El puñetazo

19 Dic

Me han llamado hoy del periódico El Español para pulsar mi opinión sobre el puñetazo que un joven de 17 años le propinó al Presidente del Gobierno en una calle de Pontevedra, en plena campaña electoral.

No hay justificación alguna para el hecho. Máxime si se tiene en cuenta que estaba fríamente calculado y programado. Máxime si, después del puñetazo, el joven dice de forma arrogante: “Estoy muy contento de lo que he hecho”. En una foto se le ve esposado haciendo con las manos gestos de victoria.

Y esa llamada es ya un primer motivo de análisis. ¿Por qué se convierte en una noticia de tanta magnitud un hecho aislado que dura un segundo y que tiene como protagonista a un muchacho hasta ese momento completamente desconocido? ¿Por qué se convierte ese bofetón en la noticia más importante del día para algunos periódicos, radios y televisiones? Yo mismo me veo inmerso en esa dinámica al dedicar el artículo de hoy a este hecho, descartando el que ya tenía preparado.

Esta primera idea me lleva a plantear la cuestión de qué es lo que se selecciona de la inabarcable realidad de los hechos para convertirlo en noticia. Habría que convenir que no es siempre lo más importante sino lo más llamativo, lo más escandaloso, lo más banal.

Eso sí, si un hecho prende en la hoguera de la noticia, no hay medio de comunicación que se abstenga de informar sobre él, de comentarlo y de exhibirlo bajo múltiples perspectivas. De hecho, el puñetazo a Rajoy no ha faltado en ningún medio.

Vaya en segundo lugar mi rechazo a ese tipo de comportamientos agresivos. El golpe se puede dar en las urnas, se puede dar con la argumentación, con el diálogo, con el compromiso político de otro signo. Pero no con el puño.No causando un daño físico.

No hay justificación alguna para el hecho. Máxime si se tiene en cuenta que estaba fríamente calculado y programado. Máxime si, después del puñetazo, el joven dice de forma arrogante: “Estoy muy contento de lo que he hecho”. En una foto se le ve esposado haciendo con las manos gestos de victoria. Para colmo el joven fue después jaleado por sus compinches. No me gustan los mensajes que circulan por la red: “se lo merece”, “tenía que haberle dado más”, “es lo que mucha gente deseaba hacer”, “es poco para lo que se merece”… Me han gustado, por contra, las condenas de los demás líderes políticos, las muestras de solidaridad y la preocupación por el estado del Presidente.

Me preocupa el hecho en sí. Me preocupa esa forma de reacción para criticar o condenar o castigar a quien no piensa o actúa como deseamos Parece ser que el joven ha dicho que le pegó “porque él cobra dos sueldos y yo ninguno”. Da igual el motivo. Nada justifica la acción. No me preocupa tanto que el destinatario de la acción sea una autoridad. En los antiguos catecismos se decía que había que respetar a los mayores en edad, dignidad y gobierno. Lo curioso era que quien esto había prescito pertenecía al grupo de mayores en edad, dignidad y gobierno.

Debería ser lo contrario. Porque los que no tienen edad, dignidad y gobierno disponen de menos medios para protegerse antes de que el bofetón se propine y para castigarlo cuando ya se ha propinado. Todas las personas tienen la dignidad esencial de ser personas. Todas merecen el máximo respeto.

He leído comentarios y conclusiones que aprovechan ese hecho singular para llevar el agua al molino de sus intereses y teorías.

– Como el cara a cara entre Rajoy y Sánchez tuvo tintes de violencia, ahora se produce este efecto que tiene su origen en aquella causa.
Si eso fuese así, todos lo que vieron el debate hubieran propinado algún guantazo a quien tuvieran cerca y perteneciera a otra esfera política.

– Al ser el joven de izquierdas, alguien ha concluido que esa facción política se caracteriza por su tendencia a cometer actos agresivos.

– Al tratarse de un joven de 17 años hay quien ha clamado por la juventud actual y ha lanzado preocupantes soflamas sobre la educación y el libertinaje.

