Sanchez2

Un gobierno de mujeres

16 Jun

Me gustó mucho escuchar hace unos días cómo prometían desempeñar sus responsabilidades las nuevas ministras y los nuevos ministros de España. Sin Biblia ni crucifijo sino ante la Constitución, como corresponde a los responsables políticos de un país aconfesional y haciendo explícita referencia a la presencia de ministras y ministros en el nuevo gobierno de la nación, presidido por el socialista Pedro Sánchez

Tanto hombres como mujeres decían, al final de su promesa, que se comprometían “a guardar el secreto de las deliberaciones del consejo de ministras y ministros”, por ese orden. No sé si por cortesía, por compensación de tanta y tan larga invisibilidad o porque realmente eran 11 las ministras y solo 6 los ministros. El vicepresidente de la Real Academia ha dicho que no sería correcto hablar de ministras solamente cuando hay ministros y ministras pero el presidente de dicho organismo ha afirmado que es correcto decir ministras y ministros. “Yo me dirijo a las audiencias diciendo señoras y señores”, ha puntualizado.

Me ha parecido estupendo que ese hecho se haya producido en la más alta esfera de la política. Es decir, en la toma de posesión de las ministras y ministros del país. Aumenta mi optimismo el hecho de que la sugerencia haya partido de la Vicepresidenta del Gobierno y, a la vez, Ministra del recuperado Ministerio de Igualdad, tan necesario.

Por primera vez en nuestra democracia hay más mujeres que hombres en el gobierno. Es el gabinete que tiene más mujeres de toda Europa. No sé si del mundo. Aplaudo con entusiasmo esa decisión del presidente de gobierno. Porque muchas veces, cuando se aplica el sistema de cuotas (mitad mujeres, mitad hombres) se formulan críticas diciendo que si hay mujeres en el gobierno deben estar porque valen, no por el simple hecho de ser mujeres. Luego abundaré en esta idea.

Habitualmente hay más hombres. Muchos más hombres. Alguna vez, solo hombres. Cuando el jefe del ejecutivo griego Alexis Tsipras formó gobierno no hace mucho tiempo eligió solo a varones. Escribí entonces un artículo en este mismo espacio en el que criticaba los criterios de elección que habían llevado al jefe del gobierno a excluir a las mujeres. ¿Ninguna había valiosa? ¿Ninguna estaba preparada para el cargo? ¿Ninguna tenía experiencia previa para asumir esa responsabilidad política? ¿Ni una sola de las que le ayudó a ser elegido gozaba de la capacidad de gobernar?

Pedro Sánchez, por el contrario, ha nombrado 11 mujeres y 6 hombres. Y ha colocado mujeres no solo en Ministerios de segunda categoría sino en los de más peso político y económico dentro del gobierno, como los de Economía y Empresa, Hacienda, Industria, Defensa, Educación, Sanidad… Creo que es un acierto por lógica y por ética. No solo es una cuestión de racionalidad, digo. También lo es de justicia. Es de racionalidad porque hay mujeres valiosísimas que, además, tienen una forma de gobernar que no es del mismo estilo y naturaleza que el de los hombres, Y de justicia porque la discriminación en forma de exclusión ya lleva imperando muchos siglos. Es hora de cambiar.

Cundo los niños y las niñas se han escolarizado en igualdad de condiciones, se ha podido comprobar en todo el mundo y en todas las etapas que las niñas van mejor. Trabajan más y mejor y tienen mejores resultados. Pero luego se produce una falla sociológica y se las traga. Una falla que está rellena de cadáveres, dolor y lágrimas, pero que todavía es muy profunda. Del otro lado de la falla ya no están las mujeres en igualdad. No están en los negocios, en la academia, en la milicia, en la empresa… ¿Por qué? Porque la falla del sexismo sigue ahí tragando tantas presencias.

Por eso, cuando se habla de las cuotas, yo me muestro favorable a las mimas. Que haya al menos la mitad. No se corre ningún riesgo. Hay más donde escoger personas valiosas entre las mujeres. Los críticos sueles decir: si una mujer forma parte del gobierno, tendrá que ser porque vale y no porque es mujer, decía más arriba. Pero, en buena lógica, debería hacerse esta observación respecto a los hombres. Si hay un hombre en el gobierno, deberá ser porque vale y no porque es hombre. Como he dicho, cuando estaban en igualdad, eran mejores.

No me ha gustado nada el artículo del periódico ABC sobre el estilismo de las ministras del nuevo gobierno. Se titula “El guardarropa de las ministras de Pedro Sánchez”. No es que ese asunto no sea el más importante, ni siquiera es importante. No he visto nada semejante respecto a los señores ministros., ¿Por qué? De Teresa Ribera dice que viste de forma desaliñada, con la camisa mal puesta, las mangas de un largo extraño, colores “insípidos” sin alegría, peinados poco cuidados y falta de accesorios. Y hasta critica su “falta total de maquillaje”, concluyendo de forma descortés: “Le aconsejaríamos una paleta de maquillaje en tonos naturales, 25 euros en NYX”. Increíble diagnóstico. Increíble consejo. De Magdalena Valerio dice que tiene “ojos penetrantes y chasis de aquí te espero”. Increíble e inadmisible. Y así sucesivamente. Una por una. Las once.

El problema del sexismo no está solo en el nombramiento. Está en la valoración del trabajo. Cuando una ministra hace una gestión calamitosa es fácil que la explicación descanse en su condición de mujer. Lo ha hecho mal porque es mujer, porque las responsabilidades la superan por ese mismo hecho. Sin embargo, cuando un hombre fracasa no se suele decir que ha fracasado porque es hombre sino porque es torpe o porque es vago. O por el motivo que sea, menos el relacionado con el sexo.

Me alegra decir que ya es hora de que veamos lo que pasa con gobiernos de corte femenino. Estoy seguro de que las mujeres (no las que siguen los patrones de gobierno de los hombres como sucedió, por ejemplo, con Margaret Tacher) traerán un aire nuevo, más optimista, más dialogante, más hábil, más inteligente, con más capacidad de maniobra, más sagaz.

Hace años coordiné la edición de un libro titulado “El harén pedagógico”, expresión que debo a Stephen Ball. Dentro de ese libro escribí el capitulo titulado “Yo tengo que hacer la cena. La mujer y el gobierno de los centros escolares”. Cito en él a M. Marland que dice que el perfil de los rasgos femeninos es claramente diferente al de los hombres en el gobierno en relación a la concepción del mundo, al crecimiento emocional, a la crianza/nutrición, a la continuidad y a la creatividad.

A los reticentes solo les pido que no se alarmen. Es muy difícil que las mujeres lo hagan peor que lo han hecho muchos hombres en el gobierno. Estoy seguro de que lo harán mucho mejor. De ahí mi satisfacción y mi aplauso.

NOTA: Mientras escribo estas líneas, ha dimitido (¿le han hecho dimitir?) el recién nombrado Ministro de Cultura y Deporte por un problema (no delito, al parecer) de carácter fiscal.. Ha sido sustituido por José Guirao Cabrera, reconocido experto en gestión cultural.

20 thoughts on “Un gobierno de mujeres

  1. Personalmente me ha parecido magnífico lo que ha hecho el Sr. Sánchez. No estoy por la paridad, ni por tantos hombres, tantas mujeres. Estoy por la valía y de eso creo que hay tanto de mujeres, o más que de hombres, por lo tanto en una sociedad en que hay incluso más mujeres que hombres, les debe corresponder una cuota mayor de poder.
    Personalmente me han mandado muchas veces mujeres y hombres y digo que prefiero a las mujeres, en general son más sensibles, tienen más empatía. Digo en general, pues hay de todo…
    Cuando leí lo del ABC sobre las ministras, evaluando su vestimenta, me pareció vomitivo.
    En fin, la igualdad, los méritos, la preparación, la eficiencia son los valores que deben contar para los cargos públicos, no el sexo.
    Saludos a todos, en especial para ti, Miguel Ángel.

    • Querido Joaquín:
      Veo que has sido muy madrugador. Has escrito a las 7.04. No lo he visto hasta ahora porque estaba en la bandeja de papelera. Como sé que pasan estas cosas lo he recuperado.
      Acabo de llegar a Pucón (Chile) después de un largo viaje: Málaga-Madrid-Santiago-Temuco-Pucón. Esta región de la Araucanía es maravillosa.
      Te había echado de menos la semana anterior (¿anteriores?).
      Respecto a las cuotas creo que hay que estar alerta porque el sexismo es tan fuerte que, aunque haya más mujeres valiosas o tantas como hombres, NO SON ELEGIDAS PARA ESOS PUESTOS. Con el sistema de cuatas aseguramos que estén. Y no hay riesgo de que estén por ser mujeres, sin. méritos suficientes.
      Gracias pro estar ahí, una vez más.
      Un abrazo.
      MAS

  2. Querido Maestro!
    Que seria el mundo sin las mujeres?
    He tenido dos grandes mujeres en mi vida, mi querida abuela y mi ejemplar madre!
    He vivido historias de desconciertos, angustias, miedos,faltas económicas, pero inmersa en un caluroso mar de afectos!
    Luchadora incansable, buscadora de sueños, agradecida al mundo y a mis dos amores la cultura de lucha con sabor a encuentros!
    Siempre a favor de la igualdad de géneros y en la lucha por defender sus derechos.
    Me encanta ver tantas mujeres en el actual gobierno!
    Veremos el fruto de su buen trabajo con mi aliado, el tiempo!
    Esas dos grandes figuras femeninas han logrado con su ejemplo de amor, entrega, sacrificio,honestidad, formar la persona que soy, lo que agradeceré toda la vida!
    Sin más me despido con un afectuoso saludo para todos!

    • Querida Loly:
      Hermoso comentario que te define muy bien.
      Las mujeres que te han hecho.
      La mujer que eres.
      La contribución de las mujeres para construir un mundo nuevo y mejor.
      Me ha gustado mucho porque, como siempre, tiene una mezcla magnifica de la propia experiencia y de compromiso con la sociedad. Una mezcla también de ideas y sentimientos.
      Gracias por haber leído el articulo y por este precioso comentario.
      Besos.
      MAS

  3. Cuántas verdades.
    Estoy de acuerdo en el contenido y la forma.
    Hay que acabar con la discriminación y con la exclusión.
    Mis felicitaciones al nuevo ejecutivo.
    Y a la sociedad por tenerlo.
    Es un orgullo ante Europa y ante el mundo.
    Saludos.

    • Querida Sandra:
      Gracias por dedicar tu tiempo a leer el artículo y a enviar el comentario.
      Creo que todos y todas hemos salido ganando.
      Lo pueden hacer bien o lo pueden hacer mal, pero el nombramiento ha sido un éxito desde el punto de vista del feminismo más sensato, más justo y más racional.
      Ya es hora de que la discriminación desaparezca de la sociedad,
      Creo que este gesto, en cúspide del estado, es un magnífico ejemplo.
      Para estar orgullosos, como dices.
      Besos y gracias.
      MAS

  4. Hay cinco ideas en el artículo que suscribo plenamente.
    – La primera y más importante, a mi juicio, es que por primera vez nos encontramos en España con una gobierno en el que hay más mujeres que hombre. Es para alegrarse.
    – La segunda es que defiende el sistema de cuotas. Lo veo así porque porque so no existe esa obligación, no hay tantas mujeres. Y, cuando existen las cuotas no hay problema de que estén las mujeres por el hecho de ser mujeres sino estarán porque valen.
    – La tercera es que se ha utilizado lenguaje no sexista para prometer el cargo.
    – La cuarta es que las mujeres tendrán un estilo en el gobierno más dialogante, más hábil y más sensible que el que suelen tener los hombres.
    – La quinta de refiere a que se explica el fracaso de las mujeres por el hecho de ser mujeres y el de los hombres por otras cuestiones diferentes al sexo.
    Un cordial saludo.
    Y gracias.

    • Querida Emilia:
      Has hecho un buen resumen de las ideas básicas del artículo. Hay otra que no has señalado y que creo que es importante.
      Me refiero a la ausencia de crucifijo y biblia en la promesa que hacen los ministros. De tenerlos como siempre ha sucedido, ¿qué piensas los judíos, los budistas, los mormones, los agnósticos, los ateos…?
      Creo que es una buena decisión en un paìs confesional.
      Gracias por leer uy por escribir.
      MAS

  5. Excelente reflexión, como siempre, maestro 😉

    Contra el artículo machista del ABC se ha escrito otro en CTXT en tono de protesta:

    http://ctxt.es/es/20180613/Firmas/20186/@PabloMM-EL-MENTIDERO-grande-marlaska-pedro-duque-borrell-abalos-maxim-huerta.htm

    Este otro artículo puede parecer que peca de lo mismo pero en sentido contrario (seguro que hay quien lo ve así; por aquello de la santa equidistancia y tal). A mi, y supongo que a muchos, inspira una duda:

    Seguro que todos estamos de acuerdo en lo injusto de algunos comentarios en este artículo CTXT sobre los ministros (quitando el evidente tono de humor), entonces ¿por qué no TODOS vemos lo injusto del de ABC sobre las ministras?

    Por cierto, el artículo del ABC fue escrito por una mujer, aunque no lo parezca…

    • Para oki:
      Gracias por el envío. No conocía ese artículo que tan amablemente aportas.
      Lo leeré con atención.
      Ahora solo quiero darte las gracias por leer y por participar en el blog.
      Me voy a impartir una conferencia. Tengo el tiempo contado.
      Un cordial saludo.
      MAS

    • Para oki:
      He leído el artículo que has enviado.
      Muchas gracias. No lo conocía.
      Aparte del contenido, que no me ha gustado nada, está mal escrito.
      Curiosa réplica.
      No es extraño que el artículo de ABC lo haya escrito una mujer. Es que algunas mujeres practican también el machismo. NO HAY MAYOR OPRESIÓN QUE AQUELLA EN LA QUE EL OPRIMIDO METE EN SU CABEZA LOS ESQUEMAS DEL OPRESOR.
      Desde luego que hay aspectos mucho más importante para analizar que el estilo y las costumbres en el vestir.
      Un abrazo.
      Gracias.
      MAS

  6. Me gusta la realidad y me gusta el artículo que la cuenta.
    La realidad de que no se jure el cargo sobre la Biblio y el crucifijo.
    la realidad de que haya un gobierno con 11 mujeres y 6 hombres.
    La realidad de que se hable de ministras y ministro (por ese orden).
    Y me gusta que se haga visible y elogiable estos hechos.
    Dice Carrascal que un buen curriculum no garantiza un buen gobierno. No sabe dónde poner los peros. Será mejor un buen curriculum que uno malo. ¿No?

    • Querida María:
      Leí el artículo de J.M. Carrascal. Es ganar de buscarle tres pies al gato.
      Será más fácil que fracase un apersona con poca experiencia y mal curriculum que quien tiene mucha y buena experiencia y un curriculum fuera de serie.
      He aplaudido la formación de estxe gobierno.
      Con toda lógica, creo.
      Gracias por leer y por escribir.
      Besos.
      MAS

  7. Interesante reflexión.
    De tono optimista y no catastrofista como muchas reflexiones que hoy se plantean.
    Me he alegrado de que se haya aplaudido por muchos esta configuración del gobierno español
    Ya sé que eso no es todo. Pero algo es algo.
    Saludos.

    • Querida Lourdes:
      Pues sí. Creo que estamos mal acostumbrados y que siempre destacamos lo que consideramos negativo.
      Debería obligarse a los telediarios, periódicos y radios a abrir sus espacios con una noticia positiva.
      Porque las haya.
      Esta es una.
      Gracias a ti por considerarlo así y por manifestarlo.
      Besos.
      MAS

  8. Pensé que el artículo tendría más apoyo y más comentarios favorables.
    También me ha sorprendido que no haya habido algunos comentarios críticos, por ser un gobierno de mujeres y por ser un gobierno de izquierdas.
    No sé cómo valorar el silencio.
    No sé si en esta ocasión es válido aquel dicho de que “quien calla, otorga”.

    • Querida Marta:
      También yo me he sorprendido de la baja participación en este artículo.
      Creí que iba a tener más comentarios, a favor o en contra.
      Pienso que quizás el final de curso en España haya retraído la participación.
      No lo sé.
      Gracias a ti por leerme y por escribir.
      Besos.
      MAS

  9. El tema tiene una gran importancia. No solo en la política. También en todos los ámbitos de la vida.
    la discriminación de la mujer está en la política, pero también en la familia, en los negocios, en los bancos, en las iglesias…
    La causa de ese mal tan dañino está en que todavía existe una enorme presencia del sexismo en las estructuras, en las costumbres, en las concepciones, en las actitudes y en las acciones.

    • Querida Martina:
      Muy de acuerdo.
      La fuente es la misma y de ella salen esas aguas envenenadas.
      Por eso la discriminación está en todo, en lo pequeño y en lo grande.
      Hay que ir a las raíces pienso yo.
      Porque ese manantial sigue vivo, todo quedará afectado.
      Besos y gracias.
      MAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − dieciseis =