Docentes en tiempos de coronavirus

4 Abr

 

Una de las primeras medidas que se tomaron en España para hacer frente a la crisis del coronavirus fue la de cerrar las guarderías, los colegios, los Institutos y las Universidades. Se decía entonces (todavía no se había decretado el estado de alarma) que cerrar las instituciones educativas no debía llevar a reunirse en parques, calles, cafeterías o discotecas. Lo que se buscaba, prioritariamente, era evitar el contagio.

De inmediato, de manera inevitablemente improvisada,  se  empiezan a arbitrar medidas para que el profesorado se ponga a diseñar actividades de aprendizaje online con el fin de  no convertir el confinamiento en unas vacaciones. Con toda la energía y la ilusión del mundo los docentes se ponen a la tarea. Tienen que reinventarse súbitamente y empezar a trabajar de otro modo.

La situación es completamente nueva, absolutamente inusitada, del todo imprevisible. Nunca se había organizado el curriculum ordinario a distancia.  Por primera vez había que planificar, dirigir, desarrollar y evaluar la enseñanza desde las casas del profesorado a las casas de los alumnos y las alumnas. De un día para otro. Sin preparación alguna, sin el más mínimo ensayo.

La complejidad del proceso es enorme, a pesar de que solo se va a desplegar la acción en torno a la dimensión cognitiva del curriculum. En primer lugar porque tienen que implementarse medidas desde la Administración educativa ya que no se trata de que cada uno haga lo que le parezca oportuno. En muchos casos, esas  medidas no llegaron a tiempo o fueron confusas y agobiantes.  En segundo lugar, porque requiere una sala de profesorado virtual y un despacho de dirección virtual improvisado en los que se coordine todo el proceso. La actividad que se pretende organizar no es la clase particular de un docente a un aprendiz sino un proyecto compartido de una institución desplegada ahora en el espacio y en el tiempo. Una institución que  pretende formar seres humanos, críticos, solidarios y compasivos.

En algunas comunidades autónomas, las prescripciones de la Administración son tan minuciosas y asfixiantes que generan ansiedad en quienes no se ven capaces de llevarlas a cabo por falta de condiciones, medios digitales y conocimientos adecuados para manejarlos. Acostumbrados a la enseñanza presencial, esta nueva situación a algunos les desborda.

Nos encontramos con un problema que afecta a muchos docentes que, por edad o por falta de formación, carecen de las destrezas digitales necesarias para la docencia en línea. ¿Cómo dirigir un proceso en el que quien tiene que liderarlo no dispone de las herramientas y conocimientos necesarios? Además, lo tiene que hacer en la soledad de su casa, es decir sin la ayuda de esos compañeros que solucionan todos los problemas informáticos en el marco de la institución escolar. El esfuerzo individual ha sido aliviado, sin embargo, por la ayuda y la complicidad de compañeros y compañeras, no solo del propio claustro sino de profesores amigos de otros centros. Y por el apoyo de hijos e hijas jóvenes de los docentes que participan en la búsqueda de recursos digitales.

El trabajo se complica porque ahora el profesorado  triplica el número de “alumnos y alumnas”. Los que habitualmente tenía más los dos progenitores de cada aprendiz. Porque los padres y las madres tienen que ayudar en la casa a que sus hijos e hijas realicen bien el trabajo encomendado. Asunto este de gran importancia y complejidad.

¿Cómo plantear tareas para alumnos con diferencias tan notables de desarrollo, de capacidad y de actitud? ¿Qué hacer, por otra parte, con los alumnos y alumnas que tienen necesidades educativas especiales? No se les  puede decir que cada uno se las apañe como pueda. Y, como es lógico, no es previsible que en cada casa se pueda encontrar una ayuda especializada.

Téngase en cuenta, además, que el profesorado está en su casa, a veces con hijos e hijas a quienes atender y ayudar a estudiar. Con obligaciones familiares ineludibles de diverso tipo que no puede desatender: limpieza, preparación de comida, compras…

La situación  es tan novedosa que requiere de ingenio para atender la diversidad, para favorecer la cooperación y para inventar nuevas estrategias de aprendizaje y de evaluación, antes no experimentadas. Y para mantener “ese calorcito del aula”, como he oído decir estos días a un maestro en televisión. Téngase en cuenta que no se trata solo de encomendar tareas sino que de que esas tareas sean revisadas y devueltas.

A estos problemas se añaden las circunstancias de las familias. En algunas es muy difícil seguir las pautas de aprendizaje que se les plantean desde las instituciones escolares.

  • Hay varios hijos de edades diversas y escasos medios que deben compartir en tiempos muy limitados.
  • No hay espacios independientes para el trabajo de cada uno.
  • No todos los hijos son aplicados y responsables.

Hay familias que no tienen sensibilidad para crear un clima de trabajo y prestar una ayuda eficaz a sus hijos. Entre los miles de mensajes que han circulado sobre este asunto,  me ha llamado la atención la conversación de una madre de tres hijos con una amiga Voy a reproducir algunas ideas casi literalmente.

– “Como me cruce con un maestro por la calle le abofeteo la cara, me da igual si no es el de mi hijo. Pero es maestro”.

– “Los niños están todo el día: mamá, el código este, mamá el otro código… A mí, que no soy capaz de recordar siquiera el código de la tarjeta”.

– “Madre mía, qué amargura. Yo lo que digo es que si no hay escuela, no hay escuela. Si se tiene que repetir el curso, se repite, pero que nos dejen vivir”.

– “La primera vez que oí lo de los códigos me dio un ataque de ansiedad y encima todas las madres hablando por los grupos de la escuela. Tuve bloqueados durante cuarenta y ocho horas los dos grupos de whatsapp de la escuela.  Yo pensaba que todos iban a hacerlo menos los míos.  Estaba histérica”.

Medio en broma medio en serio esta madre desvela algunas actitudes de las familias. Algunas  se sienten molestas por el envío intenso de tareas y por la exigencia de actividades de aprendizaje. Otras, que de todo hay, entienden que los profesores no  hacen nada y que no envían  suficientes actividades… Los padres y las madres, que tienen que bregar con uno, con dos o con tres hijos en la casa, se dan cuenta ahora de lo que es trabajar con veinticinco alumnos todo el día.

En la provincia de Mendoza (Argentina), según me cuenta mi amigo Horacio Muros, Director de la Escuela El Molino, en un correo que acabo de recibir, las autoridades educativas están planteando la idea de que el profesorado reduzcan sus vacaciones de verano (nuestras vacaciones de Navidad). Como si ahora no estuvieran trabajando a destajo con una enorme ilusión y creatividad. Qué barbaridad.  Qué atropello.

A todas estas cuestiones se añade, a mi juicio, la más importante. La situación hará que las diferencias sean más grandes, ahondando la desigualdad. La brecha digital es tan enorme que acabarán pagando el pato los alumnos más desfavorecidos, los más vulnerables. Hay zonas rurales sin cobertura y hay familias sin un solo ordenador.

Son justamente aclamados los profesionales de la sanidad en el aplauso cotidiano de las ocho de la tarde.  Es una forma de reconocer un trabajo esforzado, duro, arriesgado y generoso. Resultaría muy triste y doloroso pensar que algunas personas en lugar de soltar las manos en un aplauso merecido, quieran soltarlas para castigar el trabajo extremadamente arduo y complejo del profesorado, como en el caso de la madre que he citado más arriba. Seguro que son solo excepciones.

La tarea del profesorado es problemática, compleja y difícil. Pero resulta especialmente agobiante en esta situación excepcional. Una situación imprevisible que se prolongará en el tiempo no se sabe cuánto, aumentando la incertidumbre. Quiero solicitar para estos abnegados y silenciosos profesionales la admiración, el afecto y la gratitud que se merecen. No salvan la vida físicamente, pero cultivan la mente, enseñan valores  y cuidan el corazón.

 

 

 

 

72 Replies to “Docentes en tiempos de coronavirus

    • Querido Juan Carlos:
      No está nada mal haber cumplido con tu compromiso voluntario a las 9.05 de la mañana.
      Supone que has desayunado, que has leído y que ya has escrito.
      Como ritmo de búho y no de alondra me admiran los madrugadores.
      Gracias a ti. Tiene su mérito armar la revista y dar a los colegas ocasiones de aprendizaje y de iniciativas innovadoras.
      Ya me dirás cómo estás viviendo la enseñanza en estos tiempos.
      Un gran abrazo.
      MÁS

      • Ya te comenté hace dos semanas como íbamos, lo has reflejado perfectamente en tu reflexión de esta semana.

        Y aunque quizás un poco tarde, es muy difícil sobreponerse y actuar rápido ante la vorágine de acontecimietos que estamos viviendo tanto en la vida ordinaria como la de docente, hemos creado un vídeo donde cultivamos el afecto a nuestro alumnado, para que nos sientan cerca y que sepan que no los olvidamos. Las cosas que se piensan y no se dicen quedan en el limbo. Para ti y para los que comentan, incluso para el díscolo José Antonio (con todo mi afecto)…

        https://youtu.be/mRYnMCGJ10o

        Espero que os guste…

        • Querido Juan Carlos:
          Qué bonita iniciativa.
          Me ha encantado, aunque no conozca a los profesores y profesoras del Colegio Almadén.
          Si a mi me ha emocionado, ya me imagino lo que hará pasado con los alumnos y alumnas del Colegio.
          Enhorabuena.
          No todo han de ser contenidos de asignaturas.
          Un gran abrazo y gracias.
          MÁS

          • Profesores, personal de administración y servicios, personal de comedor… Todos formamos una comunidad que incide en el mismo alumnado. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

  1. Estimado Santos Guerra, ya he comentado en otras ocasiones que soy una profesional vocacional, donde la educación forma parte de mi vida. Desde que empecé en esta profesión, tengo un sueño que es Cambiar la Educación. Algunos y algunas podrán pensar que es una utopía pero yo creo todavía que es posible. La crisis que ha provocado el Coronavirus ha demostrado que la escuela tiene unos pilares construidos hace mucho tiempo con materiales que posiblemente en la actualidad no sean los más idóneos. Necesitamos más que nunca hacer obras profundas porque el profesorado es mucho más que un robot que manda tareas de forma descontextualizada y sin tener en cuenta la situación actual. Estamos creando historia… El 2020 será un año decisivo para la economía, para la sanidad, para la vida en general…y por supuesto también lo será para la Escuela. En mi entorno ya he comentado que si esta crisis no permite un cambio profundo en la Escuela, adaptándose y demostrando que podemos tener una Escuela desde lo más humano y emocional……ahora si voy a pensar que mi sueño es una utopía. Lejos de que esto pase voy a hacer todo lo posible y más para revalorizar la escuela, para resaltar al profesorado innovador que se está adaptando a la nueva realidad, que considera que el juego es esencial para aprender y que las emociones son imprescindibles. He mandado un escrito a Sevilla y si me han contestado …otro al Ministerio y no creo que me contesten. La escuela que yo deseo no sigue contenidos, desarrolla competencias: aprender a aprender, iniciativa personal, iniciativa personal…y las competencias se desarrollan haciendo, creando , con proyectos llenos de vida y contextualizados y donde la Solidaridad sea el faro que nos alumbra a navegar en busca de aventuras que quedarán permanentemente en el recuerdo de nuestro alumnado. Gracias Miguel Ángel por darnos un espacio para la reflexión. Los que están pilotando la Educación desde Sevilla o Madrid, es lo primero que deberían haber creado, un foro con profesorado con ganas de cambiar y aportar cordura a la Escuela.

    • Querida María José:
      De sobra se ve cómo vives la educación y cómo vives para la educación.
      La utopía es posible porque existen profesoras como tú. Nunca desaparecerá ese afán por mejorar lo que tenemos. (A mí me gusta más hablar de mejora que de cambio, porque no todos los cambios son mejoras).
      Me parece muy bien que interpeles a los responsables de la educación. Ellos y ellas tienen un papel importante en la transformación.
      Sé que muchos docentes están muy comprometidos en estos días y sé también que las familias están tratando de colaborar con el aprendizaje de sus hijos.
      LO que he querido con este artículo y dar visibilidad a nuestro colectivo que, muchas veces, en tiempos en que la salud física se convierte en la gran prioridad, son condenados al silencio y al ostracismo.
      Besos y feliz cuarentena.
      Gracias por estar aquí.
      MÁS

  2. Queridos Miguel Ángel y seguidoras de su blog:

    Hoy les toca a los docentes recibir nuestro reconocimiento. Nada que objetar. Se lo tienen ganado. Al fin y al cabo, este es un lugar en donde suelen ser protagonistas, para bien o para mal, suelen estar en nuestro punto de mira, ellos o todo lo que les atañe.

    Pero a mí me sigue fastidiando que tras un partido de fútbol se siga destacando al que marcó los goles, al que marcó el último gol. Como si el fútbol fuera solo marcar goles. Un equipo. Un juego de equipo. Sí, ya lo sé. El marcar un gol se paga más que el evitarlo. Un equipo. Un juego de equipo.

    Sistema: Conjunto de cosas (personas) que relacionadas entre sí ordenadamente contribuyen a determinado objeto.

    Ecosistema: Comunidad de los seres vivos cuyos procesos vitales se relacionan entre sí y se desarrollan en función de los factores físicos (y sociales) de un mismo ambiente.

    Sociedad: Agrupación natural o pactada de personas, organizada para cooperar en la consecución de determinados fines.

    Hoy, con las circunstancias del hoy, (para mí, como siempre, solo que en estos momentos se hace más visible y evidente, seguro que provocado por el miedo se produce un aumento visual), quién no merece un aplauso.

    Me gusta el señor de la limpieza, la cirujana, la conductora de la ambulancia, el entrenador, el utillero, la transportista, el señor que cuida a los hijos e hijas de la científica, los voluntarios que llevan la compra a nuestros mayores, los que nos cantan, los que nos informan, los que posibilitan que podamos seguir comunicándonos con nuestra tecnología, los que llenan nuestras neveras (desde sus inicios hasta ellas , pues los alimentos no nacen y crecen en el supermercado), los que nos animan, …

    Ya cobran menos, mucho menos la mayoría de esas importantes personas, pero quién es imprescindible en un sistema, cómo negarles, aunque no llena neveras, un aplauso.

    (Ya lo sé, una cosa no quita la otra, pero me gusta recordarlo porque parece que siempre aplaudimos a los mismos, efecto Mateo).

    Un fuerte abrazo, incluso con más cariño que de costumbre. Voy sobrado de ellos.

    • Querido José Antonio:
      Me alegra mucho que te hayas incorporado al debate el primer día de aparición del artículo. Porque hay más tiempo y más ocasiones para animar el debate sobre el mismo.
      Cómo no unirme al aplauso a todos los destinatarios que apuntas.Lo que he querido reseñar en esta ocasión es la obligada e improvisa adaptación a una realidad nunca vista que han tenido que hacer los docentes. De la noche a la mañana, los han tenido que adaptarse a nuevas exigencias.
      Y creo que lo están haciendo poniendo toda la carne en el asador.
      Yo no creo que los maestros estén muy aplaudidos en la sociedad. Y no creo que aplaudir a los profesionales de la sanidad nos quite la gratitud que les debemos a otros sectores de la sociedad como los que citas.
      En mi libro pasión por la escuela me acuerdo de las señoras de la limpieza, de los conserjes, de los conductores de autobuses, de las cocineras…
      Me parece estupendo ese enfoque le has querido dar a tu comentario: somos un equipo y todos somos necesarios en él.
      Un abrazo en tiempos de crisis.
      Y gracias.
      MÁS

  3. Buenos días Maestro Miguel Ángel Santos Guerra y seguidores de su Blog. Agradecida por el artículo, hermosa reflexión- acción sobre la sublime tarea de la enseñanza. Este es un momento histórico para la Escuela, llevamos un proceso distinto de un día para otro y nos enfrentamos a unascaracterísticasde este tiempo: la flexibilidad para adaptarnos y la incertidumbre que nos envuelve. Estoy muy convencida de que la Educación debe apartarse más de los contenidos o utilizarlos como medio para desarrollar proyectos comunitarios con fuerte foco en lo emocional y vivencia de valores.

    • Querida María:
      Gracias por leer y escribir.
      Creo que los docentes debemos sentirnos miembros de un ejército de salvación de la humanidad.
      Has mencionado dos palabras importantes: flexibilidad e incertidumbre.
      Hemos de adaptarnos a la nueva situación, totalmente imprevisible hace dos meses. La incertidumbre también nos exige mecanismos de creatividad y de esfuerzo. Permíteme que añada otra palabra: solidaridad.No debemos sentirnos solos y aislados, aunque sí lo estemos físicamente.
      Haces referencia al mundo de los afectos. Tenemos que pensar que somos felices no por lo que tenemos sino por lo que sentimos. Y añadiré la necesidad de la ética. Porque debemos construir un mundo más justo y más hermoso.
      Besos y gracias.
      MÁS

  4. Querido Amigo, debo enmendarme….

    Si bien la noticia de poner en dudas la suspensión del “receso escolar” por parte de del gobierno de la Provincia de Mendoza salió en varios medios, la misma fue sacada de contexto, desvirtuada y desmentida por el propio director General de Escuelas, José Thomas; al respecto el funcionario destacó que: “se avanzará paso a paso en un escenario complejo, que no puede hacerse futurología” … “ los alumnos no están perdiendo clases” y aseguró que “es partidario de que los recesos deben tomarse y más en un momento como el actual en el que hay mucha angustia de docentes y alumnos por la pandemia de coronavirus… creo que no es necesario acortarlo, tal vez moverlo pero hay que ver el impacto educativo” en este sentido las propuestas del gobierno escolar de Mendoza consideran que: “el trabajo docente es la pieza fundamental para lograr que todos los estudiantes aprendan”…”hemos librado que los directores tomen decisiones de acuerdo a las necesidades de cada escuela“… ” Queremos que todas las familias tomen conciencia sobre la importancia del aislamiento, que esto no son vacaciones y que acompañen a sus hijos e hijas y compartan actividades pedagógicas y recreativas” “el balance de la modalidad virtual es “positivo” y que no le preocupa la vuelta a clases, sino reforzar a los alumnos más vulnerables”… “No hay que apresurarse en volver a la escuela”, aseguró el funcionario, que elogió a docentes, directivos y supervisores por “haber estado a la altura de las circunstancias”.

    Estas palabras encierran – como se ve y queda muy en claro – una genuina preocupación pedagógica y están muy lejos de la noticia descontextualizada y mal interpretada de “suspender o acortar el receso escolar de invierno”…valgan entonces estas aclaraciones a modo de necesaria y justa rectificación.

    Un abrazo desde Argentina
    Horacio Muros

    • Querido Horacio:
      Pues sí, esta es otra posición. Más sensata, más sensible y más justa con el trabajo de los docentes. Y también me sumo a la rectificación. El entrecomillado de las palabras permite conocer mejor elpensamientode los responsables de educación de la Provincia. Me alegro de que sea sí.
      Un abrazo en tiempos de crisis.
      Gracias por la aclaración a la que me sumo gustosamente.
      MÁS

  5. Querido Amigo, debo enmendarme….

    Si bien la noticia de poner en dudas la suspensión del “receso escolar” por parte de del gobierno de la Provincia de Mendoza salió en varios medios, la misma fue sacada de contexto, desvirtuada y desmentida por el propio director General de Escuelas, José Thomas; al respecto destacó que: “se avanzará paso a paso en un escenario complejo, que no puede hacerse futurología y destacó “ los alumnos no están perdiendo clases” y aseguró que “es partidario de que los recesos deben tomarse y más en un momento como el actual en el que hay mucha angustia de docentes y alumnos por la pandemia de coronavirus… creo que no es necesario acortarlo, tal vez moverlo pero hay que ver el impacto educativo” en este sentido las propuestas del gobierno escolar de Mendoza consideran que “el trabajo docente es la pieza fundamental para lograr que todos los estudiantes aprendan”…”hemos librado que los directores tomen decisiones de acuerdo a las necesidades de cada escuela“… ” Queremos que todas las familias tomen conciencia sobre la importancia del aislamiento, que esto no son vacaciones y que acompañen a sus hijos e hijas y compartan actividades pedagógicas y recreativas” “el balance de la modalidad virtual es “positivo” y que no le preocupa la vuelta a clases, sino reforzar a los alumnos más vulnerables”… “No hay que apresurarse en volver a la escuela”, aseguró el funcionario, que elogió a docentes, directivos y supervisores por “haber estado a la altura de las circunstancias”.

    Estas palabras encierran – como se ve- una genuina preocupación pedagógica y están muy lejos de la noticia descontextualizada y mal interpretada…valgan estas aclaraciones a modo de necesaria y justa rectificación.

    Un abrazo desde Argentina
    Horacio Muros

  6. Querido profesor Miguel Ángel: Hoy la pandemia se ha convertido para todos quienes trabajamos en educación, en una oportunidad de “mejora”, como bien usted señala. No obstante, han sido días muy complejos, pues nos encontramos tratando de buscar la forma de asertarcon una buena enseñanza hacia los estudiantes. Sin embargo, dichas búsquedas nos generan ansiedad. Nuestra diversidad de alumnado es muy amplia., por ende debemos triplicar las formas de acceso hacia ellos. Sumado esto, está latente el miedo de lo que se nos avecina a futuro.
    Son demasiadas las emociones y sensaciones que estamos experimentando, pero dentro de todo lo que hemos vivenciado estas semanas, hemos logrado lo más importante (según mi punto de vista), “dar un mensaje de aliento, y esperanza” . La acogida y recepción de los padres y niños ha sido asombrosa. Escuchar “muchas gracias profesora”, se convierte en nuestra mayor recompensa.
    Tenemos una gran tarea, unirnos, escucharnos. Hacer catarsis juntos.. Etc.. Pues solos no podemos avanzar.
    Mi reconocimiento para todos mis colegas, en especial al lugar al cual pertenezco.. Colegio Enrique Salinas Buscovich. Chillán Chile.
    Un gran abrazo,
    Eliana Cáceres Bascuñán.

    • Querida Eliana:
      Hermoso comentario, lleno de sensibilidad y compromiso con la educación.
      Qué buena reacción de las familias de vuestra escuela, que saben dar las gracias por el trabajo concienzudo y emocionado de los docentes y las docentes de la escuela.
      Gracias por escribir, querida Eliana.
      Beos.
      MÁS

  7. Querido maestro de maestros, tus palabras no pueden ser más acertadas ni se puede expresar mejor el sentir del profesorado. ¡Infinitas gracias!

    • Querida Esperanza:
      ¡Qué hermoso nombre te pusieron!
      Y veo que siempre hacer honor al mismo.
      Gracias a ti por la lectura y por el comentario que has enviado.
      Besos.
      MÁS

  8. Muchas gracias por el artículo, es muy cierto todo lo que escribes, uno se ve ahí retratado e inmediatamente te sientes identificado. En mi país México ya estamos acostumbrados a eso, mucha exigencia y poco o nada de reconocimiento. Pero hay algo que nos mueve .. la pasión a nuestro trabajo y nuestro motor son los chicos. Gracias

  9. Muchas gracias por el artículo, es muy cierto todo lo que escribes, uno se ve ahí retratado e inmediatamente te sientes identificado. En mi país México ya estamos acostumbrados a eso, mucha exigencia y poco o nada de reconocimiento. Pero hay algo que nos mueve .. la pasión a nuestro trabajo y nuestro motor son los chicos. Gracias

  10. Muchas gracias por el artículo, es muy cierto todo lo que escribes, uno se ve ahí retratado e inmediatamente te sientes identificado. En mi país México ya estamos acostumbrados a eso, mucha exigencia y poco o nada de reconocimiento. Pero hay algo que nos mueve .. la pasión a nuestro trabajo y nuestro motor son los chicos. Gracias

    • Querida Mónica:
      Resumes muy bien algo que pasa en muchos lugares: hay una gran exigencia y poco reconocimiento.
      Deberia ser al revés: más ayuda y más gratitud.
      Ya sé que no se puede generalizar. Hay muchas familias que quieren colaborar y que saben valorar el esfuerzo de los docentes.
      Besos y gracias.

  11. El que hace este comentario es español por adopcion pero libanes de origen por lo tanto su cultura básica es arabe,lleva en España 55 años.
    Actualmente jubilado del ejercicio de la psiquiatria.
    Mi comentario va a ser breve:
    Lo que se relata en relación a la administración tuvimos algo parecido en la práctica de la consulta,no lo menciona por consular, pero por confirmar que no es,ni va ser,la primera o ultima vez que la administración se come la gran parte de la hogaza y deja las migajas a los profesionales.
    Respecto a las familias,ignoran la labor y el esfuerzo,mental,emocional,físico y el sacrificio de la familia propia en pro del alumnado.
    Pues por se decía desde tiempos remotos:
    Quién me ha enseñado una LETRA le deberé el favor durante toda mi vida

    • Querido Hassan:
      Muchas gracias por leer el artículo y por participar en el blog con tu certero comentario.
      Hermoso pensamiento el que cierra tus reflexiones: quien enseña merece un agradecimiento infinito por parte del aprendiz.
      En una sociedad que sabe muy bien que quien tiene información tiene poder, el profesor dedica su vida y su trabajo a compartir el conocimiento que tiene. Por eso me gusta repetir que enseñar no es solo una forma de ganarse la vida: es, sobre todo, una forma de ganar la vida de los otros.
      Un abrazo.
      MÁS

  12. Miguel Ángel, todo un análisis de lo que está ocurriendo al profesorado y todo un aplauso para lo que dan mucho y, con frecuencia, más que recibir un aplauso reciben críticas.
    Ésta, pienso, es una tesitura muy complicada para el profesorado, como expones. En toda crisis se sufre, pero también de las crisis sale algo nuevo, superior.
    Me uno al sentir de María José Robles. Quizás sea el momento de cambiar muchas cosas en el fondo y la forma de impartir educación.
    Lo mío es un deseo, ojalá los que estáis en la brecha lo hagáis realidad.
    Saludos a todos en estos tiempos difíciles.

    • Querido Joaquín:
      Veo que, aunque tienes complicaciones con la red, mantienes tu comentario semanal. Como es habitual en ti, siempre está lleno de sensatez y de sensibilidad.
      Es cierto, nosotros ya no tenemos actividad directa en el sistema educativo, pero podemos alentar a quienes están en la primera línea de batalla. Nosotros, desde la retaguardia, podemos valorar, animar y alentar.
      Gracias por tus palabras. Espero que tanto Ana Mari como tù estéis bien en estos tiempos tan especiales, casi inimaginables.
      Un ran abrazo.
      MÁS

  13. La obligada e improvisa adaptación a una realidad nunca vista que han tenido que hacer los docentes, la hemos tenido que hacer todas las personas en general que viven hoy en nuestro planeta, cada uno en diferentes medidas..
    Estimado profesor Miguel Ángel Santos, es un poco injusto que usted inserte en los párrafos de su artículo los chistes que algunas personas han creado en torno al sector de la educación como algo “negativo” hacia los profesores, todos entendemos que son chistes creados para desdramatizar la situación tan dura y difícil que estamos viviendo y nada más. El sector de la educación se merece un gran aplauso también por el esfuerzo que están realizando, pero no debemos olvidar que todos incluidos los que estamos en casa cada uno de nosotros, todos en general, nos merecemos este aplauso, porque cada uno de nosotros con nuestras problemáticas, facilidades o dificultades particulares, todos tendremos que dar la cara más tarde o más temprano y hacer frente a está situación que nos afecta en gran medida y a lo mejor no estamos ahora delante del virus tan directamente, pero llegará el día más pronto que tarde, en el que tengamos que ir reconstruyendo el horror que este virus va dejando cada minuto que pasa por todos los lugares por recónditos que sean..así que un fuerte aplauso para todos, aprovecho desde aquí para enviar un fuerte ánimo a todos, para que sigamos creando y siendo ingeniosos cada uno desde su profesión, o desde su casa, o desde donde esté para darle la vuelta a la tortilla y convertir esta crisis en una gran oportunidad, no sé bien cómo todavía.. pero lo iremos viendo ..
    Por eso hay que dar gracias a todos hasta a las personas chistosas que tenemos y que en estos momentos nos hacen la vida un poco menos dramática ! Un abrazo a todos.

    • Querida Begoña:
      Cuando pido el aplaudo para los profesores no estoy negándoselo a otras personas. Ya sé que son muchos quienes están dando el callo en estos momentos difíciles que nadie podía pronosticar.
      Creo que no he reproducido ningún chiste en el artículo.No sé si te refieres a las frases de una madre sobre la situación que vive con los hijos en la casa. No me parece negativo el humor, lo que me parece negativo es la actitud que refleja y que describe (con humor, si quieres) respecto a la enseñanza en estas circunstancias.
      Considero que el humor es una forma de bondad. Y, en estos momentos, quien nos hace reír o sonreír merece nuestra gratitud por su ingenio.
      No resulta nada fácil hacer reír. Y hay que felicitar a quien tiene la habilidad de hacer la vida más llevadera.
      Gracias por tu participación.
      Un cordial saludo.
      MÁS

  14. Querido Maestro!
    Me emociona enormemente y en todo momento leer sus comentarios y en este caso el que emite de los profesionales docentes que en esta situación nueva para todos,se dejan la piel por sus alumnos/as.
    Habla de los aplausos que dedicamos a los profesionales sanitarios que yo misma doy para todos los que de alguna manera u otra hacen posible que nosotros estemos confinados.
    Le aseguro que esta situación no está cambiando a todos, y de que manera.
    Cada persona es un mundo y mi mundo en estos instantes es el espacio de la casa.
    Ayer fue el viernes de Dolores, mi santo.
    Le puedo asegurar que fue incesante las llamadas y mensajes que recibí de felicitación.
    Eso me llevó a pensar que en las ocasiones tan extremas como las que estamos viviendo,la necesidad de que somos un poquito en la vida de alguien, que te recuerda y te manda una canción , que la alegría manifiesta en sus corazones llega al tuyo, te inundan el alma del mejor confort.
    Somos seres humanos demasiados simples y que necesitamos las cosas esenciales, que son saber que se acuerdan de ti y que te tienen afectos.
    Un día de mi santo diferente que no voy a olvidar porque espero que esto se quede en el olvido lo más pronto posible.
    Echamos tanto de menos que alguien nos apriete una mano, nos haga una caricia, nos de unos dulces besos , nos acerquen los niños sus frágiles cuerpos que daríamos lo que fuera por borrar estos momentos.
    Hay que pensar solo que ya nos queda menos.
    Yo me quedo en casa para lograr con mi acción tener esperanzas de un camino nuevo.
    Espero que los componentes del blog y sus familias y lo deseo de corazón que se encuentran bien de salud.
    Sin más me despido dando ánimos y diciendo, ¡viva la vida y seguir viviendo!

    • Querida Loly:
      Ayer me acordé de ti, ya que tengo una cuñada y varias amigas con tu nombre. Aprovecho la ocasión para, con un día de retraso, mandarte mi felicitación.
      Ya ves, un “viernes de dolores” lejos de los atascos propios de las salidas, lejos de los preparativos procesionales, lejos de la vivencia vacacional… Aquí estamos, recluidos en las casas, para ayudarnos unos a otros a salir de este túnel. Estoy seguro de que es un túnel y no un pozo.
      También espero, como tú, que esta crisis nos mejore, que nos haga pensar en lo que es esencial y es secundario, que nos haga reflexionar sobre lo que es progreso y lo que retroceso, que nos haga valorar muchas cosas cotidianas de las que disfrutamos sin darnos cuenta (un abrazo, un café con los amigos, una cena en un restaurante, un viaje…)…
      Gracias por tu comentario. Felicidades.
      MÁS

      • Querido Maestro!
        Tengo algún problema para entrar esta semana día 11 en el blog.
        No puedo leer el comentario.
        Ni comentar el mismo.
        Hay algún problema?
        Me sale error.
        No se que tengo que hacer ni si me puede contestar.
        Muchas gracias

        • Querida Loly:
          Vamos a ver.
          Ha habido problemas en el blog hasta esta mañana, PERO AHORA YA SE PUEDE ENTRAR Y COMENTAR. De hecho, ya me han legado unos cuantos comentarios.
          No sé en qué ha consistido el problema. Ha durado del viernes al miércoles. PERO YA SE PUEDE. Inténtalo ahora. Podrás leer el ùltimo artículo que se titula MORIR EN SOLEDAD. Y podrás comentarlo.
          Llamé al periódico para decirles que no se podía entrar y han tardado ese tiempo en arreglarlo.La verdad es que no sé en qué consistía el problema LO SIENTO.
          Gracias a ti. Espero tu comentario.
          BESOOS.
          MÁS

  15. Es un placer leerlo siempre. Un gran maestro para muchos de nosotros. Se lo estima. Sus artículos y libros nutren nuestras clases. Un fuerte abrazo desde Argentina.

    • Querida Carina:
      Muchas gracias por tomarte la molestia de leer mis libros y artículos. No existen ni libros ni artículos sin unos ojos que quieran leerlos.
      Y gracias por escribir aquí con palabras tan generosas.
      Siempre he dicho que los docentes de Argentina me han dado más de lo que yo les he dado.
      Besos, ánimo y gracias.
      MÁS

  16. Querido Miguel Ángel:
    Gracias por esas palabras certeras que dedicas a todos los y las docentes.
    Como directora de un centro de Personas Adultas, me gustaría añadir que la tarea que realizan los docentes en estos tiempos difíciles, no es sólo la de enviar tareas, corregirlas, investigar para aprender a hacer tutoriales o a mantener reuniones de coordinación virtuales (eso se destina solo al grupo de alumnado de menor edad).

    Más allá de eso, cuando enseñas a personas de edad avanzada (el alumnado de nuestro centro ya peina demasiadas canas…) las acompañas en una etapa de la vida en la que su mayor necesidad no está en aprender las matemáticas o la lengua que no pudieron aprender cuando eran niños, niñas, jóvenes…sino en aprenderlo acompañados de ese” su maestro o maestra” que le enseña de manera muy cercana, con una caricia, con un apretón de manos o con un abrazo sanador de heridas. ¿Cómo hacerlo ahora que no podemos mantener contacto ni siquiera de manera virtual porque no disponen de ordenador?….El teléfono es lo único que nos queda para sentir la voz de ese maestro o maestra querido que nos regala una sonrisa… aun cuando nos salen las cuentas mal.

    Un beso grande y siempre…gracias
    Mª Ángeles Peláez

    • Querida María Ángeles:
      Por fin llegó tu comentario.
      Tenía yo razón. Merecía mucho la pena.
      Vosotros tenéis una tarea muy especial.
      Porque las personas de edad están hoy especialmente amenazadas.
      Voy a publicar en mayo en Argentina un libro titulado EDUCAR EL CORAZÓN.LOS SENTIMIENTOS EN LA ESCUELA. Te lo digo porque estoy completamente de acuerdo con el fondo de tu comentario.
      Nada se puede aprender si no pasa por el corazón pero, además, también hay que cuidar el corazón, no solo la mente.
      Besos para ti y para los tuyos.
      Gracias por intentarlo de nuevo.
      MÁS

  17. Apreciado Dr. Santos, comentaristas y lectores saludos
    Confieso que viernes a viernes espero con ansía sus palabras y ante el escenario sanitrario que se vive en la educación lo que comparte en el artículo es tan cierto. Con el texto trate de volver a leer la producción que lleva por título “La evaluación proceso de diálogo, comprensión y mejora” donde entre muchas palabras sabias dice por centrarse en las y los estudiantes pasan inadvertidos, otros elementos como son el currículo, los métodos, o el modo de plantear la evaluación o las voces del profesorado. Sin duda, los profesionales de la educación en presencial tienen la tarea de enseñar y también el aprender de las experiencias, y por el escenario a la salud que se atraviesa, quizá es más visible el paso de la incertidumbre a la certeza, como usted recomendó en conferencia experimentar el trabajar así, cuando regularmente es a la inversa, de la certeza y luego, a veces se interrogaban. Otra pregunta ¿Usted cree que quizá sea un momento para interrogarnos más? A mí, me ilumina la ruta y con sus palabras añade tacto, contacto y sensibilidad. Usted es un referente, gracias por Dr. por su artículo y por los estupendos análisis.

    • Querida Lourdes:
      Gracias por tu estupendo comentario.
      En tiempos de crisis hay que intensificar las preguntas porque el contexto es nuevo, las necesidades son diferentes y las personas han cambiado.
      Es preciso aumentar el esfuerzo por adaptarse a las nuevas exigencias.
      También habrá que aumentar la preocupacion por los más vulnerables porque pueden ser especialmente perjudicados.
      Gracias por leer y por escribir.
      Besos de España a México.
      MÁS

      • Saludos gracias por la respuesta. El texto que mecioné de “La evaluación proceso de diálogo, comprensión y mejora” es de su autoría Dr. Santos Guerra, y los comentarios son sabios y son estupendos. Poco a poco comenzaré a revisar sus otros textos.

        • Querida Lourdes:
          Sí. Ya sé. Se trata de un libro que publiqué en la Editorial Aljibe de Archidona (Málaga. España). Luego, la Editorial Magisterio Del Río de la Plata (Buenos Aires) publicó el libro en dos tomos. Les dio el título EVALUACIÓN EDUCATIVA (I) Y EVALUACIÓN EDUCATIVA (II). La Editorial Aljibe cedió generosamente los derechos a la Editorial argentina.
          Saludos.
          MÁS

  18. Claro queda que los docentes tienen una tarea muy compleja y nueva a la que deben hacer frente todos los días. Y es que la temática debe seguir su curso, y con ella las actividades prácticas planeadas para controlar su evaluación. Cambiar radicalmente la manera de administrar y, sobretodo, de evaluar de manera justa dichas actividades resulta una tarea encomiable para los profesores menos familiarizados con las nuevas tecnologías.
    Y es por ello por lo que, como alumno de Grado de Pedagogía de la Universidad de Murcia, opino que escuchar a los alumnos y servirse de un feedback, sino diario, semanal en las tareas y/o clases virtuales que se realicen resultará de gran ayuda para el docente y para el alumno, el cual no solo se familiarizará más con la tarea que debe realizar, sino con ese/a profesor/a al que no puede ver en persona y del que debe de servirse en numerables ocasiones para resolver dudas. Pues con una relación más cercana tanto la tarea, como la situación en general, será más amena y agradable de realizar, transformando así el buen aprendizaje en aprendizaje eficaz.

    • Querido Mario: Me alegra que se asome a este blog un estudiante del Grado de Pedagogía. No sé si sabes que acabo de publicar un libro titulado ¿PARA QUÉ SERVIMOS LOS PEDAGOGOS? EL VALOR DE LA EDUCACIÓN. El epílogo del libro lo escriben estudiantes de Pedagogía de la Universidad de Málaga y el Prólogo, un catedrático emérito de la misma Universidad, Lo are quien termina y lo cierra quien empieza.
      De acuerdo en lo que dices sobre la importancia de la opinión y de la participación de los alumnos y de las alumnas en la enseñanza y en la evaluación. Es fundamental.
      Un gran abrazo.
      MÁS

      PD:¿Me permites una observación? Creo que le vendrá bien a mis lectores y lectoras. Es frecuente su mal uso.

      La palabra sobretodo significa ABRIGO. Un sobretodo es un abrigo. Lo que tú quieres decir es sobre todo.

  19. Buenos días Prof. Miguel Angel, un saludo cordial desde Concepción Paraguay, me ha fascinado su artículo ya que retrata con tanta fidelidad lo que también estamos viviendo por este rincón de América. Soy docente y también mamá, tengo hijos cursando desde primaria hasta nivel universitario, le cuento que eso mismo que usted narra es nuestro día a día actualmente. En verdad estamos viviendo tiempos calamitosos que no son fáciles de manejar, ni para la familia, ni para educación, ni salud, ni para el comercio,,, así que de este escenario desarrollaremos varias lecciones, todos, tal como ya lo mencionó en un artículo anterior. Como docente digo que sigo aprendiendo, John Cotton lo señaló muy bien: ‘el que se atreve a enseñar, nunca debe dejar de aprender”. Un placer saludarlo en tiempos difíciles, gracias por motivarnos siempre.

    • Querida Norma:
      Estoy de acuerdo con John Cotton. Tanto es así que el título de uno de mis libros, publicado en la Editorial Homo Sapiens, es el siguiente: ENSEÑAR O EL OFICIO DE APRENDER.
      Efectivamente, la nueva situación, tan inesperada, tan imprevisible, nos hace afrontar nuevos retos ante los que tenemos que actuar de forma inteligente y sensible.
      Besos y gracias.
      MÁS

  20. Que profunda reflexión, la cual refleja lo que estamos viviendo tantos docentes al rededor del mundo. Presionados por un estado que sólo se preocupa por el cumplimiento de lo curricular, sin tomar en cuenta la enorme desigualdad existente en los hogares de tantos estudiantes.
    Muchas gracias por su reconocimiento

    • Querida Elizabeth:
      Muchas gracias por tener la amabilidad de leerme y de escribir este certero comentario.
      El trabajo de los docentes no tiene hoy notoriedad y no es suficientemente valorado pir la sociedad.
      He querido dar visibilidad a quienes están sobrellevando las dificiltades de la crisis y, al mismo tiempo, ayudando con todas sus fuerzas y corazón a su alumnado.
      Besos.
      MÁS

  21. Queridos Miguel Ángel y seguidoras de su blog:

    – Gracias, Juan Carlos. Se te nota el cariño por la suavidad del calificativo que me dedicas. Hice méritos para más, no tanto por lo que dije sino por lo que tú percibiste.

    – A la docencia ni a los docentes no les niego ni mi aplauso ni mi reconocimiento. En palabras de Miguel Ángel, trabajo abnegado, silencioso, esforzado, duro, arriesgado y generoso. También dice que los maestros y maestras están poco aplaudidas por la sociedad. Y de nuevo no le falta razón. No tengo ninguna duda de la importancia de la educación. Va directamente al interior de la persona. Es lo que crea personas, que luego ejercerán la diferentes profesión relacionándose con otras. Es la que enseña responsabilidad, esa que utilizamos ahora para quedarnos en casa por un bien común.

    – Yo no pretendo hacer un ranking de la importancia de los distintos trabajos que realizamos. Pero, como sabéis, me gusta mucho plantearme y plantearos preguntas. Yo no conozco otra forma de pensar. Y pienso si no habrá un buen puñado de trabajos que merecen los calificativos que Miguel Ángel otorga a la docencia. Y ahora, lo mismo pero con el coronavirus de por medio.

    – Una de las palabras de moda o de actualidad es la de teletrabajo. Siempre me he preguntado cuándo se podrían poner ladrillos desde casa. O recoger tomates y fresas. Las máquinas y las herramientas han mejorado y ayudan en todos los trabajos, si se usan para ayudar y no para otros menesteres. Pero con un ordenador no se hace todo.

    – Docentes en tiempos de coronavirus. Educación en tiempos de coronavirus. Trabajar de otro modo. Dimensión cognitiva del currículum. Enseñanza no presencial. Destrezas digitales (del profesorado, del alumnado y de sus familias). Docencia en línea. Plantear tareas para la diversidad. El aumento de las diferencias ya existentes.

    – ¿Es posible teleeducar? De nuevo va a ser necesario recordar la diferencia entre educación e instrucción. Entre formar ciudadanos y formar trabajadores sumisos (esclavizados por necesidad).

    – Si es un sí, ¿sobran los colegios tal como los conocemos?, ¿sobran los docentes tal y como los conocemos? ¿Nos ayudará el coronavirus a reflexionar sobre la enseñanza que practicamos? Contenidos, estrategias y métodos, medios, espacios. ¿Ocurre para todas las edades y para todas las materias igual?

    – Vacaciones Santillana.

    Muchas cosas ya estaban ahí. El coronavirus las saca a la luz, las hace más evidentes.
    Solo estoy pensando. (O lo intento). No son críticas ni con mala leche ni sin ella. No es momento para la crítica ni en esto ni en muchos otros campos en los que se intenta dar la mejor de las respuestas. Nadie tiene la bolita de cristal para ver el futuro con nitidez, nadie nace sabido de lo novedoso. Solo estoy pensando. Pero espero que quien tenga la responsabilidad de tener que hacerlo, lo haga y tome buena nota para adoptar medidas de mejora. Es una buena oportunidad.

