El Hombre en el Tiempo

14 Nov

S

Preciso es un par de aclaraciones : una, que las letras que se ven en la imagen que vemos pero no podemos leer, ahora no importan; lo que cuenta es la imagen. Y la segunda que lo que ven es el cráneo de la cantera Forbes, que se descubrió en 1848 en Gibraltar. Ocho años más tarde se descubre, en el valle del Neander, y en una cueva que se conoce como “Cueva del Feldhof”, cerca de Dusseldorf, lo que luego dará lugar a los estudios que conocemos sobre el llamado “Homo Neandertalensis”. Tres años después de esto, se publica “El origen de las especies” (Darwin).

El Neandertal de la cueva Feldhof vivió hace 40.000 años, y hoy se sabe que por aquellas  fechas el hombre de Neanderthal (que era “Homo Sapiens”) llevaba ya unos 300.000 años dominando el fuego, enterrando a sus muertos y fabricando herramientas de piedra : eran ya humanos, plenamente humanos. Aún estaban lejos los llamados “Homo Sapiens Sapiens”, que se suponen como nuestros predecesores en linea recta. ¿Coincidieron los neandertales (sapiens) con los hombres modernos, o sea, los sapiens – sapiens? Es posible que sí. Pudieron coincidir durante unos 35.000 ó 40.000 años y después, ignoramos aún por qué motivo, desaparecen del todo.

Son las teorías actuales las que se han resumido en unas pocas palabras. Y como los últimos neandertales se han documentado en el sur de la península ibérica y el norte de África, hay que suponer que su confluencia o encuentro con los sapiens-sapiens (u hombre modernos : nuestros directos ancestros) se produjo en esta zona y no duró más allá de unos 10.000 años. Los datos más fiables sobre esta cuestión la pueden ver en las obras de Cecilio Barroso, paleontólogo nacido en Melilla y estudioso actual de la “Cueva del Ángel”. Él, y el francés  Henry de Lumley, estudiaron el llamado “Boquete de Zafarraya”. Pero ahora hemos de seguir con nuestro tema de hoy : el Hombre en el Tiempo,( 😮 sea, el origen del ser humano).

Hay que tener en cuanta que esto que hemos escrito hasta aquí es muy poca cosa con lo que realmente proponen las hipótesis sobre el origen del ser humano, y sólo podemos estar seguros de que la historia del “Hombre en el Tiempo” es tan apasionante como aún por desentrañar y establecer con pruebas y elementos indiscutibles. Humanos,( no se habla de ahora de Proto-Humanos), “casi” plenamente humanos, se datan desde hace no menos de unos 800.000 años, y los datos que la Ciencia tiene sobre ellos son aún muy pocos y la historia que puede narrar su andadura por la aurora de la Humanidad está aún llena de grandes lagunas.

Imaginemos unos fragmentos de un mapa de Eurasia donde sólo se documenten trozos de Iberia, Italia, algo de la India, y muy poco de las costas de la actual China, y pensemos si con sólo esos datos visibles podemos imaginar la magnitud y la forma total de lo que es Europa en su totalidad con toda el Asia, desde Rusia hasta China, la India, Malasia…etc. Nada sabremos entonces ni de África ni de todo el Continente de América; ni tampoco de Australia. Tampoco tendríamos idea de los polos, el del Ártico y el de la Antártida, lo que podría inducirnos a pensar que la tierra es plana…etc., etc. Algo así, e incluso algo todavía más escueto y con muchos menos datos, es lo que se sabe de los seres humanos desde que aparecen entre las otras especies y se organizan en grupos y van evolucionando.

Y van evolucionando desde aquellos que aún tenían que conformarse con encender hogueras y tallar piedras, reuniéndose en grupos no muy numerosos para poder defenderse de fieras diversas e incluso de otros posibles grupos, rivales duros también por la supervivencia. Porque sólo podemos hablar de “hombres” en el sentido más pleno del término si constatamos que dominan y pueden controlar el uso del fuego, fabricar instrumentos diversos, reconocer a otros semejantes como dignos de ser enterrados cuando fallecen, y organizarse en grupos que formen “la manada humana”, la cual, para poder organizarse con esas cosas que hemos citado, necesita tener un elemental lenguaje que les permita enseñar a sus descendientes y comunicarse con sus coetáneos. Parecen muchas cosas juntas para conformar lo que se puede considerar “ser humano” : el dominio del fuego, las herramientas, los enterramientos, la tribu y el lenguaje de la tribu…, muchas cosas, por más que parezcan pocas.

Todo esto está constatado hoy como algo seguro, y los que saben de ello dan una antigüedad a nuestros primeros ancestros de unos 800.000 años. Puede incluso que un millón de años. Ese 1.000.000 de años es muy poco desde el punto de vista de la Biología en general, y de la presencia de la vida ( : también en general ) en el planeta Tierra. Si hoy día se cree que nuestra especie, en sentido pleno y estricto, no sale de África sino hace unos 50.000 años, no tenemos más remedio que sospechar que : uno, nos faltan muchos datos; muchísimos datos; dos, gran parte de lo que hoy día se da por seguro, puede mañana descubrirse que era mera hipótesis sin base; era falso. Y sobre todo eso, nos obligamos a volver a poner nuestro pensamiento en aquello que otras veces hemos dicho en este foro : ¿realmente sólo ha habido una humanidad?

Se calcula que el planeta Tierra tiene unos 4.470 millones de años, y esto parece hoy casi seguro, lo que nos lleva a pensar que “el fenómeno humano” (lo entrecomillo porque era un título del jesuita P. Teilhard de Chardin) es apenas una pequeña esfera en el seno de un gran lago (o mar interior) lleno de otros muchas pequeñas esferas…, distantes unas de otras lo suficiente como para que no se puedan detectar a simple vista. Ese gran lago o mar interior es metáfora : en realidad podemos pensarlo como el planeta mismo donde vivimos. Porque, ¿qué son esos 800.000 años, incluso ese millón de años, comparados con los 4.470 millones de años del planeta?

 

2 thoughts on “El Hombre en el Tiempo

  1. Querido Manolo, enhorabuena por estos textos tan bien documentados y divulgados. El ‘no semos naide’ se acrecienta si lo confrontamos con las inmensidades del tiempo. Hasta un millón de años parece una bagatela. Qué insondable misterio más atractivo. Un fuerte abrazo

    • Gracias, Alfonso, muchas gracias. Y otro gran abrazo para ti. Fíjate : tú escribes novelas (por cierto de estupenda calidad y muy fina ironía) y desde el arte de hoy, año 2019, hasta el arte de aquellos primeros autores de “relatos visibles”, como son algunas de las pinturas rupestres, pongamos por caso las de Lascaux (“el sueño del chamán”) o las de la provincia de Cádiz, que dan lugar a confrontarlas con la leyenda de Gárgoris y Habidis, han pasado milenios… Sí, el hombre y, en general la vida, son un misterio sumamente atractivos.
      Gracias por tu intervención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *