¡Fuego, fuego!

19 Nov

Hace falta ingenio para sobrevivir. El Diccionario de la RAE define ingenio como “la capacidad que tiene una persona para pensar con rapidez y claridad”. Y también como “la capacidad que tiene una persona para imaginar o crear cosas útiles combinando con inteligencia y habilidad los conocimientos que posee y los medios técnicos de que dispone”. Los ingredientes del ingenio son, pues: imaginación, inteligencia, rapidez, claridad, adaptación y eficacia.

El ingenio nos permite salir adelante en situaciones de imprevista dificultad.

Dice Carlo Dossi que “el ingenio está constituido por un tercio de instinto, un tercio de memoria y un tercio de voluntad”. No crece de forma automática. Es como una semilla que se siembra. Hay terrenos en los que muere inexorablemente: en la rutina, el adocenamiento, la sumisión, la pereza, y el pesismismo. Hace falta abonar esa planta, regarla, podarla y protegerla de plagas y tormentas.

El ingenio nos permite salir adelante en situaciones de imprevista dificultad. Uno de sus elementos básicos es que se adapta al contexto concreto, se acomoda flexiblemente a las exigencias del lugar y del momento.

De cuántos atolladeros nos podría sacar el ingenio. Qué importante sería utilizarlo para buscar y encontrar salidas particulares y generales a esta crisis que nos asedia.

Un borracho deambula sin rumbo fijo por una ciudad. Después de dar un traspiés, cae en una cloaca y empieza a gritar:

– ¡Fuego, fuego!

Acuden en su auxilio, apresuradamente, algunos transeúntes y le rescatan. Uno de ellos le pregunta:

– ¿Por qué decía usted “fuego, fuego”, si no lo había?

Él contesta de manera irrefutable:

– ¿Habría acudido alguno de ustedes si hubiera gritado: “¡mierda, mierda!”?

Así son las cosas. Es probable que, de haber sido más preciso, nadie se hubiera acercado con ánimo de socorrerlo. Y es que el ingenio es una herramienta muy necesaria. Al borracho de nuestra historia le salvó la vida.

No siempre la situación es tan dramática, pero el ingenio (que mezcla inteligencia con rapidez) ofrece una puerta de escape en situaciones embarazosas y brinda soluciones que no llegarían sin él cuando se necesitan. “La improvisación es la verdadera piedra de toque del ingenio”, dice Molière.

Agustín de Foxá se encontraba en una cena de gala. Le había correspondido por protocolo estar sentado al lado de una señora de buen ver que él desconocía. En el trascurso de la cena le dice a la señora:

– A quien no puedo soportar es a aquel caballero que tenemos en frente. Resulta insoportable por su pedantería y por su prepotencia.

Ella, entre sorprendida e indignada, le hace ver que ese señor es su marido. Y, Agustín de Foxá, sin perder la calma, le dice:

– Por eso le odio, señora, por eso le odio.

El ingenio había convertido lo que era una evidente agresión en una ingeniosa galantería.

Con ingenio se nace, pero el ingenio se cultiva. Es muy inquietante y a la vez muy importante la tesis de quienes piensan que las escuelas atrofian la creatividad. Resulta preocupante la pérdida de espontaneidad que viven los alumnos en la escuela a medida que van pasando por sus diferentes etapas.

Hace tiempo llegó a mis manos un texto muy sugerente de Helen Bakler que cuenta cómo un niño que pinta con soltura, que maneja la plastilina con creatividad acaba reproduciendo de manera mecánica los modelos que le propone la profesora.

Me remito a las estrategias didácticas que utilizamos en las escuelas. Muchas de ellas están asentadas en procesos de memorización y de repetición. Pero no de creación. Doyle habla de los diferentes tipos de tareas intelectuales que se utilizan en las aulas y que van desde la memorización a la creación pasando por el aprendizaje de algoritmos, la comprensión, el análisis, la comparación y la libre opinión.

¿Qué tipo de actividades son las más frecuentes? No he visto que se utilicen con frecuencia tormentas de ideas, proyectos de visión futura, creación de proyectos, planificación de investigaciones, formulación de interrogantes… El corpus de conocimiento es tan grande que se dedica la mayor parte del tiempo a su transmisión, a su reproducción. Queda muy poco tiempo para la búsqueda, el cuestionamiento y la producción.

¿De qué tareas existe más peso en la evaluación? ¿Cuáles son las más frecuentes y las más valoradas? Mucho me temo que se encuentren más de memorizar que de crear, más de repetir que de inventar.

Recuerdo la sorpresa de un grupo de alumnos cuando les propuse al comenzar el año que escribiesen un libro sobre la asignatura. Se sorprendieron porque, lo habitual, es que se les exija comprender y repetir lo que otros han escrito.

Unos fotografiaron y analizaron los espacios, otros estudiaron los tiempos, otros entrevistaron a las autoridades, otros analizaron el curriculum oculto, otros investigaron sobre las relaciones…Cuando vieron estampadas sus firmas en las páginas del “su” libro (se titula “Investigar en Organización” y fue editado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Málaga en la colección Elementos Auxiliares de Clase) se quedaron sorprendidos de lo que habían logrado.

Si se castiga el ingenio, si se menosprecia o se ignora, acaba por desaparecer. Si se valora y se estimula, crecerá libremente. Cultivar el ingenio exige que se promueva su manejo, que se conozcan las estrategias de su desarrollo, que se valoren sus resultados. Cultivar el ingenio es no poner cortapisas al pensamiento, dejarlo fluir con espontaneidad y con alegría. Estoy con Jules Renard: “El ingenio es al talento lo que el instinto es a la razón”.

17 thoughts on “¡Fuego, fuego!

  1. Totalmente de acuerdo, Señor Santos. Hay que darle mucha importancia a la creatividad y al ingenio, en más de una ocasión nos sorprenderemos de lo que son capaces de hacer nuestros alumnos/as. Yo también soy partidario de fomentar la creatividad en el aula más de repetir y memorizar conceptos. Hay una cita muy buena de Benjamin Franklin que dice así: DIME Y LO OLVIDO, ENSEÑAME Y LO RECUERDO, INVOLUCRAMÉ Y LO APRENDO.
    Un saludo a todos.

  2. Gracias una vez más por enfrentarnos a nuestras contradicciones. ¿Cómo vamos a crear individuos creativos, críticos, comprometidos… si lo que trabajamos es la repetición, la memorización, la obediencia, la sumisión?

  3. Buenas, Maestro Miguel Ángel:

    Creatividad es dejar huellas en los alumnos..(Saturnino de La Torre)
    recogiendo parte del texto:
    >>Los ingredientes del ingenio son, pues: imaginación, inteligencia, rapidez, claridad, adaptación y eficacia<<

    Y si me permite, con un poco de curiosidad, tenacidad, paciencia, inventiva, valentía, y por qué no, algo de ociosidad… y mucha locura, que va en contra de toda cordura(sistema)…no en vano nuestro hidalgo caballero, fue llamado ingenioso, a no más leer y leer.

    Educar en y para la creatividad, como usted ya lo ha mencionado, requiere de muuuuchos ingredientes y pócimas, pero no salen en el vacío, existe una necesidad, un por qué, un motivo, un desafío, un problema, un sentir, un querer.
    "dime qué inventas y te diré cuan creativo eres"…

    un edificio nace de la necesidad de ocupar espacios
    una canción, un poema, nace de los sentimientos.

    saludos

  4. Seleccionando una de las frases de este magnífico texto: “las escuelas atrofian la creatividad” por supuesto!! y se puede comprobar en el día a día. Por ejemplo cuando una de tus alumnas o alumnos te preguntan “seño, ¿lo puedo escribir con mis palabras? Creo que es el ejemplo más claro para reflexionar sobre qué estamos haciendo y cómo lo hacemos, porque lo peor es que después queremos que las estudiantes y los estudiantes sean personas autónomas, críticas, comprometidas, que sepan expresarse, debatir… pero ¿cómo? si desde la tierna infancia solo le damos herramientas basadas en la memorización sin sentido! Mi hermana de 7 años, en 1º de primaria, ya detesta la poesía. El motivo es muy claro, en lugar de disfrutarla, de leerla, de sentirla, de crearla… le mandan memorizar poesía. Ya con 7 años experimenta amplio nivel de frustración y se cuestiona lo que está haciendo. Dijo una frase muy coherente: “¿Para qué me sirve?” Pues eso mismo me pregunto yo, para qué le sirve a una criaturita centrar su proceso de aprendizaje en la memorización sin sentido. Creo que es imprescindible replantearnos muchas cosas dentro de la escuela.
    Un saludo, y gracias por este acertado texto!

  5. Estimada Ana Merino:

    Seguramente desde ese punto de vista, claro que es aburrido, monótono y sin sentido, pero…
    como la creatividad es origen de una necesidad

    me pregunto si esa poesía,(supongo tendrá un valor didáctico pedagógico para el aprendizaje del código lingüístico_ejemplo figuras retóricas)si esta irá acompañada de música, si la expresividad corporal condimenta el sentido de la poesía o la actuación en sí. el desarrollo integral se basa en tomar una parte y asociarla al contexto, a la edad, al estadio de desarrollo de los y las estudiantes, en mi caso como ejemplo; al menos lo realizo de esa forma, el modelamiento en la creatividad es fundamental, depende de cuan creativo e innovador es el(la) docente que enseña, debe haber un fin,. si esta niña… en un futuro quisiera ser cantante… o actriz …
    PERCEPCIÓN->ATENCIÓN-> MEMORIA -> PENSAMIENTO -> METACOGNICIÓN.

    SALUDOS.

  6. Creo que el ingenio debería ser más cultivado en la educación formal, demasiado presionada por el curriculum oficial a repetir lo que otros han escrito antes. Creo que la creatividad va desapareciendo a medida que se avanza en el sistema educativo.

  7. Los padres y las madres se inquietan ante un profesor creativo que se aparta del seguimiento mecánico de los libros de texto.
    Y, desde las inspecciones, se procura que todo siga por el camino marcado.
    Por eso los profesores están presionados para seguir lo que desde fuera se ha marcado como una exigencia curricular.

  8. Que hermosa manera de escribir Maestro, le he conocido recientemente a través de sus lecturas y por medio de tareas que se nos han pedido en el postgrado que ahora curso. Me he vuelto en tan corto tiempo su admiradora incondicional… he tratado de conseguir un texto que se llama “Enseñar o el oficio de aprender” y en concreto el capítulo 10 de ese libro y sin éxito aún, tengo la esperanza de poderlo conseguir…. vivo en el DF y en ninguna librería lo he podido encontrar…. Mientras tanto reciba usted un cordial saludo y todo mi respeto…. Un abrazo, Leonor Rubio S.

    • Querida Leonor:
      Gracias por tus hermosas y generosas palabras.
      El libro Enseñar o el oficio de aprender está editado en Argentina. Concretamente, en la Editorial Homo Sapiens, de la ciudad de Rosario.
      Te lo digo por si este dato te puede ayudar a encontrarlo.
      Muchos besos. Muchas gracias.
      Miguel A. Santos

  9. La escuela tiene que ayudar a pensar, a opinar, a criticar, a investigar y no solo a repetir. Pero me temo que la mayor parte de las evaluaciones consistan en repetir. Mientras más fielmente repitas, mejor alumno eres. De infantil a la Universidad.

  10. Lo cierto es que no habia tenido el gusto de leer nigun escrito tuyo.. y verdaderamente estoy gratamente sorprendido…y admirado por tu elocuencia y capacidad;
    sabes contar las cosas de forma tan amena y didactica…que ojala hubiera tenido mas profesores como tu..

    • Gracias, Aitor. Suelo decir que hace más el lector por el autor que a la inversa. Valoro mucho tus palabras porque sé que provienen de una persona inteligente y experimentada.

  11. Pues así, hay que preguntarse si, a medida que se avanza en el sistema educativo no se va perdiendo la espontaneidad y la creatividad de la infancia.
    A fuerza de callar, de repatir, de leer lo que otros piensan acabamos por no hablar, por no inventar y po no escribir lo que nosotros pensamos. Vaya faena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.