– Puesto que el chico pertenece al grupo radical de fútbol Mocidade Granate del Pontevedra, alguien podría ponerles la etiqueta de violentos a los seguidores.

– Como estuvo viviendo varios años en régimen de internado, algunos pueden concluir que esa es la causa de su comportamiento agresivo.

Es curioso observar que, cuando se producen ese tipo de argumentaciones, siempre surgen de un interés más o menos camuflado. Los argumentos se utilizan con escaso rigor. Los nexos causales se tienden de forma interesada y tramposa.

Alguna vez utilicé la historia del saltamontes para ejemplificar este mecanismo intelectual torticero.

Tengo un saltamontes en la mano y le digo:
– Saltamontes, salta.
El saltamontes lo hace con rapidez y perfección. Cuando está en la otra mano, le vuelvo a decir:
– Saltamontes, salta.
Y el saltamontes se coloca de un salto elegante en la otra mano.
Cuando está en ella, le corto todas las patas (ojo, es una metáfora solamente) y le vuelvo a decir:
– Saltamontes, salta.
El saltamontes no salta. Hecho del que deduzco esta conclusión:
– Cuando a un saltamontes se le cortan las patas, no oye.

No es fácil explicar por qué ha actuado así este joven. Habrá que conocer su historia, su contexto, las influencias recibidas (especialmente las de los líderes a los que sigue y los amigos que le rodean…), sus principios, sus motivaciones… Solo después de hacer un diagnóstico riguroso se podrá hacer una intervención efectiva. Una intervención efectiva para la mejora de sus formas de entender la realidad y de intervenir en ella.

No me puedo resistir a hacer una última reflexión sobre la educación recibida en la familia y en la escuela. Es indudable que se ha producido un fracaso respecto a las pretensiones que tuvieron sus familiares y educadores.

La verdadera educación tiene un soporte ético imprescindible. La educación no consiste en llenar la cabeza de datos, las manos de destrezas y los bolsillos de dinero. La educación tiene que ver con los valores. De lo contrario es mera instrucción.

La educación para la convivencia es fundamental en la escuela. Es evidente que este joven no lo aprendió. Y, si lo aprendió, lo ha olvidado pronto. ¿Para qué sirve la educación si no permite construir un mundo habitable?

¿Cómo ha aprendido a razonar y a vivir este joven? ¿Dónde, cuándo y por qué se ha producido el fracaso? El fracaso no hay que buscarlo solo en la familia y en la escuela. Digo esto porque no se puede olvidar que el ser humano tiene la responsabilidad de los hechos que realiza. La libertad encierra esos riesgos. La educación pudo ser excelente y la persona decidió, en el ejercicio de su libre albedrío, tirar todos los principios por la borda.

Aunque así fuera, aunque todo se pusiera en el debe del joven gallego, el deber de la sociedad es preocuparse por tener unas instituciones educativas, unas organizaciones sociales, unos mecanismos de prevención, de protección y de recuperación cada vez más ambiciosos y eficaces. Un solo caso es inquietante. Ojalá nos sirva el puñetazo para pensar, para incrementar los esfuerzos y para mejorar la tarea de la educación.

21 Replies to “El puñetazo

  1. Buenos dias a todos y todas desde la segunda imaginaria en el CHUAC.
    Escribo desde un móvil pequeñito pequeñito y no me resulta fácil.
    Ya medio he contestado en la intervencion del blog anterior.
    YO NO ME LO CREO
    El que tantos “golpes” ha propinado a los más indefensos con sus múltiples decisiónes ahora aparece de víctima ante el mundo.
    Un buen puñado de votos, y con la cara dura que tiene,bien vale dejarse llevar un vale dejarse (va rodeado de guarda espaldas) llevar un sólo golpe.
    Para mi es un último golpe a los medios, a la juventud de los otros candidatos.
    ¿En Galicia?¿En Pontevedra?¿Dónde queda el zapatazo?El cine es lo leche( la que no pagan).
    ESTOY EN COTRA DE TODA VIOLENCIA.
    Papa, ¿Ese señor se murio de verdad? No hijo , es cine.
    Papa, ¿por qu’e echan a esa señora mayor de su casa? Porque la niña ha crecido
    Juvetud aventurera. Desahucios.Bancos. Preferentes. Murallas. Delincuentes con corbata (supuestos). Ley mordaza. El “que se jodan” en el parlamento.
    ¿QUE ES MAS VIOLENCIA LA FISICA O LA PSIQUICA? Fuimos malos, vivimos por encima de nuestras posibilidades, toca apretarse el cinturon.
    ¿Hay alguna ley de legitima defensa ? EN EL PLASMA NO SUCEDEN ESTAS COSAS,SOLO EN LAS PELICULAS. QUIEN NO TE CONOZCA QUE TE COMPRE.
    PAZ PARA TODOS Y TODAS LOS DE LAS DISTINTAS OPCIONES POLITICAS Y S VOTAR CON CRITERIO Y ARGUMENTOS.PERO CUIDADO, LOS MAGOS,(LIDTOS DE CAMPAÑA),PUEDEN HACERNOS VER LO WUE NO ES.
    LUIS,SE FUERTE.

    • Querido José Antonio:
      Tu estilo es inconfundible. Muchas ideas, incisivas ideas, expresadas con brevedad, ingenio y sentido de la justicia.
      Me parece estupendo hacerse tantas preguntas como tú haces. Preguntas con intención.
      Las preguntas interpelan, critican, estimulan.
      Algunas de ellas son retóricas, tienen mucho plomo en la recámara.
      Efectivamente, hay muchos golpes que se dan desde la política, casi siempre a los más débiles. De esos se habla menos, esos parecen tener menos importancia.
      Los niños, a los que frecuentemente acudes, dicen muchas verdades, nos ponen frecuentemente frente a nuestro rostro.
      Gracias por participar.
      MAS

  2. La verdad es que impacta mas una leche a un presidente que un bombardeo en cualquier lugar del mundo. No está uno tan acostumbrado. Como mucho atrevimiento, negarle la mano. Es un feo pero de momento creo no delito. No me consta. “Usted misma”.Todo es mentira menos” alguna cosilla”
    ¿Hace falta SEGUIR? Sí, por seriedad, responsabilidad y patriotismo, a parte del sentido común.

  3. Querido Maestro!
    Es intolerable,falto de sensibilidad,preparado con antelación,fría, radical, y todos los calificativos que se quieran poner, la actuación de ese chico de Pontevedra.
    No se consigue nada utilizando la violencia para arreglar cualquier asunto.
    La vida me ha enseñado actuar siempre con sinceridad y poniendo los valores educativos por encima de toda acción violenta.He contado siempre con el tiempo, mi mejor aliado,para mejorar las relaciones con los jóvenes que ahora pasan por difíciles momentos.
    Nuestra generación ha sido más auténtica y conformista con los pocos recursos que teniamos y nos han enseñado que hay que conseguir las cosas con trabajo,esfuerzo y paciencia.
    Ahora quieren conseguir todo de momento, las prisas nunca fueron buenas.
    Tenemos mucho trabajo que hacer con nuestra juventud!
    Los cimientos cívicos de convivencia tienen que prevalecer sobre todas las cosas.Hoy en día se valora mucho mas tener que ser.
    Todo va cambiando y nosotros tenemos que emprender la tarea de mejorar nuestros chicos con ejemplos acertados de convivencia.
    Felices fiestas y afectuosas momentos de encuentros para todos!
    Sin más me despido con un cordial saludo.

  4. En primer lugar habría que distinguir bien entre un bofetón y un puñetazo en toda regla, que es lo que sufre el Señor Rajoy. Es muy distinto recibir un bofetón, a un puñetazo. Lo segundo, es que el puñetazo no se lo da a Rajoy, se lo da a la democracia. Este acto es deleznable e intolerable. Pero es la sociedad que estamos promoviendo, donde los medios y los programas de televisión tienen mucha parte de culpa. Se puede estar o no de acuerdo con determinadas ideologías, pero eso no te da derecho a agredir, precisamente la democracia es eso, el respeto por la pluralidad de opiniones. Seguro que los padres de este chico se han llevado un gran disgusto, o no. ¿Vete tu a saber? Un abrazo.

    • Estimado Esteban.
      Gracias por la precisión. Efectivamente, el bofetón es un golpe en la cara con la mano abierta. No fue eso lo que dio el joven pontevedrés al Presidente de Gobierno. Lo que le propinó fue un fuerte puñetazo. Te agradezco sinceramente la corrección. Ya ves que corregí de inmediato el título y el texto. No sé cómo se me pudo pasar.
      Un error ace humildemente reconozco.
      MAS

  5. Con los intolerantes decimos tolerancia cero. Con la violencia,la otra mejilla, una sentada, pérdida de puntos, pasadita por “reformatorio”. Que casualidad, un menor.¿Y cuando hay violencia en la catedral de la democraci? A la escuela.
    Hoy hablamos de la ” hostia” a Rajoy. Cortina de humo.Piensan rápida los asesores de campaña.
    Retrocedamosa la otra anterior, veamos lo posterior y comparemos lo dicho con lo hecho
    .
    Montaje, real montaje,real…. Holms se preguntaria a quien favorece lo acaecido, verdadero o montaje

  6. Ante todo vaya mi repugnancia a estos actos de violencia. Dicho esto me repugnan aún más los continuos bofetones que reciben día a dia montones de ciudadanos.
    Me adhiero a lo dicho en el articulo y a lo expresado por José Antonio Romero.
    Saludos a todos.

    • Para Joaquín:
      Gracias, querido amigo.
      La democracia es precisamente el espacio del respeto, de la convivencia, de la igualdad, del diálogo y de la negociación.
      Por cierto, el nuevo mapa, afortunadamente, obligará a negociar.
      Con mi felicitación en estos días.
      Un abrazo.
      MAS

  7. Aparte de que “por sus frutos los conoceréis”, y ya que aparte de conocer la ciudadanía (con perdón) que hay varios cestos de manzanas podridas, tendremos que andar con mucha prudencia, no nos vayan a confundir todos los artífices de la confusión nacional. Todos (con perdón), al parecer, estamos en contra de la violencia, pero, al parecer la violencia cobra carta de naturaleza (y no de ideología) cuando se ejerce el poder (desahucios, estafas, mentiras…). Así estamos y no es extraño que, cuando llega uno a una tienda, de las de antes, de las que se convierten en un casinillo en el que nadie se gasta los cuartos, pero donde todos tienen la facultad y la venia de largar y soltar y repartir bendiciones y sus contrarias, escuche que “tienen que rodar cabezas”, uno tiene que sacar la lengua del paladar para no saborear las maquinaciones y dicterios que se nos proponen al respetable. Estamos todos(con perdón) en la obligación de decir que “no hay que usar la violencia, la física, tampoco, y que no hay que matar a nadie, sino que hay que dejarles vivir para que aprendan y que si no aprenden es problema suyo”. Las lecciones, sin embargo, no las tiene que dar solamente la vida, sino un pueblo que también tiene ganas de aprender y no desfallecer. Todos estamos obligados a aprender de los golpes bajos que nos da este capitalismo salvaje (con perdón, porque sabemos que hay salvajes que lo hacen mejor que esta ciudadanía hipercivilizada y superengañada).
    La democracia no debe acostumbrarse a tragárselas todas. Si todavía hay vida, tendremos que nos sea habitable para todos.
    Gracias, Miguel Ángel, por decirnos cómo es una educación que no desfallece.

