Muelle uno – Málaga cero

19 Ene

El desaparecido silo del puerto.

Puerto de Málaga. Tres mil años de historia. Toda la que Málaga tiene pasa por allí. Fenicios, Cartagineses, Romanos, Musulmanes, Don Fadrique de Toledo, Carlos III, Larios, Loring, Heredia, José Gálvez, Cánovas del Castillo…todos han formado parte de la historia del puerto de Málaga al ser éste eje vertebrador de gran parte de nuestra sociedad.

Ahora, en dos mil doce, hemos de sumarle algunos nombres más que pasarán a la historia de Málaga: Amigos Grill Mexican & Indian Cuisine, Foster´s Hollywood, Cervecería La Sureña, Lencería Yamamay, Jabones Bicentín y Zapatería Deichmann entre muchos otros. Sin duda alguna estamos acertando con el cambio de registro. De toda la vida comprar cuquitos y zapatos en uno de las mejores localizaciones de la ciudad ha sido la ilusión de todos los malagueños.

Hace poco más de un año comenzaba a llegarnos el tufillo de lo que se avecinaba con los muelles uno y dos de nuestro puerto. Todo empezaba a fraguarse y lo que debería ser una modificación de la propia naturaleza del entorno del puerto para descubrir un espacio único a la ciudad se quedaba en mentiras, comercios de distintas índoles y un pretexto cultural que no hacía sino prostituir el propio calificativo.

Con éstas, un grupo de personas de diversos segmentos de la sociedad Malagueña unían sus firmas ­–lo único que tenemos– para pronunciarse y denunciar lo que estaba sucediendo con nuestro puerto. El manifiesto «Salvemos el Puerto» contaba con tres únicos puntos, escuetos y directos, que denunciaban los hechos que se estaban produciendo.

A saber:

  1. «Bajo el pretexto de un uso cultural, se van a defraudar las expectativas ciudadanas con la construcción de un edificio de considerables proporciones sobre la rasante del Paseo de la Farola-Paseo de los Curas, en vez del espacio bajo rasante previsto en el Plan Especial, que altera las condiciones del Plan y del concurso para la explotación del muelle 1, en demérito de sus exigencias de calidad.
  2. Estas alteraciones se realizan al dictado de los intereses privados de un proyecto comercial y no de los intereses públicos de la ciudad, representados por el vigente Plan Especial del Puerto.
  3. Se han defraudado ya las expectativas ciudadanas al ignorar la demanda histórica de eliminar la verja que separa el Puerto de la Ciudad, haciendo inviable la aspiración de unir el mar con el Centro Histórico a través de su Parque».

Dicho manifiesto fue firmado entre otros por los escritores Manuel Alcántara, Antonio Soler, Teodoro León Gross, Juvenal Soto y Pablo Aranda; los arquitectos Ángel Asenjo, Salvador Moreno Peralta, Luis Machuca, José Seguí, Javier Boned Purkiss o Carlos Hernández Pezzi; el urbanista Damián Quero; el director del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), Felipe Romera; el matador de toros Javier Conde; la cantante Estrella Morente; el galerista Alfredo Viñas y Tecla Lumbreras, el barítono Carlos Álvarez; los economistas José Luis González García y Vicente Granados; el cineasta José Antonio Hergueta; los abogados Antonio Juárez Mota, Miguel Ángel Peláez y Adela Utrera; el colegio de Ingenieros de canales, caminos y puertos, miembros del consejo de la UMA, la academia de ciencias de Málaga, asociaciones culturales y vecinales, estudiantes, funcionarios y amas de casa entre otros. Vamos, cuatro chavales que no tienen ni idea de nada.

Existe un desencanto generalizado sobre el proyecto que se está rematando y de él surgió una Málaga oculta, aflorando gentes comprometidas y preocupadas con su entorno. Todo parecía comenzar a funcionar puesto que la gente se estaba moviendo. No lo íbamos a permitir ¿Quiénes se han creído esos que son para quitarnos nuestro puerto? Un año después, el proyecto estaba terminado y todas las protestas han quedado en nada. Bueno sí, se ha podido evitar un Pryca en la esquina. Algo es algo.

Nos hemos quedado sin un espacio libre, público y con posibilidades de ser referente urbanístico sin necesidad de proyectar cubiletes de cristal grises para acallar a la gente. Hemos dejado la posibilidad de tener una ciudad abierta al mar. Sin verjas. Con un parque abierto a un puerto que sabía a época postindustrial y que nos invitaba a reflexionar sobre lo que fuimos. Eso ya es imposible.

Han decidido que en Málaga no se hará nada sin concesiones comerciales ni plusvalías. No nos lo permiten. Está prohibido. Da igual que haya crisis o no. Aquí todo debe llevar un pack de tiendas. Así no tenemos puerto sino centro comercial con tres columpios y cuatro bancos al sol. Así, no tenemos estación de tren sino andenes con tiendas. De esta misma manera calle Larios prosigue derrotando al tiempo en un esperpento de comercios que tributan en lugares lejanos. ¿Se imaginan negocios en la Maestranza de Ronda? ¿Y una franquicia de montaditos en las setas de la Encarnación de Jürgen Mayer? ¿Han puesto una tienda de ropa en la cúpula de Ruiz Geli en Valladolid? ¿Por qué aquí todo es así? Nos hemos quedado sin un gran edificio como era el silo –entren en la web del ISEL y lean sus historia–.

Podemos buscar ejemplos de edificaciones industriales recuperadas para la sociedad actual por toda España pero sólo serviría para entristecerse.

Y por favor, que no nos engañen con catecismos afectivos. No hay proyecto cultural. Nadie hace un espacio para cultura sin saber antes qué albergará. Primero se tiene el proyecto y después se trabaja en un espacio adecuado para ello. Y que no usen el empleo para justificar la obra. Un puñado de empleos no justifican la obra. En cualquier caso siempre podemos mirar el origen de todos los tickets de compra de los comercios. ¿Son sociedades de Málaga todas? Mejor no tocar sensibilidades.

Nos han defraudado. Si vives en Málaga estás obligado a hacerlo como un turista allá donde vayas. No hay nada tuyo a no ser que dejes que sea vendido a terceros. Tus intereses no cuentan. Eso sí…. ¡Te ponen botellines de cerveza en un cubito! Retiro todo lo dicho. ¡Está genial el puerto!

One thought on “Muelle uno – Málaga cero

  1. Sensiñamente, la opinion que pudieramos tener los ciudadanos/as de nuestra MALAGA les debe importar no un bledo,si no un grandisimo CARAJO,a nuestros politicos(por llamarlos finamente),se creen los amos del mundo(en este caso de MALAGA),solo tenemos que ver algunos de los barrios, dejados de la mano de DIOS,en servicios como la
    limpieza,infraestructuras,ahy me gustaria verlos.Pero ellos no piensan en el pueblo valla ser que les salga contestatario,y pierdan su poder que creeran es algo infinito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *