El Arca de Noé

13 May

He participado en el II Encontro Internacional de Formaçâo na Docência celebrado los pasados días 5 y 6 de mayo en la hermosa ciudad portuguesa de Bragança. Interesante experiencia compartida con más de 150 profesionales de la enseñanza, inmersos en el debate sobre la formación de quienes van a dedicar su vida a la educación.

Conferencias, mesas redondas, numerosas comunicaciones presentadas por los asistentes que se convertían en el centro de interesantes debates. Les conté a los asistentes en una cena la hermosa leyenda persa que dice que, al comienzo de los tiempos, los dioses repartieron la verdad dando a cada persona una pequeña parte, de modo que, para reconstruirla, hace falta poner el trozo de cada uno. No hay trozo insignificante, no hay trozo despreciable. El de todos es necesario. El de cada uno es imprescindible. Por eso verdad y comunicación son las dos caras de una misma moneda. Les insté a dar y a recibir sus porciones de verdad recorriendo el camino que va desde la reflexión a la experiencia y desde la experiencia a la reflexión.

Insistí también en la necesidad de reflexionar por escrito sobre las prácticas y en la conveniencia de someter a la disciplina de la escritura el pensamiento frecuentemente caótico y errático que tenemos sobre la enseñanza. De esa manera, los escritos podrán ser compartidos con otros profesionales y se podrán convertir en una plataforma de pensamiento y en una invitación al diálogo y a la innovación.

Les agradecí de corazón que aplaudieran de pie la conferencia (los profesores universitarios no somos muy dados a esas efusiones) en la que analicé las perspectivas para el análisis de la profesión docente y compartí algunas ideas sobre mitos y errores acerca de ella. Les hablé sobre las competencias del profesor del siglo XXI y sobre la selección, la formación, el desarrollo profesional, las estrategias de mejora y los problemas de quienes asumen la tarea importante, compleja y hermosa de trabajar con la mente y el corazón de las personas. Les invité a que formasen en sus instituciones no a los mejores del mundo sino a los mejores para el mundo.

En el escenario del Auditorio habían colocado los organizadores un Arca de Noé navegando sobre una hilera de libros. Me llamó mucho la atención aquella imagen que presidía las sesiones plenarias. Aparte de la estética de la imagen (los libros semejaban las olas sobre las que se deslizaba la figura de un Arca alargada llena hasta rebosar de objetos simbólicos), mi mente me llevaba una y otra vez al libro que publiqué hace tres años en el ITESO y la Universidad de Guadalajara (México): “El Arca de Noé. La escuela salva del diluvio”.

Tengo que decir que debo el título del libro y de este artículo a una humilde escuelita argentina que lleva ese significativo nombre. Me pareció, cuando lo vi, una hermosa y potente metáfora de la tarea que realizan las instituciones educativas y los profesionales de la enseñanza que trabajan en ellas, con arte y ciencia necesariamente sobresalientes.

La escuela es el Arca de Noé que salva a las personas que entran en ella de ser anegadas por la ignorancia, la desigualdad, la injusticia y la discriminación. Y me refiero, principalmente, a la escuela pública. Porque ella acoge a todos y a todas sin exclusión alguna por razón de raza, de género, de credo, de origen, de sexo, de cultura, de riqueza, de discapacidad… La escuela pública es la escuela de todos y de todas, para todos y para todas, el espacio compartido, la casa común, la causa de justicia, el Arca salvadora. En ello insistía con aplomo y entusiasmo otro ponente del encuentro de Bragança, el profesor António Sampaio Novóa, candidato que fue a la Presidencia de la República y actualmente Rector Honorario de la Universidad de Lisboa.

El libro al que hago referencia tiene cuatro partes diferenciadas y, a la vez, complementarias.

La primera parte recoge reflexiones sobre el océano proceloso por el que navega el Arca. Es la cultura neoliberal que todo lo invade. Con sus ejes bien asentados en el individualismo, la competitividad, la privatización de bienes y servicios, la fragmentación, el olvido de los desfavorecidos, el imperio de las leches del mercado, la reificación del conocimiento, el capitalismo salvaje, la hipertrofia de la imagen… Esas aguas lo anegan todo. Sigue lloviendo torrencialmente sobre el mundo sin cesar. Las diferencias entre pobres y ricos se incrementan, los desheredados de la tierra tienen cada día más difícil la sobrevivencia. No hay salvación fuera del Arca.

