Las Cornetas en Zona Azul

6 Sep

Mucho antes de que nacieran ni siquiera los papás de los actuales miembros de gobierno del Ayuntamiento de Málaga, surgía en esta bendita ciudad una banda de Cornetas y Tambores que, por su sello e historia, conforma sin duda un ejemplo único e histórico del origen de gran parte de la música procesional en toda Andalucía.

Se trata de la Banda de Cornetas y Tambores del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga.

¿Ahora vas a hablar de Semana Santa, niño? ¿Con esta caló? Tranquila señora. No lo haré.

La banda de los bomberos tiene datado su origen a finales del siglo diecinueve teniendo como fecha oficial el año 1911. Esta agrupación musical se crea anteriormente al nacimiento de la banda municipal de música de Málaga e incluso, al reorganizarse tras un parón, lo hace a la vez que la anteriormente mencionada.  Es decir, es más antigua que ninguna.

Con el paso de los años, la banda de los Bomberos se convierte en una institución en la ciudad. Su participación es clave en diversos actos de la ciudad que van más allá de la Semana Santa. Actos, eventos, inauguraciones y todo aquello relacionado con el Ayuntamiento y la oficialidad conllevaba la presencia de los bomberos. Incluso en los años más difíciles en los que se produjeron incendios bastante graves y se dudaba de la eficacia de dicho cuerpo, la banda de los Bomberos hacía que se disipara cualquier duda al respecto de su valor.

Era y es una banda formal. Seria. De las que da gusto ver en la calle por su estilo impecable. Para quien no lo sepa bien, son los que ves en Semana Santa con el casco con las plumas blancas. Con el vestido de gala de los Bomberos de Málaga. Son una institución.

Cuestiones del destino y la estupidez supina elevada a la mayor potencia posible, a día de hoy la cultura en la ciudad camina por dos veredas distintas. Por un lado tenemos la cultura que vende el Ayuntamiento. La cultura del barrio del “Soho” que se traduce en una guardería, un parking y unos cuantos negocios revestidos de arte. Cultura dicen… Cultura del pelotazo urbanístico diría yo…

Y por el contrario, nos encontramos cultura de la otra. De la que no vende, casi nunca, pero que por lo general no suele gustar. No gusta porque no está revestida de elitismo. Porque un señor de 40 años que toca la corneta, conoce la historia de la música, compone, y sabe interpretar piezas increíblemente complejas no les parece interesante.

¿Cómo vas a comparar un desfile de hombres disfrazados de La Guerra de las Galaxias con una banda con más de cien años de historia? Hombre pofavó…. Estos lo que son es ¡unos bandarras!

Un político siempre preferirá reunirse y mezclarse con gente en un museo para enseñar la nueva exposición temporal. Es algo sencillo. A puerta cerrada. Con los de siempre donde todos se abrazan y dan besos. Donde te tomas la copa de vino español y subes a internet una foto de un cuadro horrendo pero pones: “Es fantástico. Muy recomendable!!”. Habría que verte, pava, si tuvieras que pagar tú la entrada al museo…

Nada nuevo bajo el cálido sol de Málaga. El desprecio por la cultura o más bien la brecha de concepto entre los políticos y la clase media es cada vez más grande. Pero desgraciadamente, con este tipo de situaciones, estamos presenciando la muerte en directo de agrupaciones artísticas que no solamente forman parte del tejido cultural malagueño, sino de la memoria colectiva de todos. Estamos perdiendo algo que tu abuelo ya conocía y que tu padre rememora pero que tú verás desaparecer. Estás viendo cómo se lo cargan.

La Banda de Bomberos de Málaga, como todas las demás, depende fundamentalmente de sus ensayos. Si ensayas eres bueno. Y si eres bueno tienes contratos y tocas. Si no ensayas te paras, te hundes, suenas mal y desapareces.

Pero el Ayuntamiento está haciendo todo lo posible para que eso ocurra.

Existe una persecución vergonzosa sobre las bandas de música. Les prohíben ensayar en la calle. Los echan del parque donde nos regalaban ese sonido tan mágico al llegar la primavera. Los echan de Martiricos, porque dicen que los decibelios son muy elevados. Los echan hasta de la feria porque una mosca que pasaba por allí se ha mareado. ¿Qué raro, no?

El caso de los bomberos es, si cabe, más duro aún pues hace pocos días eran presionados por la policía para que dejaran de ensayar. Molestaban a los vecinos…Fíjese usted.

Curiosamente, es esta misma banda la que acompañará a la patrona en su próxima salida procesional desde la Catedral. ¿Y quién habrá delante de la patrona haciendo el longui? Una infinidad de políticos. Concejales…Consejeros….Ayudantes….Técnicos…todos en fila con su vara e impertinencia. Y tras ellos, poniendo la música, esos hombres y jóvenes que no pueden ensayar. Lo que son las cosas… Disfrutarán de un sonido que ellos mismos están consiguiendo que desaparezca.

Lo más irritante de todo es la doble vara de medir de este Ayuntamiento con los niveles de permisividad. ¿Puedes recordar cuántas veces has escuchado con molestia el ensayo de una banda? Piénsalo bien, anótalo en un papelito y ahora compara: ¿Cuántas veces has tenido problemas con ruidos de bares y discotecas en el centro? ¿Y con la invasión de sillas y mesas por las calles? ¿Cuántas veces te has tropezado con una banda de música por la calle y te ha bloqueado el paso?

No he tratado nunca el tema de las bandas pues hasta ahora me ha costado pensar que todo fuera tan vergonzosamente cierto. Pero las cosas tienen un límite.

Una semana con Santo Domingo en feria donde la música desde allí emitida se oía en Cerrado de Calderón es la gota que colma el vaso.

¿Qué está pasando? ¿Qué pretenden los inútiles? ¿Y qué pretenden los listos manteniendo a los inútiles? Algo falla en esta ciudad y mientras esto se mantenga de este modo iremos desapareciendo poco a poco. Cada vez a mayor velocidad.

Ahora la moda es poner todos los aparcamientos con zona azul. Hay que pagar hasta por respirar. Pero nos dicen que es por nuestro bien. Por el bien de Málaga y sus ciudadanos. Por el bien de los comerciantes. Por el bien todos.

Curioso. ¿Sabes qué opino? Que por el bien de Málaga y de todos, lo interesante sería poneros en zona azul la boca. Por cada tontería, un euro al ciudadano.

Seríamos ricos y vosotros menos torpes.

Viva Málaga y que viva su banda de Bomberos por siempre.

7 respuestas a «Las Cornetas en Zona Azul»

  1. Creo que este artículo es mas que merecido. Creo que el Ayuntamiento de Málaga debería plantearse un poco mas el apoyar a las Bandas de la ciudad, y dejarse de tanto agarrar martillos en Semana Santa ante las cámaras de los distintos medios de comunicación… ah, es cierto! una cosa sale en periódicos y la otra no, o eso pensaban…

    Por mi parte, un 10 a este artículo, enhorabuena porque el sentimiento de muuuuchos músicos cofrades malagueños (ahora recientemente somos bandarras) está plasmado en este artículo. Enhorabuena y gracias, hacía falta leer esto..

  2. Estimado Sr. León,
    Con su permiso, como Director General del Área de Medio Ambiente de este Ayuntamiento de Málaga y siendo la persona que ha mantenido una relación más estrecha y regular sobre este asunto de las autorizaciones para los ensayos de las bandas de Semana Santa, al menos desde que ocupé este puesto al inicio de la presente legislatura, quisiera hacer unas puntualizaciones sobre lo que escribe hoy en su blog de La Opinión de Málaga con el título “Las cornetas en zona azul”.
    En primer lugar, quisiera negar la mayor. Lo que indica en su entrada en el sentido de que “Existe una persecución vergonzosa sobre las bandas de música (por parte del Ayuntamiento de Málaga). Les prohíben ensayar en la calle” es de todo punto incierto.
    En la actualidad y desde la aprobación de las correspondientes autorizaciones por parte de la Junta de Gobierno Local, en los meses de noviembre y diciembre del pasado año, existen seis bandas que llevan a cabo sus ensayos de lunes a viernes y de 8 a 10 de la noche con total normalidad, salvo un pequeño incidente aislado que no tuvo mayor importancia y que podemos calificar como un malentendido. Dos de ellas ensayan en la explanada de Martiricos, una en el patio del Instituto Sta. Rosa de Lima, una en el entorno del auditorio Eduardo Ocón en el Parque de Málaga y dos en naves industriales y su entorno en los polígonos industriales de La Estrella y Ronda Exterior.
    Dichas autorizaciones se concedieron en base a lo establecido en la Ordenanza para la prevención y control de ruidos y vibraciones y más concretamente en sus artículo 40 “Espectáculos públicos y actividades recreativas al aire libre” y 48 “Actuaciones musicales en el exterior” y tras la realización de los preceptivos estudios acústicos, a cargo del Ayuntamiento e informes de los técnicos del área, que confirmaban fehacientemente que el sonido emitido por dichos ensayos, no superaba los límites permitidos y por tanto no “contaminaba acústicamente” a los vecinos de las zonas en cuestión.
    Sin embargo, el asunto de la “contaminación acústica” es muy subjetivo y no siempre es fácil explicarle a un vecino que aunque “oiga” el sonido de la banda ensayando todos los días, de lunes a viernes, durante dos horas, dicho sonido no supera lo permitido por la ley y por tanto no se le está “contaminando”. Ello ha significado que durante estos meses trascurridos desde la concesión de dichas autorizaciones y particularmente tras la celebración de la Semana Santa, se han multiplicado las quejas y denuncias de vecinos residentes en las zonas en cuestión, que incluso en un caso ha llegado a la presentación de denuncia penal en la fiscalía de Málaga por una vecina.
    Le puedo asegurar que aunque conozco y valoro mucho el trabajo que llevan a cabo estas bandas y lo que representan como seña de identidad del acerbo cultural de nuestra ciudad, particularmente en lo que respecta al caso de la centenaria banda del R.C. de bomberos, no siempre es fácil mantener estos argumentos cuando tienes cara a cara a un vecino que se queja porque no puede descansar o tiene un bebé que dice que no puede dormir por el “ruido de la banda” todos los días, o te dicen que están “de los nervios” y te muestran certificados médicos que apoyan sus argumentos. En esos casos sólo podemos y debemos remitirnos a los hechos, a las pruebas, a los estudios acústicos y los informes técnicos que avalan nuestra decisión de conceder cada una de dichas autorizaciones, aunque evidentemente también debemos, tenemos la obligación, de velar por el bienestar de todos los ciudadanos y atender sus quejas y reclamaciones, pues todos y no sólo una parte tienen derecho a que se atiendan sus peticiones y preocupaciones.
    En lo que respecta a la mencionada banda del R.C. de Bomberos, al solicitar ésta una similar autorización para realizar sus ensayos en el patio trasero del Parque de Bomberos de Martiricos, donde ensayaba de forma habitual pero sin autorización alguna desde hace años, se llevó a cabo también el correspondiente estudio acústico. Desafortunadamente, en este caso el resultado fue muy distinto a los anteriores, comprobándose que el nivel de sonido emitido por la banda en dicha localización, medido desde la fachada más cercana de la calle Huerto de los Claveles, al otro lado del cauce del río Guadalmedina, superaba de forma muy significativa, más de 10dBA, el límite de “ruido ambiente” permitido para dicha hora y localización. Se desestimó por tanto la posibilidad de conceder dicha autorización de “larga duración”.
    Sin embargo y a pesar de ello, en base a la facultad que establece el artículo 41 de la mencionada ordenanza de ruidos, especialmente en cuanto a la modificación de su redacción aprobada el año pasado, que venía a confirmar que las bandas de Semana Santa constituyen efectivamente una actividad con proyección oficial de carácter cultural o religiosa y susceptibles por tanto de recibir una “dispensa” (puntual y temporal) en el cumplimiento de los objetivos de calidad acústica, tras solicitarlo oportunamente, dicha banda recibió sendas autorizaciones de “dispensa” temporal para realizar ensayos en dicha localización durante la Cuaresma y un periodo anterior al Corpus Christi, para poder preparar sus actuaciones y desfiles de dichas festividades.
    Finalmente, sin embargo, al solicitar una nueva dispensa para poder volver a realizar ensayos en dicho parque de bomberos de Martiricos, durante los meses de agosto y septiembre, este área se vio obligada a denegar dicha dispensa, pues haberla concedido sería ir en contra del principio de temporalizad y excepcionalidad que rige dichas dispensas, dejando indefensos también a los numerosos vecinos de la zona que habían presentado quejas y reclamaciones por las molestias sufridas durante dichos periodos especiales, pues como había quedado comprobado técnicamente, dicha banda en dicho lugar, si contamina acústicamente su entorno.
    Como conclusión, confirmarle que este área de gobierno y esta corporación municipal tienen la voluntad y el deseo expreso y verificable de continuar apoyando a las bandas de música de Semana Santa de nuestra ciudad en todo aquello que nos sea posible y factible, no olvidamos tampoco el proyecto de construcción de unos locales de ensayo, cuya ejecución está pendiente de encontrar la financiación necesaria, pero este apoyo y colaboración no pueden ir nunca, en ningún caso, en contra de los intereses o bienestar del resto de ciudadanos, no pudiendo tampoco hacer dejación de nuestra obligación de hacer cumplir las leyes y normas en relación a protección del medio ambiente, una parte significativa del cual es hoy en día y cada día más el medio ambiente acústico o sonoro.
    Caso de hacerlo, estoy seguro de que las noticias, comentarios periodísticos y entradas de blog como la suya de hoy, serían para criticar a este equipo de gobierno por hacer dejación de nuestra obligación de proteger y velar por el bienestar de los ciudadanos. Ejemplos de ello abundan en las hemerotecas de los últimos años.
    Siempre a su disposición.

