Libro de estilo del colegio

15 Feb

 

Tengo delante de mí un ejemplar del Libro de estilo del Colegio que dirigí durante cuatro años en Madrid (un colegio privado y laico, aunque el nombre, Nuestra Señora de la Vega, parezca indicar otra cosa).  Un pequeño manual en el que los profesores y profesoras plasmamos los criterios, acuerdos y propuestas para conseguir que el alumnado aprendiese a  mejorar la escritura. La ilustración que he elegido para encabezar estas líneas pertenece a la portada de aquel libro.

De la misma manera que algunos periódicos y algunas editoriales y periódicos tienen su libro de estilo, pensamos entonces que el Colegio podría muy bien tener uno propio. Con mayor motivo. Porque nosotros, además de tener que escribir bien, tenemos la obligación de  ayudar a que los alumnos lo hagan.

Quiero destacar, antes de hablar de su contenido, del sentido que tiene esa pequeña obra que publicamos y difundimos internamente, entregando a cada profesor y a cada alumno un ejemplar. Era un vademécum imprescindible que cada miembro de la comunidad educativa llevaba consigo. Era nuestra “biblia escolar”.

El libro pone de manifiesto cómo se puede formular y perseguir un objetivo que todos compartíamos. Escribir bien no era solo un objetivo de los profesores de Lengua sino de todos los integrantes de la comunidad educativa. Incluidos los padres y las madres. Las faltas de ortografía eran corregidas tanto por los profesores de matemáticas, química o geografía como por los de literatura. Es decir que el objetivo era compartido y los métodos para conseguirlo eran participativos.

Lo digo respecto a otras cuestiones y también respecto al aprendizaje: no hay alumno que se resista a diez profesores que estén de acuerdo.

Me acompañaron en la redacción los profesores Ángel Batanero Ochaita y Antonio Blázquez López y realizó las ilustraciones mi querido amigo, también profesor del colegio, José María Múgica Flores (después Director General de la OCU durante 25 años), a quien mando desde aquí un abrazo en memoria de los viejos tiempos y deseándole lo mejor para los nuevos.

Digo en la introducción: “Vivir es comunicarse. Y comunicarse es vivir. Educar es ayudar a comunicarse. Por eso resulta imprescindible que los educadores pensemos en la necesidad de saber comprender y de saber expresar las ideas, los sentimientos y las acciones a través de la escritura”.

Planteamos al comienzo del libro cuatro objetivos básicos de la educación para la escritura en los que todos estábamos comprometidos:

En primer lugar, hay que escribir con precisión, con el indispensable rigor que nos permita decir con exactitud aquello que queremos decir. Para ello habrá que conocer la gramática, la sintaxis y la semántica. Y, sobre todo, habrá que escribir mucho. Porque a escribir se aprende escribiendo.

En segundo lugar hay que escribir con ortografía, porque es un medio más para ser precisos y porque la ortografía es una de las muestras patentes de la buena escritura.

En tercer lugar conviene escribir con elegancia, con belleza, con estilo propio. No será una meta de igual intensidad para todos, pero sí una aspiración. Escribir bellamente y disfrutar escribiendo.

En cuarto lugar hay que escribir (cuando lo hagamos a mano) con buena caligrafía., a pesar de que las prisas y las máquinas de escribir (entonces era todavía así, ya que no había ordenadores) se hayan convertido en importantes enemigos de la letra hermosa y de la cuidadosa presentación de los escritos.

Destacaré a continuación algunas de las partes que integran el contenido de dicho libro.

La primera parte contiene sugerencias  para la composición escrita. Un conjunto de reglas que guían la buena sintaxis.

Después viene un capítulo con expresiones de frecuente mal uso (No hay que confundir haber con a ver,  sino con si no, debe pasar con debe de pasar,  sobretodo con sobre todo,  porque con por qué,   en torno con entorno… Y así sucesivamente). Sigue un capitulo de problemas generales de sintaxis. A continuación una relación de palabras homónimas y de parónimas por el acento.

Hay otro capítulo sobre el plural de palabras extranjeras y plurales especiales, palabras con el mismo significado y distinta acentuación, palabras con riesgo de mal uso (destornillarse por desternillarse,  viejete por vejete, aficción, por afición, ideosincrasia por idiosincrasia, estuvistes por estuviste…, por ejemplo).