La segunda parte se refiere a las características del Arca salvadora. Es decir, de la escuela que libra de ese diluvio. No es cualquier escuela, claro. Se trata de una escuela democrática, laica, abierta, dinámica, coeducadora, inclusiva, innovadora, participativa, creativa… Porque puede haber falsificaciones. Pueden haber fraudes. Puede haber Arcas que naveguen por ese océano proceloso para nunca sacarte de él. Me refiero a la existencia de un Arca que lleva inexorablemente al naufragio de los valores. Cuando la escuela se pone al servicio de las exigencias de esa cultura, cuando es una simple correa de transmisión de sus ejes programáticos, cuando se entrega a las demandas perversas de una dinámica injusta, cuando ella misma se rige por principios competitivos y egoístas, no salva sino que hunde.

La tercera se centra en el análisis de la valerosa tripulación que maneja el Arca, en los profesionales de la educación que tienen que tener y demostrar pericia para realizar una tarea tan importante como compleja. Conscientes de su papel contrahegemónico, esos profesionales tratan de formar ciudadanos críticos, solidarios y compasivos. Siempre me ha resultado paradójico que, insistiendo todos y tanto en la importancia de la educación, no haya una exigencia mayor para seleccionar, forma, valorar y ayudar socialmente a quienes de dedican a esta tarea.

La cuarta parte del libro se centra en la difícil tarea de la navegación, es decir en el arte complejo y problemático de la educación. Algunos confunden educación con mera instrucción. Y llenan hasta rebosar de conocimientos la mente de los aprendices sin saber `para qué sirve el conocimiento. Pues bien, no hay conocimiento útil si no nos hace mejores personas. No es tampoco mera socialización, es decir, no es un camino para situarse ventajosamente en la sociedad. Porque la educación tiene un componente crítico y un componente ético que no podemos soslayar. Finalmente, educación no es adoctrinamiento. Los yihadistas que lavan el cerebro de sus secuaces metiendo en sus cabezas ideas, principios y valores sectarios, no educan, adoctrinan. El adoctrinador no deja libertad de pensamiento. El adoctrinador destruye los valores.

La construcción de ese Arca es un compromiso de toda la sociedad, de toda la humanidad. Porque a través de ella podremos salvarnos de las aguas torrenciales del diluvio neoliberal que nos está anegando. Pero, en especial, a esa tarea debemos contribuir de forma especialmente apasionada quienes tenemos la encomienda de llevar el Arca de Noé al puerto de una sociedad más justa. Como hicimos en Bragança.

24 respuestas a «El Arca de Noé»

  1. Para mí, magníficas reflexiones. Es un placer leer tus artículos cada fin de semana.
    Se dice que la enseñanza, la educación, debe tener como fin hacernos mejores personas. Así lo entiendo, no obstante creo que para muchos el fin de la enseñanza es conseguir un buen puesto de trabajo con el mejor salario posible, algo comprensible en este mundo donde se lucha rabiosamente por sobrevivir con dignidad económica.
    Me adhiero también a ese canto a la enseñanza pública donde está reflejada toda la sociedad, sin exclusión, con sus luces y sus sombras. Nuestros hijos deben ser educados para navegar en ese mar, a veces tranquilo, a veces tenebroso.
    El mundo de hoy se me asemeja a una carrera de obstáculos que deben saltarse constantemente para llegar a la adultez sanos mentalmente. Que si la droga, la bebida, los captadores de maldades por internet, las ideas corrosivas. Todo ese mar por el que hay que navegar y salir a salvo. Ese arca de salvación es la educación, una educación en la que entren todos, donde se acepte la diversidad y donde dirijan adecuadamente el timón los padres y educadores.
    Saludos.

    • Querido Joaquín:
      Es una satisfacción saber que, cada sábado, te vas a encontrar con lectores fieles e inteligentes que muy bien podrían haber escrito el artículo de partida. Uno de ellos eres tú. Sensatez, capacidad para ir más de lo explicitado, sensibilidad para valorar lo qeu se escrinbe, principios para aplicar a la realidad de la proipia vida y la de los demás.
      Muchas gracias por estar ahí, leyendo y escribiendo.
      Un gran abrazo desde el aeropuerto de Barajas desde donde, en un par de horas, saldré para Buenos Aires.
      MAS

  2. Hola familia. Buenos días.

    (Los puntos no necesariamente están ligados. Pueden leerse de forma inconexa y escritos desde puntos de vista opuestos).

