Las cabras del rabino

2 Abr

Todas las personas, todos los grupos humanos, todos los países atraviesan etapas difíciles. A veces, muy difíciles. A veces, muy largas. En la vida y en la historia hay tiempos de bonanza y tiempos de conflicto.  Hay tiempos de tranquilidad y tiempos de crisis. Cuando tenemos etapas prolongadas de bienestar, pensamos que algo malo puede truncarlas.

- Qué tranquilos y felices somos hoy en casa al estar sin cabras. La vida es maravillosa ahora.

¿Cómo superar esas etapas complicadas en que la dificultad se adueña de la vida? ¿Cómo salir de ese túnel en que falta el aire y todo está oscuro? Es en la dificultad donde las personas muestras su fortaleza y su verdadera inteligencia.

Los docentes pueden atravesar etapas complicadas a lo largo de su trayectoria profesional. Se pueden encontrar con políticos incompetentes, directores e inspectores tóxicos, alumnos apáticos o ingobernables, colegas conflictivos, familias hostiles, fracaso en las pretensiones, sensación de incompetencia, desaliento ante las nuevas exigencias, agotamiento sin límites, incipiente o acrisolada depresión…

Me he imaginado muchas veces la sensación de frustración que tiene que sentir un docente que es incapaz de hacerse con la clase,  de mantener el orden y de conseguir una mínima atención de sus alumnos y alumnas… Me lo imagino yendo cada lunes al Colegio o al Instituto arrastrando el alma por el suelo… Como iba aquel condenado a muerte un lunes camino del cadalso diciéndose a sí mismo: “mal empiezo la semana”-¿Cómo sale del túnel si no tiene fuerzas para caminar?  ¿Quién lo ayuda?

He pensado muchas veces en los jóvenes docentes que han llegado a las aulas cargados de ilusiones y de buenas ideas y  que se han estrellado contra grupos que no solo no están dispuestos a aprender sino que tienen como propósito hacer la vida imposible a quien pretende enseñarles.

Imagino el caso de un exitoso opositor que acaba de aprobar las intrincadas pruebas y que, en su primer año, ve cómo el castillo de sus sueños es derribado por el viento huracanado de los desprecios recibidos en el aula, de la hostilidad de las familias y de la indiferencia del claustro. ¿A dónde puede ir si acaba de hacerse funcionario in  saecula saeculorum?

Una de las estrategias que ayudan a superar la dificultad es pensar que, por muy difícil que sea la situación, siempre podría ser peor. Hay que ser inteligentes para poder dinamitar la tristeza. Una buena dosis de ingenio y de sentido del humor pueden ayudar a salir de los momentos difíciles.

Leí hace tiempo un curioso relato en uno de los numerosos libros de Eduardo. Se titulaba “100 poderosos impulsos positivos par vivir mejor”. Reproduzco  la historia con los inevitables matices de in fidelidad que impone la memoria.

Un campesino judío con muchos hijos, tras sequías repetidas y sin medios económicos, dijo al rabino de su aldea que quería suicidarse parque la vida le resultaba insoportable.

–        ¿Quieres seguir un plan para cambiar de opinión y ser más valiente ante la vida?, le preguntó el rabino.

–         Sí, le prometo hacer cuanto me diga, dijo el campesino.

El rabino, entonces, le aconsejó:

–        Cómprate una cabra y llévala a vivir a tu casa.

–        ¿Cómo puedo convivir con un animal así y exponer a toda mi familia a sus molestias? Además, tengo que gastar un dinero del no dispongo para necesidades apremiantes.

–        Hazlo así y ven a verme la próxima semana.

Así lo hizo el labriego y a la semana siguiente acudió desesperado a ver al rabino.

–        No es posible vivir con un cabra. Todo ha empeorado.

–         No te inquietes, repuso el rabino. Esto es solo una parte del plan. Cómprate otra cabra y haces lo mismo esta semana.

Pidió dinero prestado a sus amigos, compró la segunda cabra y, muy angustiado, volvió una semana después, más resentido  y amargado que nunca.

–        Confía en mí y triunfarás. Haz una cosa. Llévate una tercera cabra a tu casa y la próxima semana ven a verme.

Nuestro hombre, en el límite de su desesperación, volvió dispuesto a decir que no seguiría más esos absurdos consejos. Y el rabino de dijo:

–         Ahora te queda la parte final. Vende una cabra, recupera el dinero  y ven a verme la próxima semana.

Pasado el plazo, informó de que se notaba más paz en su casa con una cabra menos, El rabino le sugirió que se deshiciera de la segunda cabra. Una semana después, el labriego consideró que era más tolerable vivir con una sola cabra y, cuando recibió el consejo de vender la tercera cabra, al volver confesó:

–        Qué tranquilos y felices somos hoy en casa al estar sin cabras. La vida es maravillosa ahora.

El rabino, entonces, dijo:

–        Ninguna contrariedad es tan grande como suponemos al principio. No hemos de desesperar nunca. ¡Siempre hay una situación peor!

Al cantar las excelencias de la profesión docente, no tenemos en cuenta muchas veces que hay profesionales que los pasan mal, que hay personas que sufren en el ejercicio de esa tarea, en sí excelsa pero también compleja.

No es fácil optar por el abandono, dado el alto costo que supone acceder a un puesto de trabajo y, más aún, si tiene esa persona es funcionaria. No es fácil tampoco  reconocer de manera definitiva el fracaso y arrojar la toalla.

Recuerdo la hermosa película de Bertrand Tavernier “Hoy empieza todo”. El título, según manifiestan los guionistas, se debe a la búsqueda de una expresión que fuese lo más alejada de la ficción, lo más opuesta al “Erase que se era…”. La película cuenta la historia de una escuela infantil, situada en los alrededores de París. El Director de la escuela, encarnado por el actor Phillipe Torreton, que pasó seis meses en una escuela infantil para conocer su estructura y su micropolítica, atraviesa una crisis que le lleva a la tentación del abandono.

–  “No puedo más”, es la expresión que utiliza, si mal no recuerdo.

En los brazos de su pareja encuentra las fuerzas y la idea de la superación: “organiza, le dice ella, una fiesta en la escuela que cambie todos sus grises por música y color”. Y así sucede. El Director resurge de las cenizas de su desaliento.

Entregarse a la derrota, capitular ante las adversidades, abandonar el empeño, nos deja instalados en la tristeza y el pesimismo. Creer que se puede superar la crisis,  luchar para salir de esa situación y encontrar el camino de la ilusión y de la alegría resulta fundamental no solo para la persona en crisis sino para los alumnos y las alumnas.

Los túneles, por definición, tienen entrada y salida. El problema es sentarse en el medio lamentando que todo esté tan oscuro y llorando porque no se respira fácilmente.  Creer que se puede salir es la mitad del camino de salida.

56 thoughts on “Las cabras del rabino

  1. Me admira, Miguel Ángel, esa capacidad tuya para acertar en la diana, para traer aquí estas situaciones y problemas tan reales que nos afectan a muchos docentes. Este es al menos mi caso. Muchas veces cunde el desánimo: hay motivos sobrados para ello: malos resultados de los alumnos (informe PISA sin ir más lejos), críticas feroces, incomprensión es, exigencias injustificadas, soledad pedagógica, perfeccionismo patológico…
    Precisamente ayer me comentaba una compañera que, ante el cúmulo de problemas que a diario se presentaban en las clases había decidido apartar todo aquello que consideraba tóxico (críticas subjetivas, modales poco educados, culpabilizaciones paralizantes…). Llegaba a considerar que debía sentirse bien con lo que hacía, “debía pasárselo bien”, y de este modo conseguiría que los alumnos se sintieran más felices aprendiendo, más contentos con su trabajo…
    Quizás a veces nos tomamos ‘”tan en serio” nuestro trabajo, nos culpabilizan y culpabilizamos tanto por nuestros errores que eclipsamos todas las cosas buenas que seguramente hacemos.

    La situación me recuerda esta anécdota que suena a chiste, pero tiene mucha miga:
    “Un día el payaso se levantó de la cama y se planteó:
    – Hoy voy a tomarme el trabajo es serio
    Aquel día, en la función, no se rió nadie”.

    • Amigo Jesús Marcial:
      No es imaginable una trayectoria profesional sin que surjan en ella problemas, dificultades, dudas, temores, conflictos… En ningún sitio hay más paz que en los cementerios. Allí todo el mundo está quieto, no molesta a nadie, no crea conflictos… Pero no queremos dirigirnos a ese lugar precipitadamente. La clave está en cómo se afrontan. Tu compañera reaccionó con sabiduría ante el problema. Hay que reconocerlos, aceptarlos y afrontarlos con inteligencia y valor.
      Y esa superación nos enriquecerá y fortalecerá como personas y profesionales.
      Un abrazo y gracias.
      MAS

      uría ante

  2. Querido Maestro!
    Interesante aportación que nos lleva a deducir que por muy dura que se nos presente la vida jamás hay que tirar la toalla!Sensación de desanimo la tenemos todos y en todos los aspectos de nuestra vida incluido el profesional.Salir del atolladero una misión casi imposible si no tenemos fuerza de voluntad o lo que es lo mismo pero actualizado,inteligencia emocional!Nunca es todo tan negro que no le podamos ver algún color! El color verde de la esperanza tiene que estar siempre presente en nuestras vidas que da sentido a pequeñas metas por conseguir, que nos hacen encontrar ilusionantes salidas.Hay una canción que decía,”todo es de color, todo es de color….”
    Aferrarse al mundo de los afectos que nos proporcionan el contacto con las personas es la mejor terapia.
    Impregnarse de la magia de la naturaleza y vivir los pequeños placeres que nos dan los momentos.
    Desarrollar el sentido de la humildad y agradecer al otro tantas lecciones que nos ayudan a aprender otra visión del mundo.
    Alguien decía:”No te afanes por la vida,vívela!
    Aprender a vivir es una lección complicada que necesita grandes aportaciones como la que usted hace y que siempre llegan en el momento que más lo necesito.
    Gracias por estar siempre en el más cercano de los espacios que es este maravilloso blogs de opinión.
    Sin más me despido con un cordial saludo para usted y todos los comentaristas.
    Hasta siempre!

