20190306_201626

Nueve zancadillas a las mujeres

9 Mar

Ayer se celebró en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer o, de otra forma, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Un año más. Y, lamentablemente, todavía quedan muchos por delante. Porque avanzamos muy despacio. Cuando hay víctimas siempre se avanza despacio por muy de prisa que se vaya.

De manera sucinta voy a describir nueve zancadillas que la sociedad sexista pone en la carrera laboral de las mujeres. Esas zancadillas son, en ocasiones, tan fuertes que acaban danto al traste con el éxito laboral y vital. La carrera de obstáculos es tan dura que algunas fracasan en el intento de superarlos. Otras, casi heroínas, llegan al medio o al final. Enuncio las nueve zancadillas destacando su carácter persistente y concatenado. Las mujeres que salen de una, se encuentran con otra y luego con otra y luego con otra… Qué difícil. Qué injusto.

Con los avances del feminismo (la principal revolución liberadora del siglo XX) algunas de estas zancadillas han perdido fuerza o, mejor dicho, las mujeres han aprendido a evitarlas con inteligencia y fortaleza. Pero ahí siguen, para indignación y vergüenza de quien tenga la lucidez de descubrirlas.

Primera zancadilla: menores expectativas.

La escuela, la familia y la sociedad generan expectativas superiores sobre los varones. No por su valía demostrada sino por la simple condición de ser varones. Lo he visto muchas veces. Sobre el hermano varón se ha creado un nivel de aspiraciones mucho mayor que el de una hermana. Bien es sabido que la profecía de un suceso suele convertirse en el suceso de la profecía, como sostiene Paul Watzlawick cuando habla de las profecías de autocumplimiento.

En el caso de solo poder sufragar los estudios de uno de los dos (hermano y hermana), la familia se inclina por asegurar los estudios del varón mientras espera que la mujer se case con un buen partido y resuelva así su vida.

Segunda zancadilla: el mito de la excepción.

Se nos ha hecho creer que porque una mujer haya llegado a tener éxito, todas pueden tenerlo igualmente. No es verdad. Lo que es cierto es que, aunque algunas mujeres hayan llegado a las mayores cotas de éxito, no ha sido con la misma facilidad con la que lo han conseguido los hombres. Y tampoco lo harán en el futuro con la misma facilidad otras mujeres si no cambian las cosas.

Creer en el mito de la excepción ha llevado al engaño de muchas mujeres y algunos hombres bienintencionados. La cruda realidad dice que las mujeres tienen que superar obstáculos más duros y numerosos para llegar al mismo sitio que los hombres.

Tercera zancadilla: mayor dificultad para la contratación laboral.

Conocidas son las exigencias y las preguntas, más o menos camufladas, del empleador sobre una actual o futura maternidad de la candidata, sobre la planificación de embarazos o sobre el compromiso de atención a la familia.

Si se contrata a un hombre se evitan, además, las complicaciones que generan los trastornos de la menstruación. El hombre faltará menos al trabajo. El hombre generará, supuestamente, menos problemas.

Sabido es que a las mujeres se les encomienda (y ellas han hecho suyo el encargo) el cuidado de los hijos y de los mayores. Es la mujer la que, por su condición, estará al cargo de los hijos pequeños y de los padres ya mayores. Se trata de dificultades añadidas para la contratación.

Acabo de conocer un estudio efectuado en más de mil empresas españolas en el que se concluye que las mujeres tienen el 30% más de dificultades para encontrar trabajo. Sé que la confección de estos porcentajes es discutible, pero resulta indicativo.

Cuarta zancadilla: menores salarios por los mismos trabajos.

Está más que comprobado. Acabo de escuchar en la televisión española que se cifra la brecha salarial en más del 15%. La cifra varía según la categoría del puesto de trabajo.

Siempre había leído que el porcentaje de la diferencia era mucho mayor (entre el 25 y 35%) dependiendo de sectores laborales, duración de la jornada de trabajo, localización de las empresas…

Creo que el dato por compleja que sea su determinación es difícilmente discutible, a pesar de las leyes que pretenden desmontarlo para alcanzar la igualdad.

Quinta zancadilla: falta de conciliación de los tiempos del trabajo y la casa.

No se suelen tener en cuenta las exigencias que conlleva la conciliación de la vida familiar con la vida laboral. Y, teniendo en cuanta algunas de las cuestiones que he planteado anteriormente, ese desajuste afecta fundamentalmente a la mujer.

Al haber escasez de puestos de trabajo, cuando hay que optar porque uno solo de los cónyuges dedique su tiempo y su esfuerzo al trabajo fuera de la casa, es el varón el elegido de común acuerdo.

Sexta zancadilla: duplicidad del trabajo.

La liberación de la mujer ha traído en muchos casos un empeoramiento de la situación laboral de las mujeres. Porque han salido de la esfera privada de la familia para desempeñar puestos de mayor o menor relevancia (peor pagados, por cierto, que los de sus compañeros varones, como decía anteriormente) y han seguido realizando las tareas del hogar. Lo muestra claramente una imagen que he visto recientemente: un hombre, con su maletín de ejecutivo al lado, espera sentado en un cómodo sofá la llegada de su mujer. Se ve en la imagen cómo entra ella en la casa con otro maletín de ejecutiva. Él, desde su sillón, pregunta:

– ¡Por fin! ¿Qué tenemos hoy para cenar?

Séptima zancadilla: obstáculos para llegar a la dirección o puestos altos.

Hay constancia de que las mujeres llegan con más dificultad a puestos de responsabilidad o de dirección. Por diversos motivos: en algunos casos porque la propia mujer dice que ella no puede dedicar tanto tiempo al trabajo ya que tiene que estar pendiente de la casa y de los niños. Otras veces porque se entiende, de manera equivocada, que ellas tienen menos cualidades para ejercer el mando.

Coordiné hace años el libro El harén pedagógico (Editorial Graó) y en él escribí un capítulo sobre esta cuestión que lleva el siguiente título: “Yo tengo que hacer la cena”.

Octava zancadilla: ausencia de jubilación en las tareas domésticas.

Cuando ambos se jubilan, ella no lo ha hecho más que al cincuenta por ciento porque las tareas de la casa han sido y seguirán siendo casi de su exclusiva incumbencia. Si él se jubila previamente, ella seguirá realizando ambos trabajos, el de fuera y el de dentro de la casa.

Sé que algunas cosas han cambiado. Sé que los hombres “colaboramos”, “ayudamos”, “echamos una mano”, pero la responsabilidad plena suele seguir siendo, salvo excepciones, de las mujeres.

Novena zancadilla: atribuciones tramposas.

Cuando las mujeres fracasan en sus trabajos, es fácil que se atribuya dicho fracaso a su condición de mujeres. Pienso, por ejemplo, en el desempeño de un puesto ministerial. Si la ministra hace una gestión pésima se dirá que el cargo le viene muy grande, que no está preparada para ejercerlo, que se ha colocado ahí a la mujer por el sistema de cuotas pero no por su valía. Si quien fracasa es un hombre no se dirá que la causa es su condición masculina sino su incompetencia, su torpeza o su falta de esfuerzo.

En definitiva, ella fracasa por ser mujer y él fracasa por ser incompetente. Es más lógico decir que si hay un hombre en el gobierno debería estar porque vale y no por ser hombre. Digo esto porque cuando se han escolarizado en igualdad de condiciones chicos y chicas, ellas han ido siempre y en todas las partes mucho mejores.