    1.- Noé debió ser un liberal.

    2.- El hecho de que entres en el Arca no significa que ya estés salvado.

    3.- Profesor del siglo XXI, si no está roto no lo arregles. Cada día vivimos mejor, lo sociedad avanza, nuestros jóvenes son más listos, ¡no debemos estar haciendo las cosas tan mal! ¿Dónde está el problema?

    4.- ¿Cuál es ese Arca salvadora? ¿La que tienes en tu imaginación? ¿Salvar de quién? ¿Salvar del progreso? ¿Salvar de la propiedad privada? ¿Salvar de la competitividad? ¡Si es el motor humano! El Arca real que existe, la que hemos construido entre todos, es la que tiene por objetivo salvar de pensamientos como los tuyos, que nos llevarían de nuevo al caos y a las cavernas.

    5.- ¿Quién dice que no haya exigencia a la hora de seleccionar a la tripulación? ¡Si la selección es nuestro punto fuerte!

    6.- ¡Navegar es lo más fácil! Solo hay que flotar y la corriente ya hace el trabajo. La Ley, las instrucciones marcan el rumbo hacia la salvación, hacia el futuro. Bien es cierto que hay unos cuantos efectos secundarios, pero yo no diría que son indeseables pues cumplen con una función muy necesaria. No se puede decir siempre toda la verdad. Los padres hacéis lo mismo. La verdad puede resultar demasiado dolorosa, y podemos ser duros, pero no sádicos.

    7.- Mirad. Para evitaros problemas y remordimientos de conciencia, os dejamos la evaluación. Cada uno tendrá lo que se merece. Todos tienen una silla, un lugar en el Arca. Todos somos libres de hacer con nuestras vidas lo que consideremos. El resultado de nuestro esfuerzo, de nuestro trabajo, nos lo va a decir LA HORA DE LA VERDAD. No hay injusticia. No hay desigualdad. El Arca está abierta para todos. Lo que en ella se haga ES COSA DE CADA UNO.

    8.- La travesía de este año está llegando a su fin. LLEGA LA HORA DE LA DOLOROSA PARA LOS QUE SOBRAN. Ya no es momento de mentiras.

    9.- Buen fin de semana a todos y todas los que por este barrio transitáis.

    (Hoy a las tres toca asistir al cambio de estado de un joven vecino que vivía en Suiza, uno de tantos gallegos o andaluces o extremeños aventureros que abundan por esas tierras. Sus hijos tienen la edad de los míos).

    • Querido José Antonio:
      Aquí estoy en el aeropuerto de Ezeiza releyendo tu comentario mientras espero otro vuelo.
      Hay mucha tela que cortar en tus diversos puntos, sazonados alguna vez con una sana y fina ironía.
      Hay que leer las líneas y hay que leer entre líneas.
      – Una cosa es que se seleccione y otra que se seleccione BIEN, según criterios racionales y justos.
      – Claro que no todo el que entra en el Arca se salva. Ni todas las Arcas son salvadoras.
      – Hablo de salvar de la ignorancia, de la injusticia y de la discriminación.
      – La hora de la verdad, lamentablemente, es la de aprobar no la de aprender.
      Seguiremos.
      Un abrazo.
      MAS

  3. ¡Querido Maestro!
    Ni que decir tengo que hoy su comentario adquiere matices de sobresaliente.
    En el arca de Noé tenemos que meter todos los ámbitos del ser humano,educativo, familiar social,económico en aras de fortalecer esta frágil sociedad.
    Usted le pone a su escrito corazón y vida ,como a todo lo que hace.
    No me extraña que el aforo de la conferencia se pusiera de pie, cuando las cosas se sienten,la complicidad llena los poros de la piel.
    Habla de los valores, perdidos en esta sociedad individualista y con el afán de derrotar al más débil. La lucha tiene que ser encarecida, diaria, de ejemplo y afán de superación.Tarea ardua y difícil que nos concierne a todos en el ámbito en que nos movamos.
    Amigo, habla de que todos tenemos un trocito de verdad,sin duda, y la mía la voy a defender como si una batalla campal se tratara.En el buen sentido de la palabra, las luchas se ganan con esfuerzo, trabajo y dignidad.
    La bondad del ser humano tiene que venir de fábrica, no obstante el conocimiento, la sensatez y la buena práctica nos lleva a conseguir grandes proyectos de vida.
    ¡Amo la vida y a los seres humanos buenos!
    ¡Y a los que ayudan a creer en mundos diferentes y de progreso!
    ¡Gracias por su aportación y pensamientos, de que se puede!
    Sin más me despido con un enorme abrazo y un despliegue de cariños para todos.

