Hay que escribir

19 May

He vivido hace unas semanas una interesante experiencia en Portugal. Mi querido y admirado amigo José Matías Alves (un amigo es una persona que, a pesar de conocerte muy bien, te sigue queriendo) me había invitado a impartir una conferencia en la ciudad de Porto. Más de trescientos docentes asistieron a la intervención y al debate en el Aula Magna de la Universidad Católica.

Porque, para escribir, hay que pensar

Al terminar, se me acercó una profesora de la que luego conocí el nombre. Se llama Clara Dias. Llevaba en la mano un libro. Me dijo que era profesora de adultos y que deseaba compartir conmigo una experiencia.

– El año pasado, dijo en la hermosa lengua portuguesa, asistí a una conferencia que usted pronunció en esta ciudad. En ella dijo que los profesores hacíamos muchas cosas interesantes en el aula, pero casi nunca nos animábamos a escribirlas. Nos animó a escribir. Nos invitó encarecidamente a hacerlo. Nos invitó a compartir nuestras experiencias con otros docentes a través del arte de la escritura.

Recordaba bien aquellas palabras porque insisto en esa necesidad en mis escritos y conferencias. Luego diré por qué.

Ella añadió:

– Fruto de aquellas palabras es este libro, que he escrito con mis alumnos y alumnas. Y también con los colegas que imparten docencia en ese curso.

Me entregó un ejemplar del libro. Lo tengo ahora delante. Sobre una preciosa cubierta que refleja en plano picado un conjunto de tejados, aparece la palabra Percurso, que da título a la obra.

En la primera página leí la dedicatoria, medio portuguesa, medio española. (Dice Gabriel García Márquez que un libro no se acaba de escribir hasta que no se dedica). Estas son las palabras de Clara Dias:

“Ao Miguel Santos Guerra, que deu origen a este libro por ter dito no seminario en 2011 na UCP: los profesores hacen cosas muy importantes en las escuelas. Deberían escribir sobre aquello que hacen porque muchas veces es más importante que lo que hacemos y escribimos los académicos. Obrigado. Gracias”.

Es una obra colectiva realizada en la Escola Secundária de Amares en la localidad portuguesa de Besteiros. Intervienen en ella los docentes y los alumnos de un aula de Educación de Adultos. De hecho, en la contraportada aparecen como autores los “formandos de la turma EFA 4” y como coordinares: “los formadores dos cursos EFA 4 e 6”.

Me gusta el título. ”Percurso”. Podría traducirse por camino, ruta, recorrido. El libro recoge, a través de reflexiones y de estupendas fotografías, todo lo que se hizo en el recorrido de dos cursos escolares por formadores y alumnos de una clase de Educación de Adultos.

Quiero felicitar a quienes participaron en la iniciativa y en el desarrollo de este libro. Gracias a ellos y a ellas tengo ahora el libro en las manos y muchas otras personas pueden comprobar que hay muchas cosas en el sistema educativo que merece la pena conocer y de las que es posible aprender.

¿Por qué insisto tanto en la conveniencia de escribir? Porque, al hacerlo, el pensamiento errático y caótico que muchas veces tenemos sobre la práctica docente tiene que someterse a la disciplina de la escritura. Porque, para escribir, hay que pensar. Tiene que haber una estructura. Unas cosas tienen que ir delante de otras, para pasar de un punto a otro es necesario argumentar y no dar un salto en el vacío.

Tiene otra ventaja adicional la escritura y la consiguiente difusión. Me refiero a las sugerencias que ofrece a quienes desean hacer algo. Y al aliento que aportan a quienes se sienten solos.

¿Qué dificultades se interponen entre la acción y el relato crítico de la acción?

Pensar que lo que hacemos no merece la pena ser contado es la primera. A veces sucederá, claro. Pero muchas otras veces no es cierto. ¿Cuántas magníficas experiencias se han quedado en el anonimato por una falsa apreciación de sus gestores?

La segunda consiste en creer que el arte de la escritura es difícil. No es para tanto. Sujeto, verbo y predicado. Sujeto, verbo y predicado. Sujeto, verbo y predicado. Y así hasta acabar contando lo que se hace. Eso sí, no como una mera exposición sino con el sentido crítico que requiere el análisis. A escribir se aprende escribiendo. Puede haber dificultades al principio, pero éstas se van superando a medida que vamos adquiriendo la habilidad de contar.

