Semana grande

14 Feb

¿O no? ¿Alguien duda de la grandeza de la Copa del Rey? No seré yo. Quien haya vivido la competición copera es muy complicado que la olvide. Si como aficionado es uno de los mejores espectáculos que pueden verse, si participas de otra forma, es inolvidable. Para la cita de Barcelona tenemos que llegan los mejores jugadores en los apartados estadísticos más importantes (puntos, rebotes, asistencias y valoración) y los equipos que han desplegado el mejor baloncesto hasta el corte final. Lo estándar es echar de menos a Valencia Básket y Gescrap Bizkaia en la fase final, pero ya que hemos conseguido que vuelva el Unicaja. No vamos a ponernos puntillosos…

El arranque el próximo jueves con el derbi vasco que enfrentará a Caja Laboral Baskonia y Lagun Aro GBC tiene a dos equipos a priori lejos de estar igualados, pero los de San Sebastián tienen ese plus que llevan encima los equipos que están por encima de las hipótesis y que ven eso de todo por ganar y nada que perder.

El que salga de esta eliminatoria tendrá como rival al vencedor del FC Barcelona Regal-Lucentum Alicante. Pese a lo bien que están los alicantinos, jugar frente al máximo favorito no parece la mejor receta de éxito.

El viernes nuestro Unicaja se verá las caras con el Banca Cívica. Tener en cuenta la victoria en Valladolid como el final de la racha maldita me parece algo prematuro. En su momento, ya coloqué aquí el comentario de la necesidad de trabajo y humildad para abandonar la mediocridad. A buen seguro que los de Joan Plaza ven al Unicaja como a un adversario accesible.

Y un equipo como el sevillano, irregular donde los haya, pero con talento individual indiscutible, no ha de ser ni mucho menos menospreciado pese a lo visto el domingo pasado, porque como ha demostrado el plantel de Chus Mateo ante rivales inferiores como los últimos que les han derrotado: o se trabaja a tope o no se da el mínimo exigible, al menos para la ACB.

Madrid-Fuenlabrada, el otro cuarto de final. El mismo viernes, el Real Madrid y el recién bautizado Mad-Croc Fuenlabrada dirimirán la plaza de semifinales del rival del Unicaja-Banca Cívica. Si el Unicaja y los blancos se vieran las cara el próximo sábado volverían a hacerlo a la semana siguiente en la Euroliga, cosas del calendario…

Todo lo que no sea un enfrentamiento entre los equipos futboleros será una sorpresa, aunque los últimos partidos del elenco de Pablo Laso han dejado a éste en una situación más que complicada. Especialmente dolorosa resulta la situación en Europa, donde han pasado de ser purasangres alegres y que divertían sólo con ponerse el chándal a tener comprometida la clasificación.

Puede sonar a raro, pero naturalmente a Laso ya se le pone en duda la capacidad para capitanear la nave blanca. Si, como puede resultar más que probable, la final de la Copa entre Real Madrid y Barcelona Regal es de los pocos enfrentamientos que parece que venden en nuestro baloncesto, habrá que ver si los de Xavi Pascual van a estar tan complacientes como en el encuentro de la Liga Regular.

Con todo esto en el horizonte, el Unicaja va a Barcelona con el recuerdo de dos años en el limbo de la participación copera, con la ilusión de competir, justificar el haber sido cabeza de serie y mostrar la actitud del equipo que quiere jugar tres partidos a partir del viernes en el Palau Sant Jordi. Aunque pensar más allá del partido del Banca Cívica es pecar de temerario, ya va siendo hora de ver una buena actuación en una cita importante. ¿Habrá que esperar?