    • Querida Loly:
      Tus comentarios siempre tienen un roque particular. Siempre están vinculados a la esfera emocional. Tú hablas desde las ideas pero siempre pasan esas ideas por el esfera del corazón.
      Otra característica de tus comentarios esquema haces referencia muchas veces ato experiencia.NO hablas solo desde los libros sino desde la vida.
      Y creo que hay otra característica que comparto y es la preocupación por el mundo o la esfera de los valores.
      ¿Cómo no sentirse satisfecho orgulloso de tenerte como comentarista asidua?
      Besos y gracias.
      MAS

  4. Buenos días !!!!! un sábado más nos encontramos Miguel Ángel, que hermoso artículo lo más maravilloso del arca es que todos somos diferentes, que cada uno aporta lo que tiene para que lleguemos a buen puerto… ¡En este viaje todos enseñamos y todos apendemos!,
    El sábado 19 iré a Rosario a la presentación de tu nuevo libro, deseo que sea para vos y para todos un momento que deje huellas… un cariño

    • Querida Marisa:
      Es una alegría saber que nos encontraremos en Rosario. UN nuevo libro es siempre una alegría.
      Y sí, en el Arca, la diversidad es total. Todos y todas cabemos en ella sin distinción de raza, sexo, credo, cultura, riqueza, historia…
      Es muy importante pensar que esa diversidad es una gran riqueza y no una maldición.,
      Besos y hasta pronto.
      Te escribo desde Ezeiza. Acabo de llegar a BsAs.
      MAS

  5. Me gusta la metáfora. Es potente y clasificadora sobre la importancia de la escuela en la sociedad.
    El tema da para mucho porque no todas las Arcas salvan, no todos los tripulante saben manejarla y no resulta fácil hacerla navegar sin riesgos.
    Para pensar. todos: políticos, profesionales, familias y ciudadanía en general. ¿Que escuela tenemos? ¿Qué escuela queremos?
    Saludos.

    • Querida Adriana:
      Ya qué que las metáforas no lo explican todo. Iluminan una parte de la realidad y la otra que en la oscuridad.
      Pero estoy contigo en que esta metáfora es potente y ayuda pensar.
      Desde luego que el Arca esta escuela pública. Tienen todos cabida en ella. No pasa lo que sucede en algunas privadas que son solo para privilegiados.
      Besos y gracias.
      MAS

  6. En el Arca de Noé, todos caben, o por lo menos así debería ser.
    De pequeña me encantaba imaginar a quién salvaría y al final, cada vez la dibujaba más grande…Hasta llegar a tener muchas Arcas.
    Estoy en una Cooperativa de Enseñanza que fundamos hace 35 años, 25 jóvenes ilusionados en cambiar la escuela, la mayoría con veinte y pico años y en nuestra Arca caben todos…Navegamos con tormentas, con calma, con sol, con nubes, con lluvia…
    Y seguimos en ello…
    Tal vez el Arca se hunda un poco con el peso, pero no importa… siempre podemos volar, como la paloma y encontrar un trocito de tierra o isla donde dejar tesoros a la espera …
    Gracias por tus reflexiones y escritos
    Un saludo

    • Querida Dolors:
      Qué hermosa experiencia.
      Enhorabuena.
      No importa que se hunda un poco por el peso si los tripulantes tienen pericia y entusiasmo, como vosotros.
      Besos y ánimo.
      MAS

  7. La historia del Arca es un hermosa y potente metáfora sobre la escuela. Yo creo que es un buen curso para pensar en la escuela. Y, sobre todo, en la escuela pública.
    Me gustaría conocer dónde esta situada la escuela que lleva ese nombre. Simple curiosidad. La verdad es es que el que tuvo la idea merece un reconocimiento.
    A veces he pensado en el nombre de las escuelas. Y me gustaría conocer cómo es ese proceso de atribución del nombre.
    Saludos cordiales.

    • Querida Sonia:
      Un buen tema para un trabajo: los nombres de las escuelas.
      Este rs realmente magnífico por todo el contenido que encierra.
      Y, sí, comparto la idea de que la escuela pública es la que mejor representa esa idea del Arca salvadora.
      Porque no discrimina a nadia, Porque no excluye a nadie. Porque tiene sus puertas abiertas para todos y para todas.
      Besos y gracias.
      MAS

  8. Hace falta mucha reflexión, mucha discusión, mucha investigación para afrontar la cuestión de ese II Encontro. ¿Cómo se forma a los profesionales de la docencia? Cuestión fundamental.
    Está bien que los profesionales reflexionen sobre ese tema. Pero también tiene que haber otros agentes que intervengan en la cuestión: los propios estudiantes, los ciudadanos en general, los padres y las madres…
    ¿Que tipo de mestro queremos(/necesitamos?
    ¿Cómo se le forma?
    ¿Cómo saber si lo conseguimos?
    Buena semana.

    • Querida Cristina:
      Creo que la piedra angular del sistema educativo es el profesorado.
      Y ahí está la clave de la calidad:
      – una buena selección
      – una buena formación
      – unas buenas condiciones
      – un buen desarrollo profesional
      Estas cuestiones interpelan a toda la sociedad.
      Un beso y gracias por leer y escribir.
      MAS

  9. La escuela pública es el Arca de Noé. Porque en ella pueden entrar todos y todas.
    La escuela pública es la causa de la justicia.
    No tendría sentido un Arca que solo recogiera a los privilegiados. Seria contradictorio con su esencia.
    Buena semana.

    • Querida Lucía:
      Completamente de acuerdo.
      Es la escuela pública la mejor representación del Arca. O a la inversa.
      Por eso debería ser la causa de todos: gobierno, ciudadanos, familias y profesionales.
      Un beso y graoias.
      MAS

  10. El Arca salva del diluvio. Y la escuela salva de la ignorancia.
    El problema es que al salir del Arca las personas tienen que dedicarse a hacer un mundo nuevo y mejor.
    No basta solo con salvarse cada uno sino poner a trabajar por hacer una tierra más habitable.
    Saludos.

    • Querida Teresa:
      Hay que salvarse para ALGO, no solo para salvarse y que todo siga igual o peor.
      Digo en el artículo que hay que formar no a los mejores del mundo sino a los mejores PARA EL MUNDO.
      Se trata de que la paloma de La Paz anuncie una nueva era basada en la justicia, en la equidad, en la libertad, en la verdadera paz.
      Besos y gracias.
      MAS

  11. Querido maestro:
    Hay muchas arcas por el mundo navegando e incluyendo a todos y a todas , Que además posibilitan crear nuevas arcas porque sus integrantes dieron todo ,pero sobre todo creyeron y creen que es posible un mundo de basado en la igualdad.
    Saludos y Abrazos.
    Una alegría enorme tenerlo en mi país.

    • Querida Leonor:
      Me has abierto una nueva visión con tu comentario. El de las Arcas tramposas, el de las arcas que prometen la salvación pero que te van a llevar al desastare. Algunas presentan señuelos seductores que te engañan con facilidad si no estás prevenido.
      Estoy encantado de esta de nuevo en Argentina para impartir algunas conferencias y presentar un nuevo libro.
      Cuánto le de debo a este hermoso país y cuánto a sus docentes.
      Besos y gracias.
      MAS

  12. Me ha encantado el artículo.
    La idea central es muy potente y certera y la cuatro partes en las que estructura el libro al que se hace referencia me parecen estupendas:
    – el océano (la cultura)
    – el Arca (la escuela)
    – los tripulantes (el profesorado)
    – ´la navegación (la educación)
    Gracias por compartir con nosotros las ideas y las preocupaciones.

    • Querida Carola:
      Gracias por tus palabras. Gracias por haber leído el artículo y por hacer el comentario.
      El libro se ha difundido muy bien en México aunque creo que la distribución fuera no está siendo muy fácil.
      Besos y gracias.
      MAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.