serán llevados al Congreso para ser sometidos a la aprobación de los representantes del pueblo.

Lo que me inquieta es lo que hay debajo del no. Lo que eso significa para reconstruir la paz. Porque quienes tienen que hacer la tarea no son solo los firmantes del acuerdo. La tienen que hacer los ciudadanos y ciudadanas de Colombia. Y la escuela tiene que estar al frente de la construcción de la paz.

32 thoughts on “Si no lo veo, no lo creo

  1. Nos es extraño que no se haya querido la Paz, pero en este mundo mundial, no estamos para tirar cohetes. A lo sumo estamos rodeado de una fiesta bastante macabra, porque las balas parecen más rentables que los cohetes, el conflicto es más llevadero para los que lo entienden que la fiesta. Aquí, en nuestro mundo, se ignoran las palabras de Machado sobre la verdad. Hay gente que solo quiere su paz y no va a buscarla con los demás. Parecen decir que las medallas me las pongo yo o no me vale el trabajo de los demás. No hay que salir de nuestra celtíbera nación para entender esto. Aquí se está conviviendo todavía con la reticencia de una no fuerte paz, porque se nos llevan los demonios de los integrismos de andar por casa y no de la decencia de tirarse a la calle y proclamar que la paz es para todos y de todos, igual que la escuela pública.
    En cuanto a lo que se refiere al dichoso referéndum de Colombia hay sus aliados de la intransigencia. Un amigo nos ha comentado que en Iberoamérica hay una rama de los evangélicos que están cultivando un mesianismo de corte USA y que tiene mucho poder en las entrañas del personal. No hay nada más que ver el vuelco y la manipulación que han estado recientemente presente tanto en Argentina como en Brasil. El Tío Sam no ceja, no perdona y si no, no hay más que repasar las declaraciones de la Clinton que han salido a la luz, porque es así de suficiente esta señora. Obama ha hecho dejación de su Premio Nobel de la Paz y ha dejado hacer a esta señora y ya vemos cómo la Paz Americana(del Norte) aprieta por todos sitios, desde América hasta la llamada primavera árabe y todo en manos del sionismo internacional.
    Si a esto se une la desafección de Uribe por la democracia que a duras penas quiere salir de este conflicto más los acólitos evangélico del Tío Sam que son millones, nos queda poco margen para ver lo que no nos podemos creer.
    Ya decía algo Unamuno: “Fe no es creer en lo que no se ve, sino ver lo que de ninguna manera podemos creer.
    Todavía queda mucha gente que ni vive ni deja vivir y todo porque la escuela es muy poco creativa y crítica y demasiado memorista y seguidista. Ya sabemos que el poder se resiste en todos los ámbitos.

    • Estimado josem:
      Gracias por tu interesante comentario. Y, antes del comentario, por leer lo escrito este sábado. Yo también te leo con asiduidad.
      He sabido que ha habido muchas mentiras y muchas manipulaciones para instar al no. “Os vais a quedar sin ayudad porque se van a entregar a los terroristas”, “van a darles todo lo vuestro”,,, Por eso hago referencia a la educación. Por eso me preocupa la credulidad de la gente. Y por eso hago referencia a la educación y a la escuela.
      También que hay mucho escepticismo. Me decía un taxista que ellos no creían en lo que yo decía de que el dinero destinado a la guerra se por´ria dedicarm a la educación, a la sanidad, a las pensiones, a hacer carreteras… Él pensaba que ese dinero se lo quedarían los poderosos, que no sería para el pueblo.
      He comprobado también la antipatía que suscita el presidente, al que los partidarios del no califican de “traidor”…
      NO ha sido fácil para mí digerir la derrota del sí.
      Visitando un colegio en Pereira, poco antes del plebiscito, le decía a un grupo de niños/as de 12 años que era muy importante el momento que estaba atravesando Colombia, que ya sabían que se estaban formando unos acuerdos de paz., Dos niñas levantaron la mano y dijeron:
      – Nosotras no estamos de acuerdo…
      No quise perguntar. En la misma clase puede estar una hija de un guerrillero y de un militar…
      Me sorprendió escuchar al Director que me acompañaba que una de las niñas era la mas inteligente de la clase…
      Sé también que hay intereses para que la guerra continúe.
      Lo que me ha sorprendido es que el pueblo llano haya dicho que no después de todo lo que han vivido.
      Y, como decía, me ha sorprendido la abstención. Otro fruto de la falta de formación. Otro taxista me dijo que no había ido a votar porque no había tenido tiempo. Se sonrió cuando le dije:
      – ¿A qué vas a tener tiempo para ver hoy el partido entre Argentina y Colombia?
      Todo es muy preocupante. Y la escuela no puede mirar para otro lado.
      Un abrazo.
      MAS

  2. Buenos días familia del Adarve.

    Soy optimista. No podemos permitirnos ser de otra forma. Lo digo para que no os lleve a engaño lo que escribo a continuación.

    Intención, ser breve. Lo que me lleva a poner cuatro ideas sin ánimo de demasiadas explicaciones. Hablarlo es más fácil y rápido que escribirlo.

    Solo fijándome lo que está pasando en el último mes a nivel mundial, me lleva a pensar que no es que tengamos que volver a la selva, es que nunca hemos salido de ella.

    Si nos alejamos la suficiente distancia como para contemplar nuestro planeta en su totalidad, qué vemos, a quién vemos.

    Nuestra especie es una más del planeta. Lucha por ser el rey de la selva en la que vive. Y su vida la rigen las mismas leyes que rigen la vida de las otras especies. Lucha, como manada, contra sus depredadores. Pero la pelea más encarnizada la tiene dentro de su misma especie.

    Cuando pequeñito, nos enseñaron que el hombre era un animal racional. Debe ser esa razón la que lo convierte en el más peligroso de la selva. Animal en evolución, lenta evolución, como bien apuntaba alguien por estos lares.

    Somos puro instinto. Tenemos las mismas necesidades que las demás especies del planeta. No nos dejemos engañar porque estén muchas de ellas cubiertas por un baño de civilización, de sofisticación. Los objetivos son los mismos. Poder. Dominio. Perpetuación. Llenar la barriga.

    ¿Cuántos machos alfa tiene esta selva? ¿Cuántos territorios? Todavía no nos hemos bajado del árbol. Proceso lento. ¿Quiénes son los candidatos a ocupar el lugar del rey de la selva, de cualquier territorio de ésta en donde viva un clan? (Piénsese en un animal individual en su clan, o en un clan sobre otros).

    Es la selva. Vale todo (matar, mentir, traicionar, abusar, esclavizar,destruir ). (Y cuanto más, mejor).

    No os quepa duda, soy optimista. Si no lo fuese, consideraría una pérdida de tiempo, por mi parte, escribir estas palabras. Que sean más o menos afortunadas o ciertas es otro cantar. Pero lo que estoy viendo desde hace unos años, y más en estos días en España, es que parece que, en vez de movernos hacia adelante, aunque fuese muy poquito a poquito, nos movemos a toda prisa hacia tiempos pasados. O quizás no había pasado nada y estábamos equivocados, fruto de nuestro positivismo.

    Buen fin de semana (y más), un bico.

    • Querido José Antonio:
      Inquietante tu reflexión sobre la selva.
      A mi me preocupa que, con nuestra inteligencia se seres humano y con nuestra capacidad de ser responsables, optemos por darle prioridad a los instintos. Porque eso nos lleva a construir un mundo injusto e insolidario, nos lleva a hacer una selva más sofisticada que la de los animales irracionales. Porque entre ellos, solo el más fuerte destruye al más débil, pero entre nosotros (si ponemos el conocimiento al servicio de la selva) el mas listo destruirá al más torpe. Por eso me preocupa tanto la educación. Por eso me preocupa tanto la escuela.
      Lo que ha pasado en Colombia pone contra las cuerdas a las instituciones educativas que, después de 52 años de conflicto, no han sacado de las aulas generaciones de personas inteligentes y solidarias.
      Un cordial saludo.
      MAS

  3. Artículo para pensar lo que está pasando en el mundo, en algunas sociedades en especial.
    A mí también me sorprendió el resultado del plebiscito, no solo porque los sondeos daban por ganadores a quienes defendían el sí, sino por el contenido de la pregunta. ¿Quiere usted la paz? Esa pregunta solo tiene una respuesta: Sí. Yo diría que a cualquier precio, aunque parezca exagerado.
    Quizás algunos votaron no porque pensaron que no se iban a respetar los acuerdos por parte de los terroristas. Pero si no se aceptan los acuerdos, todo está perdido.
    Creo que han hecho bien los negociadores en seguir adelante con el proceso.
    Ha sido un resultado increíble. Me ha parecido muy bien puesto el título del artículo. A mí me pasó lo mismo.
    Buen fin de semana.

