Debate que algo queda

22 Feb
El vicepresidente estadounidense Richard Nixon debatiendo con Nikita Jrushchov en lo que llegó a ser conocido como el debate de cocina.

El vicepresidente estadounidense Richard Nixon debatiendo con Nikita Jrushchov en lo que llegó a ser conocido como el debate de cocina.

A mí que un periodista, como David Bollero, enfrente sus opiniones en una columna, y se genere un debate en el que intervienen los ciudadanos, incluso la propia alcaldesa, Encarni Anaya, aludida, a través de las redes, y que otro periodista, deportivo, en esta caso, Kiko García, responda y ofrezca su opinión, en otro columna, y que podamos cruzar unas y otras en la radio pública de Rincón de la Victoria, en Radio Victoria, con otros tertulianos, como Javier López, Kiko Guerrero o Víctor Carlo Magno…, a mí, digo, me parece un síntoma de buena salud pública y de regeneración.

Debatir es batirse con ideas siguiendo reglas, lo más lógicas e irrebatibles, para ver cuál son las más correctas y cuáles son inaceptables. En un debate no hay ganadores, ni vencidos. Son las ideas las que ganan o pierden. Como decía mi profesor de ética, Don Fernando Velasco, “hay que respetar las ideas, no las opiniones”. Las personas están por encima.

En Rincón de la Victoria, hemos vivido una semana vibrante de opiniones cruzadas. El pasado miércoles la Vuelta Ciclista a Andalucía salía desde la Casa Fuerte Bezmiliana. La caravana ciclista llevaba toda su logística propia, incluídas las azafatas. David Bollero no desaprovechaba la ocasión y escribía en Arrinconados sobre lo inconveniente de que un gobierno tripartito de izquierdas, que fomenta las políticas de igualdad, subiera al escenario junto a las coloridas azafatas, y vehiculaba el artículo a través de la alcaldesa, Encarni Anaya.

Para unos el artículo en cuestión fue inoportuno -justo cuando todos celebrábamos la fiesta del deporte-, para otros no fueron las formas -con un fake, a través de una columna de opinión, en forma de noticia, que llamaba la atención con un titular falso que se aclaraba al final del mismo-, para otros fue un artículo incompleto; otros, sin embargo, vieron que ponía el dedo en la llaga, que se escribió justo en el momento adecuado, cuando más atención podía llamar, que devolvía a la agenda el debate de la mujer y la igualdad, que ponía las cosas en su sitio…

Que se escriba una columna de opinión, que se haga una tertulia en la radio, un foro en un muro de Facebook y que se haga con libertad y respeto, dice mucho más de la sociedad en la que vivimos que cualquier otro gesto político. Por supuesto que no hay que estar de acuerdo -les puedo asegurar que no estoy en muchas cosas de acuerdo con David Bollero con el que trabajo en la redacción de Así Es-, pero hay que aprender a debatir correctamente. Eso de que se puede conversar sin corregir las ideas incorrectas me parece no sólo peligroso sino deformante. Saber cuándo es necesario dudar y cuándo no es necesario es un signo de inteligencia.

Esta semana, en Rincón de la Victoria, hemos hablado de igualdad, de nepotismo, de infraestructuras, de dinero público, en las redes, en los medios, en la calle, y se ha hecho gracias a las propuestas de periodistas, entre todos, ciudadanos y políticos, y eso es bueno. A pesar de los trolles y de los que no entienden que las opiniones son opiniones, más allá de la polémica, de las heridas que se abren con las palabras, de los interpelados y zafadores, que esto ocurra, que ocurra el milagro del debate es  fantástico.

Debatir desde el respeto y la atención, desde la libertad, enfrentando ideas que sean demolibles o sustituidas, entendiendo que la opinión es la punta del iceberg del debate, y sabiendo que puedes perder, es alentador… Por ello, brindo porque esto ocurra, porque nunca ocurrió, al menos de esta manera antes en Rincón, y porque nos hace mejores. Estar o no estar en el debate ya te coloca en el debate. No hay escapatoria.

Debate en Radio Victoria, haz click para escucharlo.

Columna de David Bollero, haz click para leerla.

Columna de Kiko García, igual, click para leerla.

Bosco Vida, el príncipe tatuado que bebe Nestea

5 Dic
Bosco Vida en Gran Hermano VIP.

Bosco Vida en Gran Hermano VIP.

