Contra la indefensión

14 Nov

Con la que está cayendo (Trump burlándose de la democracia y del pueblo rechazando la evidencia de los resultados, el virus campando a sus anchas por el mundo, la economía medio destruida por la pandemia, los llamados “negacionistas” haciendo gala de estupidez e irresponsabilidad, la decapitación del profesor Samuel Paty por defender la libertad, las mezquindades y los trapicheos de algunos políticos ante gravísimos problemas sanitarios, económicos  y sociales…) y yo me voy a fijar en un problema particular minúsculo. Pero lo voy a hacer porque creo que tiene que ver con la condición de ser ciudadanos en una democracia. 

Me refiero a las múltiples ocasiones en las que somos estafados en pequeñas cosas de manera impune. Son pequeños abusos, pequeños robos, pequeñas burlas, pequeñas estafas, pequeñas trampas, que te producen la sensación de ser una víctima indefensa ante una maquinaria  todopoderosa. Llevaría mucho tiempo, mucha energía y mucha frustración mantener la guardia cada minuto, denunciar el pequeño abuso y exigir ante los organismos competentes la defensa de los derechos inherentes a tu condición de persona.

Un seguro que, agarrándose a la letra pequeña no te paga la rotura de un toldo porque la velocidad del viento no llegaba a la cifra  exigida, otro que no repara los daños de la humedad porque asegura (sin pruebas) que se debe a una filtración terrestre,  una empresa que solo te permite llamar a teléfonos de pago siendo obligatorio disponer de uno gratuito,  otra que después de hacerte pasar, pagando, por veinte pasos telefónicos acaba diciéndote que ese servicio está temporalmente suprimido, una multa caprichosa que es fruto del afán recaudatorio, una factura de importe desmesurado, una espera de más de una hora en el banco, o en correos, o  en el  dentista…

El catálogo de pequeñas estafas es ilimitado.  Precios abusivos (una botella de agua pequeña por la  que te cobran dos euros, a sabiendas de que vale unos céntimos), propaganda engañosa, llamadas a deshora para hacerte ofertas que no has pedido, utilización de tus datos personales para fines comerciales, anulación de ruedas de repuesto en el nuevo coche, noticias falsas asaltando tu ingenuidad…

Estos hechos te producen una extraña sensación de  impotencia. Tienes la sensación de que, por un camino o por otro, te van a engañar.  Es como cuando regateas el precio en un zoco árabe. Sea cual sea el precio que pagues, sea cual sea la sensación que te embargue, sea cual sea la comparación con el precio que ha conseguido otro comprador, tienes la seguridad de que has perdido, de que te han engañado. Porque solo el vendedor sabe lo que realmente vale la mercancía. Y él no va a perder nunca.

Este es, pues, un artículo sobre la indefensión de los ciudadanos y las ciudadanas ante los pequeños atropellos . Indefensión que te va produciendo una sensación de impotencia y de rabia. 

 Hay un campo en el que la indefensión se hace extrema. Me refiero al de las compañías de telefonía móvil. Te hablan de un precio, pero resulta que ese precio es solo para los dos primeros meses. Y no te avisan en ese momento. Te enteras después cuando la factura sube de pronto de forma asombrosa. Te hacen un descuento, pero solo es válido para el primer mes. Te regalan un terminal (gratuito, por supuesto, te dicen) pero no te avisan de que el hecho de aceptarlo genera una ampliación de 12 meses de permanencia y de que tienes que pagar los portes. 

Es curioso el constante cambio de una compañía a otra.Cuando unos van, otros vienen, mientras  se cuece un descontento general al que es difícil hacer frente de forma racional.

Voy a describir a rasgos generales el incidente que ha provocado este artículo. Uno de los que tuvimos que padecer en la empresa Jazztel. Sé que la descripción minuciosa de estas historias puede resultar aburrida, razón por la cual voy a hacer un relato sucinto. Contratamos con dicha compañía el ADSL de la casa, un número fijo y tres líneas de móvil (una para mi mujer, otra para mi hija Carla y la tercera para mí). Pasado el tiempo, en una farragosa conversación, me adjudicaron una nueva línea sin pedirla  (no la necesitábamos, no la queríamos) y me enviaron dos terminales, todo ello supuestamente de forma gratuita.

Cuando luego supimos que no eran del todo gratuitos los terminales porque había que pagar el porte y que había que pagar algo, aunque poco, por la línea, decidimos devolver los terminales (eran además obsoletos) y solicitar la anulación de la línea. 

Voy a contar algunas vicisitudes de la devolución (nos llegó un sobre de Jazztel y un número para facilitar a correoexpress, pero correos nos dice que ese número corresponde a una devolución ya realizada; al no llegar la devolución a tiempo nos cargan en la factura el importe de los terminales y una penalización…). Quisimos deshacernos también de esa nueva línea, que nunca utilizamos, ni para una llamada ni para el envío de  un solo whatsapp.  Para nosotros nunca existió.

Pedimos una y otra vez que fuese anulada. Era como una pesadilla. En alguna ocasión hablamos con un supervisor, que nos garantizó que cancelaría la permanencia. No fue así. De modo que seguíamos pagando por un servicio que no recibíamos.

Hartos de tantas gestiones infructuosas y de tantas injustas negativas, decidimos cambiar de operador y le pedimos a Vodafone que tramitara la portabilidad.

Meses después  de haber cambiado de operador nos llega una factura de 20 euros por aquella línea fantasma que nunca hemos utilizado.  Vodafone no la dio de baja en la tramitación de la portabilidad. Me llaman cada día, a hora y a deshora, instándome a pagar la deuda, sin preguntar ni una sola vez si estoy de acuerdo con que debo esa cantidad. La mecánica de la llamada es inexorable: dígame su nombre,  dígame su DNI, tiene usted una factura sin pagar, quiere pagar con tarjeta…. Y no hay manera de pedir la anulación de la línea fantasma porque, antes de poder hablar con el  departamento de bajas, tienes que abonar la factura. ¿Es lógico, es justo que te exijan el pago de un servicio que nunca has recibido?

Jaztell me amenaza, de no pagar,  con incluirme en una lista de morosos y con iniciar las acciones legales pertinentes,  ante lo cual les digo que yo les incluiré en mi lista de estafadores y que defenderé mi postura donde  y cuando sea necesario.

He perdido decenas de horas en conversaciones con agentes diversos de la misma compañía. A ellos les pagan su sueldo por hablar contigo, como es lógico, pero yo pierdo ese tiempo que detraigo del trabajo,  de la familia o del ocio… Te atiende un agente con el que ya no puedes hablar más, llamas de nuevo y te atiende otro que te dice otra cosa diferente o la contraria a la que te había dicho el primero…

Todos los errores, todos sin excepción, benefician al que los ha cometido. Nunca me ha pasado al revés, es decir, que haya tenido que devolver dinero porque se equivocaron en la factura a mi favor… Me ha pasado varias veces con Jazztel.

La mano hábil de mi amiga Alicia López, trabajadora de Orange, que obra milagros, solicita que se abra una incidencia  en Jazztel para eliminar la línea y cancelar el pago. Hay personas que están para resolver problemas y otras para crearlos. Y Jazztel accede a la demanda. Pues bien, después de estar solucionado el problema, me llaman de Jazztel de nuevo para reclamarme la deuda.

He acudido con mi reclamación  a la Oficina del Consumidor de mi Ayuntamiento de Rincón de la Victoria. Porque creo que no me debo quedar callado. Sé que no se trata de una cantidad importante pero creo que la condición de ciudadanos nos obliga a defender nuestros derechos.

En conclusión, que ejercer la condición de ciudadano exige un conocimiento de los derechos que te amparan, una vigilancia  que te permita detectar los  abusos, una capacidad de análisis que te haga ver dónde radica el problema, una exigencia que  lleva a no dejarse pisar sin rechistar y un compromiso con la defensa de la dignidad.

27 respuestas a «Contra la indefensión»

  1. Buenas Miguel Ángel!
    Sinceramente me asombra su lucha contra la “natura” del sistema neoliberal. Está demostrado que No tener incidencias injustas con las empresas de telefonía se considera científicamente: un milagro!! y yo ya no estoy para milagros. Por salud psíquica les he entregado esa victoria al capitalismo y los paso al apartado de ” problemas de ricos” .
    Cada día decido mis luchas ante las diversas injusticias, tengo una batería limitada de energía y soy consciente de las consecuencias (También intento decidir mis contradicciones) En este tema me muevo en el ámbito del humor como auto defensa.
    Cuando me llama un chaval que hoy está en una compañía y sé que la semana próxima el pobre estará en otra.. te dice siempre lo mismo:
    Usted está pagando de más, quiere seguir perdiendo dinero? con parsimonia y pensando, les respondo: Si, sé que estoy pagando de más, gracias, pero es que soy Imbécil y quiero seguir siendolo… (me quedo tan agusto) , feliz como una lombriz.
    Buscar honestidad en el neoliberalismo es como pedir a la teología ficción certeza..
    Ya disfruto de la honestidad y el amor de mis amigos y familia y con esto Feliz.
    Siento hoy no compartir como ejercer nuestra ciudadanía, no me lo permite mi inteligencia, pero nos queremos y luchamos codo a codo en otras mil batallas en las que estoy orgulloso y muy agradecido de sentirte muy cerca. Me das energia extra.
    Un fuerte abrazo a Carla y Lourdes.
    Besos sinceros de Gema.

