Negociación, no chantaje ni mercadeo

30 May

No me gusta la descalificación genérica de la clase política. Es profundamente antidemocrática. Lo cual no quiere decir que no podamos criticar esta o aquella actitud, este o aquel comportamiento. Pero no se puede decir que todos los políticos sean malos, ni que  todos sean iguales. Porque no es verdad.

El día 19 de mayo se votó en el Congreso de los Diputados la quinta prórroga del estado de alarma.  Fue aprobada por una ajustada mayoría absoluta. Para alcanzar esa mayoría el gobierno tuvo que hacer las negociaciones  que le exigían las circunstancias. Es sabido que el Partido Socialista tiene solo 120 diputados y Unidas Podemos 35.  Para conseguir  la mayoría absoluta de 176 era necesario negociar.  

Hablamos hasta la extenuación de la importancia del diálogo y de la necesidad de la negociación pero, cuando el presidente del gobierno dialoga, cuando negocia y cuando llega a acuerdos, es tacharlo de funambulista, mercader o trilero. Ni es justo, ni es razonable.

A mi juicio, la única cuestión que había que debatir en las negociaciones era la necesidad, o la conveniencia  al menos, del estado de alarma desde el punto de vista sanitario o desde cualquier otro punto de vista: jurídico (necesidad del cercenamiento de libertades), político (centralización de la gestión de la crisis), económico (incidencia del estado de alarma en la vida laboral), psicológico (saturación de la ciudadanía después de tantos días de  confinamiento)… 

Pero el miércoles pasado me encontré con que el contenido de las negociaciones no era ese. El contenido de la negociación era el interés partidista de quien negociaba con el gobierno. Es decir, que si este cedía a la petición del negociador, el voto sería favorable. La negociación se convierte entonces en un chantaje, en un puro mercadeo.  Como no me concedas, como no me des, como no retires, como no avances, como no retrocedas, como no calles, como no digas… no voto a favor de la propuesta.

Yo me pregunto dónde queda el interés de la ciudadanía. ¿Qué es lo que se negocia? No la salud de las personas sino la derogación íntegra de la reforma laboral, la entrega de dinero a esta comunidad, la apertura de una mesa de diálogo para otra, la ampliación de las competencias para la de más allá…

De donde se deduce que no se está negociando sobre el asunto en cuestión sino aprovechando la negociación para sacar tajada. “Negociar no es regatear, ceder o imponer. Negociar es un proceso de comunicación para buscar un punto de encuentro en el que todos salgan ganando”, dice Alejandro Hernández en ”El pequeño libro de la negociación”. Yo diría, en este caso, en el que la ciudadanía salga ganando.

Luego vienen las firmas apresuradas, la opacidad sobre lo acordado y la exigencia del cumplimiento de lo firmado una vez desvelado el contenido. Usted me pone una pistola en la nuca, me hace firmar que le voy a pagar un millón de euros y después airea el documento diciendo “pacta servanda sunt” (los pactos obligan).

Por lo visto, la cuestión central, que es la salud de la población, es lo de menos. Vox ha votado negativamente en las cinco ocasiones que se ha propuesto el estado de alarma. Es decir, que por Vox habríamos estado todos en la calle y habríamos seguido teniendo 900 muertos diarios y 35% de contagio diario, como al principio. Ningún gobierno del mundo ha tomado la decisión de dejar a toda la gente en la calle. Lo importante para Vox es decir no al gobierno, lo deseable es tumbar al gobierno. Lo importante para Vox es aplaudir las caceroladas y caravanas de coches enarbolando banderas contra el gobierno. Y el PP votó sí en las tres primeras, se abstuvo en la cuarta y anunció ya entonces que votaría que no en la quinta, sin esperar a ver qué decían los datos sanitarios, qué decía la ciencia.

Para Bildu lo importante no era la salud y el control de la epidemia, era aprovechar la ocasión para conseguir la derogación íntegra de la reforma laboral del PP. Pero, ¿qué tiene que ver una cosa con otra? Pues tiene que ver algo muy importante: que podía ser utilizada como moneda de cambio, como  elemento del chantaje.  O derogas la reforma laboral de forma integra o voto  no a la propuesta. Oiga, ¿y si la propuesta de prórroga es necesaria para controlar la pandemia? Por eso duele ver a Otegui levantando el documento y diciendo que cuando un vasco da su palabra, la cumple.

Rafael Rufián vota no porque el gobierno no garantiza la celeridad deseada para abrir la mesa de diálogo y no solo dice no a la propuesta de un nuevo estado de alarma sino que amenaza con romper el pacto de legislatura. Pero, ¿de qué iba la votación? Porque yo creía que se trataba de aprobar o rechazar la nueva prorroga.

Hasta el portavoz de Compromís, señor Joan Baldoví, cercano a la política del gobierno, a quien frecuentemente aplaudo por su sensatez, anuncia que va a votar en contra porque en la negociación el presidente no ha aceptado la petición de una cantidad de dinero que solicitaba para la comunidad autónoma valenciana. 

Un mercado en el que parece contar todo menos aquello que se está  votando. ¿Qué perversión es esta? ¿Qué caminos han conducido a esta vergonzante compraventa? Al ser una práctica frecuente ya no parece tan escandalosa. Pero lo es. Se trata de practicar la habilidad de salir ganando, no de buscar el bien común. “La diplomacia es el arte de hacer que otro se salga con la nuestra”, dice el diplomático italiano Daniele  Vare.

Estoy escribiendo un libro sobre la importancia, las exigencias y las habilidades que requiere la negociación. Inmerso en muchas lecturas y en interminables reflexiones me he dado de bruces contra este espectáculo.

Un espectáculo aderezado con los reiterados insultos de la oposición  al gobierno. Ni una situación de la gravedad que tiene esta pandemia les hace reflexionar y abandonar las actitudes hostiles. No me quiero dar por vencido. Albergo la esperanza de  que puedan recapacitar a tiempo y llegar a la conclusión de que es necesaria la unidad para salir de este atolladero. En Friburgo, Ana Díez Aritzakera escribe en un diario de tirada nacional: “En tiempos de crisis, los inteligentes buscan soluciones y los necios buscan culpables”.

Cuando dice la oposición que  el gobierno es criminal y que ha hundido la economía, ¿es que no se ha enterado todavía de que existe un virus que está causando en todo el mundo tan poderosos estragos?, ¿es que no han mirado un centímetro más allá de sus narices?, ¿es que no son capaces de pensar que a los demás también les duelen los muertos y las penurias de la gente?

La negociación auténtica exige unas reglas del juego que la  conviertan en un proceso ético, respetuoso y democrático.  Cuando no existe equilibrio entre las partes que dialogan (una tiene poder y otra no, una tiene destreza y otra no, una tiene información y otra no, una juega limpio y otra no…) es imposible calificarla de justa.

Y, en este caso,  el gobierno se salva de la más grave acusación. Porque el gobierno tenía la imperiosa necesidad de defender la salud de la ciudadanía. Y tenía que conseguir los votos necesarios para sacarla adelante. Ha sido la oposición la que ha aprovechado la ocasión para convertir la negociación en un chantaje

Pronto volveremos a presenciar, probablemente, otra sesión parlamentaria para la sexta prórroga del estado de alarma. Espero que no se repita el vergonzoso espectáculo del que hemos sido víctimas. Deseo que no se produzca la misma sarta de errores y el mismo clima de crispación y de agresividad Espero que nuestros políticos  hagan caso a Alfred Font Barrot que, en su libro “Las 12 leyes de la negociación”, dice que “ser inteligente es mejor que ser agresivo”.

Amar la palabra. Cuidar la palabra. Estar informado. Escuchar con atención. Argumentar con rigor. Respetar al otro.  Tener empatía. Buscar el bien común. Decir la verdad. Eso es negociar. Lo otro es chantaje y mercadeo.

20 Replies to “Negociación, no chantaje ni mercadeo

  1. Buenas Magister!
    Comparto la indignación de ver que el diálogo se ha convertido en mercadeo. No nos escandaliza y casi ni nos damos cuenta que la negociación es ya chantaje. Lo normal es sacar tajada aprovechando cualquier tema si tengo que dar mi voto. No aprovecharlo sería de tontos…
    Gracias por tu llamada de atención porque esta toxicidad nos afecta y empezábamos a normalizarla.
    De pronto.. La indignación se ha convertido en inmensa alegría
    Annuntio Vobis Gaudium Magnum!
    Habemus libro
    Ya nos contarás cuando se edita..jeje
    Que buen desayuno nos has dado con este anuncio, además de tu artículo de salud ética, la impresionante selección de citas (son buenísimos, joé) y tus reflexiones. Mil gracias.
    Saludos a la family
    Un fuerte abrazo Miguel Ángel

    • Querido Miguel (querida Gema):
      No es posible olvidaros. Porque hacéis muchos méritos para estar presentes. La amistad tiene esas claves. Has sido el más madrugador de los comentaristas de la semana.
      Parece mentira que cuestiones tan patentes y tan terribles se hayan instalado en la política como si tal cosa. Es que no se estudia o se discute si el estado de alarma es necesario o no. En los debates sobre la prórroga se habla de otras cosas o de nada (como hace Vox). Entonces, ¿qué importa la salud del pueblo?
      Creí que era necesario decirlo.
      Ya llevo varios años con este libro a cuestas. Se titulará, quizás, LA NEGOCIACIÓN, PIEDRA ANGULAR DE LAS EVALUACIONES (Y DE LAS INVESTIGACIONES, añadiré dentro). Tengo 172 páginas escritas. Es fruto de mi experiencia de muchos años. Parece que Morata quiere el texto. Pero aun queda.
      Es probable que el sábado próximo deje un poco de lado el coronavirus. Ya llevo 12 artículos y creo que es bueno respirar un poco, aunque sea con mascarilla.
      Un gran abrazo para los dos.
      Y gracias.
      MÁS

  2. ¡Querido Maestro!
    Después de leer su comentario sobre la actuación de algunos políticos tengo la sensación de que nos han traicionado.
    La traición , en muchos ámbitos de la vida, es una experiencia muy dolorosa.
    Siempre que se pierde la confianza se abre una herida que tarda en sanar.
    La traición que duele y marca , la que estamos viendo en la clase política, es aquella que se lleva a cabo deliberadamente, a plena conciencia y por motivos tremendamente egoístas.
    Proviene de quien en las elecciones nos han asegurado algo y a la hora de la verdad se comportan de una manera diferente.
    Se traicionan los pensamientos, los pareceres, los acuerdos, las expectativas, las ilusiones y las promesas.
    Nos defraudan con las palabras y con los actos.
    Y los ciudadanos sentimos el más amargo sabor del engaño.
    Nos sentimos dolidos, burlados , perdidos en un maremagnum de datos.
    El efecto más nocivo de toda esta situación es un dolor intenso y una profunda huella de desconfianza fruto de la experiencia vivida.
    Todo ello nos afecta, nos deja los sentimientos deshechos, la credibilidad de la clase política por los suelos.
    Solo mi aliado, el tiempo, nos dará una visión más lúcida de la verdad de lo sucedido y la ciudadanía aunque esto sea un trago amargo, tenemos que recuperar nuestra autoestima y el equilibrio para seguir adelante.
    Lo que no se debe consentir ni permitir que los fallos y equivocaciones de otros se conviertan en un sello que marque nuestras acciones y nuestras vidas.
    Perdonaremos, aunque esto no suponga aceptar sin consecuencias lo ocurrido , porque esto nos ayudará a reconciliarnos con uno mismo y con los demás y aprenderemos a dejar atrás lo ocurrido.

    Sin más deseando que todos/as os encontréis bien de salud me despido con un cariñoso abrazo.

    • Querida Loly:
      Qué hermosa costumbre la de leerte cada sábado. Siempre con sensatez y sensibilidad.
      Creí necesario hacer esa crítica porque indigna ver cómo algo tan evidente y dañino se instala en la práctica política hasta parecer lógico y natural. Es decir, hasta el punto de que (como dice Miguel Vera esta mañana en su comentario) quien no lo haga, quien no aproveche la ocasión, parezca tonto. Pero yo me pregunto qué es lo que se negocia, y se negocia SOLAMENTE SI APROBAR LA PRÓRROGA ES BUENO O MALO PARA LA SALUD Y LASLIBERTADES DE LOS CIUDADANOS… Y de eso no se habla. Se habla de qué me tienes que dar si voto a favor.
      Es una traición, claro está.
      Porque les votamos no para eso sino para defender los intereses de todos, el bien común. NO tiene un escaño para mercadear y sacar tajada.
      Y, como siempre, acabas aprovechando la lección para aprender generosidad y para ser mejores.
      Gracias.
      Besos.
      Y que tù también disfrutes de buena salud.
      MÁS

    • Querido Juan Carlos:
      Ya te echaba de menos, preveo que el virus te sigue respetando.
      Lo de los insultos y las agresiones me parece cada día más aberrante.
      ¿A dónde nos llevan? Como se desprende de la imagen, a la destrucción.
      Un abrazo, querido amigo.
      Que sigas sano, fuerte, trabajador e inteligente.
      Y gracias por el enlace.
      MÁS

  3. Estimado Miguel Ángel, cuando se habla de política me faltan las palabras. Como dice una de las Canciones del Último de la Fila “Cuando el mar te tenga”: “Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio no lo vayas a decir”. ¡Es muy triste! Siempre he tenido la esperanza de tener una Ley de Educación que partiera de la realidad de los centros y del consenso de los políticos… pero si no se ponen de acuerdo en temas relacionados con la Salud y en la objetividad de las decisiones y respuestas que todo ello conlleva…tengo claro que mi sueño es una utopía. “No hay que apagar la luz del otro para que intente brillar la nuestra” (Ghandi). Debes aprender a estar quieto en medio de la actividad y estar vibrantemente vivo en reposo “(Indira Ghandi). La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía” (Ghandi). Me pregunto… ¿Son nuestros políticos felices? Gracias Miguel Ángel.

    • Querida María José:
      Creo que esa pregunta por la felicidad de los políticos (que me parece importante) tiene otra cara: ¿buscan lea felicidad de la ciudadanía?
      Pero ya digo en el artículo que no me gusta hacer una descalificación genérica. Hace tiempo escribí en este mismo blog un artículo titulado En defensa de la clase política. Ya sé que no es muy popular tener esa postura. Pero la contraria está del lado de la dictadura. Frente a los políticos como clase solo está la dictadura. Y yo no la quiero. Lo que quiero es mejorar a la clase política.
      Los educadores y las educadoras tenemos que hacer reflexiones rigurosas sobre la realidad política. Porque somos seres políticos. Y porque hay que educar para comprender la realidad y para comprometerse con su mejora.
      Cuando no hay educación se produce lo que denuncia Perrenoud: puede un político despreciar al pueblo y ser aclamado en las siguientes elecciones.
      También me importa la unidad para mejorar la educación. PERO AHORA HAY QUE ESTAR UNIDOS PARA CONTENER LA PANDEMIA. Me está escandalizando la postura de la derecha.
      Muchos besos.
      Muchas gracias por tu participación.
      Ya te echo de menos cada sábado.
      MÁS

  4. Querido Miguel Ángel:
    De qué forma tan clara y diáfana has descrito la situación política que estamos viviendo en los últimos tiempos; pareciera que algunos de los representantes de varios partidos políticos pensaran que la ciudadanía es corta de entendimiento y no se da cuenta de quiénes son los que tratan de anteponer la salud a la economía u otras cuestiones…

    Me resulta bochornoso ver las sesiones en las que cada quince días se reúne el Congreso de los Diputados para prorrogar el necesario estado de alarma, porque la hostilidad va en aumento, las descalificaciones son cada vez mayores y los intereses partidistas para sacar tajada de la situación son cada vez más evidentes. ¿Qué ejemplo de negociación están dando a toda la ciudadanía en unos momentos en los que toda ella se siente fuertemente dolorida por la pérdida de tantas personas?

    Ciertamente comparto contigo que la oposición quiere desgastar al Ejecutivo con ruido y caceroladas haga lo que haga; para la oposición todas las decisiones que tomen están mal sean cuales fueren, todo está mal hecho: si se confina a la población para evitar contagios, malo; si se desconfina poco a poco para ir controlando la cosa, malo; si los alumnos vuelven a clase de manera presencial para que puedan preparar las últimas pruebas, malo; si los alumnos no vuelven a las aulas porque ya queda poco curso y el virus aún anda suelto , malo; si no se viaja entre provincias para evitar rebrotes, malo; si se permite la movilidad entre provincias, malo…Mi madre, cuando en casa se presentaban situaciones de este tipo, siempre respondía “Tú lo que quieres es que me pille el toro”

    Estaremos atentos a la próxima petición de prórroga, no perderemos la esperanza de que después de la semana política tan dura que llevamos, el sentido común se empiece a imponer por el bien de todos.
    Un beso grande
    Mª Ángeles Peláez

    • Querida María Ángeles:
      Muchas gracias, siempre es agradable saber que tu mensaje ha llegado a algunas personas y que esas personas han entendido y competido tus ideas.
      En el párrafo haces una perfecta descripción de esa postura que no busca la verdad y el bien sino el rédito político. La derecha de este país me tiene decepcionado e irritado. ¡Nada! No acaban de enterarse de que es hora de buscar soluciones TODOS JUNTOS! TODO ESTÁ MAL, SEA LO QUE SEA,UNA COSA Y SU CONTRARIA. ¡QUÉ SABIA TU MADRE!
      Además de los problemas de negociación está lo que tú dices de las agresiones, de los insultos, de la violencia, del clima de hostilidad. Como si buscasen cosas distintas. Lo que tienen que buscar es la salud del pueblo. TODOS A UNA.
      MUCHOS BESOS, QUERIDA AMIGA.
      MUCHAS GRACIAS.
      MÁS

  5. Se anuncia para el próximo miércoles una sesión parlamentaria en la que el gobierno solicitará la última prórroga del estado de alarma.
    Al parecer, el gobierno tiene ya garantizados los votos para que salga adelante. Parece que ERC y PNV apoyarán esta vez al gobierno que apoyaron.
    Pero volveremos a ver, con seguridad, la cerril postura de Vox y PP. Veremos qué hace ahora Ciudadanos sabiendo que el gobierno ya tiene los votos necesarios. Lo suyo sería que, si vieron las razones de la prórroga 5ª también vean las de la 6ª. Para votar en conciencia no se necesitaría contrapartidas.
    Esa es una práctica que habría que erradicar: el mercadeo. “Si me das esto, te doy lo otro”.
    Y, desde luego, hay que acabar con los insultos, las descalificaciones y las agresiones.
    Estoy avergonzado de la oposición por su comportamiento durante la crisis.
    Algunos políticos son un mal ejemplo para la ciudadanía.
    Saludos cordiales.

    • Estimado Juan:
      No puedo estar más de acuerdo.
      Lo que más me preocupa es que son prácticas instaladas en la vida parlamentaria.
      Es como si ya fueran una costumbre.
      Es más, parece que quien no practique esa forma de proceder es un imbécil. Es decir que si pudiendo sacar tajada no la sacas has perdido una buena ocasión.
      Con lo que se demuestra que el interés de los ciudadanos y las ciudadanas (en este caso la salud) es lo de menos. Si no se me da lo que pido, voto en contra de los intereses de la gente.
      Tocas otro punto muy importante, que es el de los insultos. En cualquier momento son malos, pero que se produzcan en un momento en el que la UNIDAD ES INDISPENSABLE PARA SALIR DE LA CRISIS, resulta escandaloso.
      Muchas gracias por leer el artículo y por enviar el comentario.
      Saludos cordiales.
      MÄS

  6. Querido Miguel Ángel, a mi modo de ver has dado de pleno en el clavo. Mi sensación es esa: la política es un mercadeo. Cualquier cosa que quiera el gobierno, parece que no se trata de consultar con sus socios de apoyo como encontrar la manera de resolver el problema, sino de resolver un aluvión de intereses de cualquier tipo.
    De todos modos eso se hace hasta con los gobiernos con mayoría absoluta cuando se permiten tener relaciones con los lobbies.
    También es triste ver que el Parlamento, más que un lugar de resolver problemas, se ha convertido en un lugar de descalificaciones y mentiras. La derecha no puede soportar el estar de alternativa.
    Una cosa que me extraña mucho en nuestro parlamentarismo es que cuando Bildu era ETA y se les pedía que dejaran las armas y fueran a discutir sus cosas en el Parlamento, ocurre que ahora que están en el Parlamento se les niegue hasta la palabra por un pasado al que han renunciado. Un poco de coherencia.
    Para mi es tremendo el acoso sin sentido a un gobierno que trata de resolver el problema del virus, creo, lo mejor que puede. Me gustaría saber cuál sería la propuesta de resolución de la oposición.
    Yo no soy político ni de derechas ni de izquierdas, voto al que creo que mira mejor por el pueblo, en especial por los más débiles, ya que los fuertes poca o ninguna ayuda necesitan. Como hoy por hoy creo que ese ideario lo cumplen mejor las izquierdas que las derechas, a ellos voto.
    Gracias, Miguel Ángel, por esas reflexiones tan lógicas y coherentes. Las cosas son simples, ya nos encargamos los humanos de enrevesarlas
    Saludos a todos.

    • Querido Joaquín:
      No puedo estar más de acuerdo.
      Tocas varios puntos de gran interés:
      1. El mercadeo del voto. Creo que lo que importa al votar es el CONTENIDO DE LO QUE SE VOTA. En este caso: ¿es necesaria la prórroga del estado de alarma? Y en ese ámbito tienen que estar los argumentos. Todo lo demás sobra. La venta del voto es una inmoralidad.
      2. El etiquetado de las personas. Tienes razón. ETA era maldita porque mataba. Ha dejado de hacerlo. Ha dejado de existir. ¿Por qué no se puede hablar o negociar con BILDU? Esa forma de satanizar envenena la política. Lo mismo digo de la negociación con los independentistas. Hay que sentarse a hablar. Ahora no están por tirarse al monte.
      3.La postura de la derecha. Creo que la derecha tiene un sentido patrimonial del poder. Cuando no gobierna parece que el adversario se lo han robado. Y no tolera de buen grado el gobierno de los intrusos. Se ve en el uso de la bandera. Esa postura de acoso y derribo al gobierno es miserable en estos tiempos en que se necesita remar en la misma dirección para salir del atolladero.
      4. El sentido del voto. Es bueno tener criterios para votar. Tú lo explícitas y lo razonas. Hace años, cuando acabó el mandato de Zapatero, escribí un artículo en este mismo blog que se titulaba. POR QUÉ VOTARÉ A LA IZQUIERDA. No es un capricho. Y reconozco que muchas veces comete errores, como está sucediendo en la gestión de la crisis.
      Querido amigo, un gran abrazo y mi gratitud por tus atinados comentarios.
      Besos para Ana Mari y para los tuyos.
      MÁS

  7. Vamos a verlo que pasa mañana en el Congreso cuando se plantee la 6ª prórroga. Parece que Ciudadanos mantiene el apoyo.Me parece lógico.
    El gobierno vuelve a contar, al parecer, con el apoyo de ERC y del PNV.
    PP y Vox volverán a quedar en evidencia, negando el apoyo a la prórroga.¿Es mala para los ciudadanos? ¿Es necesaria? Esa es la cuestión.
    Espero que se acabe el mercadeo en esta y en próximas ocasiones.
    Una cosa res negociar y otra chantajear.
    Saludos.

    • Estimado Juan Carlos:
      Pues,vamos a ver lo que sucede mañana en la sesión parlamentaria.
      No es fácil acabar con esas prácticas torticeras. “Yo te apoyo si me das…”.Es decir que el voto tiene un precio.
      Los independentistas, que se han visto muchas veces en esa tesitura, se han aprovechado de manera poco moral. “Cuenta conmigo si me concedes esta transferencia, este dinero, esta condición…”. Pero, entonces, ¿qué es lo que se vota?, ¿qué es lo mejor para la gente? Eso parece tener menos importancia.
      Estaré pendiente también del clima y de los insultos.
      Es otra cuestión que tiene que mejorar. En cualquier momento, pero con más razón en estos momentos en que se requiere UNIDAD.
      Un cordial saludo y muchas gracias.
      MÁS

  8. Estoy viendo el debaten el que se pide la última ampliación de la prórroga.
    Es curioso que mientras más ha ido bajando la fuerza de la pandemia, más han ido aumentando las críticas y las descalificaciones de la derecha y la ultraderecha al gobierno.
    Hoy las intervenciones de Abascal y de Casado han sido, a mi juicio, escandalosas.
    NI UNA SOLA PROPUESTA. NI UN SOLO APOYO. NI UN SOLO RECONOCIMIENTO.
    Una vergüenza.

    • Estimado Juan Antonio:
      Yo también estoy viendo el debate.
      Creo que deberían centrarse en la cuestión. ¿Es necesaria o no la ampliación del estado de alarma?
      La derecha está en todo menos en eso. Está en acusar, en destruir, en insultar, en atacar, en descalificar…
      También me ha llamado la atención el que no hayan hecho propuesta alguna. NADA QUE PERMITA MEJORAR O CORREGIR LO QUE SE ESTÁ HACIENDO.
      NADA, NO HAN SIDO CAPACES DE ENTENDER QUE HABÍA QUE SALIR JUNTOS DE ESTA CRISIS.
      ESTOY MUY DECEPCIONADO E IRRITADO CON LA OPOSICIÓN DE MI PAÍS.
      Es una pena.
      El artículo del sábado sigue siendo más vigente, si cabe, en este día.
      Un abrazo y gracias.
      MÁS

  9. La bronca que se plantea en el parlamento cada vez que se debate sobre la ampliación la prórroga, debería acabar de una vez.
    No apagamos a nuestros políticos para que se insulten, para que hablen de todo menos de lo que tienen que hablar: que si Pérez de los Cobos, que si el dinero para esta comunidad, que si tiene que dimitir el ministro Marlasca… Pero, ¿no están debatiendo si es conveniente que haya una nueva prórroga? ¿Qué es lo que se negocia?, ¿qué es lo que discute?
    Creo que Vox ha perdido el norte si es que alguna vez lo tuvo.
    Ni una propuesta, ni una ayuda, ni una palabra de ánimo…
    ¿Dónde vamos con esta oposición?

    • Estimado Juan José:
      Estoy desesperado con la oposición.
      No he visto otra en el mundo como la nuestra.
      Todo está mal, todo está hecho mal a propósito, todo es mentira, todo es desastre, todo es caos, todo es burla de los españoles y de los muertos…
      El caso es que no hacen más propuestas que ponerse una corbata negra.
      ¿No saben que es la hora de ir todos juntos, de salvarse todos juntos, de remar en la misma dirección?
      Hay una cosa que me planteo siempre que les oigo hablar con esa virulencia. ¿Qué piensan de quienes han votado y apoyan al gobierno?
      ¿No se dan cuenta de que les están insultando?
      Imagino que es lo que pretenden.
      Qué triste.
      Gracias por leerme y por enviar el comentario.
      Un abrazo.
      MÁS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.