El ingenio del Foxterrier

11 Jun

En situaciones críticas es necesario poner en funcionamiento el ingenio. Dice Ralph W. Emerson que “cuando la naturaleza agrava las dificultades, aviva el ingenio”. Bloquearse, amedrentarse, lamentarse son actitudes que no llevan a ningún sitio. Bueno, llevan a la parálisis. Conducen de manera rápida y eficaz al fracaso.

Un cazador viaja a África y se lleva su perrito Foxterrier para no sentirse solo. Un día el perrito, persiguiendo mariposas, se aleja y se extravía, comenzando a vagar por la selva.

image: fox terrier dog
Decía Albert Einstein que en los momentos de crisis, solo la imaginación es más importante que la inteligencia.

De repente, el perrito ve venir corriendo una pantera enorme. Seguro de que la pantera lo quiere devorar, piensa rápidamente qué puede hacer. Ve un montón de huesos de un animal muerto y se pone a mordisquearlos. Cuando la pantera está a punto de atacarlo, el perrito dice:

– ¡Uauuh…! ¡Qué rica estaba esta pantera que me acabo de comer!

La pantera oye lo que dice, frena en seco, gira y huye despavorida pensando: “Este raro animal es capaz de comerme a mí también”.

Un mono, que estaba trepando en un árbol cercano y que había visto y oído toda la escena, sale corriendo tras la pantera para contarle cómo había sido engañada por el perrito. Pero el perrito que tiene una fina audición, oye al mono chivato contarle todo a la pantera y la respuesta que ésta, muy enojada, le da al mono:

– ¡Súbete a mi espalda y busquemos a ese perro maldito, a ver quién se come a quién!

– Ambos salen a la búsqueda del Foxterrier. El perrito ve regresar a la pantera con el mono chivato encima. “Y ahora, ¿qué hago?”, se pregunta. En vez de salir corriendo, acto que probablemente habría sido su perdición, se queda sentado dándoles la espalda como si no los hubiera visto. Cuando la pantera está a punto de atacarle, el perrito dice:
– Pero, ¡qué mono más sinvergüenza! ¡Hace media hora que lo mandé a traerme otra pantera y todavía no ha aparecido!

No hay peor actitud que darse por vencido, que sentirse definitivamente derrotado. Decía Albert Einstein que en los momentos de crisis, solo la imaginación es más importante que la inteligencia. El Foxterrier de nuestra historia se salva a base de echarle ingenio y valor. A base de asumir un riesgo.

Los seis ingredientes que maneja hábilmente el perrito de la historia son imprescindibles para hacer frene a determinadas situaciones de la vida. Situaciones en las que corremos riesgo y estamos abocados a la derrota o la destrucción

El primero es mantener la calma. El nerviosismo, la huida precipitada, el bloqueo de la capacidad de pensar, hubieran asegurado la muerte del Foxterrier.

El segundo es asumir el riesgo. Si el perro pierde los nervios y se lanza a correr, irremisiblemente será alcanzado por al pantera. Quedarse quieto y aparentemente tranquilo supone asumir el riesgo de que la pantera no se lo crea.

El tercero es usar la imaginación. Aguzar el ingenio resulta imprescindible para salir airosos de situaciones de peligro o de riesgo. En situaciones complicadas es preciso agudizar el ingenio. Carlo Dosis dice que “el ingenio está construido por un tercio de instinto, un tercio de memoria y un tercio de voluntad”.

El cuarto es la fe en las propias capacidades. Uno tiene que estar convencido de que es capaz de salir a flote, de superar la adversidad, de superar la prueba. Cuando el interesado piensa que no es capaz, se está abonando al fracaso.

El quinto se basa en la convicción de alcanzar el éxito. Solo cuando se piensa que se va a alcanzar el éxito se pone uno en condiciones de lograrlo. Pensar que se no se va a sobrevenir al fracaso aboca a que el fracaso se produzca.

El sexto es la rapidez. No tiene tiempo el Foxterrier de pensar mucho las cosas. Tiene que decidir de manera casi fulminante. No tiene tiempo de hacer consultas, de montar comisiones, de hacer interminables análisis. O actúa rápidamente o muere.

La historia del Foxterrier es aleccionadora porque el perrito está luchando contra alguien que es muy superior a él, que tiene fuerza, rapidez y habilidad superiores a las suyas. Hacer frente a la situación sin astucia, sin ingenio, sin inteligencia, es sinónimo de fracaso. ¿Qué podría conseguir el perro si planta cara a la poderosa pantera? Es el ingenio lo que le salva. Frente a la fuerza opone la astucia. Frente a la superioridad del tamaño el perrito echa mano de una estrategia basada en la inteligencia.

He sabido de un monasterio trapense en el que los monjes tenían como norma que nadie podía solicitar para sí mismo nada en el refectorio. En caso de que a un monje le faltase un cuchillo, por ejemplo, era el compañero quien tenía que reparar en su problema y solicitar de quien servía la mesa la solución:
– Por favor, a este Hermano le hace falta un cuchillo.

La finalidad era clara. Habituarles a que les importasen las cosas de los demás, a que estuviesen pendientes de sus necesidades. Un buen día, al terminar las oraciones de maitines, los monjes van al refectorio. Tienen servido el café con leche. Y uno de los monjes ve con asombro y asco que tiene ahogado un ratón en su taza. Como no puede pedir nada para él y los de al lado no puede ver dentro de su taza, se ve condenado a no poder desayunar. Pero, como el hambre aguza el ingenio, se le ocurre cómo desayunar sin faltar a la regla monacal. Llama al que sirve en el comedor y le dice:

– Por favor, a estos dos hermanos de al lado no les han servido ratón esta mañana.

Quien sirve la mesa cae en la cuenta de su problema y le sirve un nuevo tazón calentito de café con leche, como es lógico, sin el repugnante roedor. Quedarse callado cumpliendo estrictamente la norma le hubiese llevado al pobre monje a un ayuno forzoso.

16 respuestas a «El ingenio del Foxterrier»

  1. En efecto, hace falta ingenio para hacer frente a las dificultades de la vida. Achantarse y quedarse paralizados es lo peor. Saludos.

  2. En todos los ámbitos de la vida es necesario utiliar la inteligencia y el ingenio para enfrentar las dificultades, por más pequeño que uno se sienta debe enfrentarlo con grandeza.
    Miguel, gracias por compartir sus deseos el 10 de junio en Colón, Entre Ríos, Argentina con ese grupo de docentes con muchos deseos de aprender.

  3. Muchas veces debemos atravesar tantas dificultades, que al principio parece que no podremos, tiempo depués miramos hacia atrás y hemos salido airosos, de cada situación que debemos vivir.

  4. Es necesario hacer frente a la fuerza no con fuerza sino con inteligencia. Ante la evidente potencia de quien tiene poder, fuerza, o dinero o fama hay que actuar con ingenio para no ser aniquilado. Me parece estupendo el ejemplo del pequeño Foxterrier.

  5. Gracias maestro, por su alentador relato. Viene como anillo al dedo para inyectar un haz de ánimo a las puertas del examen de oposición.
    LUCHARÉ y CREERÉ EN MI, ojalá este sea mi año y consiga LA PLAZA.
    Un saludo.

  6. Un hombre se ahorca en plena calle en Hospitalet ante el desamparo de su familia. ¡Qué bien se ve la vida desde lo alto de la columna!

  7. Estimado profesor:
    Lo saludo en la distancia,soy una docente de Entre Rios que la tuve la suerte de asistir a su conferencia en Colon el viernes 10 de junio,me llamo Betina y pudo autografiarme uno de sus libros La Evaluacion como Aprendizaje.
    Agradezco el que haya ido y yo poder asistido nos delitamos tanto con sus consejos y como dijo usted, sino cambia en algo nuestra practica, no sirvio de nada tantos “cursos “, bajo el brazo.
    Ojala tengamos la astucia y la valentia del perrito al enfrentarnos a una situacion inesperada, es verdad el ingenio muchas veces triunfa ante tanta burocracia.

  8. Por eso es contraproducente alfombrar el mundo para que el niño pise, no vaya a ser que se le cruce una piedra en el camino y no sepa cómo apartarla. De niños sobreprotegidos surgen adolescentes blandos, sin tolerancia a la frustración, de donde tantas veces deriva la agresividad ante la impotencia para resolver las contrariedades de la vida diaria. Educar es guiar en el proceso de aprendizaje haciendo partícipe al educando, dialogar con él, enseñarle a valorar distintas posibilidades de solución, a priori, pero también a posteriori, después de que se haya caído y levantado, valorar cuáles pudieron haber sido otras alternativas de solución. Esto conlleva dedicar mucha atención al niño, éste se sentirá respaldado, pero protagonista de su propia vida y propiciará un clima de confianza tal que cuando se le presente un problema realmente serio sea capaz de acudir a sus padres y no como suele ser tan frecuente a su grupo de iguales donde “un ciego guía a otro ciego”.
    Cuando llega la adolescencia muchos padres se preguntan estupefactos de dónde ha salido ese niño. Y lo más curioso es que una gran mayoría no se sienten responsables, cayendo en la descalificación del hijo.
    Igualmente en la escuela los profesores tienen su propia responsabilidad al respecto en el proceso educativo. Además un niño atento a sí mismo es capaz de ir generando la atención hacia los demás y desarrollando por tanto el compromiso social.

    En definitiva que el perrito Foxterrier seguro que se alejó muchas veces de su amo y otras tantas volvió a él, una solución tan ingeniosa no se improvisa. Una vez leí en un artículo de Antonio Gala “Dedicado a Tobías” que el objetivo del verdadero aprendizaje es conseguir que tan interiorizado esté “que parezca, sólo parezca que se está improvisando”, recuerdo la frase leída hace tantos años sin tener que consultarla, tantas veces me la he recordado a mí misma.

    (Perdón por la extensión)

    • Querida Isabel:
      Gracias por tu comentario. Creo que hoy es necesario insistir en la cuestión que tú abordas con acierto. Recuerdo el llamativo título de un libro de Georges Snayders: “No es fácil amar a los hijos” (Gedisa. Barcelona). Parecería que no hay cosa más fácil y más natural en la vida. Pero el amor está lleno de trampas. Una de ellas es la que señalas: la sobreprotección. La metáfora de Holderlin es muy certera: “Los educadores forman a sus educandos, como los océanos forman a los continentes, retirándose”. Para que haya continente, las aguas tienen que retroceder. El peligro es anegarlos: pensar por ellos, decidir por ellos, actuar por ellos. Parece claro que el problema es de equilibrio, porque no hay que abandonarlos. Lo que nos dicen los hijos y los alumnos es: “Ayúdame a hacerlo solo”.
      Un cordial saludo en la distancia geográfica y en la proximidad del afecto y el compromiso con la educación.

  9. Querido Miguel,
    Esta historia es un excelente ejemplo que se puede extrapolar a los seres humanos y que muestra las grandes capacidades que tenemos dentro y que sólo están esperando una oportunidad para ser despertadas.
    Una vez leí una frase que decía: Para enfrentar el mundo de hoy, necesitamos más de un comportamiento creativo que de uno inteligente”.
    Pareciera eso sí, que en estos casos extremos de riesgo o de peligro hay una característica que se repite, que es la conexión total con el momento presente, y es ahí, donde aflora la creatividad.
    Entonces tal vez debiéramos practicar más el vivir el aquí y el ahora, sin conectarnos con el pasado y el futuro, para que esa creatividad sea constante.

    Saludos y un abrazo
    MPaz

  10. QUERIDO MIGUEL ANGEL.
    HOLA, SOY DOCENTE DE CÓRDOBA, ARGENTINA. EN EL AÑO 2008 PARTICIPE EN UNA CONFERENCIA, SUYA, EN CRUZ DEL EJE QUE LA VERDAD A PESAR DE LA CANTIDAD DE HORAS PARECIÓ CORTA.
    SI, ES VERDAD COMO DOCENTE TODOS LOS DÍAS HAY QUE UTILIZAR EL INGENIO ANTE LA BUROCRACIA, LA SUPERIORIDAD… Y ANTE TANTO… QUE LA VERDAD HACE 15 AÑOS CUANDO COMENCÉ PENSÉ QUE SÓLO UTILIZARÍA EN LAS CLASE. Y NO COMO EL FOXTERRIER DE LA HISTORIA, HAY QUE UTILILIZAR PARA SOBREVIVIR TODOS LOS DÍA EN EN EL AMBITO EDUCATIVO, Y NO SÓLO PARA SOBREVIVIR SINO PARA LOGRAR CRECIMIENTO, AVANCES, PARA ESTIMULAR A COLEGAS…
    GRACIAS…

  11. El ingenio es una herramienta valiosa para sobrevivir en una sociedad que se le parece a una selva. Cuando domina la ley del más fuerte es imprescindible utilizar otras armas. Una de ellas es el ingenio. NOS LO DEMUESTRA EL FOXTERRIER CON SU FORMA DE ACTUAR EN LA HISTORIA QUE SE CUENTA EN EL ARTÍCULO.

  12. ¿Y cómo se cultiva el in genio?
    Pues no limitándose a memorizar y a r4epetir.
    Favoreciendo las preguntas.
    Cultivando la creatividad.
    Propiciando situaciones en las que haya que pensar.
    Felicitando por la innovación.
    Y así sucesivamente.
    Todo menos callar y repetir. Repetir y callar.

  13. muy bueno lo del perrito, si todos lo pusieran en práctica que bueno sería, hasta la próxima. Gracias por brindarnos su sabiduría. Soy de Colón Entre Ríos estuve en la charla del viernes 10 de junio.

  14. Estimado Maestro Miguel, un saludo desde Chile nuevamente, bueno ya el mundo estará enterado de lo que estamos viviendo a nivel sociopolitico y particularmente a nivel de educación. recuerdo sus palabras en un comentario anterior y solo me resta decir:

    los foxterrier afortunadamente somos muchos, estudiantes secundarios y universitarios, docentes, trabajadores…la astucia e inteligencia, con un poquito de audacia nos vuelve a juntar otra vez, lamentablemente no debiera ser así, pero debemos seguir avanzando hacia la mejora, ahhh, bueno ya se imaginarán quién (es) son las panteras imponentes amenazadoras, o al menos el sitial que ocupan en este momento. Que el mundo conspire con sabiduría para que nuestros derechos, legítimos derechos sean respetados, Basta de negocio con la Educación, admiro a los dirigentes de los secundarios, me hace recordar tiempos aquellos, de lucha contra la dictadura.
    saludos nuevamente. y espero el mundo tenga sus ojos en este movimiento.

  15. Lo malo es que los poderosos (en este caso la pantera) también pueden tener ingenio para engañar y explotar a los débiles. Se da un tremendo pulso entre el bien y el mal. Hay que situarse al lado del bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.