    • Querido Miguel/Querida Gema:
      Es una alegría y un honor ver cómo abres, cada sábado, la puerta de los comentarios.
      En este te has excedido en el ingenio, en la sabiduría y la flema.
      Tú sabes jerarquizar: “Yo disfruto de la honestidad y el amor de mis amigos y familia y con esto soy feliz”.
      No hay señal más clara de inteligencia que desarrollar la capacidad de ser felices y de ser buenas personas.
      Tú también me das energía extra.
      Y una pequeña parte es para rebelarme contra estos pequeños abusos.
      El neoliberalismo impregna actitudes, comportamientos y concepciones. Qué lacra.
      Que paséis un buen fin de semana tranquilos y autoconfinados.
      Carla y Lourdes os mandan recuerdos multiplicados.
      Un gran abrazo.
      MÁS

  2. Hola MÁS.

    Esta semana has tocado un tema tabú. Tabú para los políticos, me imagino, porque con la gran cantidad de atropellos que comenten las operadoras de telefonía (todas), nadie les pone freno.

    A mi también me han pasado situaciones similares a las que nos narras y la cara de tonto que se te queda ante la impotencia y la indefensión es para retratarla…

    Es increible la falta de aprecio al cliente que muestran las operadoras de telefonía, insisito, todas. Eso de “El cliente tiene siempre la razón” pasó a mejor vida hace mucho tiempo. Te cuento otra historia que me pasó a mi:

    Soy cliente de Telefónica (ya sé que ahora es movistar), pero como estoy con esa compañía de forma continua y permanente desde el año 1992-93 (no recuerdo exactamente) es por lo que la denomino así. Por cierto, no por ser un cliente fiel tienes un mejor trato, al contrario, te tratan como al que lleva un mes, un día o una hora. Para Movistar no debe existir la fidelidad…

    El año pasado, en diciembre, de la noche a la mañana, sin que yo haya dicho absolutamente nada, me dan de baja mi línea telefónica que está asociada a internet con fibra, TV con prácticamente todo y cuatro teléfonos móviles (por lo que pago un alto precio). Pido explicaciones de quién me ha dado de baja y nadie sabe nada, me dicen que debo haberla pedido yo a través de otra operadora. Y les digo que me digan cuál y que me envíen la grabación de mi baja o traslado. No tienen nada, soy yo el que tengo que demostrar lo contrario… Para llorar…

    Solicité el alta de nuevo con esta compañía (no me atrevía a irme a otra no me fuese a pasar algo raro posteriormente como te ha sucedido a ti). Estuve más de un mes sin línea porque de forma milagrosa en donde estaba enganchado ya no me podía volver a enganchar… Y solo habían pasado unos días…

    Al darme de alta me consideran un cliente nuevo y me cambian el ruter y los dispositivos de TV que llevo pagando años a precio de oro y que nadie había venido a cambiármelos, porque ahora son mucho mejores (adaptados a 5G) y al mismo precio… Y me dicen los técnicos que soy tonto porque pago una barbaridad por esos servicios que la gente lo que hace es: darse de alta, pagan los primeros meses a precio rebajado y que después se dan de baja. Y así sucesivamente… De modo que pagan menos que yo y siempre tienen los dispositivos al día… Y Telefónica me trata igual o peor que a ellos a pesar de mi la larga fidelidad y de pagar más. Asi que vamos que tener que estar dándonos de baja y de alta cada dos por tres para que te atiendan en condiciones. Pero la verdad es que después no lo hago porque ni tengo tiempo para estar negociando ni para poder permitirme el lujo de quedarme sin conexión a internet durante mucho tiempo…

    Por cierto, en su moemnto, fui a consumo a presentar una reclamación, pero el funcionario que me atendió me quitó las ganas… Es como si te estuvieras enfrentado a un coloso al que jamás podrías acceder ni a las espinillas para darle una patada… Asi que no te queda otra que “ajo, agua y resina”…

    Un abrazo

    • Querido Juan Carlos:
      Gracias por tu comentario.
      Esperaba este tipo de aportaciones.
      Menuda historia la tuya después de esa trayectoria de fidelidad.
      No es que mal de muchos consuelo de tontos sino que mal de muchos es un estímulo para que cada uno de esa patada en la espinilla al monstruo que, al menos, le incomode.
      Es intolerable vivir en un estado de atropello.
      Te mando un gran abrazo.
      Con mi gratitud.
      MÁS

