El dogmatismo de lo banal

25 Jun

Una mamá ve que su hija tiene dos hermosas manzanas, una en cada mano. Como en ese momento le apetece comer una manzana, le pregunta a la niña:

–        ¿Me quieres dar una, cariño?

La pequeña reacciona de una manera que a la mamá le sorprende y entristece: da un mordisco a una de las manzanas, saborea el bocado e, inmediatamente, da un mordisco a la otra y repite  el mismo gesto de lento paladeo.

Lo malo de esa acusación es que se produce en nombre de la ética. Es decir, que se pretende denunciar una actitud racista en nombre de la tolerancia cuando, lo que se está haciendo precisamente es un acto agresivo de intolerancia.

La mamá piensa, apenada, que su hija se está comportando de forma insolente, caprichosa y egoísta. No suele comportarse así. Pero se queda asombrada cuando ve que la niña le tiende una de las manzanas diciendo:

–    Toma, mamá, esta es la más dulce.

¿Cuántas veces se producen procesos atributivos de esta índole, radicalmente equivocados, al interpretar el comportamiento del prójimo? Por torpeza, precipitación, error, influencia de estereotipos, intereses larvados o mala voluntad, se pone en la acción del otro una intención  que nunca tuvo.

Los protagonistas tienen las claves del significado de lo que hacen. El proceso explicativo o atributivo que hace el observador, se apoya unas veces en las evidencias más palmarias, otras en meras conjeturas y, las más, en los intereses, deseos, filias y  fobias o, quizás,  maldad del intérprete. Sucede con loss hechos y sucede, no menos veces, con las palabras.

Hemos visto preocupantes hechos de este tipo en la campaña electoral que hoy termina. Se han realizado interpretaciones de hechos y palabras con mala intención, rompiendo las exigencias más elementales de la lógica y de la ética con el claro propósito de hacer daño al adversario político. El caso más escandaloso, a mi juicio, ha sido la acusación de racismo que se ha hecho al candidato socialista Pedro Sánchez a través de un torpe e interesado mecanismo causal entre dos gestos suyos: dar la mano a un niño y a una señora de raza negra y, posteriormente, sacudir una mano contra la otra.

Hay tan poco rigor en la interpretación como mala voluntad. Supongamos que el nexo causal existe. Supongamos que el candidato hubiese dado la mano al niño  y a la señora de raza negra y que después hubiese hecho el gesto de limpiárselas.  ¿Y si las personas negras hubieran tenido las manos sucias o mojadas o pegajosas? A veces los niños –blancos y negros- tienen las manos sucias, o mojadas o pegajosas. Y los adultos. Pedro Sánchez podría haberse limpiado las manos por la suciedad, no por el rechazo racial.

He visto varias veces el vídeo. ¿Por qué ese gesto tiene que asociarse al acto de limpiarse las manos? Para limpiarse se utiliza agua y jabón o se hace uso de papel o de un pañuelo. Si una persona se pasa una mano sobre otra una sola vez, ¿se está limpiando? ¿Se está limpiando qué? Primer nexo gratuito.  Y lo más grave: se limpia para eliminar una suciedad física o psicológica. Suciedad que se asocia a la condición racial de las personas a quienes ha saludado.  Segundo nexo gratuito y malintencionado.

He leído comentarios de una maldad rayana en la vileza. Se han utilizado adjetivos descalificadores sobre el gesto del candidato como “vergonzoso”, “repugnante”, “indecente”. Yo creo que esos adjetivos se los merecen los malintencionados exégetas.

Supongo que los críticos, después de saludar a algunas personas de raza negra no volverán a lavarse las manos nunca. Para que no se entienda que se están limpiando de aquel contacto. ¿Cuántas horas tienen que pasar para que se pueda romper la conexión causa-efecto?

Lo cierto es que se han publicado titulares denunciando el racismo de Pedro Sánchez. Por ese simple hecho, por esa retorcida interpretación. Y lo han hecho sus adversarios políticos de forma pública y reiterada. El vídeo se ha hecho viral. Y ese fenómeno también merece alguna consideración. Vivimos en la cultura de los titulares. Ese enunciado lapidario: “Pedro Sánchez, racista”, se propaga como la pólvora. Y es imposible detener su propagación.

Por lo que he leído, ese gesto es un tic de Pedro Sánchez que repite de forma más o menos inconsciente o mecánica. ¿Es un gesto racista? Si realmente fuera racista el autor, se hubiera abstenido de dar la mano a esas personas. ¿Podría acusársele de xenófobo si repite el gesto después de haber dado la mano a un inmigrante o de misógino si lo hace inmediatamente después de haber dado la mano a una mujer, o de homófobo si sucede después de haber saludado a un homosexual?

El comandante de un vuelo de Santiago de Chile  a Madrid me llamó a la cabina hace unos meses, dada mi condición de viajero preferente de la compañía Iberia.  Conversamos durante unos minutos. Sobre algunas anécdotas de vuelo. Me contó que conocía el caso de tres viajeros de raza negra, hijos de un mandatario africano, que subieron a  primera clase del avión expeliendo un olor tan repugnante que pronto los pasajeros colindantes empezaron a protestar. Avisaron al sobrecargo y este al comandante. Ambos comprobaron que el olor era insoportable. Les exigieron que bajaran del avión. Tuvieron que hacerlo. Inmediatamente ellos pusieron al comandante una denuncia por racismo. El comandante, en las alegaciones que escribió en su defensa, explicó que les había expulsado del avión no por su negritud sino por su pestilencia.  Afortunadamente pudo demostrar  de manera fehaciente que no era una persona racista: estaba casado con una mujer  de raza negra. Como es lógico y justo, lo exculparon de la acusación.

Vuelvo al caso que me ocupa para decir que no todo vale en política. Ni en política ni en ninguna otra parcela de la convivencia humana. Porque este mecanismo atributivo no solo se da en política sino en cualquier tipo de relación interpersonal. Se puede interpretar para entender y se puede interpretar para herir.

Muchos cultivan el dogmatismo de lo banal. No entran en el contenido profundo de las cosas, en la interpretación rigurosa de los hechos Solo  atienden a las apariencias y las utilizan de forma que les sean rentables.

Lo malo de esa acusación es que se produce en nombre de la ética. Es decir, que se pretende denunciar una actitud racista en nombre de la tolerancia cuando, lo que se está haciendo precisamente es un acto  agresivo de intolerancia.

Después de haberse explicado amplia y reiteradamente el aludido, después de haber dicho que los hechos no tenían la explicación que les habían dado, los detractores y detractoras no han tenido la valentía y la honradez de llamarle para pedirle disculpas.

–    Perdón, me equivoqué, deberían haberle dicho.

Y también deberían haberse dirigido a quienes antes lo habían hecho tratando de hacer una descalificación de naturaleza moral tan grave:

–    Tengo que rectificar, fue un craso error.

La ansiedad por denunciar la corrupción y por mostrarse honrados está adquiriendo unos visos  preocupantes. Hay en ese comportamiento tanta hipocresía y tanto cinismo que lleva a la incredulidad. Ya se sabe que ética es aquello de lo que los demás carecen.

En nombre de la ética se está emprendiendo la caza y captura del indecente. Y uno duda, con fundamento,  si la caza obedece al deseo de erradicar la corrupción o al de almacenar más votos con su denuncia. Uno se pregunta por lo que sucedería si lo que diese votos seguros fuese el hecho de ser más corrupto que los demás. ¿Se denunciaría tanto?

36 thoughts on “El dogmatismo de lo banal

  1. Hola familia.

    Son las 12:30 y este solar, ¡todavía tan desatendido!

    Otra vez me toca romper el hielo. Como siempre, disfruto con la lectura de todo lo del blog. De momento, tenemos los buenos pensamientos y argumentos de Miguel Ángel.

    Creo que, en política, sobre todo, el fin justifica los medios. No es que lo comparta. Es lo que vemos un día sí y otro también. No prima lo que yo voy a hacer, sino lo que el otro va a hacer o cualquier cuestión personal sacada de toda verdad o contexto. Miente, que algo siempre queda. Las reglas del juego son, siempre, muy bestias, injustas, faltas de toda ética o deportividad. Recuerdo el “se miente con la verdad”, de Miguel Ángel. Lo de los míos es todo bueno. Lo de los demás es todo malo. Se miente con la palabra y con la imagen, con los hechos manejados a nuestro antojo e intereses.

    Pero también pienso que, al final, el ruido de sus hechos es tan fuerte que no nos va a dejar escuchar las mentiras que nos cuentan. O sus verdades y medias verdades. Cuenta lo que dicen, y lo que se callan, que aún dice o debería decirnos más. ¿Un poco complicado no? Sí, es complicado, y nosotros lo complicamos más de lo que es. No soy ni me tengo por ningún iluminado, más bien todo lo contrario. Pero he de decir que yo lo tengo muy claro, si claro tenemos cuál debe ser el fin último de la política y todos los que, de una forma, u otra participamos en ella. En democracia, todos los mayores de 18 años. O sea que, el próximo domingo, ya sabemos lo que tenemos que hacer los ciudadanos y ciudadanas.

    A otra cosa mariposa, más de carácter meramente personal. Me voy a poner a realizar una programación para todo el año de un curso de infantil, de 3 a 6 años. Cualquier transeúnte de este blog, que quiera aportar cuáles deberían ser las principales guías o cuestiones impepinables de una programación, en general, y para estas edades, en particular, si es que deben tener algo de diferente a cualquier tipo de programación.

    Todavía me estoy quitando el carnet, no soy ni conductor novato. Carezco de automatismos que da la práctica o experiencia. De ahí la petición de cualquier orientación para no cometer demasiados errores de realidad, de literatura, de utopía, de teoría. Aunque Miguel Ángel dice que no hay mejor práctica que una buena teoría. ¿Se pasará un poco? ¿Qué opináis, después del tema concreto de la semana, los “más prácticos” sobre tal afirmación? Que sí, que ya lo sé. Que Miguel Ángel es de “los profesores teóricos” más prácticos que te puedas encontrar. ¿Acaso no tiene alumnos y clases que impartir? ¿Acaso él da clase sin programación? ¿Acaso no se encuentra los mismos o parecidos problemas que cualquier maestro/a de escuela, en cualquier ámbito o elemento del proceso educativo?

    Y ahora vamos a por Aureliano. Mi idea es trabajar sobre el dibujo. Y, sin olvidarme del enfoque globalizador, partir de él, o teniendo el dibujo como base o contenido (dibujo prácticamente siempre de tema libre), propiciar el desarrollo de autonomía, creatividad, (competencia cultural y artística, competencia para aprender a aprender, competencia de autonomía e iniciativa personal, competencia social y ciudadana. ¿Es que hay algo que se quede fuera?). En concreto, estamos en el área de los lenguajes: comunicación y representación. Pero, cuando un niño o niña dibuja, ¿no se está, también conociendo a sí mismo y a los demás?, ¿y el entorno que lo rodea, real o imaginario?

    Educar es bastante más complejo que la política. Y , a la vez, lo veo tan simple que me asusta, me asusto.

    Me pongo. Como un hasta luego, y, pase lo que pase el domingo a última hora, que estén tranquilos todos y todas, que, por lo menos por mi parte, no nos vamos a tirar los trastos a la cabeza de una forma física, ni a sacar las “metralletas” (si no lo hemos hecho, con la que está cayendo, …). Somos más maduros que lo que aparentan ellos, a veces. ¡Esperemos que ni se les ocurra pensar en unas terceras! (Entonces sí sería cuestión de mirárnoslo). Como un hasta luego, “qué bonita la vida, que da todo de golpe, y luego te lo quita, te hace sentir culpable. A veces cuenta contigo, a veces, ni te mira. (Pero) tan bonita es, que, a veces, se despista.

    Buen fin de semana a todos y todas. Un gran abrazo desde A Coruña para todos los rincones del planeta, en especial, para todos los que están en plena defensa física de los derechos de las personas. (Méjico y cualquier otro que desconozco. Nos lo podéis hacer saber).

    • Querido José Antonio:
      Esta semana has abierto brecha con l primer comentario. Como siempre, lleno de sugerencias.
      Parle carnet, un pensamiento:
      Si otros más torpes que yo conducen con perfección, ¿por qué no lo voy a conseguir yo?
      Para el tema:
      Hay que reflexionar sobre la realidad más profundamente y hay que actuar con más respeto.
      Un abrazo desde el Mediterráneo.
      MAS

  2. Repaso y repensamiento de lo escrito.

    La educación es compleja, como la vida misma. Y digo que, a veces, la veo toda muy simple, como la vida misma. ¿Cuál es el principal problema? Organizar mentalmente toda esa complejidad, plasmarlo por escrito, para que nuestra actividad educativa, nuestra vida en general, la vivamos con simpleza, con sencillez, con muy poquitos objetivos realmente importantes. (Víctor Küpers) ¡Si es que estamos muy taraos¡¿No somos los humanos los que nos complicamos la vida de una forma exagerada, cuando ésta es muy sencilla en las cosa pequeñas, en lo que nos vamos a llevar? ¿No podríamos resumir mucho en algo “ñoño”, de buenismo, si se quiere, como querer y ser querido? Vive y deja vivir. Quiero ser feliz, y que los demás también lo sean.

    ¿Necesitamos tantas cosas? Soy utópico, ¿no? Película. Matt Damon. Superdotado. Limpiador de universidad y albañil. Un genio de las matemáticas. (Vale. Me acuerdo de los hechos. No del título. Internet. Ahí va. En castellano, “El indomable Will Huting”). El hecho es que podría hacer cualquier cosa. Ante la pregunta de su psicólogo de qué quiere hacer con su vida le contesta que quiere ser pastor de cabras, o estar en la obra, con sus amigos. Quiere simplificar su vida, pero no sabe cómo. Al final, no puede desperdiciar su potencial, y creo que decide ponerlo al servicio de todos, y de sí mismo también, claro. (No sé por qué he llegado hasta aquí. Bueno, no importa, no tengo porque saber ni la mitad. Si hay algún psicoanalista en la nave…).

    • Querido José Antonio:
      Respecto a tu segundo comentario quiero decirte que no hay mejor indicador de inteligencia que desarrollar la capacidad de ser feliz y de ser buena persona.
      Aunque el asunto de la felicidad siempre es muy espinoso. A borges le preguntaron en cierta ocasión si era feliz. ¿Sabes lo ue contestó?
      – Todaviía no he caído tan bajo!
      Pero, estoy contigo: muchas veces nos complicamos la vida de forma gratuita.
      Un abrazo.
      MAS

  3. Muy probablemente todos hemos sufrido a lo largo de la vida multitud de malentendidos. Personalmente he sufrido algunos muy dolorosos y lo son tanto más en cuanto procedan de personas en las que crees que jamás pudieran pensar semejantes cosas de uno. Poner intenciones torticeras en otros siempre tiene el riesgo de la equivocación.
    Las malas interpretaciones en política, sino las calumnias, da la impresión que no tienen importancia y que todo está permitido.
    En política se malinterpreta lo que no tiene por donde agarrarse, como el caso del Sr. Sánchez, y se traga y defiende lo que no tiene excusa, como el caso del Sr. Fernández Díaz.
    En la vida diaria se puede aplicar a las malinterpretaciones lo que dice el refrán castellano: “Piensa el ladrón que todos son de su condición.”
    Hay una frase de Rainer Marie Rilke que dice :”La fama es la suma de los malentendidos que se reúnen alrededor de un hombre.”
    En algunos casos creo que es así, pero pienso, que para la mayoría, la fama que les acompaña es la que corresponde a los actos de su vida.
    Yo quiero quedarme con el pensamiento del artículo: no pongas malas intenciones antes de estar muy seguro de que las hay.
    Saludos a todos.

    • Querido Joaquín:
      Gracias por tu comentario.
      En este caso hay una evidente mala intención. NO ha sido una consecuencia de la torpeza o de la falta de reflexión sino un intento de dañar atribuyendo a un acto una carga perversa.
      Es un caso claro de maldad.
      Creo que hay que evitar este tipo de comportamientos que buscan el beneficio propio a través del daño ajeno.
      Un brazo, querido amigo.
      MAS

  4. Sábado, 25 de junio de 2016. Víspera del día de las votaciones al Congreso de Diputados.

    José Antonio Romero tiene la virtud (o el defecto, según se mire) de incitarnos a escribir, aunque no sea del tema del que nos propone cada semana Miguel Ángel. Por otro lado, quiere un imposible: que la vida sea sencilla; cuando sencillos son los niños y niñas pequeños, antes de que comiencen a ser conscientes de que hay un montón de cosas difíciles de comprender, antes de que empiecen (alrededor de los siete años, según Piaget) a preguntarse por la muerte, o, lo que es lo mismo, por qué nos tenemos que morir; cuando comienzan darse cuenta que hay cosas de las que se puede hablar y de otras que hay que callar; antes de que se inicie, según Vygotski, el diálogo interno…

    Como es buena persona, escribe muy bien, se hace múltiples preguntas y se ha interesado por ese mundo tan apasionante como es el dibujo infantil, voy a responderle algo acerca de la pregunta que me realiza. Pero previamente, por educación, quisiera opinar brevemente sobre lo que nos cuenta el titular del blog.

    Todos sabemos que Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis (con permiso del filósofo francés Michel Onfray que lo puso a caldo en “Freud: El crepúsculo de un ídolo”), buceó en las profundidades de la parte no consciente del ser humano.

    También se preocupó del lenguaje y del significado de los fallos, errores e incoherencias que se producían en los procesos de comunicación. Dentro de ellos, estudió los lapsus que se dan en un momento determinado en uno de los interlocutores cuando entabla conversación.

    Los lapsus eran de gran importancia para conocer elementos o partes reprimidas de los sujetos y que no deseaban que fueran conocidos por los demás. Pero, esos fallos del lenguaje para que tuvieran un significado oculto tenían que ser contextualizados, es decir, no ser los simples errores que todos cometemos a diario, sino formar parte de un sentido más amplio, sea de la conducta o de su mundo interno.

    Esto fue bien estudiado por el psicoanalista estadounidense Gregg M. Furth en su obra “El secreto mundo de los dibujos” a partir de los dibujos de sus pacientes adultos, ya que encontraba en esos singulares detalles, que habitualmente pasan desapercibidos a la mirada de alguien que no sea experto, significados relevantes para la comprensión del mundo emocional de los pacientes y el foco central de sus conflictos internos.

    ¿Y todo esto, podemos preguntarnos, qué relación tiene con lo que Miguel Ángel nos cuenta en su escrito?

    Bien, voy a aclararme. Vivimos en la “aldea global”, término acuñado allá por la década de los sesenta por el teórico canadiense de la comunicación Marshall McLuhan.

    Hoy más que nunca, todos estamos inmersos en un mundo digital del que parece imposible librarse. Y no digamos los políticos que encabezan candidaturas electorales.

    Así, no es de extrañar que Pedro Sánchez se haya convertido en un “indeseable racista” cuando tras saludar a una señora de raza negra hace un gesto con el que parece limpiarse la mano.

    No, no estamos hablando del piadoso ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, el mismo que decidió colocar las dobles alambradas y las concertinas en las fronteras de Ceuta y Melilla; el mismo que se salta los derechos reconocidos en las leyes de inmigración cuando justifica las devoluciones “en caliente” a Marruecos de aquellos que huyen del hambre y de las guerras; el mismito que justificó las muertes de quince inmigrantes cerca de la playa de El Tarajal, tras los disparos con pelotas de goma de la Guardia Civil, y que a nado pretendían llegar a Ceuta…

    No, no. Hablamos del secretario general de los socialistas, porque como todos sabemos, hasta los socialistas, en el fondo, también son racistas hasta que no demuestren lo contrario.

    Y es que en la aldea global todo el mundo es sospechoso, cualquiera puede ser en algún momento cogido ‘in fraganti’ y aparecer en un ‘lapsus visual’ que se extenderá por las redes sociales y será vilipendiado, aunque nunca haya tenido públicamente una actitud racista. Todo es válido para descalificar.

    Una pregunta: Si Pedro Sánchez es racista, ¿entonces qué es, por ejemplo, Donald Trump?

    ***
    Una vez que he contestado brevemente (¿eso dije?) al escrito de Miguel Ángel, paso a responder a José Antonio Romero, que me ha cogido en sábado por la tarde en el estudio, tras haber corregido todos los Trabajos Fin de Grado de los alumnos y alumnas que los tienen que defender, nada menos, que el 7 de julio (día de mi cumpleaños). También con el artículo “Arte y Horror: ¿Irás al infierno?” enviado a los diarios digitales y que aparecerá mañana domingo. Y, por supuesto, con el aire acondicionado puesto, pues Córdoba nos amenaza a los que vivimos en esta bella ciudad con un calor que nos recuerda que “el infierno verdaderamente existe aquí en la Tierra”.

    De entrada, José Antonio, me alegro mucho que el dibujo libre en los escolares te haya interesado: eres uno más a apuntar en la cuenta de los que se acercan a ese singular lenguaje que es tan poco conocido, incluso por el profesorado de Infantil y Primaria.

    Ante la afirmación/interrogación de que los dibujos también conforman un modo de conocerse por parte de niños y niñas, tendría que apuntarte algunas consideraciones:

    – Cuando en el aula se les propone un dibujo libre de cualquier tema que ellos hayan vivenciado, establecen un diálogo silencioso consigo mismos mientras lo ejecutan, puesto que trasladan sus imágenes internas, reales o figuradas, a imágenes gráficas, y que, posteriormente, les servirán para establecer un diálogo con el maestro o la maestra que atiende en la clase.

    – Este modo de comunicación tiene la ventaja de la espontaneidad, pues no son conscientes de que las escenas que han creado, especialmente en algunas temáticas en las que se expresan relaciones humanas, ya que vuelcan sus más recónditos sentimientos en ellas.

    – Hay temáticas que les sirven de reflexión y de conocimiento de sí mismos. Una de las que llevo a cabo en las aulas de Primaria (que también se puede realizar en Educación Infantil) es la que lleva por título “Dibújate a ti mismo, como si te miraras en el espejo”.

    – Estos temas los realizo con profesoras amigas de Primaria, especialmente en el ciclo superior, maestras que están bien formadas en el dibujo infantil. La confianza es importante, ya que me informan de ciertos rasgos del carácter de los escolares, lo que ayuda a una correcta interpretación de las figuras trazadas. Por otro lado, se suele llevar a cabo este tema cuando el profesorado conoce bien a sus alumnos y alumnas.

    – El trabajo se realiza en la hora de Educación Plástica, de modo que los escolares entienden la actividad que van a realizar como un trabajo más de esta materia. Y, por supuesto, siempre habrá una absoluta privacidad en las interpretaciones que llevamos a cabo.

    Adjunto los enlaces de unos artículos que publiqué en los diarios digitales y que sirven para comprender lo que he indicado. El primero es de tipo general, y los dos siguientes vienen referidos a los resultados obtenidos de los chicos y de las chicas.

    http://www.montilladigital.com/2015/09/aureliano-sainz-quien-soy-yo-1.html

    http://www.baenadigital.com/2015/09/aureliano-sainz-quien-soy-yo-2.html

    http://www.montilladigital.com/2015/09/aureliano-sainz-quien-soy-yo-y-3.html

    Para cerrar, agradezco a Miguel Ángel que no vea mal estos escritos tan largos. (Gracias).

    Y a José Antonio, indicarle que cuando llega junio me suelo preguntar por qué no nací en Galicia o Asturias, cuando a mí lo que me gusta es el frío, porque el calor del Sur lo llevo muy mal (también es cierto que, por ejemplo, cuando se alcanzan los 45º en julio o agosto es difícil de sobrellevar por cualquiera.)

    • Aureliano:
      No importa que los comentarios sean largos si son enriquecedores, como es tu caso.
      Tampoco tienen ue ceñirse al tema que planteo en el artículo.
      En mi libro Coeducar en la escuela. Por una enseñanza no sexista y liberadora (1984) hay una exploración sobre el tema que propone, aunque circunscrito a la familia,+ Les pedimos a los niños y niñas que DIBUJASEN A LOS MIEMBROS DE LA FAMILIA HACIENDO ALGO.
      He leído tu estupendo artículo y veo que, aunque se ha avanzado, todavía queda camino que recorrer.
      Un abrazo y gracias.
      MAS

  5. Disculpad. dado que se ha pegado al artículo de la semana pasada al escrito de esta ocasión.
    Si alguien ha sido capaz de leerlo todo, espero que no le haya entrado dolor de cabeza.
    Así somos de pesados los que estamos casi todo el santo día tecleando delante de la pantalla del ordenador.

  6. Querido Aureliano:

    Gracias por tu extenso comentario.
    He visto que se ha añadido el comentario anterior.
    Lo voy a eliminar.
    Luego te comento.
    MAS

  7. Cada semana admiro más la capacidad de Miguel Ángel de analizar cualquier detalle que acontece en esta vida. Es capaz de “sacar petróleo” de cualquier cosa. Pero no de cualquier manera, sino argumentada de forma congruente.

    Después leo los comentarios de los asiduos visitantes y quedo sorprendido de la lluvia de ideas que suelen decorar y enriquecer cada entrada sabatina de este blog.

    Y, sin embargo, a mi no se ocurre nada, seguramente sea producto de mis limitaciones, más que del calor o de la altura del curso en el que estamos… Gracias a todos por hacerme pensar en muchas cosas que ni se me pasan por la cabeza.

    En el ámbito político, hay ejemplos de toda índole donde se puede malinterpretar las acciones del prójimo. Todos se aprovechan de estos equívocos, de forma malintencionada, con el fin de sacar rédito político descalificando al rival.

    Miguel Ángel se pregunta ¿Cuántas veces se producen procesos atributivos de esta índole, radicalmente equivocados, al interpretar el comportamiento del prójimo? La respuesta es muchas… Y son muchas no sólo por maldad, sino porque cada uno de nosotros tiene su propia subjetividad, su propio mundo, su propia forma de interpretar la realidad.

    Prejuzgamos hechos y palabras sin tener suficiente o toda la información, analizamos situaciones a la ligera sin escuchar todas las partes, actuamos de forma precipitada sin madurar una reflexión, nuestros intereses nublan la visión de la realidad,… todo ello nos hace torpes y que cometamos errores.

    En educación hay que actuar rompiendo ese egocentrismo, favoreciendo la asertividad a través de la empatía, la escucha, el respeto, la tolerancia, la comunicación, la colaboración,…

    Se habla mucho de educación en valores y de su tratamiento tranversal. Esa tranversalidad hace que, en muchos casos, quede diluida por un currículo eminentemente conceptual y procedimental.

    El trabajo de contenidos actitudinales, de valores y normas que afecten al ámbito de la conducta individual de la persona y al ámbito de la conducta con los demás (habilidades sociales) es imprescindible y prioritario en la sociedad del siglo XXI. De ahí que deban ser programados de forma intencional. Se han de diseñar situaciones de aprendizaje que den lugar, de forma práctica, a que se desarrollen esos contenidos.

    Al final, me he enrollado, como siempre… ¡Feliz verano a todos y a todas! Os seguiré leyendo debajo la sombrilla…

    • Estimado Juan Carlos;
      Completamente de acuerdo con los tres últimos párrafos de tu comentarios. El curriculum tiene que estar penetrado por la preocupación de los valores. En la convivencia escolar nos encontramos con muchas situaciones en las que establecemos esos nexos causales tan poco rigurosos como injustos. Cuando, además, son malintencionados, peor.
      Los profesores tambo´n podemos caer en esos comportamientos viciados. Cuando, por ejemplo, achacamos a algunos alumnos problemáticos acciones que malas que no han cometido.
      Seguiremos en contacto.
      Un abrazo.
      MAS

  8. Hola familia.

    Felicidades a todos y todas las votantes demócratas del PP.

    A los que hacen los conteos de la opinión pública,les toman el pelo. La gente, o somos unos cachondos o mentimos como bellacos.

    Según Sánchez el ascenso de Rajoy es culpa de Iglesias. Vale.

    Hasta luego. Todos y todas ganamos. A nadie le gusta perder, sobre todo a quienes tienen más que perder.