    • Querida Loly:
      Da gusto leer comentarios como el tuyo, planteados siempre desde una visión positiva.
      Vuelves a hacer hincapié en el mundo de los afectos. Creo que ahí está la clave.
      Es un error ver solamente los agujeros en el queso. Existen, claro que sí. Pero si solo se fija uno en ellos, no tendremos queso.
      Un beso y gracias por tu aportación.
      MAS

  3. Miguel Ángel.

    Las reflexiones semanales que nos regalas siempre están bien sazonadas con los acertadas historias, anécdotas, cuentecillos,… que las acompañan. Por si cabe alguna duda, siempre viene el ejemplo que la hace nítida y trasparente.

    Encima están decoradas con los ricos comentarios que aportan los colegas lectoresm pues “miel sobre hojuelas”…

    No hay otra, o te lo pasas bien realizando este trabajo o sufres tú y tus alumnos. Veintiséis años de docencia da para mucho, para que se produzcan todas las situaciones que analizas al principio de tu relato. Y a mi me pasa como al payaso de la anécdota de Jesús Marcial, que cuanto más en serio me tomo mi trabajo, peor me sale la función… Por el contrario, cuanto mejor me lo paso yo (menos serio estoy) mejor se lo pasan los que están a mi alrededor.

    Para ganarse a una clase dificil, primero, antes de enseñarle cualquier materia curricular, hay que ganarse a los alumnos, para ello hay múltiples estrategias no curriculares, la de hacer el payaso, jugar, reir,… Si haces bien estas primeras tareas, posteriormente será más fácil mantener la disciplina y será el momento de trabajar el currículum. Y como no, las asignaturas se pueden dar también riendo, aunque te lo tomes en serio… 🙂

    Un placer las lecturas semanales…

    • Querido Juan Carlos:
      Es muy importante afrontar la realidad desde el humor. EL humor es una forma de bondad. Y es también una señal de inteligencia.
      Ganar a los alumnos y a las alumnas para la causa del aprendizaje es muy importante porque solo aprende el que quiere. Favorecer esa disposición es fundamental.
      No quiero decir con esto que los alumnos no tengan que esforzarse. ¿Quién puede decir que no es necesario el esfuerzo? Pero no es igual esforzarse de una forma forma que de otra, para una finalidad que para otra.
      Gracias por leer (el artículo y, como veo, los comentarios) y por aportar tu punto de vista.
      Un abrazo.
      MAS

  4. Buenos días a todos.
    A medida que he ido leyendo han ido retornando a mí la imagen de algunas personas que he conocido.
    Me acorde de dos profesores, ambos matemáticos, y muy buenos, digo matemáticos.
    Bueno, al primero lo conocí poco, fue con su madre con quien tuve más trato. Hijo de madre soltera, de aquellas madres solteras que sacaron a delante a sus hijos fregando escaleras y sin ningún tipo de ayuda social, y hasta les dieron carrera, como se decía entonces. Las mayores satisfacciones de esta madre se las dio su chaval, que fue un hijo dócil y muy buen estudiante y además se decantó por una carrera “de las más difíciles que hay”, como le gustaba decir orgullosa. Aprobó a la primera las oposiciones y ya no recuerdo donde estuvo destinado. Poco a poco, pidiendo traslados se fue acercando a la zona, a la vera de su madre. Y entonces ella se dio cuenta de que algo no iba bien. A su hijo le costaba un triunfo ir a trabajar y estaba deprimido. Él siempre había sido tímido, pero se había vuelto un solitario. Ella me comentaba angustiada, con lo que la había costado darle carrera y ahora no le gustaba ser profesor. Al final, las mismas pastillas que dosificadas se supone le ayudaban a combatir su depresión se lo llevaron por delante una noche de desesperación. Y a su madre siete meses después.

    Luego se fue sabiendo algo de lo que pasaba: su clase era un desastre, no conseguía la atención ni el orden de sus alumnos, se mofaban de él y había recibido pequeñas agresiones, le habían pinchado las ruedas del coche en varias ocasiones, los otros profesores le trataban con cierta displicencia…

    La otra persona recordada fue mi compañera de estudios en el BUP, muy inteligente y trabajadora. También aprobó las oposiciones a la primera y también se estrelló contra la realidad de las aulas. Pero ella supo escamotear esa circunstancia. Continuamente está en comisión de servicios. La he perdido la pista porque anda por medio mundo. Trabaja en lo que la gusta, las matemáticas, pero ha sido hábil para sortear lo que no la gusta, la docencia.

    La tercera persona es profesora de primaria, amiga en la distancia. Me dice que ella el primer trimestre de curso siempre lo pierde. Que le resulta arduo resistir las presiones de la dirección del centro, de los propios compañeros y hasta de los padres de sus alumnos, por no avanzar con la materia. Porque el primer trimestre de curso “lo pierde haciendo grupo”. Es decir, en conocer a fondo a sus alumnos, hacerles partícipes de la elaboración de normas, enseñarles habilidades sociales, potenciar la convivencia, dar tiempo a que maduren los de final de año, fomentar el trabajo cooperativo… Y cuando el grupo está hecho y cohesionado parece que el resto va sobre ruedas, sus chicos al final de curso alcanzan y aún superan los objetivos previstos.

    Estos ejemplos, me llevan a reflexionar.
    ¿Es suficiente con saber mucho de una materia para ser profesor? ¿Es suficiente haber aprobado unas oposiciones para ser profesor?
    Ser maestro o profesor es una profesión libremente elegida, pero, ¿es simplemente una forma de ganarse el pan?

    Sé que lo que voy a decir puede no gustar. En mi opinión, para revertir estas situaciones habría que empezar por seleccionar a los futuros profesores antes de comenzar en la Universidad. No seleccionarles por las notas de corte, no es eso. Seleccionarles por su empatía, su inteligencia emocional, sus habilidades sociales, su capacidad de entrega…

    Lo de siempre, aptitudes y actitudes. ¿Porqué me gustarán tanto estas dos palabrejas cuando están juntas?

    Buen fin de semana y buena semana para todos. Un abrazo.
    Lucía.

    P.D.: ¡Vaya! Hoy he podido ponerle cara a Miguel Angel. Lo mismo que por casualidad descubrí este blog, por casualidad lo he descubierto un Youtube. Me dedicaré a escucharle, seguro que aprenderé cosas interesantes.

    • Querida Lucía:
      Magníficos y significativos ejemplos los que traes a nuestra consideración. El primero es sobrecogedor. Qué terrible experiencia, tanto la del hijo como la de la madre. Algo hay que hacer.
      El segundo caso también es preocupante. El tercero es aleccionador.
      En Finlandia hacen esa selección previa. Tienen en cuenta las actitudes de los candidatos. No solo las aptitudes.
      La selección, la ¡formación y el seguimiento del profesorado en estas cuestiones es determinante.
      Bueno, Lucía, también a mí me ha encantado encontrarte en este camino.
      Besos.
      MAS

  5. Hola a todos y todas una semana más.
    DE COÑA.
    Por favor, salvadme; me veo atrapado por la sociedad, por los medios, por los cansados o deprimidos, POR LOS NEOLIBERALES. Oigo cantos de sirena. Oigo cómo me llaman: VEN, VEN, NO TE RESISTAS, SERÁS FELIZ, FUERA PREOCUPACIONES, PIENSA EN TI Y EN LOS TUYOS, LOS DEMÁS YA SE APAÑARAN, CON LAS CABRAS,…
    – MIGUEL ANGEL, me tienes un poco despistado esta semana. Soy profesor desde hace 52 años y pico. Conociéndote como te conozco, quiero pensar que has tenido una mala semana, o no te has esforzado lo suficiente. (Perdonad neoliberales, todavía se me va la cabeza hacia explicaciones que no tengo por qué dar, ya iré cogiendo práctica). Bien. La tarea que tengo encomendada es enseñar y calificar. La evaluación ha de ser continua y por tanto la haré semanalmente. Hoy, siendo generoso, tienes un 5,87. Esperaba algo más de ti, dadas tus capacidades. Pero , ante todo, debo ser OBJETIVO, y aunque te aprecio mucho, veo otros trabajos que comparativamente te superan, como la ultimísima respuesta de Lucía Antolín, lleno de sinceridad y realidad práctica.
    – ¿ Que no estás de acuerdo con la nota? Bueno. Aquí nunca nadie está de acuerdo con la nota, como con los jugadores de la selección española de fútbol, los Oscar, o la vida misma. Cada uno tiene lo que se gana con su esfuerzo. Como en las oposiciones o en la elección de cargos en un partido político. Por ser quien eres te voy a dar unas explicaciones, aunque no tengo por qué explicarte nada, pues el profesor y quien debe calificarte, soy el que entiende, soy yo.
    – Has empezado bien. El mundo es problemático desde que el mundo es mundo, desde los dinosaurios, ya desaparecidos. ¿ Por qué? Ley del más fuerte, inteligente para adaptarse a los cambios a base de esfuerzo y lucha, dejando atrás a los débiles, un estorbo.
    – Luego hablas de los docentes de una forma que no entiendo. Buen trabajo, buen sueldo, buena posición y preparación. ¿ De dónde sacas que tienen problemas? ¿ De dónde sacas que están descontentos? El que esté así será que está enfermo o tiene problemas personales, o quiere arreglar todos los problemas del mundo, o quiere ir a contracorriente, puede que llegue a no hablarse con sus compañeros de trabajo haciéndose como amigo de los alumnos. Claro , por ese camino no me extraña que él mismo, sin tener por qué, puede hasta divorciarse por ausencia familiar; supongo que llegan hasta creer que sus alumnos deben ser tratados como si fuesen sus hijos. Son alumnos, por Dios; diablillos que hay que vigilar y domar para que en el futuro puedan tener un trabajo con que ganarse el pan. Dejémonos de sensiblerías. ¿Pero qué libros lees tú que te tienen comida la cabeza? Te voy a recomendar uno muy bueno y de sentido común. “ Contra la buena educación “. Una educación basada en el conocimiento, en qué iba a ser ,¿ en los besitos y abrazos?
    – Luego claro , pasas al título. Rabino y cabras. Tu intención quiero pensar que es buena. Pero el inventor de esta fábula no debía conocer ni lo que era una cabra, ni el campo, y menos lo que debía ser un sabio. El ejemplo es el que te pierde. Jesucristo sí sabía contar buenos ejemplos para hacerse entender. Mira , Miguel Ángel, eres buen chico pero andas un poco perdido. Claro un campesino JUÍIO, JODÍO diría yo. O el rabino no era tan listo, o el campesino era más tonto de lo que pensaba. Me quedo con que el rabino era un mal consejero. ¿Una cabra en una casa en el campo? En el campo , las cabras están sueltas o en un establo. Es un animal que come de todo, hasta las piedras si no tiene otra cosa. Lo normal sería aconsejarle que la comprase a buen precio, la engordase y la vendiese o comiese con toda su familia. En una casa te come hasta las sábanas si las tienes. Pobre campesino. Pensar que podría ser peor. Miguel Ángel, hay que pensar a lo americano, hay que pensar en los que están arriba, en los que le va bien, porque se esfuerza, utilizan de forma eficaz sus recursos. Tú tienes muchas posibilidades. Un cuento de cabras, joder Miguel Ángel, eres de los mejores de mi clase pero a veces pienso que hasta el chalado ese que escribe sin parar en tu blog, el tal José Antonio, que no sé si se llama así o no, tiene más mollera que tú.
    – No entiendo por qué de tu preocupación por si se está a gusto, por la felicidad, por los túneles oscuros,… ¿Sabías que los suicidios superan a los muertos en accidentes de tráfico? Blandengues , ñoñas, débiles, no aceptan su realidad, se inmolan delante de los bancos. ¿ Qué creen que van a conseguir? El director ni se entera. Está jugando el golf en su casa de campo, no la del campesino. En la vida tiene que haber de todo. Olvídate de ese invento de que la escuela debe servir para formar ciudadanos. ¿ Qué es un ciudadano? ¿ Alguien que deposita un papel cuando se le pide, para que una parte selecta de la sociedad, siempre los mismos, vivan como viven? Si no saben ni a quien votan, no saben lo que votan, están absortos con el fútbol y Belén Esteban ( ciudadana lista y ejemplo para nuestras hijas, princesa de España). ¿ Qué quieres? ¿ Darle la vuelta a la tortilla? Tiene que seguir habiendo de todo. Alguien tiene que limpiar las escaleras, nuestras calles. ¿Quieres que lo haga tu hija, española de pura cepa antes que un maldito moro?
    – Bien. Te voy a subir unas décimas por tu buen comportamiento, pero espero que reflexiones y tomes nota de lo que te dije, sino por ti, por tu familia.
    – Sé que eres incansable. Por eso te pido más. Pero no sigas por el camino del caracol; sé pájaro. Utiliza tu dedo corazón con los que te contestan fuera de tu agrado en tu blog. Deja de ser tan generoso, pues corres el peligro de que se te suban a las barbas. Ten cuidado con los móviles, pues los golfos de los alumnos hoy lo graban todo sin que nos demos cuenta para luego utilizarlo como arma arrojadiza. Y lo peor es que hoy actúan como lobos solitarios. Y te aconsejo de que te cortes el pelo que ya no eres un crío. No estaría de más que, si te molesta, y aunque sea de vez en cuando, des alguna conferencia de corbata, que da prestigio e impone respeto.(Parezco Quijote dando consejos a Sancho)
    – Saludos a Juan Carlos, Loly, Lucia,….. Aureliano, ¿por dónde andas? Liado ¿ No ¿
    – Me encanta leeros y apoyarnos en la difícil y gratificante tarea de vivir, a veces. Médicos, enfermeras, abogados ,asistentes sociales, …, todas las profesiones que bus can mejorar la vida de los demás deben tener ese componente de gratificación por dejarnos la piel por hacer bien nuestro trabajo. Todos somos educadores de una forma no formal, institucional, específicamente creada para ello.
    – Los payasos, los cómicos, es una profesión muy seria y difícil, si se pretende hacer con respeto y bien, con inteligencia y haciendo reir y reflexionar. La risa no está reñida con el trabajo. Juego, risa, trabajo, aprender, conocer, conocernos, reconocernos, respetarnos. Hay un grupo de payasos que está trabajando en los campos de refugiados con niños y adultos. La risa es de todos y necesaria como los médicos o el comer, o el llorar, y también llorar de risa. La risa es educativa, es esperanza, es motivación, es cercanía, es desatascadora, ES SERIA, NO ES COÑA. ESFELICIDAD, LA CUAL SON MOMENTOS. Un tonto será el que es feliz constantemente. La vida da para todo. Yo , en los momentos de duda, de bajón, pienso en lo que me gusta, en lo que me vale la pena, en los niños, ¿ cómo pueden jugar y reir en las peores situaciones de su vida?, en los hijos, si los tenéis, en los alumnos, EN MI DE NIÑO. Tenemos la defensa de olvidar lo malo y recordar lo bueno.
    – NO ME ENRROLLO MÁS. MA, GRACIAS POR SE COMO ERES, ( PERO PONTE LAS PILAS).
    – Un fortísimo abrazo a todos y a todas.

    • Querido José Antonio:
      Claro que pienso en los los profesores y profesoras con problemas. Porque sé que existe. Yo conozco algunos. Ya ves el caso que cuenta Lucía Antolín, tan aterrador. Existen. Lo pasan mal. Lo pasan rematadamente mal. Y muchos no se lo cuentan a nadie. Se lo tragan ellos solos. Porque sienten vergüenza o porque creen que no hay solución. Unos abandonan, pero otros siguen con gran dolor porque tienen que mantener a la familia o seguir viviendo…
      La fábula de las cabras, como cualquier fábula, no tiene que ser leída e interpretada de manera literal. Lo que importa de ella es la enseñanza que nos pretende transmitir.
      Ya ves lo que son las cosas: una compañera de la Facultad que ha leído el artículo (aunque no ha hecho comentario en el blog) me ha dicho que la fábula de las cabezas le parece extraordinaria, que le ha hecho pensar.
      Ya sé que no todo le viene bien a todos.
      En cuanto a la evaluación, no me importa la nota, lo que me importan son los criterios que han llevado a ponerla porque es lo que permite aprender.
      La críticas fundadas siempre serán bienvenidas.
      Un gran abrazo de sur a norte.
      MAS

  6. ENTRAÑABLE MAESTRO Y AMIGO MIGUEL-ÁNGEL:
    Muchísimas gracias por el artículo y la reflexión que brota desde la constatación de una parte de la realidad del educador/a: aquellos o aquellas que sufren en su auténtica labor vocacionada y que por méritos han superado unas pruebas (concurso-oposición). Pero también es verdad que existen “casas de mil espejos” , “que no hay alumno que se resista a 10 profesores unidos y que aplican las mismas medidas al unísono”. Creo -tras casi 21 años de quehacer docente- que si respeto a cada alumno/a (gestos, detalles, excursiones…) al final el más díscolo/a acaba rindiéndose a la belleza y la fuerza elegante de esa sabiduría “cordis” mostrada para cada alumno. Como el dicho evangélico:” No venzas al mal con el mal…antes bien: el bien termina venciendo al mal”. Disculpas por la analogía, porque todo ser humano alberga en mayor o menor medida alguna dosis de bondad.
    Mi gratitud a mis alumnos y alumnas de Málaga (a quienes recuerdo con gran cariño) y a los de la tierra castellana.