    • Estimada Clara:
      Gracias por leer y por comentar.
      Creo que tienes razón, Hay personas con las que he hablado y que votaron no que metan dicho que los terroristas no iban a cumplir los acuerdos y que iban a seguir matando.
      Creo que no se puede partir de esos presupuestos en una negociación. De esa manera es imposible llegar a ningún acuerdo.
      ¿Por qué hacer esos juicios tan gratuitos?
      También podrían pensar ellos que el Gobierno no iba a cumplir los acuerdos.
      Hay que partir del presupuesto de que los otros van a cumplir, al menos como lo hacemos nosotros. No se puede negociar pensando que unos somos completamente buenos y los otros completamente malos.
      Si se piensa así, no hay acuerdo posible.
      Besos.
      MAS

  4. Razonar sobre lo inexplicable a partir de nuestras expectativas no cumplidas siempre genera una nostalgia por lo que podía haber pasado y no fue…y una marcada desilusión por lo que fue…en el mejor de los casos todo termina en un acto genuino de fe, en otros casos en una profunda desconfianza que nace de la desilusión frente a la certeza … Me pregunto por lo creíble y por lo que resulta increíble…cuales habrán sido las verdaderas razones por las no ocurrido “lo razonable y previsible” en Colombia, aquello que hubiera sido razonable que pasara, algo tan sensible y deseado como lo es nada menos que la “paz”…y otro tanto sobre cuales harán sido las razones profundas que tuvieron los ciudadanos británicos y que llevaron al Brexit… y cuales otros habrán sido los motivos que llevaron a un impresentable candidato a la presidencia de los Estados Unidos a que ganara las elecciones…me pregunto serán hechos aislados…o tal vez puedan existir causales cercanos y comunes… entiendo que el relato de la sociedad multicultural se agotó…ya no puede sostenerse en pie y ha sido fagocitado por sus mismos principios sofistas, se han consumido y resecado a partir des sus propias ideologías… todas estas realidades denotan que los discursos sobre la globalización se han agotado y renacen como el ave fénix las identidades…y son muchas las voces descontentas que a partir de la decepción comienzan a tomar fuerzas saliendo del anonimato y comienzan a denunciar las injusticias de una sociedad que buscaba ser justa…pero destila por todos los poros -guste o no guste- muchos frutos putridos de corrupción…

    Saludos de un Director desde Argentina

    PD. En Argentina ganó sin expectativas populistas Mauricio Macri, frente al predilecto y ungido Daniel Scioli, candidato del Papa Francisco y de la hegemonía gobernante después de 12 años, conocidos como el gobierno de los “K”…entiéndase la “K” por el matrimonio Kirchner…aunque algunos emplean la “K” para señalizar en la Argentina la mayor “Korrupción politica y moral” de su historia…llegado el caso ambas “K” téngase por justos y epistemológicos sinónimos.

    • Querido Horacio:
      Gracias por tu lúcido comentario. Tendremos que razonar sobre “lo inexplicable”.
      Y tendremos que tratar de comprender qué es lo que pasa en el mundo. Porque no creo que tantos hechos desconcertantes sean fruto de la pura casualidad. Tendremos que analizar corrientes y tendencias. Nos va mucho en ello. Hay que averiguar cuál es el camino para transformar este mundo tan lleno de injusticias, de miserias y de discriminaciones. Un mundo cada día con desigualdades más sangrantes.
      Me preocupa qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos, a nuestras hijas. No lo veo más habitable, más seguro, más solidario…
      Conozco el caso de Argentina. También tiene encierra motivos para el análisis y la preocupación.
      He dicho muchas veces que, si los grandes triunfadores del sistema educativo, que son quienes han llegado más alto, quienes han llegado a gobernar los pueblos, no están preocupados porque desaparezcan del mundo el hambre, la injusticia, la ignorancia, la opresión… ¿por qué hablamos de éxito del sistema educativo?
      Un gran abrazo.
      Y gracias por leer y por compartir.
      MAS

  5. ¡Querido Maestro!
    Muy ilustrativo artículo y muy interesante la opinión de todos los colaboradores.
    Coincido con usted en la importancia que tiene que el concepto de paz se trabaje en las familias y en las escuelas.
    Pero la realidad me sorprende con otras cosas.
    ¿Cuantos conflictos no podemos resolver porque miramos a otro lado, fruto quizás de la dejadez y de carecer del valor suficiente para afrontarlos?
    Yo me pregunto:¿Porqué tanto miedo?
    Yo creo que carecemos de habilidades sociales para afrontar tantas injusticias y que hay pocas personas que sean capaces de ponerse en lugar del otro.
    ¡Una cuestión difícil de resolver!
    El mundo como lo ha descrito es una locura.
    Los conflictos hay que resolverlos con las palabras y los afectos, con la comunicación y las alternativas, con la razón y el corazón.
    Y todo eso se lo tenemos que trasmitir a la nuevas generaciones para que aprendan a convivir en “paz”.
    Saludos a todos y a usted por hacernos ver que lo mejor es educar para saber.
    Sin más me despido con un cordial saludo.