29 thoughts on “Nueve zancadillas a las mujeres

  1. Excelente radiografía de lo que sucede al mundo femenino. Esta revolución que está ocurriendo, a mi modo de ver, es un gran avance para la humanidad, hasta a las mujeres metidas en la cárcel del burca les empieza a alcanzar esta onda imparable.
    Hace un par de días me llegó un WhatsApp en el que un hombre y una mujer se apoyaban uno contra otro de espalda y debajo ponía IGUALDAD. Creo que ese es el slogan de Vox. Esa igualdad es el objetivo, pero ahora la mujer necesita un apoyo especial de la sociedad para conseguir esa igualdad: no sale por la noche sola con la seguridad del hombre, a él le pueden robar, pero a ella robar y violar. No cobran lo mismo a igual trabajo, muchas pierden la vida a manos de hormbres, los trabajos de responsabilid y mejor remunerados los tienen por mayoría hombres, por eso, de momento, necesitan una discriminacion positiva, etc. Ya lo explicas perfectamente, Miguel Ángel.
    En definitiva, creo que toda la sociedad debe apoyar ese movimiento y también las mujeres deben autocomvencerse de que tienen los mismos derechos y obligaciones que los hombres.
    Saludos a todos/as.

    • Querido Joaquín:
      Ha sido raro no ver comentarios en todo el sábado. Me ha sorprendido porque considero esta cuestión una de las más tremendas que tiene la sociedad pendientes.
      En el artículo de hoy me he centrado en cuestiones exclusivamente laborales. Cualquier otro campo encierra otras zancadillas. Algunas todavía más duras, como es el maltrato y la muerte.
      Después de este artículo, vendría una pregunta fundamental que el espacio no me ha poermitido formular y, menos responder: ¿QUÉ HAY QUE HACER PARA EVITAR ESTAS ZANCADILLAS?
      Querido amigo, muchas gracias por abrir el grifo de los comentarios de esta semana.
      Un gran abrazo.
      MÁS

  2. Querido Maestro!
    Un tema duro el que comenta está semana.
    ¡Las numerosas zancadillas que en este mundo sufrimos las mujeres!
    Las que tenemos ya cierta edad y miramos hacia atrás sentimos auténtico orgullo de haber superado o intentado abrir caminos de igualdad y libertad en el difícil devenir de los acontecimientos.
    Hemos sentido la opresión en nuestras vidas, la anulación de las ideas, la penuria ante la escasez económica, la miseria en las viviendas, el miedo de una autoridad absurda, la impotencia,la cobardía y la falta de reacción provocada por el maltrato físico y psicológico, el peso de una responsabilidad que nos hacia difícil llegar a nuestros destinos y las trabas de una injusta sociedad que no nos facilitaba nuestra incorporación al mundo de los estudios y al laboral.
    Con estas perpestivas y analizando las situaciones con la inteligencia que nos da el tiempo, me considero una luchadora,una vencedora y buscadora de sueños.
    ¡No ha sido fácil, me he sentido rota por dentro, el maltrato es el más cruel de los sentimientos!
    Pero las cosas cambian, jamás tirare la toalla, mis metas me las pongo día a día, con el trabajo constante y la fuerza que me da el amor a la vida y el arraigo alas personas que me hicieron ser la persona que soy en este momento.
    ¡Agradezco la suerte de estar viva y seguir viviendo!
    Sin más por hoy, me despido de todos, con un fuerte abrazo.

    • Querida Loly:
      Está bien que aportes la perspectiva desde una edad avanzada. Puedes hablar así desde la experiencia.Y, en tu caso, desde la experiencia de haber sido una luchadora.
      Tú eres de las que ha sido capaz de superar todas las zancadillas que pone a las mujeres una sociedad androcéntrica.
      Tú has logrado mantener el optimismo a pesar de la adversidad.
      Eres un buen ejemplo para las mujeres jóvenes.
      Me alegra mucho que sea una fiel seguidora de este blog.
      Besos y gracias.
      MÁS

  3. Un saludo cordial Dr y a todos. En una de las conferencias, compartió la necesidad de pasar de la neutralidad al compromiso. Sin duda, me parece apropiado para los análisis que comparten en el presente artículo.
    Definitivamente aunque se reconocen algunos avances, aún existen retos por lograr en torno a la no discriminación de la mujer, a ser tratadas justamente y libres de violencia en el ámbito económico, social, familiar y cultural. Justo en un complejo comercial, una de las vendedoras, comentó con dos colegas que iba un minuto al sanitario, que no aguantaba más los pies. Una de ellas asintió, dijo que ya se acostumbraría porque acababa de incorporarse. El caso es que la política de la tienda precisa el uso de zapatilla alta para desempeñarse como vendedora, no pueden sentarse para verse avispadas con los clientes y además con las cámaras les observan….Y los varones con las mismas condiciones, pero al menos con la ventaja de los zapatos bajos. Agradezco los estupendos análisis Dr. Mi reconocimiento para quienes nos tratan bien. Gracias

    • Querida Lourdes:
      No sé cómo está en México este fenómeno de la liberación de la mujer.
      Como dices, se ha avanzado en el mundo, pero hace falta caminar mucho más de prisa. Porque está muy claro cuál es el problema. Hay que intensificar los esfuerzos de la solución. Una solución en la que nadie puede quedarse atrás. Políticos, escuela, familia, sociedad en general. Y cada ciudadano y ciudadana en particular.
      El ejemplo que pones de las condiciones de trabajo es también interesante. Otra zancadilla.
      Besos y gracias.
      MÁS

      • Estimado Dr y saludos a todos
        Para dar respuesta a las preguntas, le comparte con más detalle por .medio del correo. Gracias doctor

        • Querida Lourdes:
          De acuerdo.
          Y he teñido el correo.
          Mándame, cuando lo termines, el trabajo sobre el sociograma.
          Muchas gracias.
          MÁS

          • Estimado Dr.
            Saludos para Usted y para todos
            Muchas gracias Dr. por su tiempo y por su gentileza en la respuesta. El instrumento del que le hablé es, el sociodrama, ya cuenta con la validación de jueces y los análisis estadísiticos. Ahora estoy esperando que la coordinadora de una carrera, a quien asesoro, termine de recoger los resultados. Y lo demás, se lo comparto por correo. Gracias Dr.

          • Querida Lourdes:
            El socio grama es un buen instrumento para comprender la red de relaciones del grupo.
            Lo más importante es cómo trabajar después con esos datos.
            Porque el sociograma no es un fin en sí mismo, es un medio para conocer y transformar las relaciones.
            Saludos y gracias.
            MÁS

  4. Miguel Ángel.

    El camino hacia la plena igualdad es largo, pero cada vez se va acortando. Las generaciones que nos hemos educado en un ambiente machista (tanto hombres como mujeres) vamos dando pasos lentos, pero las nuevas generaciones que viven en una sociedad más coeducativa, afortunadamente, dan zancadas más amplias… Los obstáculos se van eliminando.

    Pero no hagamos de esta lucha un traspaso de papeles para que sean los hombres los que sufran las zancadillas. Ambos sexos deben partir en las mismas condiciones de salida.

    Un abrazo.

    • Querido Juan Carlos:
      Ojalá fuera como dices. Bueno, en cierta parte lo es. Pero me preocupa mucho comprobar el rebrote de actitudes sexistas en los jóvenes.
      Me remito al artículo de hace unos meses que titulé ¡ES QUE NO PUEDO TOCARTE…? Ya sé que un caso aislado no es un argumento, pero me temo que no se trata solo de un joven sino de un corriente entre los jóvenes.
      La causa de las mujeres es hoy la causa de la humanidad, decía Ghali, primer ministro egipcio hace algunos años. No seremos perjudicados los hombres si hay justicia.
      Un gran abrazo y muchas gracias por tu participación.
      MÁS

  5. Me ha gustado mucho la ilustración elegida para el artículo. Es muy elocuente. En una sola imagen se dicen tantas cosas. Es la pura realidad plasmada en un solo golpe de vista.
    Luego vienen los premios por llegar primero a la meta. Luego viene el podium en el que están los tres corredores de la derecha. Los tres varones.
    Cuánta injusticia.
    Gracias por el articulo y por la imagen.

    • Querida Marta:
      La imagen, en efecto, es muy elocuente. De ahí ese famoso (aunque discutible) dicho de que una imagen vale más que mil palabras.
      Es otra forma de manifestar que las mujeres tienen por delante una carrera de obstáculos.
      Gracias por leer el artículo y por hacer este comentario.
      Y, ahora, a pensar en cómo se puede avanzar en la causa de la igualdad.
      Besos.
      MÁS

  6. Estimado Miguel Ángel Santos Guerra, le felicito y le doy mi más sincera enhorabuena porque todos sus artículos invitan a la reflexión y activan la emoción…Todavía sigo trabajando con mis tutores y alumnos “La idea más hermosa”, una historia que aunque sigo leyendo año tras año sigue emocionándome como la primera vez que la leí…porque usted no sólo escribe con el corazón, escribe con el alma y eso permite que se remuevan conciencias. Ayer tuvo el placer de volver a poder disfrutar aprendiendo, no quería perderme ni una sola palabra de sus reflexiones, de sus cuentos, de sus anécdotas…porque todos debemos ver la estrella que tenemos dentro…que en el caso de los que nos dedicamos a una enseñanza que tiene en cuenta el corazón, permite que la estrella que lleva nuestro alumnado brille más.
    Con respecto a los obstáculos de las Mujeres …es verdad que todavía los tenemos…Debemos dar visibilidad al papel relevante que durante todo el tiempo ha tenido la mujer en la Sociedad, nosotros desde nuestro centro hemos seguido las Huellas de la Mujer en la Ciencia…le dejo una muestra de ello: http://misionesdegrupo.blogspot.com/search/label/8%C2%AA%20Misi%C3%B3n%3A%20Seguimos%20las%20Huellas%20de%20la%20Mujer%20en%20la%20Ciencia%20y%20en%20la%20Paz
    Muchas gracias y espero seguir el camino y como dice Freinet, no pararme cansada y desalentada en la encrucijada de los caminos. GRACIAS

    • Querida María José:
      Me encantó compartir von vosotras y vosotros la sesión de ayer por la tarde.
      Tus palabras también me emocionaron a mí.
      Gracias por el enlace que has facilitado a los lectores y lectoras de El Adarve.
      Era casi imposible no ver cómo escuchabas lo que iba diciendo.
      Me hubiera gustado disponer de un tiempo de diálogo y debate al final, pero se nos hizo muy tarde.
      Veo por tus palabras que eres una profesional de cuerpo, alma y corazón.
      Es una suerte para tus alumnos y alumnas tenerte como profesora.
      Besos y muchas gracias por tus palabras de ayer, por leerme en el blog y por esta primera (espero que no sea la última) aportación.
      MÁS

  7. Lo de las nueve zancadillas consecutivas me ha gustado porque ofrece una visión certera y claro de las dificultades que tenemos que superar las mujeres. ¡Nueve! Desde antes de trabajar hasta después de terminar la vid laboral.
    El problema se agrava si se tiene en cuenta que en todas las demás esferas de la vida sucede otro tanto.
    Muchas gracias por hacer visible esta realidad tan injusta. Es un modo de poder revertirla.
    Saludos.

    • Querida Marisa:
      Ha sido intencionado el presentar esa concatenación de problemas. La idea era dar a entender que no es fruto de la casualidad esa persistencia de la discriminación.
      Sobre esta cuestión voy a presentar enArgentina un nuevo libro en los primeros días de mayo. Se titulará CONTRA EL SEXISMO. Y el subtítulo será el siguiente: TEXTOS Y PRÁCTICAS PARA LA IGUALDAD.
      Creo que esta es una cuestión muy importante y que interpela a toda la humanidad.
      Besos y gracias.
      MÁS

  8. A mis lectores y lectoras:
    Quiero anunciar la próxima publicación de un nuevo libro ese titulará: CONTRA EL SEXISMO. TEXTOS Y PRÁCTICAS PARA LA IGUALDAD. Verá La Luz en la ciudad argentina de Rosario. Lo publicará la Editorial Homo Sapiens.
    Contiene 50 textos, 50 prácticas para la escuela, 50 para el aula y 20 imágenes.
    Ya está en imprenta.

    Aprovecho ocasión para preguntar por algunos comentaristas que hace tiempo que no se asoman por aquí, como Don Quintiliano o Juan Miguel, entre otros. Y. por otros que han hecho acto de presenta esta semana como Aureliano (2) y José Antonio (1). Sabéis que no es mi deseo presionar (solo invitar) a la escritura. Lo que me preocupa es que haya problemas de salud.

    Un cordial saludo.
    MÁS

  9. Amigo Miguel Ángel:

    Me encuentro en Córdoba y, aparte de las distintas responsabilidades que uno lleva adelante, los miembros de Europa Laica estamos embarcados en la celebración de las XIV Jornadas Nacionales de Laicismo que se celebrarán en nuestra ciudad los días 22 y 23 de este mes, junto a la Asamblea el 24 que es domingo.

    Puesto que somos una asociación que no recibe ningún euro público (de modo similar a Amnistía Internacional o Greenpeace), te puedes imaginar el despliegue de esfuerzos que tenemos que llevar para acoger a la cantidad de gente que viene desde distintos puntos del país.

    El encuentro se celebrará en Centro de Visitantes, junto a la Mezquita, junto al Palacio Episcopal, donde reside el obispo el señor Demetrio Fernández. Allí nos manifestaremos los cerca de los doscientos asistentes. La publicidad corre a cargo mío. Ahora estoy acabando el diseño de la pancarta que firmamos Córdoba Laica, la Plataforma Mezquita-Catedral y la Coordinadora Recuperando. Al finalizar las jornadas la desplegaremos para que el señor obispo pueda leer los lemas: “La Mezquita es Patrimonio público” y “¡Devolución de los bienes inmatriculados!”.

    Como verás, estoy muy bien de salud y con bastantes ganas de trabajar, pero la mente la tengo en estos días centrada en esos temas.

    ¡Ah! Ayer en la librería República de las Letras se presentó el libro “Iglesia S. A.” del periodista Ángel Munárriz sobre las finanzas de la Iglesia. La sala estaba llena de gente (no era excesivamente grande). Yo intervine al final, explicando estos encuentros nacionales y su significado. Fuimos aplaudidos… Me alegré, pues la gente entendió que luchar por un Estado laico, es decir, en el que haya separación real entre lo público y lo religioso, en el fondo, es una tarea de “quijotes”.

    Bueno, no me echo más flores.

    Un abrazo grande para todos los que siguen El Adarve.

    • Querido Aureliano:
      Bueno, pues me has dado varias alegrías en un solo comentario.
      La primera porque he sabido que la ausencia de estas dos semanas no se debe a ningún problema sino a la dedicación a una causa tan noble.
      La segunda es saber que se estás preparando ese evento que considero tan importante para un empeño que debería tenernos a todos y a todas (sin excepción) interesados y comprometidos.
      La tercera es saber que se ha publicado “Iglesia S.A.” Lo pediré sin demora.
      Un gran abrazo.
      MÁS

    • Estimado Antonio:
      No sé si ha habido un error.
      Lo cierto es que ha llegado este mensaje con una simple x.
      Tampoco sé si se trata de un mensaje cifrado.
      Sabes que me gustaba tenerte entre los comentaristas del blog.
      Saludos cordiales.
      MÁS

    • Querido Juan Manuel:
      Pues nada, seguimos con los enigmas.
      Pero, al menos, tengo la seguridad, de que sigues con buena salud y en plena actividad.
      Saludos.
      MÁS

      • Querido amigo y maestro:

        Te acabo de enviar un correo electrónico “despejando la incógnita”.

        Un fuerte abrazo MÁS.

        • Querido Juan Miguel:
          Ya había leído tu correo.
          Gracias.
          Y enhorabuena por los tres extraordinarios conocimientos de te Óscar.
          Un gran abrazo para los cuatros de nosotros tres.
          MÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.