  3. ¡Querido Maestro!
    A veces pienso que es adivino de mis pensamientos.
    Cada semana con sus comentarios me da respuestas para mis dudas y mis problemas.
    Es muy cierto que los abusos existen y hay que estar muy alertas para no caer en infinidades de atropellos.
    Pero lo más duro, lo más desarmado, lo más indigno , lo más cruel, es cuando esos abusos provienen de tu familia más cercana.
    Me he sentido engañada y manipulada por unas personas que por orden divino me tenían que proteger y querer.
    Quizás mi ingenuidad o mi bondad me hacen ser rehén de la manipulación más perversa, esa que sin esperarlo te mata el corazón y te anula los sentimientos.
    Esa que de manera sutil y escurridiza maneja todo tu ser en busca de los más sucios argumentos para denigrar tu autoestima y meterte en una confusión tal que necesitas tiempo para salir de ese atolladero.
    Pero mi fé y mis esperanzas son grandes.
    Creo en el mundo de los sueños más placenteros, en la realidad más amable, en el tiempo que pone cada uno en su lugar y que identifica los mejores deseos.
    Y todo eso me da pie, día a día , para mantenerme firme y buscar en la justicia y hasta en el fin del mundo mis derechos.
    Porque ser buena no debe llevar a que las personas utilicen sus argucias para destruirte por dentro.
    ¡Que malo es el dinero!
    Enfrenta familias, destruye los mejores recuerdos.
    Ya no hay más que el materialismo, el egoísmo, la avaricia, la destrucción y los malos hechos.
    Me duele en el alma que se destruyan por dinero todos los afectos.
    Seguiré adelante defendiendo mi dignidad y mis derechos porque esta batalla la tengo que ganar para sentirme viva y encontrar la paz que merezco.

    Sin más por hoy reciban todos mis abrazos más sinceros.
    Hasta la próxima que la semana os sea leve.

    • Querida Loly:
      No olvides que nadie te puede hacer sentir inferior SI TÚ NO LO ACEPTAS.
      Es verdad que el atropello, pequeño o grande, que viene de quienes te debían cuidar y querer es mucho más doloroso.
      Sé que has tenido que pasar por pruebas muy duras y sé también que has sido capaz de superarlas sin destruirte.
      El valor de una persona se mide por la fuerza que hace falta para derribarla.
      Y tú sigues de pie.
      Incluso más fortalecida.
      Mucho ánimo.
      Muchos besos.
      Y gracias por estar ahí cada semana.
      MÁS

  4. Querido Miguel Ángel, como siempre describes las cosas claras y como son.
    Son tantas las casuísticas que me han sucedido que no vale la pena describirlas, pero es como dices.
    Solo comentaré dos cosas:
    Una es que cuando llamo a lugares que solo ofrecen un 902 les pido que me den un teléfono provincial. A veces lo consigo, otras veces me dicen que es una centralita y no hay otro teléfono.
    Yo estoy con Jazztel con tres terminales y otra fantasma que nunca me la dan de baja, pero no me cobran nada. Me regalaron tres Oppos19 con una permanencia de dos años. Con eso e internet 83€ mes. Precisamente en estos días una compañía, Lowi, por todo lo mismo me lo ofrece por 54,85€., Sin los terminales. Estoy atrapado hasta junio de 2022. Romper el contrato con Jazztel me supondría 700€.
    Lo escribo no como protesta porque así lo acepté, pero sí para que andemos con ojo.
    Admiro tu espíritu de lucha por poner orden en el desorden. Yo trato de no perder cuatro por reclamar dos y comerme la rabia que dan esas cosas.
    Me imagino la desesperación de tantos que en estos días quieren reclamar y nadie les atiende ni por teléfono ni presencialmente, y son cosas vitales.
    Un abrazo y a seguir luchando por un mundo mejor.

    • Querido Joaquín:
      Por esa que dicen que no te cobran nada, claro que te cobran.
      Y tiene permanencia.
      Ya ves lo que me pasó a mí en Jazztel. Lo de la línea que hemos llamado fantasma ya veo que no fue un problema mío solamente.
      Ha sido como una pesadilla. Qué rabia. No había forma de eliminarla. Y no la habíamos pedido.
      En otra ocasión nos llegó una factura de casi cuatrocientos euros. Un error. Me costó Dios ayuda recuperar el dinero.
      Las tropelías que comenten las operadoras de telefonía móvil es infinita.
      Lo que pasa es que no es fácil luchas contra ellas.
      Como algunas son pequeñas, las dejamos pasar.
      Pero esos pequeños robos, cuando se hacen a miles o millones de personas son un gran negocio.
      No debemos resignarnos a ser engañados.
      Un gran abrazo.
      Y gracias, amigo.
      Un abrazo para Ana Mari.
      MÁs

  5. Profesor,Maestro, hoy desde Chile tuve la suerte de empezar el dia con una de sus clases que son siempre magistrales para el ser y el vivir. Una clase colmada de experiencias, anécdotas y sentidos por doquier. Una instancia después de la cual no puedes ser igual, el mismo. Sus palabras, incluso las fundamentadas criticas a lo perfectible es siempre una invitación a reflexionar y crecer. Por ello quise compartir cin uds unas sencillas palabras que escribi para compartir con otros profesores apasionados por el cambio

    Qué tal si al despertarnos de la pandemia, nos comprometemos con el cambio para dejar atrás la doctrina y despertar la aletargada humanidad; avanzar de reglar para detenernos en el sentido. Dar pagina adelante donde se mude el foco desde a homogeneudad a la riqueza de lo diverso. Fomentar que las personas mas que de contenidos se colmen de sentudo, esperanza y proactividad. Dejar de lado una educación para la eficiencia a un ser capaz de cultivar la esperanza y la comumidad. Setes que apoyeny aliente a otros en lugar de criticar y obstaculizar. Volvamos a lo esencial que por mas invisible que parezca es obvio ante nuestros ojos.

      • Querida Valentina:
        Yo agradezco tu sensibilidad, tu ejemplo, tu pasión, tu valentía, tu compromiso y tus palabras.
        Besos.
        MÁS

    • Querida Valentina:
      Ha sido emocionante escucharte hoy.
      Es maravilloso encontrarse con personas como tú.
      Agradezco de corazón tus palabras.
      Te doy las gracias también por leerme en el blog y por escribir este precioso comentario.
      Muchos besos.
      Mucho ánimo.
      Muchaa gracias.
      MÁS

  6. Estimado Maestro
    Gracias por escribir sobre asuntos que también son muy importantes porque se trata de denunciar los atropellos y actos ilegales de determinadas empresas.. Gracias por no callar porque menos molestias causa pagar por un servicio no recibido sobre todo si esa cantidad es pequeña, pero si lo hacemos así ¿quién denuncia a estas empresas por sus estafas y ¿quién alerta a los demás consumidores para que no caigan en sus garras?
    Hace dos años al regresar desde Cali a Quito me presenté en el aeropuerto con más de 3 horas de anticipación y para mi sorpresa me dijeron que no era seguro que pueda viajar porque no había hecho un pre chequeo de mi pasaje un día antes..Según me dijeron hay una ley que permite a las aerolíneas vender boletos que no han sido pre chequeados. Lo que me pregunte fue ‘¿Cómo pueden vender un boleto que ya está vendido y por el cual la arolínea Avianca ya recibió dinero..Es decir, la empresa, así yo no hubiera viajado, no perdía dinero No sabía de que era casi obligatorio hacer el pre chequeo por internet 24 horas antes, pero lo irónico de todo esto es que tuve que rogarles que me permitan viajar y usar un boleto que me pertenecía . Finalmente ME HICIERON EL FAVOR de designarme un puesto .
    Hay leyes que me parecen absurdas y que en lugar de proteger al consumidor, favorecen a empresas que por encima del servicio a sus clientes piensan en su lucro y ganancia, a veces ilegal, por eso maestro gracias nuevamente por escribir sobre estos temas porque alguien tiene que decirles que son tramposos y estafadores.

    • Querido Eduardo:
      Gracias por leer y por escribir.
      Has tocado otro núcleo importante en el que se cometen abusos. Algunas veces legales.
      En tiempos normales yo hago más de cien vuelos al año. Y he visto de todo.
      Es un abuso que se pueda vender más del 20% de pasajes de un vuelo. Luego llegas, y si hay overbooking, te quedas sin viajar. Tienes tu billete, lo has pagado, estás a la hora… ¡¡¡y no puedes volar!!! Y eso es legal. Una ley injusta que beneficia a las compañías aéreas.
      En un viaje a Santiago de Chile, mi asiento no se reclinaba y tuve que aguantar todo el viaje con esa incomodidad. Pero pagué como si hubiera viajado en un asiento normal.
      ¿Qué decir de los retrasos en las salida de los vuelos? No puedo calcular las horas que he perdido en aeropuertos de todo el mundo. Sin la menor indemnización.
      Por eso me pareció importante dedicar el atículo desea semana a defender los derechos ciudadanos.
      Un gran abrazo.
      MÁS

  7. Querido Miguel Ángel:

    Un tema que me pilla de cerca por muchos motivos.

    Los comentaristas que me preceden ya han aportado muchas de las ideas que se me iban ocurriendo a medida que leía tu texto de esta semana. Tú mismo no dejas de definir esos hechos y lo que nos provocan: estafa, impunidad, abuso, robo, burla, frustración, impotencia y rabia.

    1.- Nos ganan porque somos inteligentes y queremos cuidar nuestra salud psíquica.

    2.- Nos ganan porque se saben unos colosos, saben de nuestra inteligencia y de que llegaremos a la conclusión de que no nos queda otra que “ajo, agua y resina”.

    3.- Nos ganan porque saben que no queremos perder cuatro para ganar dos, sin contar energía y tiempo, en el mejor de los casos.

    4.- Nos ganan porque no dan la cara, es como si no existieran, como si nadie fuese el responsable ni el que decide. Al teléfono está un mandado. Y luego otro. Y otro día otro que te remite al primero. Y esto me lleva al siguiente motivo.

    5.- Nos ganan por agotamiento. Y lo que más agota son las constantes mentiras. O la falta de racionalidad. O el hacer ver que nos entendemos y resolvemos el problema, todo con mucha amabilidad, y luego comprobamos que estamos como al principio.

    6.- Nos ganan porque somos más educados que ellos (para lo cual no hace falta mucho), no nos ponemos a su altura de usureros y ladrones sin ningún tipo de respeto por las personas.

    7.- Nos ganan, en definitiva, porque se saben ganadores desde el principio. Todo está dispuesto para que así sea. Saben que los necesitamos. Conocen el poder de su dinero. Y también conocen bien nuestra forma de proceder. Ellos causan la situación no querida ni solicitada por ti, te lo envío, te lo instalo o te lo modifico en tu contrato, y te dicen: si estás de acuerdo pestañea.

    8.- Tú titulas: Contra la indefensión. Nos ganan porque saben de nuestra indefensión. Nuestra lucha contra ellos está perdida. Si queremos ganarles o que ese abuso deje de quedar impune, creo que deberíamos dirigirnos a quien lo permite. Pero seguramente nos tropecemos con más de lo mismo. ¡Vaya mierda!

    9.- Perdón por la asquerosa palabra, pero más asquerosa es la avaricia. Ves, con solo pensar en este tipo de situaciones ya me hace encabronarme.

    10.- Un fuerte abrazo, querido batallador incansable. Ahora que lo pienso, ¡pues sí que están perdiendo dinero las compañías aéreas contigo!

    • Querido José Antonio:
      ¿Ves por qué quiero que te pasees con más frecuencia por aquí?
      Claro que nos ganan.
      Hablo de valentía como una virtud democrática que nos hace ir a causas que de antemano sabemos que están perdidas. Pero hay que ir a ellas.
      Aunque bueno, para estas causas, más que valentía hace falta paciencia.
      Es verdad que son entes invisibles porque con quienes hablas no tienen responsabilidad alguna en las decisiones.
      Me cuesta mucho resignarme a que las cosas tienen que ser así.
      Las causas por las que nos ganan son esas y algunas más: vemos con escepticismo que se pueda conseguir, te causa un malhumor y una indignación que no quieres cambiar por poco dinero, saben más que tú del asunto, disponen de una experiencia que tú no tienes, cuentan con unos equipos de abogados que se las saben todas, sabemos que el pez grande se come al chico…
      También es cierto que el amor propio te lleva algunas veces a a adoptar el papel del pequeño David frente a Goliat.
      Un abrazo, querido y añorado amigo.
      MÁS

  8. ¿CÓMO ENTENDER LO QUE ESTÁ PASANDO?
    Un candidato que, ante todas las evidencias de la derrota, se niega a felicitar a su adversario. Los mandatarios de todo el mundo (menos Rusia, creo) han felicitado ya al presidente electo. Pero Donald Trump se atrinchera en la Casa Blanca.
    Aquí conozco también quien le apoya. Y creo que esas posturas no provienen del análisis sino de unas ideologías cerriles.

    • Querida María:
      Este fenómeno y algunos otros me están llevando a escribir el próximo sábado sobre un tema bien complicado, como es la estupidez humana.
      Lo voy a titular La navaja de Hanlon. Se trata de un principio que dice: No atribuyas a la maldad lo que puede ser fácilmente explicado por la estupidez.
      También yo he oído, incluido en la radio, a personas que defienden el planteamiento de Trump. Digo en la radio no porque haya habido oyentes que han dado esa opinión sino a líderes de opinión que se burlaban del nuevo presidente y de su vicepresidenta. Me refiero a Es radio. Siente uno bochorno.
      Gracias por leerme y por escribir este comentario.
      MÁS

  9. Hola a todo el mundo,

    Verídicas rabietas del mundo real hostil en el que vivimos. La parte buena es que así no nos olvidamos de que no todo el mundo es bueno.
    Completamente de acuerdo. Yo ya no lucho, ataco, dice mi amigo que se cree victima del Estado de Derecho que impide/dificulta/obstaculiza cualquier actividad emprendedora del autónomo.
    Hacienda del Estado, la aeat, es igual pero más tozuda aún.
    En breve,
    Por un error en la titularidad de la factura emitida, Don tal, en régimen de estimación directa, vendió una partida de fruta, con un precio de venta a pérdidas (más coste que ganancia). El titular correcto, era un familiar y por escasa cuantía de producción no estaba obligado a guardar facturas de gastos. Rectifica en tiempo y forma la factura de venta errónea. La aeat no cede, y dice que quiere las facturas de gastos que no estaba obligado a guardar el titular correcto. La aeat, dice que si no hay factura de gastos, los 4000 euros de venta son TODO GANANCIAS, hay que ser tozudo, interesado, injusto, abusivo, ……

    O dicho de otra forma porque es lioso, un amigo vende fruta a pérdidas por unos 4000 euros lo que costó más de 5000 producirlos sin contar su mano de obra. Por un error -subsanable con pruebas-, la aeat, erre que erre, y dice que de los 4000 hay que pagar a la aeat el tanto por ciento correspondiente en IRPF, que son unos 1500 de los 4000. O sea, lo que costó producir 5000 -sin contar la mano de obra-; contando su mano de obra costó 8000; después de la intervención del mercado y de la aeat, resulta que lo que le costó 8000 lo vende por 2.500.