    • Querido Carlos:
      No sabes cuánta alegría he sentido al ver tus pensamientos y tus sentimientos plasmados en este blog. Siempre son sabias y sensibles tus palabras.
      Sé del respeto que muestras a tus alumnos y alumnas. Y sé del compromiso profesional de tus 21 años docentes.
      Gracias por estar siempre AHÍ.
      Saludos a tu familia, a Eli y demás amigos.
      Un abrazo.
      MAS

  7. Segundo intento, y por frustración, voy a ser breve.
    He escrito mi comentario sin leer la participación de Lucía hoy. Decirle que está en buen lugar y que aquí tiene un amigo, yo, que no se piensa ir así como así ni en las duras( estoy en el paro).
    Leído tu comentario y el mío posterior, parece que en cierto modo te haya leído la mente. Había hecho un comentario sobre oposiciones, métodos, necesidades, maestros profesores, disciplinas, paradigmas, pero lo dejo para otro momento, estoy un poquillo cansado como nuestro presidente en funciones, pero ( es de Jares, yo se lo he escuchado a él, MA) felizmente cansado de estar reflexionando en este lugar de formación, apoyo, encuentro, …
    Mira video 2011 de MA Sobre diversidad y su TRIÁNGULO.
    Biquiños desde A Coruña. (Si alguna vez cae por aquí alguien que estudiase conmigo y recuerde mi nombre, me gustaría que, aunque fuese por una vez, escribiese, se dedique a lo que se dedique. Yo colocaba y reparaba líneas telefónicas, siempre EN LA COMUNICACIÓN, SIEMPRE CON LOS MÁS NECESITADOS)(TODOS,AUNQUE SEA EN ALGÚN MOMENTO PUNTUAL, TENEMOS ALGUNA NECESIDAD, AUNQUE NUESTRAS VIDAS NO SEAN COMPARABLES A LAS QUE NO TIENEN NADA; SI LO PENSAMOS, COMO DICE MA, NOS DA LA RISA NUESTRO PROBLEMA).

  8. Querido Miguel Ángel:

    Creo que el tema que abordas esta semana va más allá de la profesión que ejercemos quienes hemos optado por la enseñanza o la educación de las nuevas generaciones, en cualquiera de los niveles, puesto que los que estamos en la Universidad tenemos problemas que también aquejan a aquellos que se encuentran en Infantil, Primaria o Secundaria.

    Hace años leí en un libro de Erich Fromm (al que siempre he admirado y que encarecidamente aconsejaría a los lectores de El Adarve puesto que sus obras se reeditan constantemente), titulado “La revolución de la esperanza”, donde se decía que todo ser humano llega el día en el que se encuentra en que su mundo se rompe, siente que se hace añicos, y que se encuentra solo para afrontar la realidad propia en la que se encuentra.

    Estoy totalmente de acuerdo con la afirmación de este magnífico psicólogo y psiquiatra enormemente lúcido y optimista con el ser humano y cuyas obras destilan comprensión hacia la fragilidad de la condición humana, ya que se encuentra (nos encontramos) en un universo infinito con una inteligencia que le hace comprender su enorme pequeñez, pero que, al mismo tiempo, emocionalmente desea sentirse “eterno y todopoderoso”.

    Si he comenzado por estas reflexiones, es porque, efectivamente, en algún momento de nuestras vidas hemos sentido que “un huracán” ha llegado de improviso para desestabilizar el equilibrio y las seguridades con las que contábamos. De esto pocos se libran.

    Los que amamos la docencia no estamos fuera de los conflictos que surgen en ese mundo tan específico como es el que nos movemos. Precisamente porque amamos a nuestros alumnos y alumnas y deseamos que aprendan lo mejor posible es por lo que sufrimos las adversidades con las que nos encontramos, que, por cierto, son múltiples.

    En mi caso, lo peor que llevo es la presencia de ciertos compañeros o compañeras que no deberían estar en esta profesión; algunos tendrían (sin ninguna broma) haber escogido la de funcionarios de prisiones, pues allí descargarían sus frustraciones; otros en profesiones que les proporcionaran dinero sin tener que cuestionarse problemas éticos o morales; otros en trabajos que no tuvieran que ver con el contacto emocional humano, pues sus objetivos son los de ambición de poder (en la Universidad se da mucho)… En fin, que a este importante trabajo llega mucha gente “equivocada”, que hace sufrir a los estudiantes y son un auténtico problema para quienes amamos este trabajo.

    Esta parte la explicó muy bien nuestro compañero José Manuel Esteve en su obra “El malestar docente”. Por cierto, que hace tiempo me agradó mucho comprobar que la biblioteca de vuestra Facultad llevara su nombre como recuerdo a su memoria. ¡Buen gesto, que es expresión de que también el cariño y la admiración sinceros existen en este trabajo!

    Podría entrar en las dificultades con el alumnado, que también son de considerar. En este tema me encuentro en mejor situación que los docentes no universitarios, pues tener el pelo y la barba blancos da un cierto aire de respetabilidad en la clase. Pero no es solo eso: como hace muchos años me indicó un chico en un instituto al que fui a dar una charla, el preguntar cómo se sabía si a un profesor o profesora le gustaba la enseñanza, muy seguro me dijo: “Es muy fácil: se les nota rápidamente en la misma cara”.

    A todo esto que comento, hay que sumar que los vientos neoliberales están arrasando inmisericordemente y llevándose por delante todo lo que habíamos pacientemente construido. Ahí está ese engendro que es la Lomce, y que es absolutamente necesario abolirla para sigamos teniendo fe en los políticos que se autodenominan “de izquierdas” (de la derecha no espero nada, pues concibe la enseñanza como un negocio).

    ¿Sabes que ya en mi Facultad he empezado a oír que a los estudiantes algunos les llaman “los clientes”? Esto proviene de la hornada más reciente de cierto profesorado que ha asumido esos postulados neoliberales.

    Voy cerrando: ¿también sabes que ahora algunos me acusan en los órganos de la Facultad de que yo trabajo en contra de los profesores porque pido un claro cumplimiento en el trabajo y que no se rebajen las exigencias y el compromiso con el alumnado?

    Pero bueno, uno ya está muy curtido en estas lides y respondo con la mayor tranquilidad del mundo ante las “acusaciones” que me hacen.

    Por cierto, que disfruto mucho cuando veo que el alumnado me muestra su aprecio por haberles ayudado todo lo posible en su formación. Es la gran satisfacción que se tiene en este complejo y contradictorio trabajo en el que nos movemos.

    Un fuerte abrazo, comentándote que ayer estuve con una entusiasta profesora y al citarte como amigo que dijo “¡Qué suerte tener amigos como Miguel Ángel Santos!”.

    Posdata: Como veras, José Antonio, sigo puntualmente El Adarve, aunque, en ocasiones, prefiero leer vuestros comentarios, pues, como puedes apreciar, soy también de los que se “desmadran” a la hora de escribir.

    • Querido Aureliano:
      Me gusta leer los comentarios que suscita el artículo. Creo que tendría que escribir solo para provocar comentarios como el tuyo.
      Comparto tu fervor por Erich From, cuyos libros iluminaron una parte de mi formación.
      Lo de los clientes es otro efecto perverso de la cultura neoliberal. En lugar de ciudadanos, tenemos súbditos y clientes.
      NO me extrañan las críticas que reciben. Te honran. Sé que no te harán perder el norte.
      Sé también que tus alumnos te respetan y te aprecian. Es un buen signo.
      GRACIAS una vez más querido amigo.
      MAS

  9. La larga experiencia en todas las fases educativas por las que ha pasado Miguel Ángel nos brinda estos artículos en los que, como se suele decir, tiene más razón que un santo.
    Yo he visto llorar a un profesor hecho y derecho al salir de su clase y a otros muchos verlos desesperados porque los alumnos se habían hecho los amos de la clase, y no para hacer el bien precisamente. Claro que no todo es así, lo contrario es lo que más abunda.
    Vivir feliz y manejar el medio en que uno se mueve para que no le perturbe la tranquilidad de espíritu, es tarea que cada uno tiene que saber resolver.
    Los consejos de los entendidos también ayudan.
    He leído todo el comentario de José Antonio Romero. Creo que es un tío feliz.
    Saludos a todos y gracias MIguel Ángel por tus reflexiones semanales.

  10. Aureliano. Hola. Has hablado como un libro abierto.Bajo a comprar para comer mientras dure el dinero. Si tus ” clientes” te valoran positivamente puedes estar tranquilo y feliz. A los demás que les den. Ni Madrid niBarsa ni Celta ni Deportivo. Lo que vale es el ejercicio, el deporte. Eso no es deporte. Vivan los educadored como vosotros wue, desgraciadamente, soys minoría. Me ha encantado que no fueses nada, como de dice, corporativista. Pienso wue la honestidad ayuda más a la profesión. Me vais a costar un divorcio.( MA, ya te pasaré la factura por atender tu ” casa” tu “clientela”. Espabila que se te acumula el chollo.)

  11. Culturas, doctrinas, ideas y otras reflexiones.

    – Hoy, a las 11:30 he ido a misa de los niños. Soy cistiano no practicante literalmente, crítico con la Iglesia de cura para arriba. He ido solo, pues mi hijo desde la primera comunión, creo que no ha vuelto. Yo no he elegido ni cultura, ni familia, ni país, ni escuela, ni colegio, ni profesores por los que ser educado, instruido o adoctrinado. Eso de inicio, y ahora mis decisiones pasan por ese filtro mío y por los de los que me rodean, a veces, pues puede ser más el daño hacia los padres quel que me pueda o pueda yo ocasionar con ideas plenamente personales. Son actos de respeto y amor, o simple cesión. Me ha enterado que este año es el año de la misericordia para la Iglesia en honor al polaco, que al parecer, ya es santo. Jesús dijo que nos amásemos los unos a los otros, que viene siendo trata como te gustaría ser tratado, o no trates como no te gustaría que no te tratasen. Dejad que los niños se acerquen a mí, o lo que viene siendo los niños y niñas son el futuro. ( Por ahí va mi cristiandad. Hacer el bien a quien más lo necesita. Lo que viene siendo preocuparme y ocuparme más del alumno más desaventajado o necesitado por lo que sea. Para eso hay que conocerlos.)
    – Defiendo una escuela laica. Hay mucha diversidad de religiones, de creencias y ninguna merece ser privilegiada. Cada una debe tener sus lugares donde impartir sus creencias a quien lo desee. Yo creo que todas ellas defiende los derechos de la infancia, los derechos humanos, el bien, la paz. Una sociedad moderna es diversa en todas sus facetas y la escuela es de todos, por tanto, y como derecho, ha de ser pública.
    – La Iglesia como organización, es de lo más rico en posesiones y privilegios. Contradicción con su doctrina. Pisos o áticos de 700 o 400 metros cuadrados. Pero , al igual que no nos gusta generalizar en cualquier profesión de la vida, tampoco lo debemos hacer aquí. Para hacer el bien en toda la extensión de la palabra, no hace falta ser de ninguna religión. Se puede ser ateo. Pero pienso en Teresa de Calcuta y muchas personas religiosas anónimas sirviendo, entregando sus vidas, como diría mi hijo, literalmente. Lo mismo pueden ser los que creen en el ser humano sólo.
    – A mí no me hace daño. Es una válvula de escape más. Yo creo que somos algo más que carne. Tenemos algo que podemos llamar alma para entendernos. Yo rezo a mis antepasados o a las personas muertas que conocía de una u otra forma. A las personas buenas que me dicen algo, que significan algo para mí. No les pido joyas ni dinero, sólo un corazón verdadero (Bisbal). Cosas pequeñas e insignificantes y, a veces , no directamente para mí. Como dicen en las películas antes de pagarte un tiro, empieza a rezar todo lo que sepas. Todos solemos desearnos un poquito de suerte. Como me decían de pequeño, a Dios rogando y con el mazo dando. No os cuento el chiste del que está en alta mar y empieza a pedir a dios ayuda, porque seguro que ya os lo sabéis.
    – Me voy a hacer la comida.
    – Un fuerte abrazo y mucha suerte en todo, y mucha salud.
    – Qué vergüenza Europa. Que tome ejemplo de Canadá. El querer es de lo más importante a la hora de la acción. Del querer se deriva el resto.

  12. Enhorabuena, Aureliano, por la doble valentía: por reconocer que muchos de los que están no lo son, y por exigir, a los que están, un claro cumplimiento del trabajo.

    Uno de mis hijos es estudiante universitario, y, a veces, me cuesta creer lo que me comenta de algunos profesores. Son ellos quienes más hacen por desmotivarle.

    Saludos,
    Lucía.

  13. Hermoso ejemplo el de las cabras.
    Interesante estrategia psicológica.
    Se han trabajado muchas funciones intelectuales en la escuala, pero pocas emocionales. Esa por ejemplo, la de cómo afrontar los problemas.
    Saludos.

  14. Claro que hay dificultades.
    Muchas se las traga cada uno en la soledad de su aula y de su vida. Creo que es muy importante lo que MAS nos sugiere de abrir la cuestión a otros colegas, de pedir ayuda, de afrontarlo en equipo…
    Sería muy importante también ofrecer ayuda a quien la necesita. Porque si el interesado no se atreve a pedirla, facilitaría mucho las cosas que alguien se adelantase,
    Y si la rechaza, ya es problema suyo.
    Un cordial saludo a lectores y comentaristas.

  15. Hola a todos, desde el otoño, desde del otro lado del planeta!
    Hermoso artículo querido maestro! Bonita reflexión no sólo aplicable a los maestros, no sólo para las aulas, sino para cualquier persona en cualquier circunstancia de la vida, un poco o un mucho adversa. Lindo para desmenuzalo y reflexionarlo frase por frase. Y me quedo con ésta:
    “En todos los túneles hay una entrada y una salida”.
    Gracias maestro!!!!
    Abrazo enorme!!

    • Querida Nancy:
      Una vez más gracias por acercarte al Adarve y gracias por aportar tu comentario.
      Sí, los problemas y las risas se pueden atravesar en cualquier etapa de la vida y en cualquier profesión.
      Es importante no dejarse sepultar por los problemas.
      Un beso.
      MAS

  16. Entre la tristeza y la risa (alegría).

    – Para Europa :
    – Cuando sientas que tu hermano
    necesita de tu amor,
    no le cierres las entrañas
    ni el calor del corazón.
    Busca pronto en tus recuerdos
    las palabras de Miguel Ángel:
    “ Mi ley es el amor”.
    -Rompe pronto tus cadenas, eres libre de verdad. Empieza a caminar. No nos quedemos sentados esperando ayuda. Busquémosla de una forma activa.
    – Miguel Ángel, mi primer comentario no es al pié de la letra. Actúo como un neoliberal. Ya ves que por seas caso empiezo con un de coña que puede que no se haya entendido bien. Todo mi comentario, o casi todo pretendía ser , pretendía utilizar el humor, pues siempre me lo tomo todo muy en serio. Tengo poco tiempo (a las 13:15 tengo cita con la psicóloga).
    – Compañero Joaquín Álvarez, desgraciadamente, en su globalidad, no puedo calificarme de feliz, pues no estoy trabajando en lo que pagaría por hacerlo, ni en nada que me den una miseria y enriquezca más a un rico. (PANAMÁ, LAS CAIMÁN, TODOS PARAÍSOS DEL DINERO, QUE ES NECESARIO Y MIEDOSO, POR ESO SE OCULTA PARA NO PAGAR IMPUESTOS COMO TODOS LOS HIJOS DE VECINO QUE VIVIERON POR ENCIMA DE SUS POSIBILIDADES).
    – Perdón a todos los españoles por haberos mandado a tres gallegos que, a mí, me avergüenzan como tal. Os juro que históricamente los tenemos muchísimo mejores, no sé si más listos, pero que fueron mejores personas por sus obras, seguro.
    – Joaquín y compañía, no soy feliz porque no me lo permito, no puedo dar la espalda a la realidad diaria de este mundo. ¿ Vas a arreglarlo tú, me dicen? Pues yo sólo no, pero puedo empezar, no cerrar los ojos egoístamente y pensar sólo en mí. No soy feliz porque hay mucha gente que sufre la sinrazón de mi PRIMER MUNDO. PRIMERO LO MÍO, LUEGO LO MÍO Y ASÍ HASTA EL MÁS ALLÁ, QUE LOS DEMÁS SE BUSQUEN LA VIDA. ( LO SIENTO MUCHO, LA VIDA ES ASÍ, NO LA HE INVENTADO YO).
    Sólo soy feliz con los niños y niñas, con sus juegos y sonrisas. Luego os cuento más.

  17. Ya estoy de vuelta. La gran mayoría pensará que estoy peor que las cabras de MA, que siempre tiran al monte. Yo creo que no. ME HE DADO DE ALTA. ¿ Por qué? No os conozco de nada, y la mayoría de las veces siento lo contrario, sobre todo con los que siempre estáis aquí, con tiempo para escuchar y apoyar, animar. Frase que me aplico y parece que es del político inglés, SOY OPTIMISTA, NO PARECE ÚTIL SER OTRA COSA. Loly, gracias . Aureliano, gracias. Por supuesto, quien nos recibe, muchísimas gracias. Podría seguir poniendo nombres. Gracias a todos. Siento que cuando participo dispongo de tiempo para ser escuchado, ser comprendido, pues me es difícil en mi entorno próximo encontrar personas interesadas en los problemas, alegrías, satisfacciones del deber cumplido, un alumno que ( de un modo u otro, con un lenguaje de palabra u otro ) te da las gracias por ayudarle. Yo no tengo alumnos, cierto, pero los tuve. Pero no toda actividad educativa con niños se da en un centro educativo. La acción educadora puede darse en cualquier lugar en donde aprendiz y enseñante se confunden, se intercambian. Creo que era Juan Manuel Álvarez Méndez en una conferencia que le vi en el ordenador, decía: “ ¿ hablo muy de prisa? , si es así decídmelo o ESCUHAD MÁS DEPRISA “.
    – La palabra prisa me ha recordado la forma tan estresante que tenemos de andar por la vida ahora. Todo son prisas. Tocamos todo de prisa superficialmente sin profundizar en nada. Las noticias se comen unas a las otras. Las injusticias y los problemas se comen unos a los otros.
    – ANSIEDAD. ESTRÉS. ¡ Qué os voy a contar que no sepáis! . Segunda causa de baja entre los docentes. El estar quemado. Eso puede que fuese lo que me pasó a mí en mi trabajo. Me gustó, me valió, pero por motivos sociales, laborales, familiares, personales, dejé de ser yo, dejó de gustarme, dejé de comulgar con mi situación laboral y empecé a vivirla como una pesadilla, a sufrirla. Baja. Diagnóstico: ánimo decaído. Pero si yo siempre fui muy trabajador y me crezco en la adversidad, no soy gracioso de contar chistes pero sí me tengo por una persona positiva, alegre, optimista dentro de lo que la realidad nos lo permite. Sí, siete de vacas gordas, siete de vacas flacas, lo cual quiere decir que ya nos queda poco. Decía ayer el presidente que sólo le preguntaba por lo malo. Me recordó a mi noticiario de noticias si se quiere raras o poco frecuentes, pero positivas. El pedía que se mirase el conjunto. ¿ Pero qué has hecho de bueno? LUIS, SE FUERTE. Lo siente, me he equivocado, no volverá a ocurrir. No, no. Te perdonamos pero eres un político de nivel y responsabilidad. No hay más respuesta coherente que la dimisión. OYE, QUE NO ESTÁ PROHIBIDO DIMITIR. NINGUNO SOMOS IMPRESCINDIBLES.
    – Podréis pensar, ¡ cuánto divaga este José Antonio! ¡ Cómo se dispersa! Se va de tema. Para mí no es así. Siempre estoy hablando de los mismo.( Por eso resulto cansino y aburrido). LA EDUCACIÓN Y EL MUNDO. LAS PERSONAS. LA JUSTICIA. LA HONESTIDAD CON UNO MISMO Y CON LOS DEMÁS. LA ACTUALIDAD RESPECTO A LO ESTOY ESCRIBIENDO CON MAYÚSCULAS. EL SER MEJOR, EN GENERAL, CADA DÍA. SER MEJOR, NO EL MEJOR, AUNQUE LO PRIMERO COMO OBJETIVO PUEDA LLEVARTE A LO SEGUNDO, PERO ESO YA SON COSAS DE LOS DEMÁS. SOMOS ANIMALES SOCIALES QUE DEPENDEMOS UNOS DE OTROS. PROBLEMA. ¿ HASTA DONDE LLEGA MI SOCIEDAD ? . ¿ DONDE PONEMOS LAS FRONTERAS? . ¿ DEBE HABER FRONTERAS? PARA EL DINERO YA HAN DECIDIDO QUE NO. PARA LA GENTE, SI ES POBRE SÍ. DINERO. CREEMOS QUE LO SOLUCIONAMOS TODO CON DINERO. PAGAMOS PARA QUE NOS HAGAN LA CAMA Y NOS FRIEGUEN LOS PLATOS. PAGAMOS PARA DESHACERNOS DE UN PROBLEMA. ¿ QUÉ LE QUEDA A EUROPA DE INTEGRACIÓN, DE ATENCIÓN A LOS REFUGIADOS, DE ATENCIÓN A LOS DERECHO UNIVERSALES, QUÉ LE QUEDA DE DIGNIDAD Y VERGÜENZA?. NADA. Como dijo alguien que llegó a donde le decimos a los jóvenes que pueden llegar, OIGAN, SALGAMOS A LA CALLE SIN COMPLEJOS, DIGÁMOSLE A TODO EL MUNDO CON ORGULLO QUE SOMOS DE PEPE. Sí , porque luego nadie vota Pepe ni ve Sálvame y sus variantes. Como decía el famoso, QUÉ PAÍS, QUE MUNDO.
    – El día en que la Educación aparezca como una de las preocupaciones de los españoles, lo cual querrá decir que le dan la importancia que tiene, será entonces cuando empiece a cambiar de forma más acelerada y acorde a las necesidades de los tiempos. Un alumno estudiando mecánica del automóvil con un seiscientos como práctica. NOS DARÍA LA RISA ¿NO?. PUES IGUAL PARA LO OTRO, TANTO EN CONTENIDOS COMO EN PROCESOS Y MEDIOS, A PARTE DEL PROFESOR, QUE ESE ES OTRO CANTAR: (Lucía , cree a tu hijo). Magisterio. Asignatura Organización Escolar. Nunca en mi vida he visto clase más alborotada de hablar y profesora dictando, repito, dictando apuntes. Era imposible escucharla, aunque daba igual. Más de una vez por vergüenza ajena me dieron ganas de invitar a mis compañeros a salir al bar, pues la clase no les interesaba. No lo hice, pues en la universidad los alumnos ya son mayorcitos. Estoy recuperando el tiempo con Miguel Ángel, y , al hablar de esta profesora, ( ella no tenía la mayor parte de la culpa de que no valiese para ese trabajo, sino de quien la mantenía en el puesto), me recordé de los lloros de la alumna del artículo de MA, intento recordar las dos palabra del título pero no me salen, (él lo recordará); era una alumna excelente y pasó al lado oscuro por un mal profesor, insensible y mala persona. Digo que me trajo esto a la memoria ( me estoy abriendo en canal, espero que os sirva para algo) porque yo, o lloro de impotencia o de rabia, pero acabo llorando. Nunca he ido a ninguna tutoría. Nunca he reclamado nada en ningún examen. Pero la asignatura me gustaba, a pesar de la profesora, y me leía lo que entendía y caía en mis manos. ( Yo debía tener 25 años cuando me puse con los estudios, cuando pude. Siempre he llegado tarde a todos los lugares. Creo que sigo haciéndolo. Pero sabía lo que quería. Esa asignatura la consideraba importante en la carrera y en mi formación). Sigo. Nota: notable. No estaba de acuerdo. Me sentí maltratado. Voy a su despacho a hablar con ella sobre el examen y sobre lo que me faltaba. Pasó lo que pasó. Llorera por ambas cosas que comenté antes. Pensaba que en magisterio, los formadores de los futuros formadores serían otra cosa, cuando me encuentro con alguien que no da la talla ni de secundaria ni de nada. Siempre me llamó la atención de chaval o chavalín, quien sacaba todo sobresalientes y en una evaluación sacaba un notable y se ponía a llorar, no era ni la final y teníamos 5 evaluaciones y éramos 40 y tantos en clase. ( igualito que hoy). Justifico mi acto por el valor de la asignatura para mí, había aprendido mucho fuera de sus apuntes y que las medias, siendo realistas y la sociedad competitiva, tenían importancia como así fue para entrar en Psicopedagogía, algo que yo , llegado a tercero de magisterio, gustándome tanto como esperaba, consideré prolongación natural y necesaria de cualquiera que se ponga en una aula a enseñar lo que sea; y aún toda formación es poca. Decir que los malos profesores siguieron apareciendo, pero también algún que otro bueno. COPIAR EN LA UNIVERSIDAD APUNTES. POR FAVOR. SI NO HAY QUE HACERLO MUCHO ANTES. ¿PARA QUÉ ESTABAN LOS LIBROS Y SUS AUTORES EN LA BIBLIOTECA? ¿ERA PARA ESO LO QUE SERVÍA UNA HORA O DOS DE CLASE? PARA COPIAR ALGO YA ESCRITO. ¡ POR FAVOR! ¡ EN LA UNIVERSIDAD! ¡ Y EN LA DE EDUCACIÓN! SEGURO QUE ME PASO HOY Y AÚN ESTÁN DE ESOS.
    – ¿ QUÉ SOCIEDAD QUIERE CIUDADANOS CRÍTICOS? ¿ QUÉ COLEGIO QUIERE ALUMNOS CRÍTICOS? ¿QUÉ PADRE QUIERE HIJOS CRÍTICOS? ADOLESCENTES INCONFORMISTAS Y REBELDES. DE 52 A 25 INMADUROS, AHÍ ME ENCONTRARÉIS.
    – VES , MIGUEL ÁNGEL, DE DÓNDE ME VIENE LA IMPORTANCIA Y EL INTERÉS QUE YO LE DOY A LA EVALUACIÓN. UNA MALA ENSEÑANZA O UN MAL CONTENIDO, VALE, NO APRENDÍ UN CARALLO. PERO UNA MALA EVALUACIÓN PUEDE DESTROZARTE. ENTENDIENDO POR MALA EVALUACIÓN UNA VALORACIÓN A TODAS LUCES INJUSTA.
    – BESOS PARA TODOS Y TODAS , QUE TENÉIS ÁNIMO DE SUPERAROS CADA DÍA, AUNQUE DE VEZ EN CUANDO VENGAN MAL DADAS.

    • Estimado José Antonio:
      Comparto contigo la importancia de la e evaluación.
      Recuerdo que, en una de las clases, los alumnos y alumnas contaron lo que habían vivido en la evaluación recibida en el sistema educativo. Fue tremendo. Tanto, que recogí aquellas aportaciones en un artículo titulado “Tatuajes en el alma”.
      Las repercusiones de la evaluación en la vida de los alumnos va más allá de la escuela.
      Saludos.
      MAS

  18. Querido Miguel Ángel. Ésto va dirigido exclusivamente para ti. No es necesario que me contestes siempre. Estoy sentado en un parque con el sonido de los niños jugando, releyendo en mi móvil lo que había escrito sobre la marcha, y veo al final tu contestación. Se me han puesto los ojos un poco mojadillos din llegar a caer nada. De todas formas gracias. Yo no pongo nota MA a nadie, y nmenos a ti.
    Para los demás, cuando lleguéis a J A R L saltároslo hasta el siguiente. Es un tostón la mayoría de las veces. Se aburre pero no quiere ni aburriros ni que malgásteis vuestro tiempo. Estáis avisados. Sino vosotros mismos.
    Un abrazo No es mi mejor día.

    • Estimado José Antonio:
      Pues si no es tu mejor día, no creo que debiéramos dejarte sin enviarte ánimo.
      Un amigo mío dice, cuando recibe una mala noticia MALA antes de irse a la cama: Menudo disgusto me voy a llevar mañana cuando me despierte.
      Y duerme a la pata la llana.
      Un sabio.
      Mucho ánimo y mucha suerte.
      Un abrazo.
      MAS

  19. La variedad de los comentarios añade riquezas artículo, lo enriquecen, lo matizan, lo analizan, lo completan, lo critican… Por eso es interesante un blog.
    El tema de hoy me parece fundamental porque se ocupa de quienes sufren.Nos olvidamos muchas veces de ellos.
    Saludos.

  20. Acabo de leer ” La evaluación como tortura”. Me identifico con muchos comentarios de tu artículo y , viendo que es del 2012, ya veo muchos comentaristas conocidos. Muy bueno y delicado el tema de evaluar. Desde el 2005 mr queda mucho que recuperar aunque ya he ido picoteando por algún que otro año. Todavía estoy en el parque pero ya estoy mejor gracias a vosotros y a Carmen, que me hs escuchado un ratito. Un saludo Carmen, si te he reclutado para la causa.
    Un abrazo Miguel Ángel.

  21. El profesor no es una máquina de enseñar.Va a la clase con sus sentimientos y sus problemas.
    Como todo el mundo.
    Lo que pasa es que, algunas veces, el docente encuentra en el aula la casusa de sus problemas.
    Hay alumnos que van al centro escolar obligados, forzados, sin ganas de estudiar e, incluso, con granar de fastidiar a quienes quieren hacerlo y a quien pretende enseñarles.
    Resulta un problema importante que hay que tener en cuenta.
    Por eso me parecen estupendas las reflexiones del artículo del sábado.
    Ojalá le ayuden a quienes tienen necesidad y ojalá nos ayude a todos a comprender a quienes tienen problemas.

  22. jurjotorres.com/?p=4801
    Hola a todos. Si estáis aquí, con permiso dr MA, os lo recomiendo. Denso pero entendible y necesario.
    Un fuerte abrazo

  23. Para José Antonio Romero. Veo que eres infatigable, que tu cabeza es un hervidero de ideas y que necesitas comunicarlas. Me parece maravilloso.
    Es curioso, pero desde el escrito que hablas de tus ideas religiosas, de política, de otras muchas osas, me siento en tu onda. Se puede decir que mis pensamientos coinciden en su mayoría con los tuyos.
    Yo estoy jubilado. Cuarenta años me dediqué a la educación, primaria y secundaria. Ahora miro muchas veces hacia atrás, en unas cosas complacido y,en otras, pienso, que si pudiera volver, actuaría de otro modo. Pero no me quiero martirizar. La vida es así, ni todo blanco, ni todo negro, tiene matices. Lo que sí puedo afirmar es que me mantuve hasta el final siempre con la misma ilusión y que prácticamente nunca fui al trabajo como alma en pena.
    Te diré que lo que más me quita la felicidad es eso que dices: ver lo que ocurre en el mundo, la política, las injusticias aceptadas, el machaqueo a los inocentes, la condescendencia con el movimiento de capitales y el palo al movimiento de las personas apaleadas doblemente. Ciertamente no estamos en un mundo para sentirse muy feliz. Como cosa positiva, pienso que los tiempos pasados aún fueron peores y que después de estas turbulencias aparecerá un mundo más justo, pues la humanidad es un camino hacia adelante.
    Saludos. No te conozco, pero me caes bien.
    No necesito decir que admiro a todos los participantes en el blog de M.A.

  24. Buenas tardes señoritas, Sras. y Sres.

    Antes de nada, disculpen que no deje caer más por aquí mis eméritas aportaciones, dirigidas a mis muchísimos seguidores. Desde que me hice liberal me falta tiempo para mis proyectos, aunque estoy tan tieso como cuando era comunista. Siendo liberal puede que ganes dinero, y si teniendo mucho dinero tu conciencia te impide dormir, siempre puedes enviar el dinero a la India para hacer escuelas. Amancio Ortega, de joven, también era de izquierdas.

    Interesantes reflexiones, Sr. Guerra. Sin que sirva de precedente, y no se acostumbre a mis halagos. La gran carencia de la escuela es que no te prepara para la fatiga, para el sufrimiento, y claro, luego vienen las decepciones y a renglón seguido, las depresiones.

    Había por ahí un proyecto humanitario de conseguir una cabra para cada familia. Una cabra te saca del hambre.

    En este instante estoy muy impresionado. De pronto sé un montón sobre las cabras, sus celos, sus crías, sus destetes, sus comidas, sus costumbres, el ordeño, el sabor y olor de la leche cruda, el olor del estiércol, el olor de orín del macho cabrío, ya digo, quedo impresionado. Solo me viene el vago recuerdo de que antes de que me degollaran en Monte Arruit en 1921, creo que fui cabrero. Gracias por traerme el recuerdo, Sr. Guerra.

    Un saludo.

  25. Estimado Quintiliano:
    Su halago le honra más a usted que a mí.
    No. No me acostumbraré porque no es saludable echarse a dormir sobre los laureles.
    Le agradezco siempre la lectura y SIEMPRE los comentarios, sean negativos o favorables. De unos y otros se puede aprender.
    Ya que es amante y buen conocedor de las cabras, permítame una pequeña broma que conozco desde hace tiempo y que es probable que usted también conozca.
    Un hombre le dice a un amigo:
    – Voy a comprar una cabra.
    – Y, ¿dónde la vas a meter? Tú no tienes campo alguno.
    – La voy a meter en casa, no tengo otro sitio.
    – ¿Y el olor?
    – Que se aguante la cabra.
    No tiene nada que ver con el artículo, pero he querido agradecer así la amabilidad de leerme y de dedicar unos minutos a hacer un comentario.
    Un cordial saludo.
    MAS

  26. Muchas gracias Joaquín Álvarez,por decirme lo que me has dicho. Por un momento pensé que eres el único “raro” por aquí. Aunque tú llevas ya mucho tiempo en este paraíso de ideas e intercambio, a veces creo que no sabemos cuánto pueden ayudar unas sencillas palabras aquí y en una clase de los años que sean los alumnos.
    Gracias Miguel Ángel.

  27. Estimado Miguel Ángel:
    Siempre leo sus artículos y me parecen formidables. Podría darle muchas razones por las que los considero así, pero hay una en especial que me atrae en forma especial: el sentido común subyacente en todo lo que Usted escribe. Nunca antes he comentado un artículo suyo. Qué podría decirle al Maestro, sino leerlo atentamente y maravillarme con sus palabras? Sin embargo, hoy al leer este escrito, decidí realizar este comentario, fundamentalmente para agradecerle por sus reflexiones. Lo saluda muy atentamente desde Uruguay una Maestra Rural que también conoce de cabras y de rabinos… y de resilencia.

    • Querida Ana Orce:
      Muchas gracias por tus hermosas y generosas palabras.
      Gracias por muchas cosas: por trabajar en el ámbito rural, que tanto amo. También por leerme con asiduidad. Por valorar los escritos. Hoy tengo que aludir un nuevo motivo: por tu precioso comentario.
      Te mando un beso grande desde España.
      Precisamente hoy me allegado una invitación de tu país para participar en un Congreso.
      MAS

  28. jeje, me he echado unas buenas risillas con el chiste de la cabra. buena forma de empezar el día.

    perdón que le corrija, sr. g., claro que tiene que ver con el tema tratado, tenemos patrones y prejuicios establecidos, una vez más todo puede ser peor de lo que aparenta, un numerario grupo de chavalillas octogenarias en una misa de sepelio en la bancada de delante de mí, julio a las cinco de la tarde, sin aire acondicionado, una ventana al norte y la puerta al este, la ligera corriente de aire que debía venir del valle del guadalquivir era el terral en pura esencia, con al menos cuarenta y cinco grados a la sombra, las chavalillas van tapadas todo de negro excepto las manos y la cara, hace años que enterraron a sus respectivas parejas, se jactan de ir a misa de las ocho todos los días, y de lavarse una vez al mes aunque no les haga falta, el aire está espeso dentro de la capilla, muy espeso, el olor, ay el olor, un hombre cae desmayado a mi lado, las cabras huelen a gloria, el olor humano, a veces, es el que peor soporto, soy débil.

    tengan buen día.

    • Estimado Quintiliano:
      Excelente anécdota. Muy bien descrita, por cierto.
      Casi me he mareado al ir leyendo el relato. La maloliente asfixia a llegado hasta el terminal de mi ordenador.
      Un cordial saludo y gracias por compartirla. Tienes brazos, siempre puede ser peor.
      MAS

  29. Yo he atravesado etapas malas en la docencia. Y he salido de ellas gracias a la ayuda de mis compañeros. Me hacendado una mano y me han ayudado a salir del pozo.
    Me ha gustado que se piense en quienes lo pasan mal, por un motivo o por otro, en esta magnífica profesión que es la docencia.
    Corremos el peligro de fijarnos solo en los docentes que disfrutan haciendo lo que hacen.-

  30. Hola a todas y a todos.
    Hola, amigo Quitiliano. He de reconocer que, por mí, te echaba de menos. Me gustan los lugares en donde hay de todo. Aquí faltaba gente como tú, dando ejemplo de lo que no debe ser. Entras insultando a mi abuela o a la tuya, por una falta de delicadeza con la ignorancia o pobreza de cualquier tipo. Desde este lugar se ha reclamado el uso del humor, pero no se refieren al humor de taberna como el de los que se mofaban de los pobres pedigüeños quemándoles el dinero en la cara o tirándoselo al suelo, como un hueso a un perro, y los demás como él o ellos, riéndole las supuestas gracias. Vergonzoso.
    ¿ Por qué te crees que se inventó el botafumeiro de Santiago? No fue para que se convirtiera en un espectáculo como lo vuestro en el sur. Los chistes o son de negros, mujeres, gordos, gafitas o gitanos y gangosos.
    Escribes muy bien, también lo hacía Cela, pareces ilustrado, lo has demostrado en otras ocasiones. Pero esta vez, con tus ” chavalillas octogenarias ” has criticado sus creencias y falta de higiene. Es por gente con tus ideas, en contra de la educación y cultura, por las que tu madre y la mía carecen de ellas y se mueven mucho por la qué dirán. Hay que argumentar, Quitiliano, y ser más respetuosos con los que no pueden defenderse, y con nuestra historia cercana, tan cercana que tú aún la vives. AYUDA A TRANSFORMARLA.
    Un abrazo para todos y todas, y para ti también, Quitiliano, que me acabo de duchar porque tengo ducha y he ido a hacer nueve kilómetros y medio caminando. Es lo que tenemos los ricos, todo el tiempo del mundo, ah, y PANAMÁ.

  31. gracias, sr. g., por sus palabras expresas.
    gracias, josé antonio, por el tono de tu mensaje entiendo sin dificultad que también te ha llegado el olor de la capilla.

    saludos a todas y todos.

  32. Vuelvo al dolor de los docentes que sufren con las clases en las que no se puede trabajar.
    Tiene que ser terrible. No le pasa eso a quien trabaja en un laboratorio con materiales que obedecen siempre.
    Hay que saber que pasa.
    Hay que hacer algo cuando pase.

  33. Creo que se piensa pocas veces en el profesores que sufren. Hay circunstancias adversas que complican su trabajo.
    Algunas familias apoyan a sus hijos aunque tenga comportamientos poco civilizados en la escuela y en el aula.
    Conozco casos de chicos y de chicas que tratan de hacer la vida imposible a sus profesores: bromas, desplantes, faltas de respeto, falta de atención, desobediencia..
    No es facil afrontar cada día esas situaciones.
    Saludos a todos y a todas.

  34. Algunos piensan que la vida del profesor es fantástica (sobre todo la del funcionario): sueldo seguro. buenas vacaciones, trabajo fácil… La realidad es diferente. No siempre la tarea resulta cómoda por todo lo que se dice en el artículo y por más dificultades que no se citan.
    Pienso en la necesidad constante de estar al día, pienso en todas las horas de trabajo que no son las del aula y que casi nunca se computan, pienso en todo el trabajo que se lleva a las casas…
    Hay que ayudar a los docentes.

  35. La historia de las cabras es muy ilustrativa. Me ha hecho pensar en cómo muchas veces pensamos que estamos en la peor de las situaciones y no es cierto..Cuando decimos “todo me pasa a mí” nos equivocamos. Hay muchas desgracias que viven otros y que nosotros no tenemos.
    Es una buena estrategia la del rabino.
    Convien que pensemos en ella cuando entremos en crisis.
    Cordiales saludos

  36. Me parece estupenda la idea de pensar en quienes sufren. Tienen trabajo, tienen un trabajo hermoso, tienen vacaciones…, pero muchas veces sufren porque no pueden realizar su trabajo en condiciones, Por muchos motivos. O por solo uno.
    hay que pensar en esas personas y echarles una mano para que puedan realizar su trabajo de forma feliz.

  37. Qué tal Dr.
    Gracias por compartir sus reflexiones.

    Es importante la actitud con la que resolvemos o llegamos todo los días a las aulas, pero también es importante comprender la situación que viven los profesores respecto a la disminución de prestaciones, desprestigio de su compromiso profesional, falta de transparencia en los procesos de selección del personal, sueldos injustos, exceso de trabajo y más… todas estas acciones del sistema creo que desmoralizan a los docentes, pero, a qué profesionista no desmoralizarían, aunque no es justificación para caer en el conformismo y pesimismo, pero si para considerar que no sólo la profesión docente es difícil sino que hoy en día está posicionada en un entredicho de reconocimiento y respeto social.
    Aunque actualmente creo que la buena educación depende cada vez menos del profesor y más de la organización.

    Y a pesar de todo, coincido en que tener actitud positiva, reflexiva y crítica es vital. Así mismo, creo que la frase ¡siempre hay una situación peor! Que explica el relato, por un lado, puede tomarse con cierto conformismo y, por otro, como una forma disciplinada de afrontar las situaciones con fortaleza.

    Saludos y mis mejores deseos donde quiera que se encuentre.

  38. Querida Dora:
    Ha sido una alegría saber de ti a través de tu comentario.
    Espero que estés feliz.
    Tus palabras me pareen sabias y acertadas.
    Gracias por leer y participar.
    Cuéntame de ti. Sabes cuánto te aprecio.
    Besos..
    MAS

  39. Buenas tardes y por aquí andamos.

    Me dirijo especialmente a MA. Como sabes, estoy tratando de ponerme al día contigo, tarea que se me antoja dificilísima. Llevo años de retraso y cincuenta y tantos artículos más comentarios al año… Me dices que vaya parando pero tú no paraste en tu vida.
    4-8-2012 : A MIS ESTUDIANTES DE MAGISTERIO.
    Pienso copiar los 16 puntos y enmarcarlos o ponerlos como libro de cabecera y leerlos todas las noches antes de dormirme, como quien reza el padre nuestro, y como tal, como se decía antes, aprendérmelos. Pienso que en cada punto de esos se basan tus escritos.
    Problema. Como terminas, seguro que siempre que lo crees conveniente, tus conferencias, pidiéndoles a los docentes que lo que allí han escuchado lo lleven a las prácticas de sus aulas y centros en general. Como comentas muchas veces, la tarea es compleja y difícil. A parte de otros obstáculos, debe ser así pues la evidencia de la realidad, desgraciadamente, nos muestra que no debe ser fácil llevar a cabo nuestros propósitos de profesional que nos hemos marcado.
    Quiero, y no me canso de recordar a todos los que lean estas líneas, decir que hablo de lo más habitual, de lo general, lo cual no quiere decir que no haya excepciones que confirman que SÍ SE PUEDE. Siempre dices, siempre decimos, la educación es…, el maestro es…, su función es…, la escuela es…, pero desgraciadamente es nuestra, y la de muchos, opinión. La realidad no nos acompaña. Cierto, los cambios no son tan rápidos como las balas. Pero ya no estoy pensando en la rapidez o velocidad a la que se producen los cambios, sino que creo que no vamos precisamente en la buena dirección. Un dato más del porqué de la decepción de los buenos profesores/as y maestros/as.
    Me avergüenzo de nuestros políticos. Siguen igual. “ Prometo que vamos a pensar en los ciudadanos” ¿ Es que estáis para pensar en otra cosa? Y ahora, bueno, no se ha ido nunca, nos sale el salvapatrias para decir las mismas barbaridades de siempre. ¡ Qué vergüenza de ex, dejando bien a España y sus gobiernos por donde quiera que se moviese!
    Enhorabuena a todos los que podéis trabajar como os gusta y vuestra ética os dicta. Enhorabuena a los que ponéis en práctica los puntos de los que habla MA. Siempre positivos, nunca negativos.
    Hasta el Sábado luchadores y luchadoras. Hata luego Miguel Ángel.

  40. Guau.Este sí es un tema que me gusta.Me guta el tema y me gustas tú.¿ Los redultados de la experiencia?

  41. Sólo un profesor feliz puede hacer a sus alumnos felices. Sólo un profesor que tiene libertad intrínseca puede enseñar a sus alumnos “en libertad” (“La pedagogía contra Frankenstein”). Hay que intentar que lo y los que nos rodean no influyan negativamente a nuestro estado espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.