Peticiones en contra de la más pura lógica política

5 Feb

IRA CELTIBÉRICA: Lea usted esta pintada y saque conclusiones. Es mejor poner tierra de por medio con el ciudadano cabreado que expresa su ‘ira celtibérica’ contra la Aena. Lo que en un principio es un derroche prototípico de cabreo patrio, ese que también se suelta contra Hacienda o contra el árbitro, se tuerce al final, cuando el dolido autor de la pintada recomienda a una banda integrista que haga de las suyas. Lamentable final. foto: ARCINIEGA

IRA CELTIBÉRICA: Lea usted esta pintada y saque conclusiones. Es mejor poner tierra de por medio con el ciudadano cabreado que expresa su ‘ira celtibérica’ contra la Aena. Lo que en un principio es un derroche prototípico de cabreo patrio, ese que también se suelta contra Hacienda o contra el árbitro, se tuerce al final, cuando el dolido autor de la pintada recomienda a una banda integrista que haga de las suyas. Lamentable final. foto: ARCINIEGA

Los romanos prohibían por ley arrojar basura a la calle. La medida fue muy sabia, dado que las grandes urbes del imperio romano se caracterizaron por acoger ‘en su seno’ todos los detritos de las casas.

A pesar del sistema de alcantarillado de algunas de estas ciudades, por las descripciones de los escritores clásicos las ciudades romanas eran famosas por recibir en la vía pública todo tipo de detritos, sin olvidar el producto de unas ollas llamadas ‘caccabulae’ que eran usadas en momentos de apremio (el nombrecito ya da una pista del contenido).

La milenaria tradición de arrojar basura a la calle, convirtiendo la vía pública en un estercolero, se ha seguido con mucho entusiasmo en Málaga, una ciudad netamente romanizada.

Famosas son las estampas de estos vecinos insolidarios que por ejemplo en Monte Pavero alguna vez que otra lanzan el producto de sus desvelos, que queda despanzurrado a pocos metros de los contenedores.
También ha habido quejas de este tipo en La Palma. Y en todo caso, también se da por válida la práctica incívica de soltar la basura al pie de la calle (‘a pie de calle’ dicen los políticos cursos), sin necesidad de estar en lo alto del Monte Coronado. (más…)

El palacio de los Condes de Buenavista y el título nobiliario

4 Feb
DIÁLOGOS: Las recreaciones de futuros proyectos arquitectónicos siempre quieren ‘establecer un diálogo’ entre el edificio en cuestión y su entorno. Ningún arquitecto puede llegar a nada sin ‘dialogar’ con el entorno o al menos consigo mismo, buscando siempre establecer algún tipo de comunicación que siempre hará subir el caché de lo planeado. En la foto, dos corredores dialogan sin saberlo con el futuro proyecto de Auditorio de Música en el Puerto.

DIÁLOGOS: Las recreaciones de futuros proyectos arquitectónicos siempre quieren ‘establecer un diálogo’ entre el edificio en cuestión y su entorno. Ningún arquitecto puede llegar a nada sin ‘dialogar’ con el entorno o al menos consigo mismo, buscando siempre establecer algún tipo de comunicación que siempre hará subir el caché de lo planeado. En la foto, dos corredores dialogan sin saberlo con el futuro proyecto de Auditorio de Música en el Puerto.

Ha sido siempre un edificio tan increíblemente bonito, que ningún terremoto ‘urbanístico’ ha podido con él e incluso en 1939 ya fue declarado Monumento Nacional, todo un logro en la ‘inestable’ Málaga.

El Palacio de los Condes de Buenavista, sede del actual Museo Picasso, tiene además una curiosa historia relativa al título nobiliario que ostenta.

Fue construida hacia 1535 por Diego de Cazalla, un posible judío converso que participó en la toma de Málaga. Aunque el palacio se construyó aprovechando algún elemento de la mansión árabe que había anteriormente, parece que don Diego se quedó prendado por la Casa de Pilatos de Sevilla y quiso construir algo parecido. A la última moda.

A finales del siglo XVII, por un enlace matrimonial el palacio pasa a manos de Francisco Chacón y Enríquez, el I Conde de Mollina, un noble muy vinculado con Antequera.
Pues bien, el palacio estará vinculado a los condes de Mollina hasta nuestros días, cuando se convierte en la sede del Museo Picasso. (más…)

Alfombra de hierba pensando en el Día de Andalucía

3 Feb
blas-infante-joven

La cercanía del Día de Andalucía ha hecho que la hierba crezca alrededor de Blas Infante.

En la primavera de 2006 esta sección dedicó su atención al ‘despelucado entorno’ del monumento a Blas Infante. Un microcosmos natural que no favorecía demasiado a nuestro ilustre notario y que recordaba el jardín abandonado de una película de ‘susto’.

En este sentido, llamó la atención a los concurrentes al acto del 28-F el pésimo estado de un rosal, al parecer, el mismo que el padre de la patria andaluza tenía en Carmona, y que fue plantado junto a su imponente rostro cuando se inauguró el monumento a comienzos de los ochenta. Si el rosal simboliza ‘el ideal andaluz’, mejor no seguir, porque se había convertido en un enrevesado ‘matojo’.

Pero felizmente hay que constatar que todo este panorama ya es agua pasada. Hace tiempo que el rosal desapareció y ahora mismo, la final de cricket entre el Reino Unido y Pakistán puede jugarse en el césped que rodea el monumento a Blas Infante.

A pesar de que las reglas de este ignoto deporte parecen tan aburridas como las del beisbol, estamos seguros de que el público vibraría aunque solamente fuera por la calidad de la hierba, casi desconocida en Málaga. Ayer, varios trabajadores desenrollar estas alfombras verdes, ignoramos si reales o artificiales. (más…)

Los jardines del deán García Mota, una justa reclamación

2 Feb

carlos_20080214_120151

Vivimos en una ciudad bastante desmemoriada que sólo se acuerda de sus personas más destacadas cuando fallecen o se encuentran al pique de un repique. 

En realidad, no hace falta esperar al deterioro de salud del homenajeado para demostrarle el reconocimiento de Málaga, al fin y al cabo se trata de realizar un pequeño acto de justicia.

Uno de estos actos justos consistiría en la colocación de una placa que ‘bautizara’ los jardines de la Catedral como los del deán Francisco García Mota.
Para quien no haya tenido la suerte de conocer a este sacerdote, sigue paseando por la calle Císter, que en un futuro próximo verá casi peatonalizada del todo, algo que seguramente le satisfará mucho.

Durante los últimos 17 años ha sido el ‘párroco’ o deán de la Catedral de Málaga y esto ha sido lo mejor que le ha podido ocurrir al monumento.
Gracias a la mano izquierda de don Francisco, logró aunar a los políticos de todos los partidos para salvar un Templo Mayor invadido por las goteras. Ha sido él quien ha sacado de un segundo plano a la Catedral y quien la ha hecho ‘visible’ a muchos malagueños. También en sentido real cuando llega la noche, porque consiguió que tuviera iluminación artística, pero no son estas las únicas mejoras.

No contento con esta incansable labor de salvaguarda del patrimonio, el deán tuvo la valentía de plantear la conclusión del Templo Mayor. Como muchos malagueños, ve completamente absurdo continuar con la situación actual de ‘inconclusión’, causa primera de esas goteras y desprendimientos de hace unos años.

Don Francisco siempre ha peleado porque la ciudad colabore en terminar lo que empezó hace tantos siglos y no le ha importado toparse con la calculada indefinición de nuestros políticos que ahí siguen, estando “totalmente de acuerdo, en parte”, como decía un antiguo concejal de Izquierda Unida.

Por todos estos años de atención y sensibilidad patrimonial, que tanto ha beneficiado a Málaga, el antiguo deán merece este pequeño acto de justicia. Una idea, por cierto, que ha partido de la Cofradía de la Paloma y a la que un servidor se suma porque es una reclamación justa y merecida.

Visiones
Ayer, pasadas las 10 de la mañana, un grupo de turistas españoles trataba de ‘otear’ la plaza del Obispo detrás de tres furgonetas aparcadas junto a la fuente. Por suerte, un guía les describía aquello que apenas podían ver. Por lo que contaba, la plaza del Obispo, presidida por la Catedral, era digna de admiración. Tendrán que fiarse.
Atracción
Un pequeño atasco ayer al atardecer, en la Travesía del Pintor Nogales (la cuesta de la Aduana), fue la máxima atracción para el pasaje del autobús turístico, que se quedó extasiado contemplando la maniobra entre el autobús, una excavadora y otro transporte de la obra que realiza zanjas en la cuesta. Son los detalles vivos y pasionales de Málaga los que atraen a los turistas (también los más comunes e insulsos). Tomemos nota.


Las aceras de calle Beatas ya ‘rebullen’ en un mar de solería. Van camino de la reforma y quizás de una nueva vida para esta decaída calle. ?