  9. Estimado José Antonio:
    Difícil de entender estos resultados. Difíciles de gestionar, imagino.
    Lamentable la falta de participación. Hay que votar. Hay que decidir.
    No entiendo a quienes por comodidad, por hastío o por rabia no van a votar y dejan a los demás la decisión de lo que pase.
    No me gusta ver tantas banderas de España delante de Génova. Como si España fuese suya. (Bueno, acaso lo es porque se sienten más patriotas quienes tienen más patria, más tierra, más dinero).
    Creo que se necesitaba un cambio respecto a las políticas de derechas que han hecho daño a los más pobres, a los más necesitados.
    Las políticas neoliberales del PP favorecen a unos y perjudican a otros. Lamentablemente perjudican a los ya más perjudicados por la herencia, la sociedad, la cultura.
    ¡Vaya discurso el de Rajoy! ¡Qué vergüenza! Ha llegado a decir que han ganado las lecciones los demócratas. Los demás, a su juicio, no lo son.
    Bueno, a ver qué pasa.
    No veo el camino expedito.
    Un abrazo.
    MAS

  10. Banderas y canticos, por si no rstaba claro. Se apropian de lo que simboliza a todos o muchos. ¡Mañana juega la selección de futbol!! ¡Querrán que se cante el viva España y el yo soy español del deporte, de todos! Ya no. Ya es exclusivo del PP.

    Dijo una verdad. Va a intentar gobernar para el110 % de los españoles. Unos lo disfrutarán y otros lo padecerán.

    Buenas noches. Habrá que trabajar más contra el egoismo patrio y foráneo (Reino Unido).

  11. Buenos días a todas y todos mis maestros y profesores/as preferidas. Los del blog.

    Pregunta. Definitivamente, ¿cómo debo escribir Vygotski (Vygotsky, Vigotski, Vigotsky)? ¿Hay algún argumento que nos haga inclinarnos por una forma? Lo veo escrito de casi todas. Ahora que la tengo escrita, parece que la máquina se inclina por la forma Vygotsky.

    Para quien le duela la vista al ver palabras con faltas o sin acentos, pido disculpas, sobre todo, por el comentario último, pero en el móvil no veo con exactitud lo que escribo, ni tengo ayuda de la máquina, ni el teclado es amplio (excusas).

    Prometo que es lo último por estas elecciones. Dos pensamientos. Quiero ser todavía más respetuoso de lo que pienso que soy. Quiero tratar de entender lo que se me escapa y que me importa y preocupa. Quintiliano dijo una vez que nuestro gremio no tiene por qué ser distinto a cualquiera. Que de todo debe haber. En vista de los resultados de ayer, y dado que no vienen desglosados por edades, profesiones, sexo, …entiendo que seremos un grupo heterogéneo, salvo que algún estudio diga lo contrario.

    Al meollo. No entiendo, y hago grandes esfuerzos mentales por hacerlo, a un/a docente de derechas. Salvo que sea por lo de paciente y moderado, …Para mí, es un contrasentido con los principios que deben regir todo servicio a la totalidad de las personas, a los valores que, creo, prácticamente todos/as podríamos defender. Valores como justicia social, tolerancia, solidaridad, equidad, …
    Puede pensarse, ya está este a vueltas con la política en un blog de educación. Gran error pensar eso. Denotaría ya una clara visión de lo que es educar y de lo que se debe enseñar, y de lo que es la política (que, entiendo, no es aquello de lo que se ocupan, en exclusiva, los políticos). Saltando a nuestro campo preferido de comparación, la sanidad, los médicos, podríamos pensar que para operar o lo que sea, no importa qué pensamientos políticos tengan, (a qué partido votan). Sin embargo, hasta ahí sí importa (no me paro a argumentarlo, pues no lo veo necesario).

    Estamos de resaca electoral, y el artículo de la semana va también de eso, política, políticos y valores, forma más o menos malintencionada de proceder (entre otras cuestiones). Hablo de política más directamente en esta semana, es lo que toca, pero hablo mucho más de educación, de valores, de opiniones y pensamientos, y os juro que no paro de preguntarme cuánto más hay que robar y engañar, que amedrentar con mentiras que saben que muchas personas creen. Cuánto más hay que hacerlo para cambiar el rumbo, o, por lo menos, que las caras de esas ideas sean otras que estén limpias de, como mínimo, engaños.

    Sí. Ya lo sé. Puede que sea un mal perdedor. Puede que sea un idealista. Puede que piense que los demás no nos van a engañar y robar, y a hacer todo lo contrario de lo que dijeron que iban a hacer. Puede que toda España no se equivoque y sea yo el que va en dirección contraria. Pero, entonces, cambiemos los valores de la escuela, de la convivencia de las personas, no seamos contradictorios a sabiendas. Yo, a mis hijos, que son los que tengo a mi cargo en cuanto a educar, y en las relaciones con los demás, seguiré practicando los que me dieron a entender mis educadores y mi ética me pide. Si puedo ganarme a alguien para defenderlos, bien. Sino, tampoco pasa nada. A seguir respetando a todo el mundo pacífico y democrático, aunque se empleen malas artes, pero que son, a día de hoy, legales, aunque nada éticas, nada respetables y dignas de ser enseñadas para construir ese mundo de todos/as que los idealistas imaginamos.

    Un fortísimo abrazo para todos/as los del blog, que seguro que pensaréis y éste qué me dice a mí. Me alegro.

  12. Creo que el artículo denuncia el TODPO VALE con tal de conseguir lo que se pretende. El ejemplpo es muy claro y muy oportuno.
    Hay que descalificar al adversario político. Y se hace. Sea como sea. En este caso es a todas luces una interpretación tendenciosa. Pura calumnia.
    ¿Por qué no exigir responsabilidades a los que obran así?= Tiran la pìedra, descalabran a uno y se van tan tranquilos.
    Saludos.

  13. Buenas noches a José Antonio Romero y a los seguidores de El Adarve.

    No voy a hablar de los resultados de las elecciones, pues me extendería excesivamente. Solo lanzo una pregunta que me inquieta: “¿Por qué hay un sector relevante de la población española que vota a un partido carcomido por la corrupción en un momento de profunda crisis económica, social y humana, de la cual es muy responsable?”.

    Bien, salto a otra cuestión, pues quiero responder a la pregunta con la que José Antonio inicia su comentario.