Una de las partes más relevantes fue un estudio en el que comprobamos que en 42 palaras cometían los alumnos y las alumnas  más del noventa por ciento de los errores. Pensamos, con buena lógica, que si aprendían a evitar los errores en ellas, habríamos conseguido una buena parte del objetivo. Éstas eran algunas de las palabras clave: espléndido, espontáneo, iba, hacer, hallar,  hincapié, estaba,  echar, hábil, excursión, desahogar, dije, harta, también… son algunas de ellas.

Otra parte destacable eran los acuerdos a los que habíamos llegado para tener en cuenta las faltas de ortografía en la corrección de los trabajos y de los exámenes. Ni exagerábamos ni los pasábamos por alto.  El problema es que un profesor le dé una importancia inusitada  y otro diga que la ortografía no tiene importancia ninguna. Tuve un profesor de Didáctica en la Universidad Complutense que suspendía por cometer tres faltas de ortografía en un examen o un trabajo escrito. Un día le dijo a una alumna:  señorita Encarnación Garcés Garcés, sólo  he leído su nombre y sus dos apellidos. No ha puesto  acento en ninguno de ellos. Tres faltas. Tiene usted suspenso. Le oí decir a otro que las normas de ortografía eran convencionales y que no tenía la menor trascendencia respetarlas ya que lo verdaderamente importante  era entender el significado de las palabras.

Una curiosa sección del Libro de estilo es la titulada Diccionario cacográfico. Esta parte la tenía que rellenar  cada alumno/a. Consistía en un rectángulo en blanco correspondiente  a cada letra en el cual tenía que escribir las palabras en las que encontrase especial dificultad.

Cierra el libro con 14 ejercicios para mejorar la composición escrita: multiplicación de palabras, técnica de la hipótesis fantástica, el prefijo arbitrario, creación de títulos, invención de finales… Y así sucesivamente.

Conozco alumnos y profesores de aquel colegio que conservan ese pequeño libro después de tantos años. Es, en sí mismo, como objeto, un recordatorio del compromiso que teníamos por expresarnos bien. Y un pequeño manual de consulta.

He querido brindar a mis lectores esta iniciativa que, aunque se llevó a la práctica hace muchos años, tiene plena vigencia. Y, por cierto, los profesores tenemos que ser un ejemplo de buena escritura. No tendría mucho crédito una Academia en cuyo frontis se anunciase lo siguiente: Aquí se dan clases de hortografía.

Esta idea me ha perseguido durante muchos años. Por eso redacté en 2005 con otros dos profesores, Benjamín Mantecón y Cristóbal González, el “Libro de estilo para universitarios” (Editorial Miguel Gómez) cuando estaba en el equipo decanal de la Facultad de Educación de la Universidad de Málaga. Todo sea por la escritura. Estilo es precisión.

 

 

25 Replies to “Libro de estilo del colegio

  1. ¡Querido Maestro!
    Hoy tengo especial compromiso con las reglas y consejos que nos ha dado para mejorar la escritura.
    Pido perdón ya que a veces me puede más el corazón que la razón cuanto escribo.
    Estoy dispuesta a seguir intentando mejorar mi expresión mi manera de explicar las cosas.
    Escribir y expresar mis sentimientos es una forma de mejorar mi vida.
    Es y será una terapia que utilizo para sacar de mis adentros todo lo que me oprime.
    Y escribir en este blog me ha ayudado a intentar mejorar mi comunicación en todos los niveles.
    Si le digo una cosa expreso lo que me sale de el alma y eso quizás no todo el mundo entiende.
    Es impresionante como el libro que escribieron hace tantos años esté tan vigente .
    ¡Gracias por mantenerme viva!
    Sin más me despido dándole mis felicitaciones a todas las personas que tengan el amor y los afectos como eje en sus vidas.
    ¡Hasta la próxima!