A veces los sueños se cumplen y a Bosco Vida se le ha cumplido un sueño. Un día me lo dijo y el actor rinconero, Adrián López, estaba presente, como un amigo y como un notario levantando acta. Bosco Vida me dijo: “entre ganar un Goya y ganar Gran Hermano prefiero ganar Gran Hermano”. Así es Bosco Vida.

  • Pero no lo has ganado…
  • Ya me hubiera gustado ganarlo, hubiera sido una alegría.
  • Es cierto que lo soñaste alguna vez…
  • Sí, pero no con mucha fuerza porque era un sueño que no podía ser.
  • Pero nos lo dijiste, ¿te acuerdas? Dijiste una vez que entre ganar un Goya y ganar Gran Hermano preferías ganar Gran Hermano.
  • Lo sigo pensando. Ganar Gran Hermano es un premio del público y un Goya te lo da una Academia. A mí siempre me ha gustado más el público que los eruditos.
  • Ahora que has vuelto unos días a casa, a Rincón de la Victoria, y que estás en medio de la ola del éxito… ¿Te estás creyendo todo lo que te está pasando?
  • Lo estoy viviendo como un sueño. Como si me hubiera levantado dormido y hubieran pasado cosas que no recuerdo bien. Veo vídeos y me pregunto “yo he hecho eso”. Es extraño.

Bosco Vida ha concursado en Gran Hermano VIP en Italia -Grande Fratello-, y ha acumulado un éxito brutal que aún no llegamos a imaginar en España. Fue Pregonero del Orgullo de Roma, se pasea por los platós de Mediaset, posa con las estrellas del cine italiano y duerme en el Hotel Hilton de Milán. Su éxito podría compararse con el Mario Vaquerizo o Boris Izaguirre en nuestro país. Sin embargo, al volver a quedar con él, aquí, junto a la Cueva del Tesoro, para esta entrevista, siento que sigue siendo el mismo, el príncipe tatuado que bebe Nestea, el profe de teatro de ese puñado de mujeres rinconeras que le adoran, el chaval que organiza junto a FJ el Trivial de los jueves en el Mulse, el “buen niño” de siempre…

“Ser diferente, ser un personaje…., ese soy yo”.

  • Tienes una carrera universitaria, un Master… Te conocí siendo el escritor de un libro sobre dandys. ¿Sigues siendo aquel chaval de entonces?
  • Lo mejor que tengo es que soy yo mismo y voy a luchar toda mi vida para que el mundo no me cambie. Sigo siendo el mismo niño que escribió aquel libro hace cuatro años. Como decía Carmen Maura en una peli de Almodóvar: “en lo esencial sigo siendo la misma”.
  • No te da miedo que puedan confundirte con un friky que sale en la tele…
  • Yo es que siempre he sido muy friky. Por lo tanto, que me llamen friky me encanta. Si me dicen eso es que estoy en el camino. Lo importante es no ser gris, no ser nada. Ser diferente, ser un personaje…., ese soy yo.
  • Entonces no te molesta…
  • A mí, como dicen en Italia, “me ne frega tanto” (traducido, me importa mucho) Vamos, que me la suda (y ríe como exageradamente como una coplera).
  • La última que hablé contigo por teléfono estabas en el Hotel Hilton de Milán. ¿has sentido, alguna noche, la soledad en la habitación de un hotel?
  • Todas las noches. Lo peor son las noches. Cuando te das cuenta de que estás solo. Es la cara B. De repente estás en una calle de una ciudad de Italia y no puedes andar porque la gente te quiere parar, hacerse fotos contigo, contarte algo…, y de repente, al rato, estás solo en una habitación de hotel, a miles de kilómetros de casa, con toda la nostalgia…
  • Habrá algo positivo de esos momentos…
  • Sí, aprovechas para pensar, relajarte, meditar, me sale mi lado místico.
  • Y cada vez será menos las noches en soledad, ¿verdad? (Reímos)
  • Sí, vas conociendo gente, amigos, amigas, suceden cosas…
  • O sea que la vida que hay detrás de la tele también es real…
  • Sí, y además esa parte es la más bonita…

 

Bosco Vida llegó a Italia de la mano de su gran amigo, otro actor malagueño, Jonás Berami. En su primera intervención en un plató saltó, gritó, se emocionó como sólo él sabe hacerlo enfundado en una larga falda larga. El público italiano flipaba con ese español loco. Un productor le pidió, días después, que no mejorase su acento italiano que a ellos les gustaba justo así, “itañol”.