No hay tiempo para escribir porque las tareas perentorias se llevan todo el tiempo. Esa es la tercera dificultad. Pensar que hay otras cosas que hacer que resultan más importantes o más rentables. Y probablemente sea así. Por eso creo que sería bueno incentivar este tipo de iniciativas. Es cuestión de organizarse. Es cuestión de establecer prioridades.

Hay quien siente inseguridad. He aquí una dificultad que debería salvarse con rapidez y coraje. ¿Merecerá la pena? Hace unos años coordiné una experiencia sobre agrupamiento flexible de los alumnos en un Centro Público de la Axarquía (Málaga). Recuerdo que los profesores formularon este último obstáculo: Tú nos lo corriges, ¿verdad? Otras experiencias se han perdido en el tiempo ante la dificultad de organizarse para describirlas y analizarlas. Recuerdo ahora una magnífica investigación sobre la evaluación de los alumnos realizada en el Colegio Reyes Católicos de la ciudad de Melilla.

La quinta dificultad es de otra índole. Se trata de no encontrar a quien quiera publicar lo que se ha escrito. Entiendo que las editoriales tengan planteamientos comerciales que les hacen no afrontar la publicación de una obra que puede no venderse. Hay Editoriales de todo tipo. Algunas se comprometen a publicar un solo ejemplar. Otras a hacer tiradas muy pequeñas. Otras se arriesgan con lo que al comienzo parecía una quimera. Hace muchos años, en España, la Editorial Zero Zyx publicaba las experiencias de escuelas innovadoras. En esa fuente bebieron aguas prístinas muchos estudiantes de Pedagogía y muchos maestros. Echo de menos la presencia de editores más prometidos con la educación que con el dinero. Sé que es una utopía, pero las utopías nos ayudan a caminar hacia un horizonte inalcanzable.

19 thoughts on “Hay que escribir

  1. Tú has visto
    a borrachos muy ebrios de cordura, aprendices del oficio de escribidor, desayunándose por la mañana con unas hojas de san Juan puestas a hervir disueltas en un agua muy pura; y ponerse delante de un papel en blanco y sentir náuseas matinales y regurgitar las arcadas que le produce el horror vacui; y es que dicen que el pesimismo es muy estético pero que acaba por joderte ahí donde los griegos señalaban que se encontraba el alma… y los pulmones,

    (…) “Quizás escribir sea eso: manifestarse al “otro”; y, al hacerlo, conquistarnos nuevamente, redescubrirnos a nosotros mismos, revelar nuestra crisis en la narración-conversación” (…)

    Se dijo por enésima vez que de ese día no pasaba. Y lo intentó, de veras que lo hizo; aunque sólo fuese por acallar su conciencia.
    Llevaba ya algún tiempo procurándolo. Pero unas veces la desidia, otras las condiciones materiales; que si todo era cuestión de que tomara forma lo que estaba meditando… El caso es que todo eran rémoras y pretextos para autoengañarse, dilatar si cabe aún más el proceso con todo tipo de añagazas, para no rendirse ante la evidencia: jamás sería escritor.
    Sin embargo, no aceptaba la ironía cruel de quedar reducido a un simple narrador que cumplimentara cotidianamente su diario.
    Hasta ese momento, había ignorado la dificultad no sólo de relatar sino de escribir correctamente.
    Se había dejado ganar por la euforia de lo escrito hasta ahora simplemente porque todo fluía, en aquella época, sin el más mínimo esfuerzo, y porque ella le animó a seguir. Fue aquél un periodo febril y fecundo.
    Pero pasó el tiempo y aquel proyecto de novela quedo en eso, en un arranque no exento de vanidad y romanticismo adolescente, en un conjunto de folios a los que acudía, releyendo una y otra vez, siempre que la pasión por la escritura le incitaba nuevamente; para autoconvencerse de que aquello podía ser válido; cuando no para aliviar su ego e inflar su presunción.
    En cualquier caso, pensó que era un diamante por pulir, eso sí. Y finalizada la lectura, se prometía iniciar la labor disponiendo todo para retomar la actividad.

    Todo a través de ese misterio profundo que resulta de unir una letra con otra, una palabra, una frase, un fragmento, una escena, un capítulo, una estructura. Y detrás de ello hay un hombre, una mujer, que sueña, que vuela, que imagina, que goza, que sufre, que trabaja, que se exorciza, que siente, que se ilusiona, que decae, que se arrebata, que se expurga, que respira, que medita, que comparte,…

  2. Somos un poco perezosos para escribir. Porque nos apremia el trabajo directo en el aula. Pero creo que tieene razón M.Angel cuando dice que escribir nos ayuda a desentrañar el sentido de nuestras prácticas. Hay que perderle el miedo a que otros te lean. También se aprende por lo que quienes te leen pueden aportar.

  3. Miguel Ángel y lectores. Las dificultades sólo están en nuestro pensamiento.

    1. Pensar que lo que hacemos no merece la pena ser contado. Si actuamos con cierto rigor seguro que merece la pena ser contado a nuestros alumnos, a los colegas, a las familias, a otras personas.

    2. El arte de la escritura es difícil. Seguro que si, pero si yo lo estoy haciendo en este momento, cualquiera es capaz, no lo dudéis.

    3. No hay tiempo para escribir. Si que lo hay, 24 horas tiene el día, 7 días la semana, 365 el año,… Doy fé de ello… Sólo hay que buscarlo…

    4. Hay quien siente inseguridad. Inseguridad tenemos todos/as, sobre todo cuando escribimos para que otros lo lean, pero es que escribir para uno mismo es muy aburrido. Escribimos para comunicarnos, con que nos entiendan es suficiente, y no creáis que es poco…

    5.1. No encontrar a quien quiera publicar lo que se ha escrito. ¿Lo que escribimos es necesario que lleve un ISSN o ISBN? ¿Acaso un blog como éste y como muchos otros que utilizamos los docentes no es bastante? Las nuevas tecnologías nos ofrecen unas posibilidades enormes… ¿Quien me iba a decir a mi que estaría debatiendo desde mi casa con alguien tan prestigioso como Miguel Ángel?…

    5.2. Entiendo que las editoriales tengan planteamientos comerciales… Hay de todo, y entre ese todo hay ilusos que se meten a editores y abren ventanas para que otros docentes puedan expresarse. En el ámbito de la Educación Física podéis encontrar una revista como ésta.

    http://emasf.webcindario.com/

    Es gratuita para el lector y los que la editamos no percibimos ni un “real”, “duro”, “euro”,…

    Una empresa de este tipo necesita mucho, pero que mucho tiempo, pero ¿para qué está el tiempo? Para gastarlo y consumirlo. Y qué mejor manera que perderlo en lo que a uno le gusta…

  4. buenas a todos y todas,
    Un tema no menor hoy en día, Código canal-receptor,

    Los docentes leemos, ensayos, curriculo, programas, investigamos y por cierto, escribimos mucho, pero no es tan llamativo como novelistas, guionístas, pues eso es parte elite, dirían algunos.

    un docente que tiene 40 hrs de contrato semanal, debe escribir al menos 20 diseños o planes de clase para esta semana, al año ya e estimará cuanto creo.

    con el sentido y rigurosidad que merece pues es lo que se enseña, y debe ser minuciosamente de calidad, unas cuantas palabras, frases, contenidos, habilidades, relaciones con otros sectores, qué mejor guionista que un maestro que diseña su trabajo complementado con su propia y otras experiencias? qué mejor novelista que un maestro que cuenta sus resultados del día acorde a ese guión?

    el tema pasa porque como responsabilidad profesional, es una obligación, concepto instalado por los sistemas educativos.
    Para mi en lo personal es un deber ser, deber hacer, sin embargo, muchos, incluidos docentes, no le toman el valor o significancia a este potencial, el guión de la vida de quienes se forman y educan en las escuelas.
    En mi doble función, como docente de aula y gestor curricular(llamado jefe técnico pedagógico en Chile)´debo asegurar que esto se cumpla, que estos guiones sean de calidad, atrayentes, significativos, y que den cuenta de un cambio al inicio y final de la hora de clase.

    Entiendo que una cosa es escribir para contar, demostrar algo, compartir, eso es bueno, buenísimo, se aprende de otros, la retórica o el verbo son parte fundamental, mensajes, canciones, poemas, dedicatorias, proverbios…

    “la pluma , es la lengua de la mente” decía un escritor hace mucho tiempo, yo le agrego, si no has escrito nada es porque tu mente está vacía de palabras con sentido.

    por cierto, la tecnología hoy nos abre al mundo, cuidándose de aquellos tiburones disfrazados con piel de delfines.

    saludos.

  5. ¿PARA QUE SIRVE LA UTOPÍA?

    …YO TAMBIÉN ME LO PREGUNTO SIEMPRE
    PORQUE ELLA ESTÁ EN EL HORIZONTE
    SI YO CAMINO DOS PASOS, ELLA SE ALEJA DOS PASOS
    Y SI YO ME ACERCO DIEZ PASOS
    ELLA SE COLOCA DIEZ PASOS MAS ALLÁ
    ¿PARA QUE SIRVE LA UTOPÍA?
    PARA ESO SIRVE,
    PARA CAMINAR.
    EDUARDO GALEANO

  6. Es una invitación muy sugerente, aunque en estos momentos de recortes la tentación es decir: voy a hacer el mínimo. NI UN MINUTO MÁS GRATUITAMENTE. El problema es que esta actitud perjudicaría a la profesión y a los niños.

  7. Olá,
    Prof. Miquel Santos Guerra,
    Foi com muito orgulho e satisfação que li esta sua crónica. O que me agrada mas es que disse “que um dia hablaria numa das suas crónicas sobre la importancia de escribir” e lo hizo. Estoy mui sensibilizada.
    Gostaria tambien de le dizir que quando escribi el libro com mis adultos estaba haciendo la tesis mestrado e no tenia tempo alguno disponible pra tal tarea, pero, con vontad e trabajo, tudo se hizo: el libro e el mestrado.
    Hoy me siento muy feliz por ese trabajo et por su reconociemento. Gracias!
    Clara Dias

  8. Em 2011, estava sentada com a Clara a ouvir a conferência do Professor Miguel Santos Guerra e lembro-me que a Clara comentou que era uma boa ideia, escrever sobre as nossas experiências em sala de aula.
    Pois sim, pensámos sempre que não interessam a ninguém, o que pode ser demonstrativo da falta de auto-estima dos professores.
    Passou um ano e lá estávamos de novo na Universidade Católica do Porto. Com a diferença de que a Clara tinha escrito um livro.
    Obrigada Professor Miguel por nos ter posto a pensar!
    Escrever não é fácil porque pensar também não o é!
    Mas… pensar é imperativo!

  9. Queridas Clara y Cornélia:
    Ha sido para mí una gran alegría encontrarme con tanto compromiso y entusiasmo como vosotras y vuesro equipo docente tenéis. Creo que la educación es una tarea optimista entre otras cosas porque hay muchos profesores y profesoras ilusionados, comprometidos y trabajadores.
    Por eso, mi felicitación por vuestro esfuerzo. Sé que la tarea de escribir lleva mucho tiempo, pero merece la pena.
    ENHORABUENA.
    Y gracias por leerme y por participar en el blog. Este artículo es más vuestro que mío.
    Un beso.
    Miguel A. Santos

  10. Professor Miguel,
    Lemos o seu blog, as suas “histórias” e outros escritos graças ao Professor José Matias Alves que foi nosso professor na Católica Porto, numa pós-graduação bastante interpelativa.
    Um país não sobreviverá sem professores comprometidos, trabalhadores, esforçados, realistas, optimistas, interventivos e sonhadores.
    Não estamos num tempo de heróis? Pois não.
    Mas também este não é um tempo para mártires…
    Dedico-me, por ora, a escritas para a minha tese PhD e por isso sei que escrever não é fácil e demora tempo (A Clara pensa iniciar a dela um dia destes…).
    Depois… se houver depois, a escrita continuará porque… merece a pena sim!
    Até à próxima visita a Portugal, Professor!
    Boa estadia na Ireland!
    🙂
    Saludos!
    Cornélia

  11. Quería expresarte Miguel Àngel que tenés un don, tal vez te lo hayan dicho, tiempo atrás hice una experiencia con alumnas del profesorado de formación docente TPP (Trayectos de Producción Pedagógica) y varias veces, y no casualmente apareció el término de la magia en muchas de las producciones creativas que los trayectos lograron.
    Hoy al leer el tópico tratado me parece oportuno decirte que la magia tiene mucho que ver con vos, recurrí al diccionario para conceptualizar y precisar mejor significado.
    Magia (del latín magia, derivado a su vez del griego μαγεία, de igual significado que en español, probablemente del antiguo persa magush, que contiene la raíz magh-: “ser capaz”, “tener poder”; haciendo referencia a la antigua casta sacerdotal persa) es un conocimiento artesanal mediante el cual se tiene la capacidad de alteraciones físicas de toda índole, siempre sujetas a las leyes de la naturaleza, y no sólo de las perfectamente conocidas, valiéndose de rituales donde se usan palabras, instrumentos consagrados, con la intervención de entidades sobrenaturales.
    Encanto, hechizo o atractivo con que una persona o una cosa deleita o subyuga.Y en este úlltimo signfica el poder de que te hablo, tenés el don de hechizar, de dar ánimo, de animar, de fortalecer, de contagiar… Un docente que lee tus libros, que escucha tus palabras tiene otra disposición, tiene su alma robusticida para enfretar los avatares de esta profesión, se siente digno, reconocido, se siente importante. Por eso no sé si es magia o embrujo, espero que tu don siga por ese camino.
    Mi cariño y admiración de siempre.
    saludos cordiales a todos/as

  12. Hoy 24 de Mayo he asistido a una conferencia dictada por Miguel Angel, en la Universidad de Santiago de Chile. Es difícil describir lo afortunado que fui al estar presente. Agradecido por dar de beber agua a quienes tenemos mucha sed.
    Sus palabras han calado muy profundamente en mi corazón y le dan mucho sentido a mi humilde aporte a la educación.
    Me gustataría compartir algunos temas con Migue Angel, ¿es posible? Y de qué forma lo puedo hacer?

    Un saludo grande y espero sus comentarios.

    Cordialmente
    Héctor Calderón Lazo
    Magíster en Educacion con
    Mención en Currículum y Evaluación

    • Querido Héctor:
      Gracias por tus generosas y hermosas palabras.
      Por supuesto que compartiremos experiencias, ideas, propuestas y emociones sobre esta apasionante tarea de la educación. Tienen mi correo personal en la Unidad de Innovación Educativa.

      Un abrazo

      Miguel A. Santos

  13. Señor Santos: voy a ser breve pero necesito su apoyo.
    Somos un grupo de profesionales de la comunicaciòn de Granada, enamorados de nuestra educación y del trabajo con los niños. hace 2 años estamos preparando un informativo infantil se llama Notipeques. Yo soy periodista y les enseño a los niños como redactar para los diferentes medios. con los maestros de diferentes colegios recogemos noticias de actualidad de nuestro entorno y del centro educativo. Sólo buscamos noticias positivas y que dejen algun aprendizaje a los niños. utilizamos dos medios para su difusión prensa escrita y televisión. estos dos años han sido muy duros para el equipo de trabajo pero hemos obtenido interesantes resultados. quisiera conocerle para presentarle nuestro trabajo, esperamos con ilusión noticias suyas. hasta pronto!
    Equipo de Notipeques.

    • Querida Maria Clara:
      Me alegra saber de ti, de tu compromiso y de tus proyectos. Encantado de que podamos conocernos personalmente. Me interesa mucho lo que se está haciendo en vuestro niel.Creo que es el mas atractivo del sistema. Estare en Irlanda hastas julio, pero despuçes vuelvo a España. Nos veremos.
      Un beso y animo.
      Miguel A. Santos

  14. Nos cuesta a veces escribir sobre nuestras prácticas áulicas. Una señora portuguesa, leyendo algo que escribí en un blog me comentó: -“He robado su carta, porque yo siento lo mismo que usted, pero me cuesta desnudarme y que otros me lean”-
    A menudo nos pasa eso.
    Hace sólo unos días, en un taller de perfecccionamiento docente, a la hora de anotar mis debilidades puse: -Me siento muy bien en el aula, segura, y hago muchas cosas que creo que están bien, pero me cuesta poner en papel esas acciones a la hora de registrar- Creo que nos pasa a muchos. Reconozco que no siempre soy tan valiente.
    Feliz semana para todos. Feliz Día de la Patria para los argentinos, y un muy fuerte abrazo a usted maestro Miguel Ángel, que no baja los brazos a la hora de animarnos a ir por más.

  15. Es importante al comenzar una relación con una profesor/a que se establezca una toma de contacnto mutuo, es decir, tanto del profesor a los alumnos como viceversa. Se debe dar una gran importancia a cuales son los requisitos que los alumnos esperan de esa materia y de ese profesor.
    Con lo que se pretende, es que el profesor sepa cual es la actitud del alumnado al que se enfrenta.
    Por parte de los alumnos estos estamos en derecho de exigir en los profesores no sólo una correcta labor docente basada en la transmisión de conocimeintos, sino que además emplee diverdas técnicas y materiales para hacer el aprendizaje más llevadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.