    • Querida Loly:
      No tienes que pedirme perdón por escribir lo que escribes. TODO LO CONTRARIO. Puedes sentirte feliz por todo lo que nos dices y lo ue comopartes con los lectores. ES UNA MARAVILLA QUE SIEMPRE PUEDA MÁS EL CORAZÓN.
      No sabes cuánto me alegra que aproveches el espacio de este blog para escribir y compartir tus ideas, tus emociones y tu experiencia. A mí me encanta leer tu comentario de casa semana.
      Es verdad que el libro tiene plena vigencia. Ojalá que alguna escuela anime a tener su propio Libro de estilo.
      Muchos besos desde Madrid donde acabo de finalizar u curso de ¡¡¡6 horas!!! Estos profesores son una héroes.
      Be<sos y gracias, como siempre.
      MÁS

      • Gracias a ti por la fantástica mañana que pasé en ese curso de 6 horas. El tiempo pasó increíblemente rápido y me dejaste en curiosidad. Un abrazo

        • Querida Miriam:
          Fue un placer trabajar con vosotros y vosotras esa mañana.
          Es admirable ver a un claustro trabajando seis horas un ¡¡¡sábado!!! después detona la semana de clase y de un viernes por la tarde con la primera parte de la actividad.
          Como os dije, vuestro ejemplo es un motivo de optimismo.
          Lo pasé muy bien trabajando esos dos días con padres y madres y el profesorado de Mirasur.
          Besos y gracias por tus palabras.
          MÁS

  2. Miguel Ángel, tu imaginación creativa siempre ha sido desbordante. Cuando viniste a Barcelona, la última vez, también lo demostraste en los talleres que dirigiste. Digo esto como una constatación. Lo importante es que las muchas ideas e iniciativas que brindas a través del blog, de tus conferencias y las muchas actividades que diriges, los que están ejerciendo la importante labor educativa pueden llevarlas a la práctica.
    La naturaleza reparte, aparentemente, de modo caprichoso: unos enseñan y otros, si están atentos, aprenden.
    El expresarse bien, el dominar la sintaxis y las normas ortográficas claro que es importante. Labor del profesor es comunicar eso entre otras muchas cosas.
    Bueno, no sigo para no quedar demasiado en evidencia.
    Saludos a todos, en especial para ti, Miguel Ángel

    • Querido Joaquín.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Y bien puedes seguir hasta donde quieras. Claro que vas a quedar en evidencia, en la evidencia de ser un buen comunicador y de escribir estupendamente.
      Esta iniciativa fue muy importante porque mostró la importancia de la colegialidad, del trabajo en equipo. Me habrás oído decir que no hay niño que se resista a diez profesores que estén de acuerdo.
      Cuando estuve en septiembre en ese Colegio impartiendo una conferencias, varios profsores de aquellos años me dijeron ue lo conservaban con mucho cariño.
      Gracias por tus palabras de elogio. Tienes una gran generosidad conmigo.
      Un abrazo entrañable, querido amigo.
      MÁS

  3. Hola MÁS.

    Curiosa e inteligente iniciativa la que tuvisteis en aquellos años en los que los docentes mostraban grandes ánimos de cambios pedagógicos. Sería muy interesante tener un ejemplar escaneado del mismo…. 😉

    También resulta curioso que alguien como tú que siempre está hablando de educación de los sentimientos, de pensamiento crítico, de comportamientos, de valores,… , en fin, de muchos aspectos formativos del alumnado, no se olvide de los aspectos instrumentales del aprendizaje.

    Lógicamente, los sentimientos, las emociones, los pensamientos, las ideas,.. se han de expresar de algún modo, ya sea a través expresión escrita u oral. Porque si importante es el uso de la expresión escrita, tal y como has arguementado, y a la que se le suele dedicar un papel preponderante en las escuelas, no se ha de obviar a la expresión oral.

    Escribiendo plasmamos nuestros pensamientos con tiempo, podemos corregir y rectificar lo escrito. Se puede afinar las ideas para una mayor comprensión por receptores. Pero lo oral es instatáneo, rápido con poca posibilidad de rectificación, de ahi que requiera un mayor esfuerzo intelectual del emisor (si es que se dice algo razonado de forma correcta y entendible). Todos podríamos dar un buen pase como Messi, pero quizás ninguno seamos tan rápidos en percibir el entorno, adoptar una decisión y ejecutarla en tan corto espacio de tiempo como él lo hace.

    Es muy importante aprender a aprender, pero al alumnado hay que ayudarle a aprender porque todo no lo puede adquirir por sí mismo. De ahí que vuestra inciativa aportara instrumentos y herramientas para que el alumnado aprendiera a escribir de forma correcta. De ahí que el océano deba ir y venir, al igual que lo hacen las olas, mientras baja la marea y va descubriendo el continente (ya sabes por donde voy…)

    Un abrazo.

    • Querido Juan Carlos:
      Estoy muy feliz de tener un comentarista asiduo como tú porque escribes desde dentro de la profesión. Y siempre lo haces con sentido de la realidad y desde un compromiso inquebrantable con la educación.
      Pues sí, la expresión correcta permite una comunicación más precisa, también de los sentimientos y de las emociones. Por supuesto, de las ideas y de los conocimientos.
      Nunca se llega a dominar a la perfección un idioma. Por eso me parece una broma y un engaño ese tipo de mensajes que dice: Aprenda inglés en quince días.
      La iniciativa del Libro de estilo tuvo en aquel momento un gran impacto para la comunidad educativa. Porque, en sí mismo, era un símbolo de la preocupación de todo el claustro por formación en la lengua materna.
      Y sí, sé por dónde vas. a nos conocemos dese hace tiempo.
      Gracias, amigo. Un abrazo.
      MÁS

  4. Querido Miguel Ángel:

    Siempre nos insistes en que debemos leer mucho y escribir más. Contar de forma oral o escrita. Hablar bien. Escribir bien. Dos cuestiones que se me antojan extremadamente difíciles por lo que tú dices sobre el dominio de un idioma. Pero bueno, para entendernos tampoco hace falta ser Cervantes.

    Hoy me había despertado a las siete de la mañana, y me encontraba con unas cuantas ideas en la cabeza y ganas de compartirlas en El Adarve. Pero al sentarme delante del ordenador para hacerlo, abrí anteriores artículos en los que habías tratado sobre esta temática. Me interesaba recordar también qué puñetas había escrito yo. Y ya me lie.

    Por cierto, mi Capitán Trueno, con el asunto de las mosquitas, me quiso espolear para que aún largara más de lo que lo hago. (Enhorabuena por esos 100).

    El asunto del tratamiento de las faltas ortográficas por parte de los profesores y profesoras es el que más me atrae en este momento. Tú hablas de no exagerar ni pasar por alto. Habría que ver cuánto es no exagerar para algunos.

    Comprendo que es una cuestión transversal a todas las asignaturas, y que debemos escribir correctamente. Pero en un examen de Historia, Filosofía o Educación Física, por poner unos ejemplos distintos al de Lengua, de lo que se trata fundamentalmente es de comprobar los conocimientos de esas materias. Suspenderte por faltas de ortografía es suspenderte Lengua, no Historia, por ejemplo. ¿Ves por dónde va mi dilema?

    Lo que quiero decir es que no voy a preguntarle a un policía, a una médica, a un futbolista, si sobre todo se escribe junto o separado. (La perfección es maravillosa. Y lo es porque no existe). Distinto sería para una periodista o un maestro, por ejemplo. (Aunque todos debemos esforzarnos en conocer y aplicar las normas de nuestro idioma).

    Como diría alguno, bueno ya, hasta aquí hemos llegado; me voy a regar.

    Que os vaya bien a todos y a todas (en esto del lenguaje y el machismo, no le hagáis caso a la RAE, o sí, vosotros mismos). (Pero tranquilidad, porque ha llegado Vox para defender el castellano en tierras infieles en donde lenguas bárbaras compiten con la sagrada lengua del imperio. Aquí en Galicia, uno de esos iluminados ha dicho que el gallego había sido impuesto. Vamos, al mismo nivel que la que dijo que la libertad de cátedra era para los catedráticos. Pero ahí están, sumando votos e influyendo. Mal vamos).

    • Querido José Antonio:
      Así me gusta. Me gusta que tu comentario llegue al principio de la semana porque facilita, enriquece y promueve el debate durante más tiempo.
      Cuando digo “sin exagerar” me refiero a lo que dices respecto a la evaluación en Historia, Geografía o Educación Física… Exagerar es lo que hacía aquel profesor de mi etapa universitaria que suspendía Didáctica por tres faltas de ortografía. Recojo de nuestro Libro de estilo: “Cada profesor tendrá en cuenta en los diversos ejercicios que realice el alumno -sea de la asignatura que fuere- las faltas de ortografía. Además de subrayarlas para que el alumno las conozca, indicará -mediante un signo, letra, fórmula- que el trabajo tiene faltas.Cuando realice una puntuación numérica le podrá restar 0.5 puntos sobre 10 cuando cometa más de cinco faltas importantes”. Creo que es un buen criterio para evitar el riesgo de exagerar. No sé lo que piensas.
      Lo de Vox está siendo una pesadilla.Qué barbaridad lo del gallego. Escuché atómico lo de la libertad de cátedra. El problemas es que, a pesar de todos esos disparates, parece ser que crece. ¿Estamos locos?
      Me hubiera gustado que esas ideas que tenía en la cabeza y que deseabas compartir se hubiesen materializado en un comentario a las 7 de la mañana. Y no me ha gustado ese “Y me lié”. Pero bueno, aquí estamos.
      Me tienes que perdonar pro no entender eso de “Enhorabuena por esos 100”. ¿A qué te refieres?
      Un abrazo y buen riego.
      MÁS
      (Al leer lo del riego me he acordado de nuestro amigo Don Quintiliano. Hace mucho tiempo que ni escribe).

    • Querido José Antonio:
      Agradezco ese esfuerzo de recuperar artículo pasado sobre un tema. El blog permite hacer esas maniobras fácilmente.
      Hay temas recurrentes que van apareciendo a lo largo de los años. Son lo que más me preocupan Y así verás temas reiterados: género, evaluación, valores, escuela, profesorado…
      Da gusto tener lectores como tù, que no se limitan al artículo semanal.
      Un abrazo.
      MÁS

  5. Hola a todas/os.

    Espero que estén bien.

    Desde que se habla de política en el blog prefiero no participar. Creo en el reparto de la riqueza en proporción al esfuerzo de cada uno. El ser humano no es todo igual. Los hay que van a reventar de puro vagos, los he visto pasar, los veo cada días. Subvencionados con el sudor de otros. Soy pues de derechas, muy de derechas. Veo falta de equidad por aquí, sería bueno hacer un repaso también de los políticos que han creado riqueza en Andalucía haciendo buenos gastos de dinero público en puticlubs y otras mamandurrias.
    Pueden criticar cuanto quieran, y si quieren también, claro, no estaría demás un poco de equidad en la crítica, eso del mismo rasero…….haré silencio por respuesta.

    Que tengan un buen día.

    • Estimado Don Quintiliano:
      Me he llevado una buena alegría al ver tu nombre de nuevo en este blog.
      Hoy mismo le había dicho a José Antonio (que interrumpió su comentario para ir a regar) que hacía mucho tiempo que no te asomabas por esta plaza pública. La alegría es saber que estás bien y que sigues defendiendo tus ideas, unas veces con la palabra y otras con el silencio.
      No veo por qué no habríamos de hablar de política. Porque en todo está la política. Y es muy legítimo ser de derechas e, incluso, muy de derechas. Y es bueno establecer controversias que nos permitan exponer con respeto nuestras ideas y nuestras posiciones.
      Aquí son todas bienvenidas. Porque nadie tiene la verdad absoluta en su mente ni en su vida.
      Se trata de contraponer ideas y argumentos. No insultos.
      Imagino que las manifestaciones agrarias habrán sido objeto de tu especial atención. Mi padre era agricultor en un pequeño pueblo de la provincia de León. No lo olvido nunca. Y estoy muy orgulloso de su trayectoria. Él llevó al pueblo la primera cosechadora que se había visto por allí.
      Un gran abrazo.
      Y gracias por hacerte visible de nuevo.
      MÁS

  6. Qué buena idea. La vamos a llevar a la práctica en nuestro cole. Tenemos que trabajar un poco pero merece la pena.
    Además de todo lo relacionado con el aprendizaje de la lengua está el tema, nada despreciables, de la pertinencia a una institución. Tener un Libro de estilo propio es un modo de promover la sensación de pertenecer a un proyecto compartido de escuela.
    Ya nos hemos puesto mano a la obra.
    Qué pena que no se pueda comprar ese libro. Nos serviría de inspiración, pero ya se dan pistas sobre muchos capítulos del mismo. Gracias.

    • Querida Luisi:
      Pues me das una alegría.
      Da gusto ver que una idea que has tenido y que has contado le ha servido a otros para mejorar lo que están haciendo.
      Por eso me paree tan importante compartir las cosas buenas que se hace.
      No dudéis en dirigiros a mí si tenéis alguna duda sobre cómo hicimos elLibro y cómo lo utilizamos en la práctica.
      Es muy importante que sea fruto del trabajo de todos y no de dos o tres personas, aunque alguna tieneque proponer y coordinar el trabajo.
      Saludos.
      MÁS

  7. Curiosa iniciativa.
    Deberían tener un libro así todos los centros escolares.
    Igual que tienen que tener un Proyecto Educativo, podrían tener un Libro de Estilo.
    Enseñar a escribir y enseñar a hablar deberían ser cometidos de todo el claustro, no solo de los especialistas en Lengua.
    Algunas partes me han parecido especialmente interesantes, como el diccionario cacográfico y los ejerciicos para escribir mejor.
    Enhorabuena por la idea y gracias por compartirla.

    • Querida Ana:
      Me parece interesante el planteamiento de que algunos objetivos son de todo el claustro y no de algunos profesores solamente.
      De esa manera será más fácil conseguirlos.
      Nosotros los profesores debemos ser un ejemplo de buena escritura.
      He dirigido algunas tesis doctorales y he tenido que corregir muchas faltas de los autores que ya son profesores.
      Para mí ese libro es una pequeña joya.
      Gracias por leer, por escribir y por valorar tan positivamente la idea.
      Besos.
      MÁS

  8. Sin pretender ser negativo pienso en las dificultades.
    -Para hacer un Libro de estilo como ese hacen falta muchas horas. Y no todo el mundo está dispuesto a darlas gratuitamente.
    – Por otra parte, cuesta su dinero imprimir muchos ejemplares y repartirlos gratuitamente.
    – ¿Y qué pasa con quienes se niegan a entrar en esa dinámica diciendo que son de matemáticas o de historia?
    De todos modos, me parece una idea estupenda.

    • Estimado Marcos:
      Claro que hay dificultades.
      Yo mismo las viví en aquel Colegio.
      El titular quiso hacer negocio con el libro (a pesar de que se había hecho con el trabajo y el conocimiento de los profesores). Al final conseguimos que se vendiera a precio de costo.
      Sé que no todos los profesores se suman a estos proyectos con el mismos entusiasmo. Y algunos incluso los intentan paralizar. Perolas dificultades no deben detenernos.
      Un abrazo y gracias.
      MÁS

  9. Buenas noches! Que alegria me da volver a unirme a este hermoso grupo. Buenas noches querido Miguel Angel . Un articulo para leer una y otra vez, el mágico mundo de las palabras para ayudar, agradecer, amar… escribir para comunicar sentimientos emociones tan profundas. Un cariño para todos. Estamos esperando el mes de mayo para asistir en la localidad de Rufino a la conferencia con mis compañeras. Va a ser una alegria verte y aprender…

    • Querida Marisa:
      Será un placer volver a Rufino. Guardo un estupendo recuerdo de mi visita anterior.
      Y gracias por entrar en este humilde blog y por enviar este emotivo comentario.
      Besos.
      MÁS

  10. Que alegria sumarme nuevamente a este sitio. Un articulo para leer una y otra vez tan actual, claro… Estamos esperando ansiosos mayo para asistir a la confetencia sera un placer volver a escucharte ire con mis compañeras. Un cariño para todos gracias por tus palabras Miguel Angel.

  11. Curiosa iniciativa.
    No sabía que existían Libros de estilo. Me parece interesante que una escuela tenga su propio Libro.
    Claro que hacer ese libro tiene un costo de tiempo y de dinero. Y no siempre se dispone de ambas cosas.
    Yo lo veo muy interesante.
    Saludos.

    • Querida Mariana:
      A nosotros nos fue muy bien la iniciativa.
      Lo utilizamos mucho y el trabajo que realizamos fue muy bonito para los tres que escribimos. Y para el dibujante, que hizo unas ilustraciones hermosas.
      Muchos lo siguen utilizando a pesar de que ya tiene algunos años.
      Besos y gracias.
      MÁS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.