    Lev Semiónovich Vygotski fue un psicólogo ruso, por lo que hablaba esa lengua que tiene como escritura el cirílico. Esto da lugar a que la transcripción a la lengua latina su apellido se realice de distintos modos.

    Por mi parte, adopto la forma en la que lo escriben Juan Daniel Ramírez, catedrático de Psicología en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, gran amigo y especialista en nuestro país de Lev S. Vygotski.

    Por otro lado, la formación de Juan Daniel la ha llevado a cabo con el estadounidense James Wertsch, a su vez gran conocedor de la obra del psicólogo judío ruso.

    Esta es la razón por la que yo lo escriba de este modo. No hay nada mejor que apoyarse en grandes especialistas en determinada materia para andar por un camino seguro.

    Para cerrar: ¿Le has dicho, José Antonio, a tus dos chavales que nos tienes en vilo a quienes participamos en el blog con tus continuos interrogantes?

    Ahora en serio: Ojalá tuviera alumnos que no pararan de preguntarme; disfruto enormemente en la clase cuando se abren debates con sentido que nos llevan la mente a puertos inesperados. Es lo que suele faltar en unas aulas tan esclerotizadas que habría que interrogarse si ese es el sentido de la educación en cualquiera de los niveles.

    Creo, Miguel Ángel, que de ahí puede salir un tema que abra algo de resquicio entre los cientos de artículos que ya has escrito.

    Un abrazo a todos y, como dije, buenas noches.

  14. Los estereotipos influyen muchas veces a la hora de hacer interpretaciones. Me refiero al ámbito escolar.
    Los niños gitanos, los niños emigrantes, los niños con discapacidad… reciben, en ocasiones, acusaciones que son fruto no del rigor sino del estereotipo.
    Hay que andar con cuidado.
    Saludos a todos los lectores y lectoras.
    Gracias al autor.

  15. Estimado Quintiliano:
    Tu comentario es una enmienda a la totalidad, pero que yo considero un tanto infundada. Porque las atribuciones poco rigurosas y, sobre todo, las malintencionadas son un motivo de reflexión y se preocupación en todos los ámbitos de la convivencia.
    Llamar la atención sobre esa práctica que envenena la convivencia tiene pleno sentido y plena actualidad.
    To comentario me recuerda una crítica teatral que no pudo ser más breve y más demoledora. “Ayer, en el Teatro…. se estrenó la obra…… ¿Por qué?”
    Creo que el artículo de esta semana tiene mucha materia de reflexión, no solo en política, de donde ha partido la anécdota central, sino en cualquier ámbito de la convivencia.
    Saludos.
    MAS

  16. Por alusiones:

    1.- Cuando yo era comunista pensaba distinto. Luego vino el reparto de la riqueza, para los vagos incluidos. En Andalucía los hay a millones.

    2.- Me he sentado en la cara de la Luna desde donde se ve la Tierra. ¿?, porque desde la tierra no veo nada. Una denuncia, bien, reflexión, usar al joven deliberativo. Leña a camiones reiterada, menuda pila de leña, a los antropoides ancestrales que vitupearon a Sánchez, bien.

    3.- ¿?…haz lo que yo digo pero no lo que yo hago.

    4.- ¿Banderas españolas en Génova?, ¿Cuántas?. Quizá un 10 % de las que hay. No más. Ah, y eran del águila?. No, no, eran constitucionalistas. ¿Y de los comentarios peyorativos/ancestrales y sobretodo gratuitos/subjetivos que acompañan a las palabras de la bandera?. Ah, es que puedo ¿?.

    https://www.youtube.com/watch?v=wUjBdsHx-ok

    5.- Podría decir, yo, pero no lo digo, solo pienso que lo podría decir ¿vergüenza?. El que dice cosas que dan vergüenza es un sinvergüenza. Podría decir que es una vergüenza el nivel con que llegan los bachilleres a la Universidad. Pero vuelvo a decir que no lo digo, solo que leí esa palabra y me remueve el ácido gástrico. Por eso me gustaría, y ya que por costumbres austeras suelo pedir poco, argumentase el contenido objetivo de los hechos objeto de estas sus palabras, Sr. Guerra, si quiere y tiene tiempo, claro:

    ¡Vaya discurso el de Rajoy! ¡Qué vergüenza! Ha llegado a decir que han ganado las lecciones los demócratas. Los demás, a su juicio, no lo son.

    https://www.youtube.com/watch?v=wUjBdsHx-ok

    6.- He visto el video varias veces, no por interés, porque en realidad me la repamplifa y además me roba tiempo, sino en la búsqueda de dónde dijo Rajoy que a su juicio los demás no son demócratas.

    7.- Quiero que sepa de antemano que me reservo mi derecho al silencio como réplica, no estoy para trifulcas, ni para hacer juicios.

    Saludos a todas/os.

    • Estimado Quintiliano:
      El discurso de Rajoy, no sé si por no preparado o por la euforia de un momento de victoria, acaso inesperada en sus dimensiones, fue horrible. Deshilvanado, sin estructura, con repeticiones innecesarias, sin contendido elaborado y con pifias como esa a la que he hecho mención y que no necesita muchos comentarios. Los haré, puesto que me lo pide. Los compañeros y compañeras de partido le soplaban algunas cosas: “Mi dicen que diga que hemos ganado las elecciones…”. Un mal discurso de un buen orador.
      Por cierto, he leído y escuchado comentarios muy, pero que muy críticos, mucho más que el mío.
      Algunos que no comparto. No señalaré ni al autor ni haré referencia al contenido y a la forma del comentario que hizo en la radio un periodista de profesión. Llegó a decir que, al menos, no tenia un mal vino… No me gustó.
      Cuando dice que ganamos las elecciones los demócratas, quiere decir que quienes las perdieron no lo son. Puede ser que no se expresase bien y que quisiera decir que los demócratas ganaron las elecciones. Todos los demócratas las ganaron porque se celebraron y se celebraron en paz. Eso es una cosa. Y otra es decir que ganamos las elecciones los demócratas, los que …, los que… Es decir, nosotros, los del PP. No es igual. Porque de esa manera se viene a decir que los que las perdieron no lo son o lo son en menor grado. Puede que no quisiera decir, pero lo dijo. Hay que tener cuidado con el lenguaje. No es igual decir un griego desnudo que un desnudo griego.
      Saludos.
      MAS

  17. Buenos días,

    Opino y siento decirle Sr. Guerra, que Ud. peca de lo mismo que critica. En este artículo especialmente. No era un discurso institucional el del Sr. Rajoy desde el balcón, era una fiesta, estaban celebrando, no le dejaban hablar por la euforia, llevaba unos vinos encima….. Yo también, a veces, veo antes la espiga en el ojo ajeno antes que la viga en el mío, y callo.

