Alfajores en la playa

1 Ene

navidades-en-australia1En Argentina, el verano no es incompatible con la Navidad. Ambos rituales se compaginan al detalle sin menoscabo el uno del otro. Bajo un sol furioso, en los chiringos de la playa, las chicas sirven litronas de cerveza Quilmes, tocadas con gorritos de Papa Noël y se bailan villancicos a ritmo de cumbia. Treinta grados y sin sombra y los alfajores calientan aún más el ánimo con todo su chorro de calorías. Bañados de chocolate o espolvoreados de azúcar glasé, con su corazón relleno de mermeladas de todos los sabores y colores o, cómo no, del omnipresente dulce de leche; alimento básico nacional. Sobre las inmensas superficies de arena, frente a un Atlántico bravío de aguas marrones, enfangadas por los residuos del río Paraná, pasan carritos como primiseculares predicando toda suerte de mercancías comestibles. Desde choclos (mazorcas asadas en manteca), pochoclos (palomitas de maíz) hasta los muy célebres panchos –perritos calientes emborrizados de Ketchup y mostaza. Maneras de entretener el estómago en tanto llega la hora del asado o la parrillada; esas recetas que consisten en empaparse una vaca entera cortada con el primoroso arte incomparable de un matarife autóctono y jugosa gracias a su crianza en libertad por kilómetros de pastizales tan verdes y sabrosos como sólo puede dar la inconmensurable fertilidad de la tierra gaucha.
Otra opción es la pizza al horno de leña o la pasta fresca que los argentinos bordan por herencia genética. En lo tocante a su Naturaleza exsultante y desmesurada hasta por el tamaño de sus mosquitos, Argentina se revela América del todo, pero, en lo tocante a carácter, usos y costumbres a veces nos parece como una especie de Grande Italia; los nombres de algunos pueblos, “Don Torcuato”, “Don Bernardo”, la proliferación de apellidos “Corbellini”, “Fontana” o “Ragnelli”, su concepto sagrado de la familia con el elemento vertebrador de la adorada mamma (acá llamada “vieja”), el gesto de indignarse balanceando la mano en forma de puño y este modo de asociar cada rito social o instante del día a la comida. Se come mucho, de todo y a todas horas, dado lo cual resulta asombroso que en las playas no se vean más gordos de campeonato. El secreto está en el deporte, sobre todo en el nacional, el fútbol, cuya práctica en versión profesional o amateur es constante y fervorosa en cualquier espacio abierto. Con tal entusiasmo que no es extraño que en pleno fragor se sume un tanto a la cocorota de aquel turista sedentario que intenta concentrarse en la lectura del periódico. Por ejemplo, yo.
La lectura de los diarios en este país es siempre tan convulsa como ese océano agitado que nunca se acaba en el horizonte. Crecen las iras populares, en tono ya de abierto linchamiento, contra el modo escandaloso de enriquecerse del matrimonio Kirchner en paralelo delirante a la miseria de las Villas Miserias. Y la poca clase media que queda emigra a Europa. Hay partidarios, dicen, de la presidenta Cristina Kirchner pero todavía no hemos encontrado dónde. Parece que la señora, más afanada por la intención de botox que por la de voto, los tiene descuidados y que quien de vez en cuando parece gobernar es el mismo difunto de siempre con su sombra alargada y sus escuelas de todos los signos. El peronismo esa política de ultratumba que lo mismo bascula a izquierda que a derecha es tal misterio indescifrable para quien no es argentino tal cual podría serlo el Carlismo para quien no es español –incluso para quien sí lo es-. Pero por acá en el plano político, vivos-o muy vivos- conviven con difuntos como en una perfecta novela de realismo mágico. El aura de la diosa platino Evita y el peso volátil de los-presuntos-desaparecidos durante la siniestra dictadura militar siempre son noticia viva de primera plana. Ahora parece ser que incluso la pareja de hijos adoptivos de la directora de “Clarín”, el diario que ahora leo, no aparecieron de modo casual en su puerta o salidos de una col como aseguraba de siempre la susodicha y que, al final, la transparencia de su súbita maternidad lo es tal como la del enriquecimiento meteórico de los Kirchner. Esto ocurre en un país donde nunca parece saberse nada de cierto pero todo se sospecha, donde poco a poco las cosas cada vez se aclaran menos pero se cuestionan, se teorizan y acaban dando ese producto tan inestimable y característico del susodicho terreno; ese humor algo trágico como el tango, amargo como su mate y cargado de filosofía como sólo lo puede estar alguna tira de la emblemática Mafalda o de nuestra muy celebrada Maitena. El mundo está mal hecho, pero da mucha risa, también cuentan los libros de Borges, Bioy Casares, Lugones y Cortázar. En la primera página del “Clarín” esta viñeta:
Señora: -¿A cuánto está el quilo de lomo?
Carnicero: -A cuarenta y cinco pesos.
Señora: ¿Puedo pasar al probador?

Se me acaba la Quilmes y el sol esplendente de hace un rato parece deshacerse en una lluvia furiosa que se desploma sobre nuestras cabezas. El tiempo en Argentina es tan cambiante e imprevisible como los gobiernos. Acá podría faltar de todo menos la emoción.

10 thoughts on “Alfajores en la playa

  1. Hola Lola.
    Che, qué buena radiografía has hecho de los argentinos. Es como si hubieses pasado aquí mucho tiempo, o eres muy lúcida y perspicaz.
    Nuestra navidad no entiende Papá Noel, que siempre se ha mostrado re-abrigado, pues acá moriría de calor. Por estos pagos pasa siempre el Niño Dios, nada de trineos, que ni conocemos la nieve, salvo que viajemos todos s Bariloche o a Ushuaia.
    Sí, entre mate y mate Evita seguirá siendo leyenda, como Perón, y Mafalda y el tango y el DIEGO y su MANO DE DIOS y el ASADO CON CUERO. Trtá de conseguir eso, tenés que probarlo antes de irte.
    Que tengas una buena estadía en nuestro país, que aunque pobre y golpeado por las crisis, la corrupción la desocupación, la miseria y las plagas, es un pueblo orgulloso de su grandeza, de tranqueras abiertas y longánime, se vuelve a levantar tantas veces como cae, y vuelve a cantar y vuelve a soñar con su libertad.
    Te cuento que hace dos años tengo un hijo en España, por eso me gusta saber de tus tierras, conocerlas, saber de sus gentes y cómo viven. Creo que no le va mal allá, pero lo extraño una banda.
    FELICES FIESTAS.
    Una maestra argentina.

  2. Hola!!! Qué bonito que has pintado a mi país,digo esto porque todos nos conocen por chantas,caraduras,adictos a los paros(es decir,a hacer reclamos salariales sin asistencia a los lugares de trabajo)y por ser expertos en crisis económicas,pero nadie,desde un país del primer mundo había hablado de nuestro buen estómago,de nuestro buen paladar…jajajaja,aquí cualquier excusa es buena para juntarse a comer,o como dicen en el norte de mi país,para hacer una juntada donde comer y tocar la guitarra es el motivo excluyente.
    También gozamos ,los que somos de Córdoba,de muy buen humor,ese chistecito corto,que si no eres ágil de mente,no lo entiendes nunca,y en este tema,el Negro Álvarez y el flaco Pailos,se llevan los laureles…Pero somos diferentes en cada región,Buenos Aures,es como un mundo aparte,donde todos corren sin saber a dónde van,donde todos reclaman algo y donde cada cosa que ocurre,es culpa del gobierno,si se inundan,la culpa es del gobierno,si vino un tornado,la culpa es del gobierno,si llegan los mosquitos,la culpa es del gobierno…jaja,no tienen idea de nada,mucho menos de producir,ellos,son sólo excelentes consumidores,les encanta creerse \"sabelotodo\" total ,los del interior \"laburamos\" y ellos disfrutan.
    Pero el interior es \"re feliz\",es buena onda,comemos y \"chupamos como bestias\",notarás que te hablo en nuestra propia jerga,para que vayas empapándote más en nuestras costumbres…Y bueno,ya te dejo,me ha encantado tu blogg,eres muy jovencita para saber tanto de nosotros,estás viviendo aquí?Si es así,te deseo una Feliz Estancia en nuestras pampas.Muchos cariños y que tengas un MUY FELIZ AÑO NUEVO.

  3. Hola Lola.
    Qué buena radigrafía has hecho de mi país, es como si lo conocieras desde hace mucho tiempo, o eres muy perspicaz y lúcida.
    Te cuento que aquí no entendemos de Papá Noel que anda siempre re-abrigado y moriría de calor, pues es pleno verano y ni conocemos la nieve, salvo que nos vayamos a Usuhaia o a Bariloche para estas fechas. Aquí en nuestros pagos mediterráneos tenemos al niñito Dios, que trae cada vez menos chucherías, más bien se ocupa de medias y calzoncillos para los varoncitos o bombachas rosas para las mujeres ya que trae suerte-dicen-.
    Pero a la hora de comer y tomar todo está bien.
    Así somos, tales y cuales como nos has pintado.
    Entre mate y mate y fernet con coca siempre Evita seguirá siendo leyenda, como Perón y Mafalda y el DIEGO Y SU MANO DE DIOS y nuestras excelentes carnes vacuna. Ah, y si estas por estas tiorras te recomiendo que no te vayas sin probar el ASADO CON CUERO, está muy bueno, seguro que te va a gustar.
    Hace dos años casi, uno de mis hijos está radicado en España, creo que no la está pasando mal, pero igual lo extraño una banda, y es por eso que me gusta meterme en estos foros, para tratar de conocer a la gente, ver como viven, qué piensan y sienten. Es bisnieto de españoles por línea paterna, tal vez la sangre de sus ancestros me lo ha llevedo hacia el norte.
    Bueno, si estás en Argentina bienvenida, que disfrutes y conozcas.
    FELICES FIESTAS.
    Una maestra argentina.

  4. Hola!!! Qué bonito que has pintado a mi país,digo esto porque todos nos conocen por chantas,caraduras,adictos a los paros(es decir,a hacer reclamos salariales sin asistencia a los lugares de trabajo)y por ser expertos en crisis económicas,pero nadie,desde un país del primer mundo había hablado de nuestro buen estómago,de nuestro buen paladar…jajajaja,aquí cualquier excusa es buena para
    juntarse a

    comer,o como dicen en el norte de mi país,para hacer una juntada donde comer y tocar la guitarra es el motivo excluyente.
    También gozamos ,los que somos de Córdoba,de muy buen humor,ese chistecito corto,que si no eres ágil de mente,no lo entiendes nunca,y en este tema,el Negro Álvarez y el flaco Pailos,se llevan los laureles…Pero somos diferentes en cada región,Buenos Aires,es como un mundo aparte
    donde todos corren sin saber a dónde van,donde todos reclaman algo y donde cada cosa que ocurre,es culpa del gobierno,si se inundan,la culpa es del gobierno,si vino un tornado,la culpa es del gobierno,si llegan los mosquitos,la culpa es del gobierno…jaja,no tienen idea de nada,mucho menos de producir,ellos,son sólo excelentes consumidores,les encanta creerse \”sabelotodo\” total ,los del interior laburamos como esclavos para mantener sus placeres,ja!

    Pero el interior es \”re feliz\”,es buena onda,comemos y \”chupamos como bestias\”,notarás que te hablo en nuestra propia jerga,para que vayas empapándote más en nuestras costumbres…Y bueno,ya te dejo,me ha encantado tu blogg,eres muy jovencita para saber tanto de nosotros,estás viviendo aquí?Si es así,te deseo una Feliz Estancia en nuestras pampas.Muchos cariños y que tengas un MUY FELIZ AÑO NUEVO!!!

  5. Ay, lo que yo daría con este frio y esta lluvia por tomarme un matecito al sol y un alfajorito con su dulcito de leche. Puñetera Aircomet, que me dejó en tierra.

  6. Gracias Silvia y Nancy por vuestros comentarios tan cariñosos, divertidos y bien escritos. Parece que también vos escribís y de maravilla. He pasado las vacaciones por vuestras tierras y me he llevado una impresión estupenda como se puede leer en mis artículos. Me han quedado cosas por ver y probar-La Argentina es inmensa y variopinta- y eso tiene su lado bueno, pues significa que tendré que volver muchas veces.
    Besos.
    Lola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.