    Es momento de unión. Es momento de grupo (mundial)(vecinal). No es momento de destacar a nadie. Es momento de agradecer lo que cada uno hace por los otros. Miguel Ángel siempre insiste en que damos muchas cosas cotidianas por normales, que se hacen solas o que quien las hace simplemente cumple con su obligación. Es por ello que agradecemos poco.

    Un fuerte abrazo a todas las personas que se dedican a la educación en el mundo, en cualquiera de sus ámbitos y etapas. Sigo aplaudiendo todos los días en mi ventana, y pienso en la sanidad por supuesto, pues no deja de ser un problema de salud. Pero esta situación nos incumbe a todos de un modo u otro y más que lo va a hacer. Y todos necesitamos ánimos. Pero esta semana más que nunca, pienso en vosotros que también salváis vidas. ¿De qué vale un cuerpo sin la vida que vosotros le ayudáis a crear?

    • Querido José Antonio:
      Importante comentario. De agradecer.
      Hay muchas reflexiones interesantes. No voy a entrar en todas porque mi comentario seria más largo que el artículo.
      Solo quiero decir que no sobran las escuelas ni los docentes tal como los conocemos. No se si recuerdas un artículo que titule NO HAY EDUCACIÓN A DISTANCIA. Yo veo muy necesario el encuentro, la comunicación directa, la convivencia, la presencia. Considero que esta es una situación transitoria a la que hay que adaptarse, pero que no es la situación ideal.
      Otra cosa. reconocer el esfuerzo y el trabajo de los docentes, no quita importancia y valor al trabajo de otros profesionales.
      Un gran abrazo.
      MÁS

    • Hola José Antonio.

      Me pensé mucho qué calificativo ponerte para no molestarte. Efectivamente mi percepción debió ser distinta a la que tú trataste de expresar. En este segundo comentario te percibo de otra forma, mucho más asertiva. Porque ser díscolo segun la RAE es una persona desobediente, que no se comporta con docilidad. No sé si eres o no desobediente (por esa acepción no iba) sino porque no eres dócil, es decir, te rebelas. Y rebelarse ante lo que otros piensan, cuando no se está de acuerdo, y se argumenta no es más que uno signo de libertad. Borregos son los que siempre asienten ante el líder y asumen los argumentos sin rechistar.

      Creo que como te ha indicado Miguel Ángel el artículo de esta semana no va en el sentido de destacar, en estos tiempo de coronavirs, la labor del docente por encima de otras profesiones. Si uno llega al Adarve y no tiene referencias de lo que se ha escrito antes se podría pensar que es una desfachatez del autor esta magnificación del trabajo del docente frente a otros que están en primera línea de fuego. No creo que sea este tu caso que eres un lector habitual en este “barrio”. Ya le dedicó hace dos semanas un artículo a esta labor heróica que están haciendo sanitarios, transportistas, reponedores de supermercados, cajeras, agricultores, pescadores,…

      https://mas.laopiniondemalaga.es/blog/eladarve/2020/03/21/aplausos-al-anochecer/

      En este artículo me dio por describir la situación de cómo nos encontrábamos los docentes en estos primeros días de confinamiento. A MÁS le pareció una buena idea tratar este tema posteriormente, y así lo ha hecho esta semana.

      La semana pasada también volvió a retomar el tema del covid-19 desde la perspectiva del enfermo.

      https://mas.laopiniondemalaga.es/blog/eladarve/2020/03/28/a-aun-enfermo-de-coronavirus/

      Y cómo, en un lugar donde se trata la educación de forma preponderante, Miguel Ángel ha descrito cual es la situación de los docentes en estos momentos de incertidumbre. No creo que esté valorando o comparando nuestro trabajo por encima de estas profesiones a las que he hecho alusión anteriormente. Lógicamente no le estaríamos llegando ni a la altura de los zapatos. Luego simplemente hay que situar cada artículo en su contexto.

      Gracias por leerme. Ya ves que tu opinión también es interesante para mi.

      Un abrazo.

      • Querido Juan Carlos:
        Aunque el comentario va dirigido a José Antonio, permíteme agradecerte tu posición ecuánime en la idea de que se trata de establecer un ranking de relevancia en la importancia de las profesiones.Todas son necesarias. Hablar de los docentes no significa, como dices, que no haya otra que también merecen reconocimiento.
        Un cordial saludo.
        MÁS

  22. Excelente artículo.
    Era hora de que alguien llamase la atención sobre el trabajo que estamos haciendo los maestros/as y los profesores/as. Porque es un trabajo que no se ve. Cada docente en su casa y cada alumno en la suya. Pero hay un esfuerzo diario que exige mucho esfuerzo, mucha creatividad, mucha ilusión.
    Muchas gracias por hacer visible lo que mucha gente olvida o no valora lo suficiente.
    Además de lo que se dice, me ha gustado mucho cómo lo dices.
    Muchas gracias por todo.

    • Querida Sandra:
      Soy yo quien tiene que agradecerte a ti el tiempo que has dedicado a la lectura y el haberte tomado la molestia de escribir el comentario.
      Me parecía un deber resaltar la importante y difícil tarea que hacen los docentes desde sus casas, de forma improvisada ya que nadie podía imaginar que esta situación podría llegar de forma tan brusca insospechada.
      Me ha alegrado mucho el eco que ha tenido el artículo, uno de los más leídos y comentados de los que he escrito en toda la historia del blog.
      Besos y gracias.
      MÁS

  23. Estoy de acuerdo contigo, soy estudiante de tercero de pedagogía. Esta situación es nueva e inquietante para todos; alumnos, docentes y familias. Creo que ahora más que nunca tendríamos que mantenernos todos unidos y poner aún más de nuestra parte si cabe para ponerle frente a uno de los desafíos más importantes, la educación

    • Querida María:
      Me alegra mucho tener en mi blog comentaristas que están estudiando pedagogía.(No sé en qué Universidad estudias). En mi último libro (¿PARA QUÉ SERVIMOS LOS PEDAGOGOS? EL VALOR DE LA EDUCACIÓN) pedí a un grupo de estudiantes de 3º de Pedagogía que me respondiesen a esta pregunta: ¿Pr qué estás estudiando Pedagogía? Sus respuestas son el Epílogo del libro.
      Me ha gustado tu comentario.Creo que todos tenemos que poner nuestro esfuerzo y nuestra ilusión en hacer bien la tarea que tenemos entre manos.
      Mucho ánimo.
      Besos y gracias.
      MÁS

  24. Un saludo cordial desde Barcelona, Miguel Angel, y como siempre, un placer leerte!

    Ciertamente, es un escenario nuevo, súbito y que pone al descubierto contradicciones del sistema, también de la escuela, está claro.

    Después del “golpe” inicial que ha supuesto para todos, vale la pena que el foco del debate se centre en el aprendizaje: cómo crear buenas oportunidades de aprendizaje para todos, y deje de estar en las notas o en el “temario”. Incluso en un escenario en el cual se pueda corregir la brecha digital y garantizar el acceso a contenidos digitales para todos los alumnos, decía hace unos días Neus Sanmartí, experta en evaluación formativa, el reto está en que estos contenidos sean relevantes para ellos, tengan en cuenta sus intereses, les motiven, los puedan desarrollar de forma autónoma, etc. También decía que no es un drama que los alumnos no inicien nuevos contenidos y en cambio consoliden aprendizajes potentes (de los que sirven siempre) o aprendizajes que normalmente no se desarrollan en la escuela, com la autonomía y la iniciativa personal. Y en septiembre partiremos de dónde están y no de dónde (creemos que) tendrían que estar.

    Ojalá los tiros vayan por aquí.

    También los docentes estamos aprendiendo, sobre la propia noción de aprendizaje, sobre cómo nos necesitamos entre nosotros y buscamos el intercambio de propuestas educativas en un momento tan excepcional. Igualmente, se ha hecho evidente que los claustros que ya estaban unidos y tenían espacios y tiempos para tomar decisiones juntos, ahora se enfrentan mejor al reto de ofrecer propuestas con sentido, unificadas y con criterios comunes.

    Muchos ánimos a tod@s!

    • Mi querida María Ojuel:
      Gracias por estar aquí aportando tu interesante visión sobre el momento que estamos atravesando.
      Efectivamente, lo importante es el aprendizaje.
      Respecto a la evaluación me importa sobre todo, como sabes, cómo convertir ese proceso en un modo de aprendizaje, de motivación, de mejora, de estímulo, de comprensión, de diálogo…
      Es importante diferenciar la etapa obligatoria, en la que hay un compromiso del sistema de que todos y todas salgan adelante, de otras etapas en las que la evaluación tiene un componente de acreditación inevitable.
      No podemos olvidar la dimensión emocional de la tarea docente. Debemos estar ahí cuidando no solo la mente y sus aprendizajes más ricos sino el corazón de nuestros alumnos y alumnas.
      De acuerdo con los planteamientos de News respecto a la obsesión por el temario y sobre la importancia de tener en cuenta la brecha digital.
      Muy de acuerdo en la importancia de sentirnos un equipo, un colectivo que se ayuda y se anima.
      Ojalá llegue pronto el momento de compartir presencialmente ideas, experiencias y afectos.
      Muchos besos.
      Muchas gracias.
      MÁS

  25. Queridos Miguel Ángel y seguidoras de su blog:

    – No sé cuántas personas, ni qué tipo de características (de todo tipo) tienen que las definan, serán las que van a leer lo que voy a escribir. Así que lo voy a hacer pensando en las cinco que tengo en mente incluyéndome a mí.

    – Primero tengo que entender lo propio, lo cercano, lo personal, para poder comprender lo lejano, lo general, lo de todos.

    – Estoy escribiendo este comentario y acabo de leer el de María. Me gusta mucho. Eso es lo que quiero decir o criticar cuando digo Vacaciones Santillana, que algunas he tenido que disfrutar.

    – Querido Juan Carlos. Utilices el calificativo que utilices, no voy a sentirme molesto, o no debería. Y si alguna vez me ocurre un poquito, se me pasa pronto con más reflexión y algo de tiempo. Las explicaciones que me das en tu anterior comentario, hacen que valore el artículo de esta semana formando parte de un trayecto.

    – Estoy altamente entrenado en esto de los confinamientos, pero creo que algo me afecta en mis apreciaciones, o no, no estoy seguro. Suelo ser demasiado obediente por responsabilidad, pero lo de díscolo también es cierto. Voy a seguir con mi papel de cizañero para agitar un poquito más estas aguas que, a veces, se quedan en remansos de primavera: excelente, profundo, fascinante, certero, placentero, emocionante. Sin ser mentira todo esto, algo más habrá, ¿no?.

    – Meter cizaña no siempre está hecho con mala intención. No siempre se busca destruir o demoler, sino más bien avivar, espolear, ir un poco más allá de donde se está.

    – Querido Miguel Ángel. Todos los calificativos que suelen emplear los vecinos y vecinas del blog yo los comparto, ya lo sabes. Y ahora quiero ir un poquito más allá, poner algún pero. Me insistes en que reconocer el esfuerzo y el trabajo de los docentes, no quita importancia y valor al trabajo de otros profesionales. Y estoy de acuerdo, y no estoy de acuerdo. Reconocer positivamente en público el trabajo de un alumno o alumna en el aula (sin que haya características especiales de por medio que pudiesen explicar la situación) un día sí, y otro también, ¿Cómo lo percibirían los demás? Si los demás, que también tienen mérito, preguntan,¿ les respondemos eso?

    – Ahora bien. Entiendo el lugar en el que estamos y a quienes leemos. Y entiendo el ánimo que nos quieres dar. Todos somos maravillosos. (No quiero destruir, …).

    – Esta es una situación única para trabajar un currículum alternativo, con los mismos objetivos que busca la educación, utilizando la realidad que tenemos.

    – Los amigos se cuentan las cosas. Así que voy a confesaros que quizás me encuentre un poquito más “rabioso” que de costumbre. En estos momentos tenemos la muerte televisada todos los días. Parece cosa de números, pero es una realidad humana. Mi abuela se ha quedado a un mes de cumplir los 95 años. Uno puede pensar que ya le iba tocando. Lo realmente triste, y es en carne propia cómo se puede entender lo que le pasa a los demás, es un entierro así, como el suyo, como el de tantos. Pero lo entiendo, es lo que toca. Tanto para la educación como para todo lo demás, todo es nuevo.

    Un fuerte abrazo.

    • Querido José Antonio:
      No sabía que había fallecido tu abuela. Mis condolencias para ti y para tu familia. No hay edad buena para morir.La muerte es algo excesivo. No estoy de acuerdo con esa idea de que “ya le iba tocando”. Lo hablaba ayer con un médico amigo que había tenido una fuerte discusión con otros colegas que pensaban así… Me preocupa mucho quién está muriendo y en qué condiciones. El sábado escribiré sobre ese asunto. La personas que han perdido la vida en la crisis, no podrán celebrar la victoria. Saldremos, sí. Pero sin ellos. Ya tengo el artículo redactado.
      Con sinceridad.Bienvenida la crítica cuando es razonada, respetuosa, bienintencionada. Voy a decir más: y la otra. La que no tiene esas características.
      En cuanto a las felicitaciones y los aplausos:
      a.Tiene que haber motivos para que se produzcan. Veo no solo inútil sino perjudicial para el aplaudido que se le brinden aplausos sin que haya mérito alguno que los merezca. Resulta a veces ridículo felicitar con efusión por nada que lo merezca. Recuerdo a un profesor de inglés que preguntaba nombre a un alumno y alababa con entusiasmo: ¡Very good. Congratulations! Hombre, nos para tanto.
      Creo que aquí no no hay problema en decir que el trabajo que hacen los maestros y profesores merece un aplauso.
      b. Las comparaciones pueden dar lugar a reproches cuando se felicita a unos y no se hace a otros. Curiosamente, el artículo anterior se titula APLAUSOS AL ANOCHECER. Y el siguiente lo dediqué a los docentes. ¿Hay mucha más gente que los merece? Por supuesto. Ahí estála policía, la guardia civil, los políticos, los farmacéuticos, los vendedores, los voluntarios…No creo que este hecho tenga nada que ver con el ejemplo que pones de felicitar una y otra vez a un alumno sin hacerlo a otros que lo merecen más…
      ¿Por qué estás rabioso? La frase que sigue a esta afirmación (“En estos momentos tenemos la muerte televisada todos los días”) a mí me despierta tristeza, dolor, preocupación, inquietud… Me gustaría saber de dónde viene la rabia: de quien ha originado la crisis, de quien la está gestionando, de quienes no están siendo responsables…
      Un gran abrazo.
      Gracias por tu comentario.
      MÁS

  26. Buenas tardes Miguel Ángel.
    Como no comentarte hoy, si me afecta tanto.
    Tu mismo lo has dicho, los maestros nos reunieron a las 2 de la tarde del viernes 13 para decirnos la situación que se nos estaba planteando, iríamos a trabajar el lunes pero sin nuestros queridos niños, los que, a mi particularmente, me sacaban una sonrisa nada más verlos.
    El domingo nuevas instrucciones, quédate en casa. Pero desde allí manda tareas, busca, ingeniatelas pero no avances temario, repasa. Y la verdad, ahora está la otra parte de la historia, las familias. Unas, yo no tengo ordenador, otras, no tengo impresora, otras no tengo tinta. Madre mía y yo sufriendo por mis niños, porque son míos 5 horas al día durante un curso.
    Algunos no tienen patios donde salir, extrañan a sus compañeros, a su seño, y ahora que?
    Pues no se, después de esta atípica semana Santa te diré.
    Un saludo muy grande y muchos besitos de Eli

    • Querida Eli:
      Estamos en una situación que nunca habíamos vivido.
      Será transitoria, claro.
      Mientras dura tenemos que aprender a ser maestros y maestras de otra manera.
      – Mantenernos unidos.
      – Avivar la imaginación.
      – Ayudar a los niños y a las niñas.
      – Seguir estudiando y a prendiendo.
      – Mantener el ánimo.
      – Atender a los más desfavorecidos.
      Besos y gracias.
      MÁS

  27. El artículo era necesario. Hacía falta que alguien dijese lo que aquí se dice. Era hora de que alguien se dedicase a hacer visible el trabajo esforzado y humilde de los profesores. Poca gente se acuerda de ellos como colectivo que desempeña una tarea importante en la sociedad.
    Quiero agradecer que se haya acordado alguien de los profesores y de las profesoras y de que haya valorado las difíciles condiciones de su trabajo en estos momentos tan difíciles y de tanta incertidumbre.

    • Querida Marta:
      No tienes nada que agradecer. Creo que era un deber moral destacar la tarea enormemente difícil e importante que están desempeñando los profesores y las profesoras en este momento tan complicado.
      Creo que ahora la preocupación por la salud es tan apremiante que todo lo demás queda en un segundo plano. Y me parecía necesario destacar ese papel tan necesario en la sociedad.
      Besos y gracias.
      MÁS

  28. Querido Miguel Angel, cuanta gente aportando su granito de arena, cuanta humanidad, cuanta sensibilidad y cuanta impotencia por las muertes. Cuando cada día recuerdan algunas historias de vida de algunos fallecidos me emociono y se me escapan las lágrimas. Quizás haya algunas cosas parecidas a las que yo pase después de sufrir mi accidente de tráfico. Por eso. lo que me da pena es el puro materialismo de todo aquel que está en la política. En mi opinión, no tienen humanidad, sino que es el puro materialismo el que les corroe, y no son los más preparados en la materia y eso es lo triste. Bueno, yo he querido aportar mi granito de arena a todo esto, creando mi canal de YouTube y expondré un video de presentación subtitulados en varios idiomas para ayudar tanto a jóvenes como a adultos que necesiten de un empujón para motivarse o para superar sus “cosas”. Y como yo, todos los compañeros, porque cada uno a su manera, intenta aportar su granito de arena.
    Un abrazo y fuerza a todos.

