Un puente a la esperanza (Mare Nostrum Extra)

24 Feb

Maduro baila su salsa roja sobre las tumbas de su pueblo

 

Cruzar la ilusión de vida y libertad por un puente ha sido, como era de esperar, abatido por balas y gases de la peor dictadura de Hispanoamérica. La democracia espera el último acto

Carlos Pérez Ariza

La acción criminal, una más, del régimen Castro-Comunista-Chavista-Madurista la ha visto el mundo entero. Han gaseado y disparado con munición real a civiles desarmados, algunos de ellos de la etnia Pemón. Han matado y herido a decenas. Ha quemado al menos dos camiones cargados de alimentos y medicinas. La acción cívica por llevar remedio (alimentario y sanitario) a los venezolanos, que padecen la peor pandemia de su historia, ha sido frustrada por el dirigente visible (Nicolás Maduro) de ese Estado fallido, que ellos llaman revolución. Mientras las fronteras con Colombia y Brasil ardían, él bailaba salsa festejado su ‘triunfo’. Su acción, de exterminio contra su propio pueblo, lo convierte, ya lo era, en un criminal de lesa humanidad. El mundo civilizado (no sé el otro) ve con espanto las acciones de ayer sábado 23 de febrero. Queda como prueba de la infamia e ignominia de ese Narco-Estado asesino.

El lunes tendrá lugar en Bogotá una nueva reunión del Grupo de Lima. A diferencia de todas las anteriores, esta vez asistirá en persona el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. Maduro se puede preparar”, lo escribe Cayetana Álvarez de Toledo hoy en El Mundo. Es evidente que esa reunión de mañana tiene el más alto nivel. Su decisión será dar un paso adelante en conseguir que la ayuda humanitaria entre en Venezuela y llegue a su población sin distinciones. Los métodos van a ser otros. Es evidente, tras los sucesos trágicos de ayer sábado, que tales insumos, sin la protección de una fuerza militar multinacional (Colombia, Brasil, Perú, Ecuador, Chile, Canadá y EEUU, entre otros) nunca pasarán. No parece que ni la ONU, ni la UE estén por la labor (tan distraídos ellos).

Un Maduro usurpador, sin piedad, ejerce de Ubú Rey tropical. Dice que morirá luchando. Acaba de ganar a medias otra batalla, no ganará la final. Esta vez, altos oficiales, suboficiales y personal de tropa le han desertado, son muchos. No son traidores, son los que ven claro dónde está la legalidad, la libertad, la democracia. Aún no cuaja un levantamiento por parte de su ejército desde dentro. Fuertemente controlado por el eficiente servicio de inteligencia militar cubano (G-2), la oficialidad con mando en tropa espera el instante preciso, que está al caer. Todo el escenario bolivariano evidencia que provocan un enfrentamiento armado, parecen buscarlo y pueden que lo encuentren antes de lo que piensan. Defienden su Estado depredador con 20 años de latrocinio.

Solo queda esperar a la próxima acción, que marcará mañana lunes en Bogotá el Grupo de Lima. Cruzar los puentes terrestres, marítimos y aéreos puede ser la siguiente acción. Este mundo de mayoría democrática no puede soportar que el régimen cubano-castrista-venezolano siga un día más subyugando a su pueblo. Como dijo Francisco de Miranda, ‘América espera’, Venezuela también. ¡Viva Venezuela Libre!

One thought on “Un puente a la esperanza (Mare Nostrum Extra)

  1. Con certeza, lo de ayer en Venezuela fue una acción de exterminio del tirano contra su propio pueblo. Esa sola acciòn lo convierte en un criminal de lesa humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *