La metáfora del quirófano

7 May

He propuesto en alguna ocasión que en lugar de hablar de oposición, deberíamos hablar de alternativa política. Porque las palabras definen conceptos y posiciones. Si un partido político se considera solo oposición está inclinado a considerar que tiene la misión de oponerse a todo lo que plantea, propone o decide el gobierno, sea lo que sea aquello que plantea, propone o decide. Aunque sea indiscutiblemente beneficioso para la ciudadanía. Sin embargo, si se considerase la alternativa al poder, el partido que no está en el gobierno se sentiría forzado a plantear la forma en la que, de manera diferente a la propuesta, afrontaría los problemas y las soluciones. Y los ciudadanos y ciudadanas tendrían un criterio más fundamentado para decantar el sentido de su voto.

Hace tiempo leí un libro titulado “Aristóteles y un armadillo llegan a la capital”. El subtítulo nos pone en la pista de su contenido: “Las mentiras de los políticos analizadas con humor”. Los autores son dos filósofos estadounidenses:  Thomas McCathcart y Daniel Klein. En la página 25 cuentan una conocidísima historia sobre el fenómeno que llaman “la luz es mejor aquí”. Un tipo está paseando una noche cuando ve a su amigo Joe, a cuatro patas bajo una farola de la calle.

  • ¿Qué buscas, Joe?, le pregunta.
  • Se me han caído las lleves del coche, contesta Joe.
  • ¿Aquí?

–  No, allí entre los matorrales. Pero aquí hay mucha más luz.

Se busca donde no está eso que se busca. Se producen debates, pero no se entra en el fondo de la cuestión que se estudia sino que se abordan otras cuestiones que nada tienen que ver con lo tratado.

Me sorprende y me indigna que, a la hora de votar una ley, un decreto, una propuesta que mejora la vida   de la ciudadanía, la oposición diga no por motivos completamente ajenos  al contenido de lo que se vota. De esa manera, el voto favorable se convierte en un chantaje: “para apoyar la ley,  exijo que me den, o que se cese, o que se cambie…”. Es decir, que no se discute la bondad del contenido de lo que se vota sino que se  busca un beneficio partidista o causar un daño a quien gobierna.

“No vamos a apoyar los presupuestos del Gobierno  si no abre una mesa de negociación, no voy a dar mi voto favorable si no se amplían las cotas de autonomía, votaré no para debilitar al gobierno…”. ¿Qué tiene que ver eso con los presupuestos? La cuestión fundamental es esta: ¿Son buenos o son malos para la ciudadanía? Y, una vez respondida con rigor la pregunta, votar en consonancia.

¿Cómo explicarían el voto algunos políticos a sus electores y electoras, cuando el sentido del mismo les niega un beneficio,  una mejora,  una  ayuda? Porque no solo es la ética lo que se rompe. Se rompe también la lógica. Porque se vota lo que se vota. Y al decir no por otros motivos se actúa de una forma irracional  e injusta.

Los partidos se enzarzan en acusaciones, en discusiones, en debates que nada tienen que ver con la solución de los problemas. Mientras se critican, se descalifican, discrepan, se burlan y discuten, los ciudadanos  se sienten abandonados a su suerte.

La política es un campo de batalla en el que los intereses de los ciudadanos y ciudadanas se convierten en un arma arrojadiza contra el adversario o en un instrumento para  conseguir beneficios.

Lo esencial no es el debate,  lo esencial es que el debate permita  abrir caminos para encontrar las soluciones a los problemas de la gente.

Me llama la atención la contundencia de la oposición que critica al gobierno su deseo de mantenerse  a toda costa en el poder, sin reconocer que ese deseo es de la misma intensidad y naturaleza del que tiene la oposición para ocuparlo.

Imaginemos un quirófano en el que se va a realizar una operación de urgencia a corazón abierto a un  paciente. La familia ha quedado fuera atenazada por la incertidumbre. Está preparado todo el equipo médico. La cirujana jefa pertenece al partido X, el cirujano ayudante es del partido Y,  el enfermero y la enfermera son militantes del partido Z, el anestesista es simpatizante de la formación política J, el médico residente es  un dirigente del partido H.…

En plena operación, el equipo médico se enzarza en una acalorada discusión en la que el anestesista increpa a la cirujana porque no se ha querido sumar a la huelga de sanitarios promovida en el Hospital por los sindicatos, ella replica que no se ha sumado porque existen intereses camuflados de los convocantes y porque no se busca realmente la mejora de la práctica médica,  el cirujano ayudante  expone acaloradamente las razones por las que hay que poner fin a la situación laboral de los profesionales de la salud, el enfermero dice que los médicos solo se ocupan de ellos y que les importa un bledo lo que sucede con el cuerpo de enfermería, el MIR  le dice al enfermero  que  su partido ha organizado una revuelta en la calle que ha provocado actos violentos…

Mientras todo esto sucede, el paciente está con el pecho abierto en canal bajo los focos. Los paneles brindan información sobre las constantes vitales  del paciente sin que nadie repare en ellos :

  • Oigan, dice al equipo médico uno de los estudiantes de medicina que ha sido invitado a observar la operación, que el paciente no está respondiendo a la anestesia. Dejen el debate para otro momento.

La discusión se recrudece porque unos y otros se lanzan acusaciones sobre los hechos violentos que los huelguistas provocaron en la manifestación. Esos hechos redundarán en contra  de la causa que defiende la huelga, dicen unos. Otros sostienen que sin esa violencia el poder no reacciona.

Los protagonistas de la discusión han dado la espalda al paciente. El corrillo se enfrasca ahora en una discusión que desborda los planteamientos iniciales de la polémica. Ahora se producen insultos, descalificaciones, agresiones cargadas de violencia… Las acusaciones se están convirtiendo en descalificaciones e insultos. Por otra parte, se hacen alusiones ofensivas a la vida privada de miembros del equipo médico.

  • Si siguen discutiendo, insiste otro alumno, el paciente va a recuperarse de la anestesia y no se podrá intervenir.
  • Por favor, no dejen al paciente con  el corazón  fuera del pecho, que se va a morir, dice una alumna asustada. e indignada.

El equipo quirúrgico discute ahora sobre la estrategia más favorable  para poder mejorar la práctica de la medicina. Y sobre la necesidad de mejorar la formación, la organización de los Hospitales y la carrera medica. Están inmersos en el fenómeno “la luz es mejor aquí”.

Cuando pretenden continuar la operación y se concentran en la tarea, el paciente ha fallecido.

La discusión tenía como finalidad buscar la estrategia para mejorar el ejercicio de la medicina, pero el resultado es que el paciente se muere.

Y, ahora, después del injusto y triste desenlace se abre otro debate estéril sobre quién  ha sido el verdadero culpable del fracaso. Unos hacen responsables a los otros. Y ya, para colmo del disparate, hasta podemos encontrarnos una explicación que atribuye al paciente la causa principal de la muerte: su organismo estaba tan débil que no ha resistido la operación.

Si los miembros del equipo médico no hacen  autocrítica, si nadie se abre a la crítica de los familiares del fallecido que se quejan del desenlace  y de los expertos que estudian el caso y detectan los fallos, los miembros del equipo sanitario se verán abocados a repetir los errores sin posibilidad de aprender de ellos.

También estamos ahí los testigos. Y nosotros tenemos en las manos la posibilidad de analizar los hechos y de decidir quién puede seguir en el quirófano y quién tiene que irse a la calle.

25 respuestas a «La metáfora del quirófano»

  1. ¡Pero bueno, Miguel Ángel!, ¿ otra vez a vueltas con la política? Sabes que tus amigos maestros más conservadores creen que esto está fuera de lugar, fuera de la escuela y la educación. La política para los políticos.

    El otro día estuve escuchando a mi amigo y paisano Alberto, y creo que te debió leer alguna vez lo de la oposición y la alternativa, y dijo que va a intentar hacerte caso en eso, que el PP es la única alternativa y todos los demás son oposición. Pero me temo que solo se quedó con el cambio de términos y no con toda la idea. Veremos.

    No voy a extenderme ni profundizar. Después de ver un programa en la tele sobre historia, estaba pensando que se aprovechan cuanto quieren de nuestra ignorancia, y de la suya. No sé. Estoy entre decepcionado y cabreado. No se puede mentir y manipular con tanto descaro. Siempre surge de las élites más cultas. Es legal, dicen. Y eso es lo más lamentable.

    Estamos vendidos.

    Como siempre, un fuerte cariño para todo el mundo mundial de El Adarve.

    • Querido José Antonio:
      Están bien tus paseos, aunque esporádicos por el Adarve. Me gusta tu estilo socarrón, que dice tantas cosas sin decir.
      A mis colegas conservadores les diré que no hay educación sin política y no hay buena política sin educación.
      A tu paisano Alberto le preguntaría por qué no votó a favor de la ley anticrisis. Eñ hizo sus propuestas que (a su juicio) eran mejores que las del gobierno. Pero como se le aceptaron, votó en contra. Es decir, que como no se le iban a dar 100 euros a los ciudadanos, que era lo que (a su juicio) significaba aceptar su propuesta, pues que no se les diera NADA. Y a su antecesor le preguntaría por qué no votó la Ley de Reforma Laboral, que habían pactado sindicatos y patronal.
      No me extraña que tengas dificultades para elegir entre decepcionado y cabreado…
      Un abrazo y gracias por aportar cosas importantes con tanto ingenio.
      MÁS

  2. Muy Buenas Miguel Ángel!
    Con esta metáfora, tristemente tienes más razón que un Santos Guerra; la política partidista se come la grandeza de la Política en mayúscula..y al final se nos muere el paciente, las alternativas, las soluciones reales y nos aleja de la utopía.
    Tiene mucho calado hablar de alternativa en vez de oposición..me lo quedo!
    Gracias por hacernos reflexionar y no centrarnos en los debates de los medios que son la luz de la farola.
    Lucharemos por abrir caminos para encontrar las soluciones a los problemas de la gente y abandonar los debates estériles.
    Recuerda que seguimos necesitando faros y referentes.
    Gracias Miguel Ángel.
    Mil abrazos y besos para toda la familia.

    • Querido Miguel:
      Hoy me ha dicho Amparo Tomé que estará en Almería el día 21. Pura envidia es lo que siento.
      Algunas posturas son verdaderamente inaceptables. Como la de los dos tránsfugas que daban su voto a la Ley de Reforma Laboral porque eso era dar aire al gobierno.
      Pues nada, que le den por ahí a la ciudadanía. Sería lógico y ético votar que sí, pero… que se muera el paciente.
      No sabes cómo y cuanto agradezco tu presencia en el blog en las mañanas de los sábados.
      Un abrazo enorme.
      MÁS

  3. Querido Miguel Ángel. Lo has explicado todo tan bien, a mi modo de ver, que ya podía decir: hasta la próxima.
    Personalmente me gusta la política y hablar de política, pero estoy llegando a una gran posición de escepticismo, precisamente por todo lo que tan bien has analizado de la política.
    Ahora nos hablan de que el efecto Feijó ha aumentado la intención de voto a los populares, y yo me pregunto, qué ha hecho o aportado Feijó? Quizás ser el sustituto del único que se opuso a la corrupción del partido?
    Bueno, dicen que sacar temas de política y religión es el mejor camino para discutir y no entenderse. Mi desgracia es que los dos temas me interesan: uno porque gobierna los pueblos; y el otro porque trata de dar respuesta a un futuro inevitable.
    Bien sabes que mis alabanzas a ti no tienen el sentido de las que se hacen los políticos. Para mi gusto todos los temas que tratas, los planchas.
    Un gran abrazo y saludos a todos los adarvistas.

    • Querido Joaquín:
      Hay que hablar de política, claro que sí. Es que somos seres políticos. Me sorprende que algunas personas digan: yo no me meto en política. Es que esa es una desafortunada posición política.
      Yo creo que hay que hablar de política y religión y de todos los temas que tienen que ver con los intereses del ser humano. Debatir con respeto nos hace comprender a las personas. Y nos ayuda a descubrir la importancia de la diversidad.
      Vamos a tener elecciones en Andalucía. Me duele ver a la izquierda tan desunida. Y me preocupa ver el ascenso de Vox. No vamos por buen camino.
      Agradezco siempre tus palabras y tu amistad.
      Un abrazo.
      MÁS

  4. Querido Miguel Ángel:
    Magnifica metáfora y muy pertinente en los tiempos que corren. No me atrae debatir sobre política porque en muchas ocasiones no soy capaz de entender los intereses que subyacen ante determinadas decisiones por parte de tal o cual formación política, pero he de reconocer que el tema concreto al que haces referencia aquí ( el real decreto que se ha votado esta semana para gestionar la crisis) es tan evidente que hasta yo he sido capaz de advertirlo. No quiero decir con ésto que no esté atenta a lo que acontece a nivel político, que no muestre interés por la información que se nos ofrece a través de los distintos medios de comunicación…sino que son tantos los intereses ocultos de las diferentes formaciones, tantas las ocasiones en las que por diferentes intereses, formaciones diametralmente opuestas se alinean…o formaciones de parecida ideología se distancian…que me desconcierta. Llevamos unos años en los que la política de nuestro país se ha convertido en un gallinero y la ciudadanía (el enfermo) mientras tanto no solo no se siente el epicentro a la hora de que se tomen decisiones que afectan a su vida diaria, sino que se siente mangoneada y tenida en cuenta sólo en los momentos previos a la emisión de su voto en la urna.
    Estad atentos porque no tardaremos en ver las calles de nuestros pueblos y ciudades levantadas, vaticinio de elecciones municipales.
    Muchas gracias y un abrazo grande
    María Ángeles Peláez

    • Querida María Ángeles:
      Tenemos que hablar de política, tenemos que analizar las actuaciones de los políticos y de las políticas. Tienes razón cuando hablas de la importancia que tiene la ciudadanía antes de las elecciones. Pero, después de votar, pasa a un segundo plano.
      ¿Cómo se puede votar en contra de una ley que supone importantes beneficios para la gente? ¿Qué argumentos pueden utilizarse? Cuando los intereses partidistas se ponen por encima de los intereses de la ciudadanía, se esté pervirtiendo el sentido dela política.
      Muchos besos.
      Muchas gracias.
      MÁS

  5. Excelente metáfora. Y más que preocupante.
    Me indignó que, cuando se votó la Reforma de la Ley laboral, después de alcanzado el cuerdo de patronal y sindicatos, los señores parlamentarios de la oposición votasen que no, pero sin argumentos convincentes. Hasta los socios del gobierno, como ERC, votaron en contra. Y el colmo fue el de los dos tránsfugas de UPN que dijeron que no podían votar una ley que favoreciese al gobierno. ¿Y LOS CIUDADANOS? Pues nada, a los ciudadanos, que les den. Que se mueran en el quirófano.

    • Querida Raquel:
      Eso es. Eso es. No importa la bondad de la ley, importa utilizarme como arma contra el adversario.
      LO que más me preocupa es que se hace sin pudor.
      Y otro asunto es el de los chantajes, como digo en el artículo. Es que se dice así de claro: no aprobamos los presupuestos si no se exigen que en la Ley Audiovisual no se incluye un porcentaje de películas en catalán. Pero eso, ¿qué tiene que ver? Unos exigen y otros ceden al chantaje.
      Besos y gracias por estar otra vez aqui.
      MÁS

  6. Dejar morir al paciente debería tener un costo. Y ese costo lo tienen que cobrar los ciudadanos con el voto.
    No puede quedar impune el cirujano que por entretenerse en debates estériles deja que el paciente se muera.
    He visto a la oposición decir que no a decisiones que solo tenia como fin mejorar la vida de los ciudadanos.

    • Estimado Javier:
      La impunidad es una lacra en la sociedad.
      No tiene que da igual hacer las cosas bien que hacer las cosas mal.
      Para eso hacen falta tres cosas:
      a.Ester pendientes de lo que sucede: informarse. leer, conocer…
      b.Capacidad de análisis sobre lo que sucede.No basta saber lo que pasa, es necesario tener una teoría para analizarlo.
      c. Obrar en consecuencia. Uno de los recursos de actuación que tiene la ciudadanía es el voto.
      Es decir que tenemos que ver si la alternativa es mejor o peor que quien gobierna.
      Un cordial saludo.
      MÁS

  7. Qué buena metáfora para explicar lo que pasa en algunas sesiones y en algunas votaciones en el Congreso de los Diputados.
    Lo que más me llama la atención es que se produzca ese fenómeno a la luz de los focos. Es decir, que se hace sin pudor.
    Es como decir: “Esta ley traería beneficios para ti, que me has votado pero, como votar a favor sería bueno para el gobierno, votaré en contra”.
    Lo que llama la atención es que ese ciudadano vuelva a dar el voto a quien tomó esa decisión con tanto descaro.

    • Querida Mónica:
      Dice Perrenoud que algunos políticos pueden tachar de imbéciles a los ciudadanos y ser aclamados en las siguientes elecciones.
      Por eso creo que es fundamental estar bien formados.
      La educación tiene dos pilares:
      – la dimensión critica que nos hace discernir y comprender la realidad.
      – la dimensión ética que nos hace tomar partido por el bien.
      Muchas gracias por escribir.
      Besos.
      MÁS

  8. Potente metáfora.
    No puede explicarse mejor.
    El problema es lo que hay que hacer ante esa situación.
    Porque es televisada un día sí y otro también. Hay que regenerar la política. Tiene como misión salvar, cuidar y mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos.No se les puede dejar morir en el quirófano mientras se discute y se discute y se discute inútilmente.

    • Querida Sandra:
      Gracias por leer el artículo y por compartir tu opinión con los lectores y lectoras del blog.
      No soy partidario de descalificar a la clase política. Hay muchas personas que trabajan con denuedo por mejorar la sociedad. Pero eso no hace que no denunciemos los comportamientos irresponsables, que no critiquemos la preeminencia de sus intereses frente a los de la ciudadania, los debates inútiles…
      Hay que exigir y trabajar por la regeneración que propones.
      Besos.
      MÁS

    • Querida Mariana:
      Detrás de tus dos palabras está la lectura y la valoración del artículo.
      Muchas gracias por las dos cosas.
      Besos.
      MÁS

  9. Los de arriba tienen que estar al servicio de los de abajo, porque los de abajo son quienes deciden quiénes son los que van a estar arriba. Está claro que en una democracia el poder está en el pueblo.
    No es justo que mientras se pelean y se insultan los de arriba, tengan pagar las consecuencias los de abajo.

    • Estimado Juan:
      Está muy claro que cuando los elefantes se pelean, la hierba es la que resulta machacada.
      ¿Cómo se puede olvidar que la política es una actividad de servicio del que tiene poder hacia quien se lo ha otorgado?
      Muchas gracias por participar.
      Saludos.
      MÁS

  10. Buena noche Dr. Santos Guerra.
    Tenía tiempo que no me paseaba por este bloc tan interesante. Tomé al azar algunos de sus escritos en este espacio y me topé con este. Al inicio pensé que hablaba de mi México, por la similitud en cuestiones políticas que se están viviendo, donde existe una movilización intensa por la oposición conservadora, por frenar todo lo que haga el nuevo Gobierno, frenando inclusive reformas que impactarían en la economía de los que menos tienen.
    Ahora veo que en muchas otras naciones, las personas utilizan su poder político (que el mismo pueblo les ha dado con su sufragio para que los represente), para elegir cosas que solo los benefician a ellos y sus bolsillos.
    Así también estamos en educación, porque como bien dice, sin política no hay educación. En lo personal no me gusta la política, pero tampoco me niego a platicar y debatir sobre ella. Entiendo que cambiar la educación tiene mucho que ver con cambiar a las personas que levantan la mano para votar sobre acciones y estrategias que se deben implementar para movilizar el cambio. Hoy estamos frente a una sociedad más movida, más atenta y analítica sobre lo que elige y eso seguramente hará que verdaderamente se exija a nuestros representantes, precisamente eso, que nos representen y lleven al escenario político legislativo, las necesidades más latentes del pueblo.
    Un saludo Dr. Santos Guerra, desde Sonora México.

  11. Lo mejor de ser maestro y tener alumnos/as es que, aunque estén unos u otros gobernado y cambiando leyes, modificando criterios y actualizando objetivos y contenidos, nuestro corazón seguirá siendo el mismo, el sol saldrá cada mañana, y cada día podremos seguir difundiendo risas y ganas de vivir para vivir.

    • Estimado Paco:
      Suelo decir que la tarea de educar es la más importante, hermosa y difícil que se le ha encomendado al ser humano n la historia: trabajar con la mente, el corazón y el cuerpo de los niños y las niñas.
      Educar no es solo una forma de ganarse la vida; es, sobre todo, una forma de ganar la vida de los otros.
      Saludos.
      MÁS

  12. Estaba buscando una frase para acabar la defensa de la programación. Así que, con tu permiso, me quedo con tu última frase: “Educar no es solo una forma de ganarse la vida, es, sobre todo, una forma de ganar la vida de los otros”. Será mi final y mi despedida!! Gracias de nuevooooo!!

    • Estimado Paco:
      Si te sirve para el cierre, estupendo.
      También me gusta decir otras cosas:
      – Esta profesión gana autoridad por el amor a lo que se enseña y el amor a los que se enseña.
      – En esta escuela tenemos que formar no a los mejores del mundo sino a los mejores para el mundo.
      – Los alumnos/as aprenden de aquellos maestros/as a los que aman.
      Ojalá que te vaya muy bien. Hacen falta maestros como tú
      Un abrazo.
      MÁS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.