  • ¿Qué es lo que han visto los italianos en Bosco Vida?
  • Primero, que soy español, los españoles gustamos mucho en Italia; luego, que soy andaluz, que es un plus; y tercero, que soy itañol y que va a ser imposible el C1 para mí. Pero por encima de todo ello, la verdad, la naturalidad, la honestidad… Eso es lo que creo que más les ha gustado.
  • Y en la casa de Gran hermano, ¿se magnifica todo?
  • Absolutamente, en Italia dicen se amplifica todo. Una vez me rayé pensando que mi perra se había muerto, y no sabes la que lie. Les pedí que llamaran a España y todo.
  • Pero la perra está bien…
  • Sí, claro, ni siquiera llamaron. Fue una paranoia mía.
  • Has sido feliz dentro de la casa, ¿te lo has pasado bien?
  • Como un loco, cada momento. He disfrutado hasta de los bajones. He llorado todo el tiempo de felicidad. Menos una persona, todo el mundo estaba a tope conmigo. Estaba muy protegido.

A estas alturas, quizás, algún lector dude de lo que estamos hablando. Ahí va otro dato. Bosco Vida ha sido Trending Topic mundial. TT es una de las palabras más repetidas en Twitter durante un momento concreto. Bosco Vida llegó a escribirse cientos de miles de veces en todo el planeta. Los máximos picos de audiencia del programa se conseguían cuando él estaba en pantalla.

“Ser rico en Tweets y en Likes es dinero del Monopoly”

  • Ser Trending Topic, ¿eso no entra en cabeza humana?
  • De ser TT en Moclinejo a ser TT mundial… (Volvemos a reír). He leído una frase muy buena: “ser rico en Tweets y en Likes es dinero del Monopoly”.
  • Habrá gente que diga que esto no es un trabajo, ¿estamos locos o qué?
  • (Se pone serio, por primera vez en la entrevista) Un trabajo es algo en lo que produces. Yo produzco con mi persona y produzco mucho. Despierto emociones a través de mi persona. También debo decir que yo tengo otro oficio que, ahora, no estoy practicando.
  • Claro, a eso voy, ¿tú eres actor? ¿De qué te sirve?
  • Mi oficio me sirve para el sentido del ritmo, la broma, saber estar delante de una cámara.
  • ¿Estarás ganando un dineral?
  • No soy el que más gana. Lo normal en este medio.
  • ¿No te importa el dinero?
  • El dinero se acaba. Intentaré ayudar a mi familia y a mi gente, y saber invertirlo bien.
  • ¿Qué te han dicho en casa cuando has vuelto?
  • Muy contentos. Han visto una figura que ya conocían.

 

Tras la ola del éxito, tras hacer bolos en las televisiones de Italia vuelve a Rincón de la Victoria y vuelve a hacer los Trivials del Mulse. “No gano ni un 1% de lo que gano en Italia pero lo hago igual”. El actor, el escritor, el dandy, el rinconero, el nuestro…, Bosco Vida vuelve con sueños cumplidos (aunque cuando se publique esta entrevista, él ya estará en Italia) y con todo el hambre del que se quiere comer el mundo.

  • Ya estarás pensando en nuevos proyectos…
  • Me gustaría hacer un monólogo de Valeria Marini (actriz italiana que estuvo con Bosco en la casa, muy conocido en España por su papel en “Bámbola” de Bigas Luna). Valeria es una pasada y la he estudiado mucho.
  • Y el teatro…
  • Estoy con mis mujeres de Rincón, con Jam Paló, haciendo “La Casa de Bernarda Alba” y eso me hace muy feliz.
  • Es un montaje arriesgado, me han dicho que habéis vestido a las actrices de militares…
  • Es una paranoia que para ser un grupo amateur es muy flipante…
  • Y tu amigo el escritor Luis Antonio de Villena…
  • No le he dicho nada de lo de Gran Hermano, y eso que entrar en la casa tiene mucho de dandismo.
  • Te quedas aquí o allí…
  • Me gustaría es estar aquí y allí. Eso me haría muy feliz.
  • Entonces ya veo sigues siendo el mismo…
  • Sigo siendo el mismo pero ya no sufro por tu querer… (contesta cantando a Tamara, y reímos, y nos abrazamos como amigos, y hacemos un vídeo en Instagram para sus fans en Italia y grita “vuelvo a casa”). Bienvenido.
[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=xRe_A586bDE[/embedyt]