    • Querida Loly:
      Me parece estupenda tu propuesta de ampliar la cuestión a los conflictos y a las injusticias que hay en el mundo. Analizar las causas y buscar las soluciones.
      Creo que la educación tiene, en ambas cuestiones, una parte fundamental. Porque la educación tiene que ayudar a hacer análisis rigurosos de la realidad y tiene que despertar solidaridad.
      Y, sobre los conflictos ya desencadenado, hay que actuar ya. Creo que la palabra y la negociación serían mucho más eficaces que las balas y la guerra. Son muy irracionales las guerras y causan muchos daños.
      ¿Por qué no establecer procesos de negociación que eviten tantas muertes y tanto dolor?
      Tu apuesta por ponerse en el lugar del otro y ejercitar la empatía y el amor son fundamentales, a mi juicio.
      Besos.
      MAS

  6. He sido testigo de muchas injusticias y actos deplorables en los que personas inocentes han perdido lo mucho o poco que han tenido, han perdido sus vidas o sus seres más queridos.
    Vivo en un país donde vale más la venganza, el rencor, el poder, porque estamos marcados por un pasado que no quiere perdonar. Se da cátedra para la paz en los medios de comunicación, en las escuelas, por medio de plegables, pancartas, vallas, pero nada parece servir.
    Los niños están siendo educados para la competencia y alguien escribió, “y ese es el principio de cualquier guerra”. No sé cuando vaya a parar todo este conflicto pero con 24 años y con unas ganas enormes de enseñar y ver mejor mi país, a veces siento que los intentos que se hacen para que nuestra sociedad sea mejor no van a ser suficientes. Todos tenemos que sumar, aportar, pero hay muchos que no quieren.
    Cuando tenía 10 años participé en un concurso de cuento, en el que debíamos escribir lo que soñábamos para nuestra patria, se denominaba “Colombia un país para los niños”, recuerdo que gané una gorra y un bolso porque mi historia aunque no tenía magia y fantasía, reflejaba los sentimientos de una niña que en varias ocasiones tuvo que arroparse con los colchones, al lado de sus hermanos, según mi mamá para protegernos de las balas en medio de las tomas guerrilleras de mi pueblo. Quisiera que lo que escribí en ese cuento se hiciera realidad.

  7. Querida Diana:
    No sabes cuánto me alegra leer a una colombiana en este blog y en este artículo.
    Estoy seguro de que eso que has vivido tú no se lo deseas a ningún niño de tu hermoso país.
    Por eso pienso que el mejor camino para que termine el terror es que se aprueben los acuerdos de paz.
    Y por eso me ha sorprendido tanto el rechazo al acuerdo en el plebiscito.
    Estoy seguro de que con profesoras como tú todo irá mejor.
    Besos, querida Diana.
    MAS

  8. Yo nada más quiero decir que odio todas las guerras, me parece que es lo más horrible que puede pasar a un pueblo. La guerra es muerte, destruccion, vileza, lo más tremendo que puede hacer el ser humano, y en especial, el mayor fracaso como seres que nos decimos racionales, es la incapacidad de resolver los conflictos a través del diálogo, que es lo humano,
    Decimos que las injusticias son el caldo donde germina la guerra, pero no, hay otros medios de luchar contra las injusticias.
    Con todo hay una realidad terrible y es que las guerras han sido continuas a través de la historia. ¿Llegará algún día que se acabe con esa terrible lacra?
    Me parece tremendo que un pueblo pueda votar contra un acuerdo de paz a pesar de muchas cosas que se puedan alegar.
    Totalmente de acuerdo con el enfoque y reflexiones de Miguel Ángel, hombre de paz.
    Paz y saludos a todos.

  9. Querido Joaquín:
    Además de injustas las guerras son irracionales.
    Pensar que quien más muertos causa tiene más razón es una sinrazón.
    ¿No podrían luchar a muertes los responsables de ambos bandos? Eso también sería irracional, aunque menos.
    LO mejor sería es que lo jugasen a las cartas, a cara o cruz o al ajedrez.
    Pero, como dices, lo preocupante es que un pueblo decida que no haya paz, que es preferible seguir en una guerra que ya ha causado más de 200.000 muertos (y muchos otros males, como son el odio y el rencor).
    Un gan abrazo, querido amigo.
    MAS

  10. La verdad que es para pensar lo que sucede con un pueblo que rechaza un acuerdo de paz.
    Y con una oposición que, una vez incorporadas prácticamente todas las objeciones que formulaban sigue diciendo no.
    No entiendo yo tampoco cómo se puede preferir la guerra a la paz.
    Lo de ASI NO tampoco vale ya ahora. Porque se han salvado las discrepancias.
    A pensar.
    Saludos.

    • Estimada Nieves:
      Pues sí, a pensar.
      No es fácil encontrar respuestas a las preguntas que me formulo. Cuando he hablado con personas que defendían (y defienden el no) no consigo encontrar razones de peso.
      Hay que tener en cuenta que la publicidad institucional apoyaba el sí. ¿Qué argumentos tenía el no? Yo he visto solo respuestas con las vísceras, no con la cabeza. Llamar traidor al presidente es un ejemplo. ¿Traidor a qué? ¿Traidor a quién? ¿Traidor por qué?
      Hay que ser muy racionales para hacer análisis de cuestiones tan decisivas para un país.
      Cordiales saludos a todos mis lectores/as y comentaristas.
      Besos.
      MAS

    • Queridos lectores y lectoras:
      Quiero utilizar este canal para compartir mi dolor por las víctimas del accidente aéreo que acabó con la vida de los jugadores y técnicos que iban a competir en la final de la Copa contra el Atlético Nacional de Medellín.
      Crucé esos cielos hace día para aterrizar y despegar de ese aeropuerto. Es una tremenda tragedia para esos jóvenes en plena ilusión por la celebración de la primera final de su historia.
      Es difícil entender tanta desgracia, tanto dolor, tanta desesperación-
      Mis condolencias a las familias de los fallecidos.
      Un abrazo.
      MAS

  11. La verdad que es para pensar lo que sucede con un pueblo que rechaza un acuerdo de paz.
    Y con una oposición que, una vez incorporadas prácticamente todas las objeciones que formulaban sigue diciendo no.
    No entiendo yo tampoco cómo se puede preferir la guerra a la paz.
    Lo de ASI NO tampoco vale ya ahora. Porque se han salvado las discrepancias.
    A pensar.
    Saludos.

  12. Me ha sorprendido mucho lo que dices sobre la ausencia del conflicto en el curriculum escolar. Entonces ¿de qué habla la escuela? ¿Del otro mundo?
    Me preocupa mucho ese silencio sobre algo tan importante, tan actual, tan significativo como un conflicto armado en una sociedad democrática.
    Eso significa que la escuela está de espaldas a la vida.
    Y eso también me preocupa respecto al trabajo posterior a la firma de los acuerdos y a su aprobación por el Parlamento.
    Un abrazo a todos los lectores y lectoras del blog.

  13. Rechazar la paz es algo inexplicable.
    Parece ser que las zonas más afectadas por el conflicto votaron SI al acuerdo y las menos afectadas NO. Dato que me preocupa por la insolidaridad de quienes dijeron no en esas zonas menos castigadas.
    Tampoco me extraña que haya habido muchas mentiras por parte de los partidarios del no, según he leído en este blog: “van a dar vuestro dinero a los terroristas”!…
    DEe cualquier forma, es sorprendente el resultado, no ya por lo que decían las encuestas sino por lo que era deseable esperar.
    Saludos cordiales.

  14. Importante artículo sobre el papel de la escuela en una sociedad.
    ¿Cómo ha influido la escuela en la formación de estos votantes del no y en los abstencionistas?
    No es causal el resultado.
    El resultado es fruto de muchos factores: el principal es la formación de quienes votan.
    Preocupante.
    Saludos.

  15. Yo tampoco me explico cómo ha podido ganar el no.
    Me gustaría conocer algunos de los argumentos que les han impulsado a tomar esa decisión.
    ¿Podría conocer alguno?
    Un abrazo a todos los participantes en este blog.

