¿Rotaciones?

2 Abr

Como el fútbol lo contamina todo, pido prestadas unas declaraciones del entrenador del Atlético de Madrid, el cual, no sé si tomando precauciones caso de no ganar la Copa del Rey, hablaba de cierta injusticia porque decía que a su equipo se le iba a juzgar por el final de temporada que realizara, dejándose de lado todo lo bueno que pudiera haber hecho con anterioridad.

Para la temporada que desarrolla el Unicaja tal vez podría decirse lo contrario, o al menos eso es lo que se desea, eso de «bien está lo que bien acaba». Tras demasiados tropezones, lo que llevamos viendo en los últimos partidos es otra cara, simplemente con los dos últimos, con dos triunfos ante equipos de los señalados de postín, la actitud del equipo ha cambiado y parece que se encamina hacia donde todos queríamos.

Aunque me quedan ver muchas cosas de esta plantilla, y se nos repita que cada encuentro es una final (no deja de ser cierto por las pocas jornadas que van quedando), está reaccionando ante rivales que antes eran inalcanzables. Si bien se ha pasado página ya a dos competiciones, la evolución ha sido diferente. Tras la decepción y el fracaso que significó la ausencia otra vez de la Copa del Rey, la Euroliga y su Top 16 ha sido otra cara. Sin llevar a cabo una actuación de aplauso, se ha visto mejor cara en la competición continental y mucho más a medida que iba avanzando. Todo ello sin ser inmune a los patinazos frente a equipos menos poderosos, como podemos recordar de las derrotas ante Zalgiris que han dejado al equipo fuera de la pelea por los cruces previos a la Final a Cuatro. A pesar de ello, con un mínimo de regularidad, podría haberse peleado dignamente por el billete a Londres.

Curiosamente, el rendimiento del plantel viene siendo más satisfactorio cuando el entrenador no da oportunidades a todos los elementos. Hay momentos que desconciertan, como la ausencia de Urtasun frente al CSKA y lo 35 minutos que tuvo el fin de semana de Murcia (siguiente partido), pero no estamos en Minibásket o categorías pasarela, ésas que son inferiores a Cadete, en las que es obligatorio que un jugador dispute un cuarto completo entre los tres primeros. Hablamos de deporte profesional y nos daría igual si el CB Málaga actual tuviera jugadores como Fede Ramiro que disputó más de 40 minutos por partido en la temporada 1989/90, lo que nos importa es lo que pueda hacer el equipo y hasta dónde llegue, incluso traicionando con ello una planificación inicial que sobre la marcha se vea que no funciona.

El tema de rotar jugadores por sistema está muy arraigado, pero quedaría bien si hubiera una plantilla realmente profunda que lo permitiera. A día de hoy, mucho más en la cercanía de la parte complicada del año, ha de quedar más que claro cuáles son los jugadores importantes y cuáles los que tienen un rol secundario, o quizá, definir quiénes son y en qué faceta hay definidos especialistas que dan su verdadera y real valía cuando se limitan a ejercer en su parcela, no a disfrutar de minutos porque el reglamento lo obligue.

Ahora que el equipo juega bien, se aprovecha de los bajones de los rivales y es competitivo, la definición de los roles es capital para todo lo que resta.

Ni progresa ni adecuadamente

19 Feb

Tras el paréntesis de la Copa del Rey, otra más que el Club Baloncesto Málaga envía al limbo por méritos propios, esperábamos que el periplo que lleva al equipo de Jasmin Repesa durante cuatro partidos lejos de Málaga tuviera un trayecto diferente.

Hay veces que uno puede pecar de iluso, o por lo menos se dedica a verbalizar pensamientos positivos que tienen más apoyo sentimental que real. Créanme que es muy complicado sentarse a escribir cosas que dejen opiniones positivas. Pero ahora, aunque el equipo malagueño haya tenido la oportunidad de mejorar la cara que estaba dando, el haber tenido este sucedáneo de pretemporada por el parón de la competición copera, daba la opción del cambio de entrenador, culpable señalado desde varios lugares, y no se ha hecho. (más…)

Reverte, doblemente valioso

22 Ene

La racha abierta de derrotas que está sufriendo Unicaja puede tener gran cantidad de aspectos negativos, pero más allá del aspecto numérico –nada novedoso en este sitio, sólo hay que recordar el año pasado-, lo que llevamos de temporada tiene visos de dejar como motivadora la depresión vivida en la anterior, de la cual, una faena de aliño en las últimas jornadas es el mejor recuerdo.

Las enfermedades dejan huella en el cuerpo, en la mente también. El cerebro y los recuerdos tras una depresión se quedan ahí, cercanos para volver a brotar en el momento que surge un mínimo revés. Ahora, tras intentar renacer, la más que cierta posibilidad de repetir errores pretéritos vuelven a decirnos que esto sólo tiene una dirección: hacia abajo, que a pesar de tener mucho mejor equipo que el año anterior, el barranco por el cual se despeña este equipo no tiene fondo reconocible y que el milagro que hace falta para levantar cabeza parece que no llega. Vaya, me reconozco repetitivo, otra vez hablo de milagro, y lo cierto es que ya fuera de alcance el objetivo de la Copa del Rey, el panorama en Liga ACB es muy negro, pero el del Top 16 de la Euroliga es tenebroso, sobre todo por la inmediatez de tener que hacer algo que mejore las única victoria frente al Brose, y lo que viene en el calendario (CSKA y Efes) no parecen clientes cómodos para ello. (más…)

Ni milagro ni octavo

15 Ene

Final de la primera vuelta y otro revés para todos. Parece que por aquí no andamos contentos con pinchar en hueso tres de los cuatro últimos años, dejando una parte grande del prestigio que tanto trabajo y dinero ha costado por el camino.

Confieso que este año, sobre todo con el golpe de timón que se le dio a la configuración de la plantilla a mediados de verano, pensaba que la cosa iba a ir mejor. O por lo menos bien. El fichaje de un entrenador con «nombre» ayudaba, sobre todo a que se le hiciera caso desde dentro del club a la hora de tomar decisiones rápidas y que redundaran en beneficio del equipo. (más…)

¡Viva la República! (¿o mejor no?)

8 Ene

Cuando llega el corte para la Copa del Rey es tradicional poder hacer una reflexión, una evaluación más o menos profunda del rendimiento del plantel y una revisión de la temporada.

En Málaga, aunque pueda resultar algo prematuro a falta de la próxima jornada, parece que cala la «causa republicana». Que eso de festejar títulos monárquicos no va con nosotros. Claro está, siempre que el domingo al mediodía no se termine confirmando la tercera ausencia del Club Baloncesto Málaga en cuatro torneos coperos. (más…)