    Ahora ha acudido a los Tribunales ordinarios, ahora no para de calentarme el coco todo el rato para que yo le guíe correctamente en todo lo que pueda hacer en B (en negro, economía sumergida), yo le digo que no sé, y el hombre no me cree y me dice que como me ve leer libros que debo de saber cómo.

    En fin, estoy bastante harto de saber del abuso de derecho de la aeat, y que conste que ésta es la empresa más grande del Estado. Pero claro, hay que recaudar para sustentar el leve gasto político y público.

    Que tengan buen día.

    • Estimado Don Quintiliano:
      Siempre me alegra verte por aquí, aunque solo sea para darte un paseo y descansar del riego.
      Es decir que siempre serás bienvenido.
      Porque, además, siempre aportas algo interesante, extraído de la vida y del pensamiento sagaz.
      Si uno se dejase llevar estaría siempre enrabietado. Hay que tomarlo con filosofía. Pero no cruzarse de brazos.
      Hoy tenían que venir a recoger tres cajas de libros que tenían que llegar a Badajoz mañana. Me dijeron que las recogerían de 10 a 12. Cuando llamé a las 5 de la tarde, me dijeron que tenían retraso y que vendrían a las 6.30. Cuando llamé a las 7 me dijeron que vendrían el día 18… ¡Y ya no pierdo llamar hasta mañana!
      Lo que cuentas de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (haces bien en escribirlo con minúsculas) es de juzgado de guardia. Qué injusticia. Qué robo.
      El que acudan a ti para resolver los problemas significa que te consideran una persona competente y solidaria.
      Estoy seguro de que echarás una mano en lo que puedas, si es que se puede hacer algo.
      Un abrazo y hasta pronto ( o eso me gustaría).
      MÁS

  10. Los ámbitos en los que se puede recibir una extorsión, pequeña o grande, son infinitos.
    Contra las grandes casi no hay más remedio que luchar, pero las pequeñas, muchas veces, nos producen incomodidad pero pensamos que no compensa luchar contra ellas.
    Estoy de acuerdo en que sumadas unas y otras te producen una sensación de indefensión.
    Pero hay que luchar contra ella.
    No debemos tirar nunca la toalla.
    Por principio.

    • Querida Paula:
      Gracias por leer el artículo en primer lugar y por hacer este comentario con el que estoy totalmente de acuerdo.
      Creo que hay que hacer frente a esos pequeños abusos. En primer lugar, descubriendo emprime lugar que existen. Porque existe el problema de que algunos ciudadanos y ciudadanas ni siquiera se enteran. Y luego hay que denunciarlos y rechazarlos.
      Sé que hace falta dedicar tiempo y energía. Y sé que algunas veces no se va conseguir lo que se pretende.
      Si no rechazan esos comportamientos, seguirán produciéndose y aumentado.
      Besos.
      MÁS

  11. Abusos, estafas y faltas de ética y moral, incluso en los momentos más dolorosos y críticos de la existencia humana como es la pérdida por Covid de un familiar, en este caso mi padre.
    Todo empieza con la llegada del covid y por tanto de un miedo que inunda a mi padre y que empieza a vivir sin vivir porque el miedo a la muerte por este virus condiciona su vida, tomando medidas extremas, mascarillas, hidrogel…distancias de seguridad,nada de abrazos y privándose de ver a sus nietas que es lo que más quería.
    Se agarraba a cualquier atisbo de esperanza. Quería evitar esta enfermedad y cuando le dijeron que la vacuna de la gripe es necesaria para las personas de riesgo, no duda en ponérsela. Allí no comprueban en que estado te encuentras, ni si tienes fiebre o estás en disposición de ponértela. Le dicen que la vacuna le puede dar síntomas y así fue. Empezó a tener fiebre ese mismo día.
    Aunque él tenía claro que no podía ser el virus, mi madre y mi hermano buscaron a alguien que le pudiera hacer la prueba por 40 euros (primer abuso, ¿ estafa?) con tan mala suerte que había tal lista de espera que no pudieron hacérsela y cuando llegó al hospital estaba en la Fase 4, la vacuna aceleró todo el proceso.
    Inmediatsmete mi hermano nos avisa, a mi hermano que está en Paris y a mi que vivo en Estepona. Podemos trasladarnos porque ese día no empezó el estado de alarma.
    Para más tranquilidad mi hermano y mi madre se hacen cada uno un PCR, 40 euros cada uno. ¿No hubiera sido lógico que se lo hicieran inmediatamente tras el positivo de mi padre, teniendo en cuenta que mi madre tambiés es de riesgo?. El PCR sale negativo, lo que nos hace relajarnos un poco en las medidas de seguridad.
    Mi madre da síntomas y mi hermano también. Y es cuando mi padre fallece cuando se le hace la prueba oficial y son positivos. Mi madre ya con neumonía, ha estado ingresada junto con mi hermano.
    Informamos de nuestro contacto estrecho, pero hasta los tres días no la hacen. Decidimos pagarlas, aun sabiendo que el PCR da falsos negativos. Lo que suposo otros 80 euros.
    Un auténtico negocio del que se benefician unos pocos a costa de una pandemia mundial. Impotencia y tristeza. Indefensión aprendida.
    PD: Nosotros por ahora somos negativos. Cuidando a mi madre y hermano sin poder hacer el duelo de mi padre. Una auténtica pesadilla de la que me gustaría despertar.
    Aunque esta semana no tenía fuerzas para participar he querido hacerlo para denunciar los abusos a los que estamos siendo sometidos los familiares afectados por Covid. Y muy especialmente para rendir un homenaje a mi padre, persona integra y con un sentido de la moral y la justicia que afortunadamente nos ha transmitido. Valores y principios que siempre nos acompañarán y que de alguna u otra forma permitirán que este vivo.
    Gracias Miguel Ángel.