    De todas formas, gracias por su respuesta.

    Un saludo a todas

  18. Estimado Quintiliano:
    Agradezco todos aquellos comentarios que me ayuden a reflexionar, a ser más exigente conmigo mismo. Precisamente porque busco la coherencia entre lo que escribo y lo que hago.
    Pero creo que los comentarios que he hecho sobre el discurso de Rajoy no son malitencionados, ni son calumniosos, como planteo en el artículo sobre el gesto de Pedro Sanchez.Atribuir la condición de racista a una persona por la interpretación malévola y arbitraria de un gesto es otra cosa muy diferente a lo que yo he hecho respecto al discurso e Rajoy o la que usted mismo ha hecho respecto a mi artículo.
    Una cosa es opinar y otra inventar. Una cosa es criticar argumentando y otra deducir lo que uno quiere para descalificar al adversario.
    Claro que no era un discurso institucional. Era un discurso. Lo suele hacer bien, incluso en esas situaciones, Esta vez, A MI JUICIO, no.
    Un comentario crítico no es lo que yo planteo en el artículo.
    Gracias de todos modos por participar y por criticar lo que escribo.
    Saludos.
    MAS

  19. Hola a todos y a todas.

    Quiero ser breve, pues no tengo mucho tiempo para escribir aquí.

    Primero, siento no poder dedicar el tiempo que se merece al diálogo entre Quintiliano y Miguel Ángel. Buena paciencia demuestra tener nuestro anfitrión.

    Acabo de escuchar la conferencia y las respuestas del “papá Noel” Tonucci, que dio en Andalucía, en Granada, y se me cae el cuerpo de la envidia que me entra de los/as que pudisteis escucharle en directo. Felicidades por la fortuna que habéis tenido. Pero, bendita tecnología que nos permite hacerlo cuando queramos, donde queramos, cuantas veces sean necesarias. Este “hombre” lee y predica. Predica algo muy reflexionado. Habla despacio…¡Y no aburre, engancha! Puro sentido común. Puede que ninguna innovación traída de Marte, de colores, con ocho patas, …Todo de sentido común. Y no se hace en la actualidad.

    Si queréis GANAR DOS HORAS, os lo recomiendo, aunque estéis haciendo otra cosa, seguro que podéis con las dos. Hablo, como siempre, desde mi punto de vista, desde mis gustos. Si me equivoco, no vais a perder gran cosa. Ponedlo, aunque sea de fondo, que algo queda, o igual llama tu atención. De todas formas, no creo que os descubra a la persona de FRATO, pero podéis descubrir al Francesco Tonucci de hoy, al de la actualidad. Porque, por lo que creo que ocurre en las escuelas, o no se le conoce, o se está en desacuerdo con sus ideas, o mil motivos más, …

    “Con ojos de maestro”.

    Un fuerte abrazo desde los 19 grados soleados coruñeses.

  20. Tengo una gran admiración y excelente relación con Tonucci. He participado varios años en el Congreso de Granada. Voy a escuchar de nuevo al niñólogo, al amigo, al apasionado de la educación y de la infancia.
    Has dado un buen consejo a los lectores y lectoras del blog.
    A mi hija Carla le ha dedicado dos viñetas que ha publicado en la revista Aula de Infantil y en Guix.
    le tengo en gran aprecio y le profeso gran admiración.
    Otra cosa el caso que s ele haga en las escuelas y el porqué. A explorar.
    Un abrazo.
    MAS

  21. El tema de la semana es muy sugerente.Porque está la base d la convivencia.
    Muchas veces la comunicación se envilece porque se producen estos hechos de atribuciones malintencionada de sentido.
    Algunas son fruto de la torpeza, pero otras (como el caso que se comenta) son fruto de la perversidad.
    Hay que estar mu vigilantes para respetar las leyes de la lógica y de l ética.
    Y cuando se ve que ha habido un error garrafal, hay que pedir disculpa por el daño causado.
    Esa es mi opinión.
    Saludos.

  22. Me parece escandaloso que por el gesto que he visto en el vídeo, se haya hecho esa interpretación tan abusiva.
    Ese hecho me lleva a criticar todas las veces que, en política, por querer arañar unos votos, se producen comportamientos inmorales. NO VALE TODO: Lo malo es que esos comportamientos quedan impunes. Se tira la piedra y se esconde la mano.
    La presidenta del PP de Madrid y el presidente del PP catalán echaron leña al fuego sin retractarse después.
    Pero los electores y electoras son demasiado tolerante con la corrupción. y los planteamientos inmorales.
    Saludos.

  23. Si es que…

    ADARVE. ADARVE. ADARVE. ADARVE.

    Se puede escuchar, para los que no quieren leer el libro y ver la película.

  24. Es necesario alertar contra estas maniobras que solo buscan el interés aunque causen daño al prójimo.
    .
    Tenemos que hacer, ante estas actuaciones, varias cosas:

    – Evitarlas
    – Descubrirlas
    – Denunciarlas
    – Luchar contra ellas

    De estxa forma mejoraremos la convivencia.

    Saludos a todos los lectores y lectoras del blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.