    • Querido Oscar:
      Qué alegría verte por aquí.
      Gracias por tu estupendo comentario.
      Cada uno debe arrimar el hombro para que podamos salir de la crisis.
      Hay gente en la política que se mueve por intereses materiales pero creo que hay muchos que tienen ideales y que trabajan denodadamente por la gente.
      Es hora de estar juntos.
      Gracias.
      Un abrazo.
      MÁS

  29. Hola Miguel Ángel , es una de las primeras veces que escribo en su blog , soy estudiante de pedagogía y considero que su artículo ha fundamentado la situación real que se da hoy día entre los docentes en España, creo que has sabido enfocar lo que por desgracia una parte de la sociedad piensa de los docentes. Me gustaría matizar este comentario, ya que , esta sociedad no suele valorar las cosas hasta que realmente las echa en falta, esto nos muestra el pensamiento que la sociedad tiene hacia la educación, y en ella incluyo a todos los profesionales que están ligados a esa delgada linea que contempla la educación. La sociedad no entiende que la educación es la única arma que un ser humano puede utilizar a lo largo de su vida, para desenvolverse en un contexto en el que se ha de consolidar la cooperación y el buen hacer entre todos.
    Un abrazo y gracias por su artículo.

    • Querido Jon Marquina:
      Me alegra recibir opiniones de los estudiantes de pedagogía.
      No sé si sabes que acabo de publicar un libro titulado “¿Para qué serien los pedagogos? El valor de la educación”. En ese libro cito a Herbert Wells que dice lo siguiente: “La historia de la humanidad es una larga carrera entre la educación y la catástrofe”.
      Estoy de acuerdo contigo en que la educación es el principal arma que tienen las personas para transformar la sociedad.
      Esto deberían saberlos los políticos, las familias y la sociedad en general.
      (Por cierto, el Epílogo del libro lo escribe un grupo de estudiantes de 3º de Pedagogia de la Universidad de Málaga).
      Un gran abrazo, mucha suerte y gracias por escribir.
      MÁS

  30. DOCENTES EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS.
    Estimado Miguel Angel Santos Guerra. Te escribo desde Chiloé, Al Sur de Chile, Curaco de Vélez. Un gusto como siempre leerte. Los mismos problemas de Uds. en España son los nuestros acá, probablemente más agravados en nuestra zona dada su diversidad geográfica y heterogeneidad social. Sólo alcanzamos a recibir a nuestros estudiantes, tenerlos una semana y media en clases y ya el 16 de Marzo despedirlos a sus hogares. Más del 40% de los nuestros no viven en Curaco de Velez, ni tampoco en tierra firme . Hay varios que tienen que usar lanchas y navegar horas y horas para estar en sus hogares y lo mismo para regresar a su Liceo, siempre y cuando el tiempo, el clima permita la navegación y no siempre es así. Y aquí estamos , dando la pelea con esta pandemia, la que esperamos coronar con éxito.
    No ha sido fácil para nosotros ni para nuestros profesores enfrentar esta nueva realidad, sobre todo porque conocemos a nuestras familias y sabemos de las dificultades que enfrentan dada su alta vulnerabilidad socio económica y sociocultural. Pero pensamos que NO HAY QUE ESCATIMAR ESFUERZOS Y LA PELEA HAY QUE DARLA, TENEMOS QUE ENCONTRAR LA FORMA DE PERMANECER COMUNICADOS Y EN CONTACTO CON NUESTROS ESTUDIANTES, Por más lejos que vivan. Por último una palabra de aliento de sus profesores servirá para entender que no están solos enfrentando esta cruda realidad .
    Nuestro Ministro de Educación no se le ocurrió idea más brillante que decretar VACACIONES DE INVIERNO durante 2 semanas en Abril, como si no fuera suficiente para nuestros alumnos , as tener que vivir diariamente confinados dentro de sus 4 paredes, sin poder salir, sin poder pasear, sin poder disfrutar de su entorno privilegiado de tierra, mar y playas; según él, ” para ganar tiempo al año escolar “. Bueno, desde su Oficina allá en Santiago a 2.000 kilómetros de distancia, qué podemos pedirle. Dudo que conozca Chiloé, sobre todo su mar interior y su diversidad de islas.
    Por último, contarte que nos reunimos el Equipo de Gestión Directiva y Convivencia Escolar , el día jueves 23 de Abril y en el reporte que solicitamos , curso por curso, alumno por alumno, ¡ Gran alegría nos ha dado ver cómo nuestros docentes se las han ingeniado para estar presentes con sus estudiantes a través del correo, teléfono, washsap, con visitas presenciales, proveyendo de lecturas, fotocopias, etc. etc. sobre todo en los niveles de Educación Preescolar y desde 1° a 8° básico, incluso durante las VACACIONES DEL MINISTRO.. Nos ha costado más en la Enseñanza Media, PERO no tengo dudas que , dada la calidad humana y profesional de todo el cuerpo docente, lograremos mantener en alto nuestro Liceo Alfredo Barría Oyarzún de Curaco de Vélez.
    Saludos .

    • Querido Mario:
      No sabes qué recuerdos más profundos y más hermosos guardo de mi corta visita a vuestro Liceo. Fue emocionante y aleccionador para mí (como ya comenté en el artículo) ver cómo trabajabais por los alumnos y alumnas más vulnerables.
      Con esta crisis todo se ha agravado y complicado. Las diferencias sociales y la brecha digital han agrandado su influencia.
      Transmite mi admiración y mi felicitación a los docentes del Liceo. Seguro que están haciendo un esfuerzo sobrehumano.
      Las políticas educativas son muchas veces erráticas por la causa que apuntas: quienes gobiernan no conocen la realidad de las escuelas. Y menos las que tienen peculiaridades tan singulares como la vuestra. Y se legisla para todas por igual. Es como dar el mismo medicamento a todos los enfermos.
      Te mando un gran abrazo, que ruego compartas con la comunidad educativa.
      Y gracias por leer y por escribir en este blog. Sin duda tus aportes nos enriquecen a todos los que te leemos.
      MÁS

  31. Creo que ha sido un gran problema para los docentes y las familias pero gracias a la comunidad educativa ambas partes han conseguido adaptarse a la situación y se ha hecho lo mejor posible, aunque si es cierto que se tendrían que haber escuchado a los alumnos y sus propuestas

    • Querido Angel:
      Pocas veces he nos hay venido encima, de forma súbita, una situación tan llena de incertidumbre. Pero creo que los docentes han hecho un gran esfuerzo para poner todo su conocimiento y todo su corazón al servicio del aprendizaje de sus alumnos.
      También han aprendido muchas cosas.
      Solo merecen felicitaciones.
      Un gran abrazo.
      MÁS

  32. Miguel Angel, feliz de leerte y de reencontrarnos a través de tu blog. solo un reflexión.

    Sin duda el covid19 no esta dando un regalo maravillo para replantearnos. no solo nuestra vida y nuestros vínculos en comunidad, si no los desafios que la educación tendra post pandemia. Comparto tu planteamiento y quiero ademas ir mas allá, preguntándonos finalmente, ¿ cual es la escuela que queremos?I, pues esta claro y tal como tu lo manifestabas, pasamos de una “Escuela que enseña a una Escuela que aprende”. Y toda nuestra zona de confort se ve alterada por esta visita que entra a nuestras casa sin pedir permiso.

    Hoy sin duda valorizar al docente en su máxima expresión, es urgente y requiere también la sensibilización de las autoridades, directores y todo aquel mandante del direccionamiento del rol del docente en el aula, bajando esta sobre carga domestica, para demostrarnos que deben ser super docentes, super padres, super parejas, super hijos, super heroes en todo sentido. Pues no, el docente es tan humano como todos nosotros y debemos en estos tiempos poner al ser humano que hay detrás del docente como prioridad, como estas? como te sientes? te ayudo en algo?. Creo que ese es el foco hoy, El docente como persona. Pues nadie puede enseñar lo que no tiene, y si el docente esta con miedo, incertidumbre y desgano, tristeza o estrés, sin duda afecta esta aula virtual. Este camino se debe construir desde los afectos y desde los vínculos de confianza para darle también esa paz y tranquilidad a los estudiantes. Si eso se logra, el conocimiento florecerá.

    Un abrazo Amigo !

    • Querido Arnoldo:
      Gracias por participar en el blog.
      Todo lo aprendemos entre todos.
      Me parece esencial esa mirada del docente desde la óptica de los afectos.
      No somos máquinas de enseñar y los alumnos y alumnas no son máquinas de aprender.
      Se ha olvidado durante muchos años la dimensión afectiva de la escuela, que casi siempre ha sido el reino de lo cognitiva y no de los afectivo.
      Ya en 1978 escribió Neill un libro titulado CORAZONES, NO SOLO CABEZAS EN LA ESCUELA. Cuánta razón.
      En 2006 yo escribí ARQUEOLOGÍA DE LOS SENTIMIENTOS EN LA ESCUELA (Editorial Bonum de BsAs).
      Como te dije, acabo de publicar en Homo Sapiens EDUCAR EL CORAZÓN.LOS SENTIMIENTOS EN LA ESCUELA.
      Sé que compartimos esa preocupación por el desarrollo emocional de las personas.
      Un gran abrazo.
      MÁS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.