    • Querida María José:
      La lectura de tu comentario me ha dejado conmovido.
      Me había sorprendido no leerte el domingo, como es ya habitual.
      Y, al ver que no escribías durante la semana, pensé que te podría haber pasado algo. PERO NUNCA IMAGINÉ EL CALVARIO POR EL QUE HABÉIS PASADO.
      Lo primero que quiero hacer es enviarte un gran abrazo de consuelo, de ánimo, de afecto. Sé el vacío que deja un ser querido como es el padre. Lo he vivido. La muerte es algo excesivo.
      Sé que no hay palabras que puedan llenar ese hueco profundo y definitivo. Te queda el maravilloso recuerdo de tantos años de amor compartido. Él sigue vivo en vuestra memoria y en vuestros corazones.
      Quiero enviarte también un abrazo para tu madre que, sin duda, estará viviendo momentos de gran dolor y desolación.
      A la muerte, como al sol, no se les puede mirar de frente, decía Saint Just.
      Todavía se incrementa el dolor en este caso, por dos motivos. Uno, por las circunstancias en que se ha producido la muerte, y otro por la forma de tener que hacer el duelo.
      Efectivamente, los abusos se hacen más crueles cuando está de por medio la salud. Y cuando el resultado es fatal.
      No sé qué extraña sensación me ha unido a ti esta semana. Porque he estado pensando en escribir el artículo sobre la muerte. Es más, pensaba en el título CON LA MUERTE EN LOS TALONES. Porque hoy día todos estamos bajo una especial amenaza. Lo haré en las próximas semanas. Diré que las estadísticas ocultan el rostro y el dolor de los fallecidos y de sus familiares. Y que la muerte, cuando nos toca de cerca no es igual que cuando se habla de muertes que ocurren a miles de kilómetros distancia.
      Además, he terminado de leer un libro en homenaje a un padre, que fallece asesinado en Colombia. Está escrito por Héctor Abad y se titula “El olvido que seremos”.
      Me ha conmovido que a pesar de los momentos que estás atravesando, hayas tenido el valor de escribir. No sabes cuánto te lo agradezco y cuánto lo valoro.
      Entiendo que este comentario es también un homenaje “a la persona íntegra y con sentido moral y de la justicia” que fue tu padre. A través de ti se puede ver cómo era él.
      Me alegra saber que el resultado de vuestros análisis es negativo (que paradoja,lo negativo es lo positivo).
      Deseo también que tu madre se mejores todavía sigue con algún problema de salud.
      Te mando un beso muy grande y todo mi afecto.

      MÁS

      • Querida María José:

        Acabo de leer tu comentario. Y a medida que lo hacía se me iba encogiendo más el cuerpo. Yo ante esto siempre me quedo sin palabras. Si me lo permites, te mando un abrazo y deseo que tu madre y tu hermano se recuperen.

        Miguel Ángel, respecto a la paradoja de lo positivo y lo negativo, me has recordado un hecho que se produjo hace dos semanas. Los padres, el hermano y la hermana de Simón (mi sobrino Simón de cuatro años), han dado positivo en coronavirus y él negativo. ¿Cuál fue su reacción? Pues llorar, porque él quiere ser también positivo. Como era de esperar, este sábado pasado se salió con la suya.

        Un abrazo, a la espera ya del nuevo artículo. Por favor, cuidaros todo lo más que podáis, que esto no es una broma.

        • Querido José Antonio:
          Ya veo que lo lees todo.
          Pero TODO TODO. Es magnífico. Da gusto escribir aunque solo hubiera un lector como tú. Y lo lees casi recién escrito. Porque he visto el estremecedor comentario de María José esta misma tarde.
          Veo que Simón consigue todo lo que se propone.
          Que magnífica reacción.
          Espero que pronto nos digas que todos se han recuperado.
          UN ABRAZO.
          MÁS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.