  16. Efectivamente, se trata de un resultado que obliga a pensar.
    Las 12 razones que se aportan en el artículo me parecen contundentes, Bueno, una sola bastaría para inclinarse por el sí.Yo hubiera titulado el artículo DOCE VECES SÍ.
    También a mí cuesta aceptar ese resultado. Es decir que un pueblo diga: preferimos seguir con la guerra, con el odio, con el terror. Y sí, creo que la escuela tiene que dar respuesta a muchos interrogantes,.
    Abrazos.

    • Acabo de regresar de un viaje a DURANGO.
      No sé si me leerán a estas altas horas los directores y directoras que han asistido a las jornadas. De cualquier forma quiero agradecer su presencia, su participación y su magnífica actitud.
      MUCHAS GRACIAS.
      MAS

  17. Artículo para pensar. En realidad los tres resultados son inquietantes. A mí también me parece este el más escandaloso. Y eso que no conozco bien la historia de este conflicto.
    ¿Y la abstención? ¿Cómo se explica el 60% de la abstención? ¿Cómo puede decir ese altísimo porcentaje que esa cuestión no le interesa?
    ¿A dónde vamos por estos caminos?
    Un abrazo a todos los lectores y lectoras.

    • Esa es una gran pregunta, José Luis:
      ¿A dónde vamos por estos caminos?
      ¿Qué mundo estamos construyendo cuando este tipo de hechos se repiten en lugares tan alejados del planeta?
      ¿Estamos progresando realmente? ¿A qué llamamos progreso?
      Me lo pregunto cada día. Yo quiero ser optimista porque creo que ser humano está avanzando en la historia. Pero hay hechos preocupantes.
      Hay que leer de nuevo: LA LUCHA POR LA DIGNIDAD. Es un libro optimista de José Antonio Marina y María de la Válgoma.
      En esa lucha retenidos que estar todos y todas.
      Saludos.
      MAS

  18. El artículo tiene aplicación no solo a Colombia. Tiene aplicación a todos los países. La pregunta PARA QUE SIRVE LA ESCUELA tiene validez en todos los países del mundo.
    La escuela tiene que estar en la vida y servir para la vida. No tiene que servir solo para estar al servicio de sí misma.
    Gran cuestión.
    Un saludo.

    • Estimado Ernesto:
      Coincido contigo en la idea de que la pregunta sobre el papel de la escuela es importante en todos los países. ¿Cuál es su finalidad? Una vez que hayamos dado la respuesta hace falta ponerse manos a la obra para que la consigue. Para ello hay que poner los medios adecuados para que pueda alcanzarla. Y luego habrá que preguntarse si lo está consiguiendo o no y cuál es la causa del sí y del no. Solo así se podrá mejorar.
      Por cierto yo creo que la finalidad de la escuela es enseñar a PENSAR Y A CONVIVIR.
      Saludos.
      MAS

  19. Veo que no paras. Ayer en Durango. Hoy en Sevilla, según me han contado. Me alegra saber que sigues activo y viajando como en los mejores tiempos.
    Que todo vaya bien.
    Besos.

    • Querida María:
      Pues sí, acabo de regresar de Sevilla donde he participado en la presentación del PLAN PARA EL ÉXITO EDUCATIVO EN ANDALUCÍA. Por la mañana se se hizo la presentación de sus diversos apartados por parte de personas que habían participado en su elaboración: directores/as, orientadora, inspectora, madres, concejala, director de un CEP..
      Luego se expusieron algunas buenas prácticas. Magnífica idea la de compartir lo que se hace y, sobre todo, lo que se hace bien.
      Y por la tarde he impartido mi conferencia. He agradecido a los asistentes el hecho de estar allí y de prolongar la sesión un tiempo considerable siendo un viernes por la tarde, víspera de un largo tiempo. Hay motivos para el optimismo.
      Besos.
      MAS

  20. Hay que tener criterios para analizar lo que sucede. La realidad está ahí y cada uno la estudia como puede. A veces nos llega filtrada a través de los medios de comunicación,que no son inocentes.
    Hay que estar al quite de las trampas, de los engaños, de las manipulaciones.
    En el caso que se comenta en el artículo, estoy seguro que tanto desde el si como desde el no se emitieron mensajes tramposos para ganar votos.
    El ciudadano o la ciudadana que tiene educación se a que atenerse.
    Para ello hace falta también leer mucho.
    Saludos cordiales. Y gracias.

  21. Las razones para el si son contundentes. Me gustaría saber qué contestarían los votantes del no a cada uno de estos argumentos.
    Yo también tengo que decir: si no lo veo, no lo creo.
    No alcanzo a comprender las razones para el NO. Ni siquiera para el ASI NO.
    Increiíble resultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.