    • Querido josem:
      Estoy contigo “La democracia no debe acostumbrarse a tragárselas todas”.
      La democracia ha de ser exigente, combativa y fuerte. A fuerza de recibir golpes, si no se reacciona, la democracia se debilita. Corrupción por parte de quien tiene la responsabilidad del poder, desigualdades instaladas y aceptadas, injusticias permitidas, maldades enquistadas… Estoy contigo: hay que reaccionar.
      Con un abrazo.
      MAS

  8. Excelente texto.
    Muy útil para pensar en cuestiones diversas ante un hecho que dura un segundo.
    Me apunto al valor de la educación, entendida como transmisión de valores y no solo de conocimientos.
    Cuando se aprende a dialogar y a respetar, sobran los puñetazos.
    Buen fin de semana.

  9. La democracia es la forma de dialogar y de entenderse con las palbras y no con los golpes.
    El puñetazo, como he leído en algún comentario se le ha dado a la democracia en pleno rostro.
    Aunque sea un hecho aislado tiene que hacernos pensar.

  10. Estimado Miguel Ángel.

    Aunque permanezca en silencio, te leo todas las semanas. Unas veces comento y otras prefiero no decir nada, simplemente porque no tengo nada que aportar.

    De tu relato de esta semana me quedo especialmente por la conclusión que haces en los cuatro últimos párrafos. Desgraciadamente, ni todos los políticos, ni todos los docentes, ni todas las familias,… coinciden en este concepto de la educación. Ese es un rasgo distintivo que dificulta el que pueda haber consensos en esta materia, de ahí tantas leyes y reformas en educación.

    Había entrado sólo para desearte a ti y a los lectores unas FELICES FIESTAS Y UN VENTUROSO AÑO NUEVO, pero al final me he enrollado. 😉

  11. L o mismo te deseo a ti a tu familia, querido Juan Carlos.
    Gracias por tu fidelidad en la lectura y por tus siempre acertados comentarios.
    Un abrazo-
    MS

  12. Quiero aprovechar el espacio que me brinda el blog para felicitar a todos mis lectores en estas fechas de Navidad. Es buena costumbre que crucen el aire las ondas con tantos deseos de felicidad.
    Ojalá que los pobres tengan un especial espacio de consuelo y de apoyo por parte de quienes tienen más.
    Que el nuevo año nos haga un poco más felices, es decir, un poco más solidarios.
    Miguel A. Santosa

  13. Lo del puñetazo parece una anécdota, pero es también un símbolo.
    Cuando la educación falla, se pretende dar razones con golpes. Ese no es el camino. El camino de la democracia es el diálogo, la negociación, el consenso.
    Por cierto, ahora estamos en un momento de diálogo. Sería tremendo que los políticos no supiesen o no quisiesen llegar a un acuerdo y tuviésemos que ir a nuevas elecciones.
    Feliz Nochebuena.

  14. Me gustan las reflexiones finales sobre la educación.
    Creo que ese es el camino, sobre todo a la larga y en profundidad. Hay soluciones más rápidas, pero no tan decisivas. Hay soluciones más aparentes, pero no tan verdaderas.
    Cuando un individuo está verdaderamente educado, no utiliza los puños sino la palabra.
    Un abrazo y felicidades.

  15. Me gusta que en navidades repartamos felicitaciones y no puñetazos.
    Parece una costumbre tonta, pero a mí me gusta que se multipliquen los deseos de felicidad. Muchos serán insinceros pero, aunque sea así, mejor decirse cosas buenas que desearse maldades.
    Me gustan esa costumbre navideña.
    Saludos y felicidades.

  16. Estimada Margarita:
    Coincido contigo en la valoración de esa tradición navideña que genera innumerables mensajes en que se expresa el deseo de felicidad. Por lo menos eso es mejor que desearse desgracias.
    Se trata de buenos deseos, se trata de desear al prójimo coas buenas, se trata de sembrar el mundo de buenas semillas.
    Me sumo a tu valoración de esa costumbre.
    Es, para mí, una hermosa costumbre.
    Ya ´se que muchas de esas felicitaciones son meramente protocolarias y, algunas, insinceras. Pero es mejor desearse el bien que desearse mutuamente el mal.
    Pues lo dicho: felicidades.
    MAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.