    Luis Medina-Montoya Hellgren
    Director General de Medio Ambiente y Sostenibilidad
    Excmo. Ayuntamiento de Málaga.

  3. Querido amigo: su articulo es sencillamente genial. En nombre de todos los MUSICOS (porque las bandas estan compuestas por musicos titulados, estudiantes de musica, profesores y aficionados apartados de los peligros actuales que nuestra sociedad tiene para los jovenes) MUCHISIMAS GRACIAS

  4. Gonzalo en nombre de muchos músicos que hemos leído hoy tu artículo, de compañeros de conservatorio, de las bandas y sus familias gracias. Gracias de corazón por escribir lo que sentimos y pensamos.
    Que haya gente molesta por el ruido es normal. Pero no pasa todo por abandonarnos y despreciarnos.
    Gracias por tu sensatez y sinceridad al decir lo que piensas.
    Que sepas que tienes bastantes admiradores desde hoy.

    Gracias.

  5. El director general es uno de los funcionarios publicos que sobra y si se fuera nos ahorraria dinero. Claro que tambien se podian ir todfos los componentes del pleno municicipal y sobretodo los musicos esos de la banda de la esperanza. y todo en minusculas por que son lo que se merecen. Ya estamos artos de los tambores y de las actitudes que demuestran contra los ciudadanos.

  6. El director general de donde procede de las nuevas generaciones? o de la E:P:C:PP., no ha sido capaz de colocarse en Madrid y se apunta a la politica profesional?, y las bandarras por que no se van a dar la tabarra a los poligonos industriales, que alli n o molestan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *