Cambio de tendencia

25 Sep

Asomado al balcón del inicio de la Liga Endesa, una breve revisión de los planteles revela una modificación en lo concerniente a refuerzos para los equipos, sobre todo en lo referente a los lugares de procedencia de las novedades.

Este año hay 51 jugadores que debutan en la ACB. Aquí nos hemos encargado siempre de hablar de la mejor liga fuera de la NBA, sobre todo por el nivel medio de la liga. Sobre todo se podía constatar por el caché de las competiciones de donde se obtenían los jugadores que hacían su primera incursión en España. (más…)

La revuelta habitual de mayo

22 May

En esta semana pasada, tras la Final a Cuatro de la Euroliga, han dado comienzo los play offs de la Liga Endesa. Hay que mirar bastante atrás para recordar al Unicaja de vacaciones de manera tan prematura y sin partidos de fase final de la temporada, por otro lado, la figura de Aíto García Reneses viene a la memoria y recuerda aquello de «ir para nada no merece la pena» si se cambian las piezas entre el Lucentum Alicante y el Club Baloncesto Málaga como rival en primera ronda del Regal FC Barcelona.

Repasando, resulta demasiado habitual que en el resumen de la temporada tenga la idea particular de tener que cambiar a gran parte de la plantilla, desde luego no han sido los mejores años del baloncesto en todo lo alto de la élite continental, pero la situación por repetida no deja de ser cansina. (más…)

El Partenón sigue siendo maravilloso

15 May

Más allá del triunfo que significa para el malaguismo la clasificación para la fase previa de la Champions de la temporada próxima (felicidades a todos), está claro que el triunfo en la Final a Cuatro de Estambul del Olympiacos es una de las grandes sorpresas de esta temporada o la que más, ya se verá.

Es una de las ocasiones en las que echo de menos apostar en el tema deportivo, pero no me he movido nunca por ahí y seguro que hubiera perdido, como la gran mayoría. Sobre todo porque muy pocos, sólo los más acérrimos, tal vez sin salir de El Pireo, hubieran dado un euro por los rojiblancos. (más…)

Rutinas

24 Abr

Todos tenemos claras nuestras rutinas, esa costumbre de hacer las cosas por mera práctica y sin razonarlas. Yo tengo las mías, me levanto a las 6, me pongo el traje, la corbata, me tomo un café mientras repaso los titulares en internet y localizo en la televisión imágenes de baloncesto, habitualmente son partidos de la NBA por el horario y veo un rato antes de salir hacia el trabajo.

Ayer por la mañana no había NBA, tocaba la repetición del partido del domingo de la Liga Endesa: el Unicaja-Regal FC. Barcelona de infausto recuerdo… otro más. No sé dónde está el punto de inflexión de este equipo. Hasta dónde puede caer. La situación es la que todos conocemos, pero busco y no recuerdo otra parecida, y créanme, he visto pasar algunas.

Soy abonado al baloncesto en Málaga desde la temporada 1979/1980 en Tiro de Pichón. Es más, recuerdo haber visto algún partido en Ciudad Jardín previo al cierre por inundarse. He visto ascensos, descensos, la emoción porque vinieran Jugoplastika o Maccabi a jugar amistosos, la Copa Korac, la temporada 1987/1988, teniendo que esperar al play off de descenso para ver ganar al equipo un partido en casa, tuve abonos de Caja de Ronda y Mayoral cuando convivieron en la primera categoría y he asistido a lo bueno y lo malo que el primer club de nuestra ciudad nos ha dado.

El baloncesto es parte de mi vida. A mi padre le gustaba, yo jugué, mis hijos juegan y a mi mujer la conocí gracias a nuestro deporte. Sólo en una ocasión abandoné un partido, fue en 1992, un Mayoral Maristas-CAI Zaragoza en el que una trifulca entre Dyron Nix y Fernando Arcega provocó una atronadora ovación hacia el americano que había agredido al aragonés. Lo entendí como un espectáculo muy alejado de lo que a mí me gustaba y me marché de Ciudad Jardín muy cabreado.

Pensaba que ahí estaba mi listón, mi nivel de aguante, pero el domingo claramente quedó superado. Hay partidos que soportas porque te gusta mucho tal o cual jugador, porque el equipo que viene juega perfectamente la transición o simplemente porque cuando se termina te tomas una cerveza con los amigos. Pero anteayer no valía nada de eso. Si aguanté fue por el compromiso con COPE/Rock FM para la retransmisión del encuentro, pero desde el momento del 2-10, huir dejaba de ser un acto de cobardía y pasaba a ser un ejercicio de salud mental.

Es tan complicado ver algo salvable, sacar algo en claro que merezca la pena es una de las tareas que tendría que cumplir un nuevo Hércules. En esta época en la que estamos conviviendo y peleando con tanta mala noticia, cualquier gesto, por mínimo que fuera, sería de agradecer. Pensar que, en el incidente del Rey Juan Carlos en Bostwana, para algunos ha valido una disculpa en plan niño que se ha cargado el jarrón de un pelotazo para calmar ánimos, me planteo si la caída hubiera sido tan pronunciada si de entrada se hubiera asumido por el grupo la responsabilidad de cada cual.

Lo que más me entristece de todo es pensar que antes, en la infausta temporada 1987/1988, aún prescindiendo del presupuesto manejado, estábamos cabreados, veíamos que el equipo peleaba pero no estaba mínimamente capacitado para luchar en esa competición. Ahora, se hace bueno el refrán de que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Hay talento desperdiciado, mala gestión de las dificultades…

Este desastre actual podría resultar una oportunidad única para redefinir qué se quiere hacer, qué modelo de club es el que necesitamos tener para poder sacar un mínimo de provecho de todo esto. Hay momentos en los que desearía alterar las rutinas, sobre todo para no empezar una mañana con el ánimo por los suelos, pero sería necesario que cambiaran muchas cosas, o simplemente que alguien pidiera perdón o hiciera bien su trabajo, aunque siga teniendo la esperanza de que el baloncesto se reconcilie conmigo. El baloncesto, no el equipo.

Semana grande

14 Feb

¿O no? ¿Alguien duda de la grandeza de la Copa del Rey? No seré yo. Quien haya vivido la competición copera es muy complicado que la olvide. Si como aficionado es uno de los mejores espectáculos que pueden verse, si participas de otra forma, es inolvidable. Para la cita de Barcelona tenemos que llegan los mejores jugadores en los apartados estadísticos más importantes (puntos, rebotes, asistencias y valoración) y los equipos que han desplegado el mejor baloncesto hasta el corte final. Lo estándar es echar de menos a Valencia Básket y Gescrap Bizkaia en la fase final, pero ya que hemos conseguido que vuelva el Unicaja. No vamos a ponernos puntillosos…

El arranque el próximo jueves con el derbi vasco que enfrentará a Caja Laboral Baskonia y Lagun Aro GBC tiene a dos equipos a priori lejos de estar igualados, pero los de San Sebastián tienen ese plus que llevan encima los equipos que están por encima de las hipótesis y que ven eso de todo por ganar y nada que perder.

El que salga de esta eliminatoria tendrá como rival al vencedor del FC Barcelona Regal-Lucentum Alicante. Pese a lo bien que están los alicantinos, jugar frente al máximo favorito no parece la mejor receta de éxito.

El viernes nuestro Unicaja se verá las caras con el Banca Cívica. Tener en cuenta la victoria en Valladolid como el final de la racha maldita me parece algo prematuro. En su momento, ya coloqué aquí el comentario de la necesidad de trabajo y humildad para abandonar la mediocridad. A buen seguro que los de Joan Plaza ven al Unicaja como a un adversario accesible.

Y un equipo como el sevillano, irregular donde los haya, pero con talento individual indiscutible, no ha de ser ni mucho menos menospreciado pese a lo visto el domingo pasado, porque como ha demostrado el plantel de Chus Mateo ante rivales inferiores como los últimos que les han derrotado: o se trabaja a tope o no se da el mínimo exigible, al menos para la ACB.

Madrid-Fuenlabrada, el otro cuarto de final. El mismo viernes, el Real Madrid y el recién bautizado Mad-Croc Fuenlabrada dirimirán la plaza de semifinales del rival del Unicaja-Banca Cívica. Si el Unicaja y los blancos se vieran las cara el próximo sábado volverían a hacerlo a la semana siguiente en la Euroliga, cosas del calendario…

Todo lo que no sea un enfrentamiento entre los equipos futboleros será una sorpresa, aunque los últimos partidos del elenco de Pablo Laso han dejado a éste en una situación más que complicada. Especialmente dolorosa resulta la situación en Europa, donde han pasado de ser purasangres alegres y que divertían sólo con ponerse el chándal a tener comprometida la clasificación.

Puede sonar a raro, pero naturalmente a Laso ya se le pone en duda la capacidad para capitanear la nave blanca. Si, como puede resultar más que probable, la final de la Copa entre Real Madrid y Barcelona Regal es de los pocos enfrentamientos que parece que venden en nuestro baloncesto, habrá que ver si los de Xavi Pascual van a estar tan complacientes como en el encuentro de la Liga Regular.

Con todo esto en el horizonte, el Unicaja va a Barcelona con el recuerdo de dos años en el limbo de la participación copera, con la ilusión de competir, justificar el haber sido cabeza de serie y mostrar la actitud del equipo que quiere jugar tres partidos a partir del viernes en el Palau Sant Jordi. Aunque pensar más allá del partido del Banca Cívica es pecar de temerario, ya va siendo hora de ver una buena actuación en una cita importante. ¿Habrá que esperar?