El ingenio de la hormiga

30 Dic

cinta_de_mobius_ii.jpg Me preocupa la forma en que muchas personas, especialmente los jóvenes, afrontan las adversidades de la vida. Veo poca resistencia a la frustración, una irritación excesiva cuando la realidad no se acomoda a las expectativas, escasa reacción ante el fracaso… El dolor existe, la contrariedad es inevitable, los problemas son consustanciales al desarrollo humano. Sin dolor no tendríamos conciencia de nosotros mismos. Pero hay muchas formas de afrontar los problemas. Digo que me preocupa especialmente la endeblez de las reacciones ante los contratiempos que tienen algunos jóvenes. Acostumbrados a que les saquen los padres, profesores y adultos las castañas del fuego, cuando tienen que afrontar la adversidad ellos solos se vienen fácilmente abajo.
Es propio del niño comerse la tarta y sorprenderse (e incluso irritarse) de que la tarta haya desaparecido. Es propio del adolescente esperar que le pongan la tarta delante sin hacer esfuerzo alguno para conseguirla. El adulto sabe que tiene que trabajar para tenerla, que hay dificultades para conseguirla y que si se la come, la tarta no aparecerá de nuevo.
Pero la inmadurez y la falta de voluntad hace que la persona se hunda ante los problemas, ante las complicaciones, ante los problemas. Cualquier contratiempo hace que se derrumbe. Una ruptura, un rechazo, un suspenso, una enfermedad, una pequeña o gran dificultad… No digo que no duelan las cosas adversas que nos suceden. No somos de hierro, no somos insensibles. Existe el dolor, físico y moral. La cuestión es la forma que tenemos de enfrentarnos a él, la mella que deja en nosotros., el tiempo de cicatrización de las heridas.
El problema no es el problema (perdón por la redundancia). El problema es la actitud ante el problema. Porque hay una forma de manejarlos que los convierte en oportunidades, en ocasiones de maduración y de enriquecimiento personal. “La adversidad depende menos de los males que sufrimos que de la imaginación con que la que los padecemos”, decía François Fenelon.
No voy a decir, porque sería estúpido hacerlo, que es mejor tener problemas que no tenerlos, pero sí que hay formas de afrontar los problemas que nos destruyen y otras que nos fortalecen. Hay formas inteligentes de reaccionar y formas torpes. Hay talantes fuertes y talantes débiles.
Las hormigas trabajan con mucho orden y empeño. Basta observar un hormiguero para aprender muchas cosas. Observar no es mirar, es buscar. Hay quien no sabe observar, aunque tenga los ojos abiertos. Hay que tener los ojos educados para ver y disponer de teorías para la interpretación.
En cierta ocasión alguien vio una hormiga negra de tamaño mediano que llevaba como carga una paja que era seis veces más larga que ella misma. Después de avanzar casi un metro con suma dificultad, llegó a una especie de grieta, estrecha pero profunda, formada entre dos grandes piedras. Probó a cruzar de una manera y de otra, pero todo su esfuerzo fue en vano. La paja dificultaba aún más la ya imposible tarea de saltar a la otra parte. Hasta que por fin la hormiga hizo lo insólito. Con toda la habilidad apoyó los extremos de la paja en un borde y otro de la grieta, y así se construyó un puente, a través del cual pudo atravesar el abismo. Al llegar al otro lado, tomó nuevamente su carga y continuó su esforzado viaje sin inconvenientes.
La hormiga supo convertir su carga en un puente, y así pudo continuar su viaje. De no haber tenido esa carga, tan pesada y obstaculizadora en un principio, no habría podido avanzar y seguir su camino. A la hormiga la salvó la forma de manejar la carga.
Cuando la contrariedad se interpone y hace que las cosas no sean como se espera, las personas frágiles de temperamento se hunden y se amilanan. Las que tienen coraje se estimulan y se crecen.
Una de las formas más perniciosas de reaccionar ante la dificultad es autocastigarse, pensar que uno se merece todo el mal que se le venga encima, pensar que eso pasa por ser como se es, por tener tan mala suerte. Por haber nacido gafado.
Otra forma negativa de reaccionar es pensar que no vamos a ser capaces de superar la dificultad, que es más grande que nuestras fuerzas. Pensar que no se puede es, en buena medida, el principal obstáculo para poder alcanzar el éxito.
No es menos dañina la forma de reaccionar que nos compara con otros, infravalorando nuestra persona y nuestra capacidad de superación. “Si le pasase a esa persona, lo superaría tan fácilmente, pero yo…”.
Especialmente perniciosa es la anticipación de los males y daños futuros. Cuando mi padre enfermó de cáncer una amiga me dio un sabio consejo que traté de seguir fielmente:
– No anticipes el dolor venidero. Basta a cada día lo que toca vivir. Cuando se agrave, cuando sufra, cuando falte… No, eso llegará. Pero ahora todavía no está aquí. No hay que sufrir por ello.
Si nos pusieran delante una montaña de pan y nos dijesen que teníamos que comerlo todo, diríamos que es imposible. Pero si añaden que hay que comer un trocito con cada comida durante muchos años, la reacción sería diferente. Eso no sólo es posible, es incluso fácil y agradable.
A veces es tan torpe esta reacción que la vida nos sorprende con un giro y eso que parecía inminente no llega nunca. Se ha sufrido de manera innecesaria, de manera estúpida.
Decía Freud: “He sido un hombre afortunado: nada en la vida me fue fácil”. Al tener que superar dificultades, las personas se fortalecen. Al saber manejar con inteligencia la carga, como la hormiga, las personas consiguen lo que no habrían podido alcanzar sin haberla sobrellevado. Al decir “feliz Año Nuevo”, yo no digo que desaparezcan las aflicciones. A buen seguro que llegarán. Lo que deseo es que sepamos llevarlas con entereza y sabiduría.

12 thoughts on “El ingenio de la hormiga

  1. El artículo esta muy bien, sobre todo me gusta la orientación positiva pero creo que peca un poco de simplista (crítica constructiva), mucha gente sufre o no puede afrontar algunos problemas, a primera vista sencillos de resolver, por diversos motivos, traumas psicológicos, neurosis…de los que no tienen culpa. Aunque con esto no igo que no deban hacer nada para resolver no ya sus problemas sino las causas que les impiden enfrentarse a ellos de la manera positiva que tu propones.

  2. Nuestro presente lo han creado nuestros padres y generaciones anteriores. Si ahora está tan mal, es porque esas generaciones anteriores no movieron el culo ni se quejaron suficientemente. Así pues, NUNCA estará de más que las nuevas generaciones denunciemos e intentemos eliminar los abusos que hasta ahora las generaciones anteriores han permitido.

  3. Vaya…y eso que dices de las cargas sólo va con los jóvenes o los adultos también son frágiles mentalmente y tontos?

    Pregunto…más que nada porque soy joven y veo que el mundo me cierra las puertas ante las narices, y mira que lo intento. Soy uno de esos “débiles” y desgraciados pasto del mileurismo. Pero si esto es sólo problema de joven y chiquillo, ya me tranquilizo.

    Que triste, es generalizar así. Aún así reconozco la calidad literaria de tu disertació

  4. Me has dejado sin palabras. Sin duda, me siento totalmente identificado con lo que has escrito, y me ha hecho darme cuenta que lo que me sucede no es algo único. Las adversidades, el tenerlo todo hecho, el hundirse a la minima de cambio… todo eso lo sentía y lo siento ahora mismo y la sensacion de haber nacido gafado es una cuestion de actitud. De verdad que me ha emocionado y sin duda, me sirve para abrir los ojos. Muchas gracias.

  5. Perdona Miguel, me he equivocado al escribir y puede cambiar el significado. Veo que es un foro moderado y te puedo enviar la correccion…
    ======
    Alguien dijo:
    No hay problema que al superarlo no te aporte un don.
    Busca los problemas ya que necesitas dones.

    Feliz i Pacifico Año

  6. Te recuerdo positivamente de un doctorado que hice sobre educación de adultos en Córdoba. Hace poco escribí en mi blog (www.alfonsoalcantara.com) sobre un tema similar al de la resistencia a la frustracion, las quejas como forma de comunicación en un post titulado Las raciones eran tan pequeñas, de Annie Hall. Un saludo¡

  7. ME HA MOTIVADO EL HIGENIO DE LA HORMIGA YA QUE CON SU FORMA DE ACTUAR ANTE LOS PROBLEMAS ES MUY POSITIVA Y NOS DEJA COMO ENSEÑANZA QUE SIEMPRE EN EL CAMINO SE PRESENTAN GRANDES DIFICULTADES Y DEBEMOS SABER APROCHAR NUESTRO INGENIO PARA SUPERARLOS. ESPERO QUE TODO EL QUE LEA ESTO NO LO DESAPROVECHE Y LO PONGA EN PRACTICA PARA SU VIDA DIARIA SIN IMPORTAR SI ES JOVEN O VIEJO IGUAL LA VIDA SIGUE “ANIMO”

  8. Me parece muy bien este artículo, tiene un gran contenido enriquecedor para que los jovenes aprendamos a ver la realidad de la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.