Laura

Preguntas ante el cadáver de Laura

22 Dic

La muerte es algo excesivo. Cualquier muerte. Pero el asesinato de la profesora Laura Luelmo, acaecido hace unos días en El Campillo (Huelva), resulta especialmente cruel e inaceptable por muchos motivos. Sobrepasa los límites de la enormidad.

En primer lugar porque se trata de una persona joven, de solo 26 años. Una persona que estaba comenzando su proyecto de vida adulta, con las ilusiones casi sin estrenar, con años de esfuerzo ininterrumpido para llegar a ese fatídico día en el que decide salir a correr por los alrededores de un pequeño pueblo onubense donde le espera la agresión sexual y la muerte.

En segundo lugar porque era una hermosa mujer cuya vida arranca de cuajo un hombre de cincuenta años que “la miraba de forma inquietante”. Una mujer más cuya vida es segada por quien no respeta la libertad y el derecho a la vida de los demás, por quien piensa que cualquier mujer es un objeto de su propiedad. “Me encapriché de ella”, dice poniendo al descubierto la obscena y abusiva concepción machista.

En tercer lugar porque la autopsia confirma que hubo agresión sexual. No fue solo un asesinato que le haya costado la vida a Laura Luelmo. Le costó también la integridad física y la dignidad personal. Probablemente el motivo de la horrible extorsión fue la violencia que convierta a la mujer en un objeto que se puede utilizar libremente para la propia satisfacción.

En cuarto lugar porque era una profesora que empezaba a realizar, de forma apasionada, su tarea docente en el Instituto de Nerva. Después de hacer su carrera de Bellas Artes, después de realizar el Master de Secundaria, después de acometer con toda la ilusión de quien comienza las primeras (y últimas) clases de plástica de su vida. Me imagino su regocijo al ser llamada para hacer una sustitución temporal, al realizar el viaje de 600 kilómetros desde Zamora a Huelva, al alquilar su modesta casita en El Campillo.

En quinto lugar porque estaba pergeñando una vida en común con su novio, al que envía un mensaje cuando sale de su casa para correr, horas antes de ser capturada, violentada, secuestrada y asesinada por un desalmado que se ha dado a sí mismo el poder sobre el cuerpo, el tiempo y la vida ajena.

En sexto lugar porque sus padres van a tener que enterrar a una hija inocente, joven, inteligente y sana acabando así con su felicidad de por vida. Enterrar a un hijo (a una hija en este caso) es un acto antinatural. Los hijos de padres fallecidos se llaman huérfanos. No hay una palabra para denominar a los padres que pierden un hijo.

En séptimo lugar porque el asesino ya confeso, Bernardo Montoya, su vecino, había matado anteriormente a otra mujer, una mujer de 80 años a la que robó y a la que quiso silenciar para que no testificara en su contra. Un hombre que había estado en la cárcel 17 años y 7 meses y que había recobrado la libertad en el mes de octubre pasado, dos meses antes de conocer a Laura y de cometer este asesinato.

En octavo lugar porque el asesinato se produce en un pequeño pueblo de 2000 habitantes, en un lugar en el que nadie podría sospechar que salir a correr en una tarde de otoño podía convertirse en una trampa mortal. ¿Dónde se puede sentir segura una mujer? ¿Dónde puede salir a correr sin tener el corazón encogido por el miedo? Si un pequeño pueblo no es seguro para una mujer, ¿dónde puede sentir que no está amenazada?

En noveno lugar porque un país que ha pagado toda la escolaridad de esa chica, su enseñanza infantil, primaria, secundaria y universitaria, se ve privado injusta y prematuramente de la valiosa aportación que ella empezaba a hacer a la sociedad a través de una profesión que difunde conocimiento, enseña a convivir y desarrolla valores democráticos en las escuelas.

En décimo lugar porque, aunque todo momento es malo para morir, el momento en que ha sido asesinada Laura Luelmo no puede ser más triste: las vísperas de la Navidad que, en nuestra cultura, es tiempo de reencuentros, de convivencia familiar y de paz social. Me imagino cómo va a vivir la Navidad esta familia. No tendrán lágrimas para expresar tanto dolor. Mientras todos ríen, cantan y brindan alrededor, ellos no podrán retirar de sus mentes y de sus corazones la presencia de Laura. Cuando la muerte es fruto de un accidente, de una enfermedad, de un desastre natural o de la decisión propia, el dolor no deja de ser terrible, pero cuando la muerte es fruto de un acto irracional, egoísta y gratuito de un ser humano se intensifica más todavía. No es difícil imaginar las preguntas atormentadoras de quienes querían a Laura: ¿por qué ella?, ¿por qué decidió aceptar esa oferta de trabajo tan lejos de su casa?, ¿por qué alquiló esa casa precisamente allí, frente a la de su asesino?, ¿por qué salió a correr a esa hora?, ¿por qué no manifestó sus miedos ante las miradas lascivas de aquel hombre?, ¿por qué no salió con otra persona a correr?, ¿por qué le tuvo que preguntar al asesino dónde había un supermercado?, ¿por qué?, ¿por qué?, ¿por qué?

Ante este hecho horrible, que ha conmovido al país, ante el cadáver ensangrentado de Laura Luelmo. hay tres preguntas que me asaltan de forma obsesiva:

La primera pregunta tiene que ver con las causas que lo producen. ¿Por qué existe violencia machista? ¿Por qué se siente más seguro un hombre que sale solo a correr sin el temor de que una mujer lo asalte, lo violente y lo mate? La respuesta, a mi juicio, está en las causas que alimentan el machismo. Y es a ello a lo que nos tenemos que aplicar. Evitar el sexismo en las religiones, en el lenguaje, en las costumbres, en la publicidad, en las expectativas, en el trabajo, en las relaciones.

La segunda pregunta se refiere al castigo que merecen los asesinos. ¿Hay que dejar suelto a quien ha matado? Es evidente que si el reo hubiera seguido en la cárcel no hubiera cometido ese asesinato. Pero a nadie se le ha de negar el derecho al arrepentimiento y a la reinserción social. No me gusta que se trate de obtener un rédito político de esta muerte, como están haciendo algunos partidos. Con la prisión permanente revisable en vigor, Laura Luelmo ha sido asesinada.

La tercera pregunta se refiere a la condición humana ¿Cómo es posible que una persona civilizada cometa un hecho tan terrible? ¿Qué es lo que pasa por la mente de un hombre que destruye la vida de una mujer inocente? ¿Qué sentimientos alberga su corazón? ¿Qué principios animan su proyecto vital? ¿Qué concepción tiene de la sexualidad? ¿Qué dominio tiene sobre sus impulsos básicos? ¿Cómo se puede planificar a sangre fría una agresión tan brutal? Porque se trata de un hecho premeditado, planificado, no del fruto de una reacción incontrolada ante un hecho imprevisto. ¿Qué educación estamos dando? ¿Qué sociedad estamos construyendo en la que una mujer no puede salir a correr sola en un pequeño pueblo? En definitiva: ¿Quiénes somos?

26 thoughts on “Preguntas ante el cadáver de Laura

  1. Terrible suceso que deja anonadado a cualquier persona con un mínimo de sensibilidad. Es tremendo que haya personas que se crean que el cuerpo de los demás es su propio campo.
    Estamos en vísperas de Navidad, fiestas que en nuestro mundo occidental celebramos los creyentes y no creyentes. Se juntan las familias, sí pueden, y se desea felicidad. Eso deseo, en especial para ti, Miguel Ángel, y para Lourdes y Carla. Extiendo ese deseo para la familia del blog, que escribiendo o leyendo de algún modo nos une.
    Parece que suena mal desear paz y amor después de tan terribles sucesos que para siempre han quitado la alegría a una familia. No obstante: ¡¡FELIZ NAVIDAD!!

    • Estimado Joaquín:
      Una tragedia irremediable para esa familia. No solo para esta Navidad: para todas las navidades que les quedan.
      Tenemos que seguir viviendo, con esta lacra, con esta tristeza.
      Felicidades también para tu familia.
      Y feliz 2019.
      Un abrazo y gracias.
      MÁS
      MÁS

  2. No sé por qué, pero desde las primeras noticias de la desaparición presagiaba el posible desenlace: profesora joven, nueva en un sitio desconocido, salir a correr por un lugar solitario y aislado, pueblo pequeño, machismo… Este guión lo había visto en otras películas… Pero en esta ocasión no era ficción sino una terrible, brutal y tremenda realidad. Los que tenemos hijas sabemos bien con qué realidades se tienen que zafar en su vida.

    Y sí Miguel Ángel, con la a prisión permanente revisable en vigor, Laura ha sido asesinada, pero esta condena no se le había aplicado a esta alimaña. Mas dolor causa el asesino que el que sufra él en la cárcel. Allí se pudra. Explícaselo a las familias de las mujeres y niñas jóvenes asesinadas o desaparecidas… Ese dolor no es fruto del momento… para ellos es constante en su vida. Creo en el arrepentimiento y la reinserción (hay muestras de ello), pero cuando un hecho se repite hay que evitarlo en el futuro.

    Dicho ésto, me uno a Joaquín Álvarez para desarte a ti y a tu familia unas felices fiestas, así como a todos y a todas los que solemos aparecer por este punto de encuentro.

    Y… D.E.P Laura.

    • Querido Juan Carlos.
      Tengo más preguntas que respuestas.
      Muchas de ellas avivadas por este asesinato.
      Que seas feliz con tu familia y amigos en estas fechas, en el nuevo año y siempre.
      Un gran abrazo y gracias por tu fidelidad.
      MÁS

  3. Querido Miguel Ángel:

    Quiero desear a todas las personas que conformamos El Adarve, unas felices fiestas navideñas, mucha salud y suerte.

    Sobre el tema de la semana, sobre el caso Laura, llevo escuchado y leído bastante sobre los acontecimientos y sobre los problemas y opiniones que el asunto genera.

    Y sigo pensando sobre las cuestiones que abarca. Pero no voy a manifestarme. No me apetece nada y, además, es peligroso por las interpretaciones que se puedan hacer. Pero no me lo quito de la cabeza.

    Un fuerte abrazo para ti, maestro MÁS.

    • Querido José Antonio:
      ¿Por qué no te animas a expresar tus ideas y tus sentimientos?
      Creo que es bueno que los mentas en esa coctelera que ha creado la muerte de esta joven-mujer-profesora, machacada por las actitudes machistas más exacerbadas. Me parece que la expresión “me encapriché de ella” es todo un diagnóstico.
      El problema es pensar en las soluciones. En cómo se puede detener o aminorar el androcentrismo.
      Un abrazo y felices fiestas también para ti y para los tuyos.
      Un abrazo y gracias.
      MÁS
      PD: Ya viste que te eché de menos la semana pasada.

  4. ¡Querido Maestro!
    ¡Todos y todas somos Laura!
    Tengo que comunicarles mi más intenso dolor ante este atroz acto perpetrado contra la integridad de las mujeres y contra esta joven profesora.
    ¡Dolor y rabia, tristeza y desconsuelo, impotencia y sobresalto, pudor y miedo!
    Emociones, sensaciónes, sentimientos encontrados y una gran furia en el cuerpo.
    Mi gran pregunta ¿ porqué no pudo evitarse!
    El infortunio se apoderó del destino de Laura, y le quitó de una manera inhumana e injusta sus sueños, sus anhelos y su verdadera vocación a la enseñanza.
    Considero que quizás este injusto crimen se pudo haber evitado.
    La sociedad tiene que tener las cosas muy claras reaccionar a tiempo cuando se tiene constancia de que seres tan malignos nos acechan con sus artimañas.
    Unirnos es la única manera de vencer el miedo y las circunstancias.
    Y los gobiernos que afronten con honestidad las medidas urgentes que sean necesarias para que no haya ni una sola víctima más a manos de viles asesinos machistas.
    Sin más con un enorme sentimiento de tristeza y pena, me despido de todos hasta la próxima.

    • Querida Loly:
      Cómo entiendo todos esos sentimientos que te suscita la brutal muerte de Laura Luelmo.
      La cuestión básica es cómo se pueden evitar estas actuaciones.
      Probablemente no hay un camino corto, pero es necesario caminar en la buena dirección,
      Me preocupa mucho la gente joven.
      Lo que más me inquieta es pensar que no estemos avanzando con la rapidez necesaria. Porque mientras se avanza sigue habiendo víctimas.
      Me ha consternado lo sucedido en el IES donde mi mujer ha sido Orientadora en los últimos años. Una profesora nos cuenta que, en una clase, al decirle a los chicos “ya sabéis que han matado a una mujer…”, un alumnos dijo en voz alta:
      -Y más que tenían que matar.
      ¿Dónde estamos? ¿Dónde vamos?
      Me preocupa la juventud. Ya sé que es un caso aislado, pero me preocupa que se de.
      Besos y gracias.
      MÁS

  5. De nuevo el horror nos ha visitado. Y, en este caso, la víctima es una joven profesora de Educación Artística. Otra vez todos los españoles nos hemos visto profundamente conmovidos ante un asesinato brutal. Pareciera que la visita del espanto se produce cada cierto tiempo para decirnos que la crueldad anida en el fondo de algunos sujetos de la especie humana y de la que difícilmente nos vamos a desprender.

    Las tres chicas de Alcàsser; Ana Orantes; Ruth y José Bretón; Gabriel “el pescaíto” y, ahora, Laura Luelmo. Víctimas para las que no hay lágrimas suficientes con las que apagar el dolor que han dejado en sus padres, en su madre, en sus hijos e hijas…

    ¿Y cómo colaborar para que el dolor de unos destrozados padres aminore un poco?

    Estos días he estado en Alburquerque para verme con los amigos de la Asociación para la Defensa del Patrimonio y celebrar el encuentro de Navidad.

    Paseando por el silencio absoluto de los campos que rodean al pantano del Águila, he pensado en algo que recuerde a esta joven profesora para que, de algún modo, sus sueños tengan cierta continuidad en las nuevas generaciones de docentes.

    Así, tras el paréntesis de las vacaciones navideñas, presentaré un escrito al Departamento y a la Junta de Facultad para que el aula de Plástica, la más grande del centro, lleve el nombre de “Aula Laura Luelmo”. En la placa, que sugeriré que sea en cerámica vidriada, aparecerá el logotipo de Laura que tanto se ha divulgado. Todo esto se les comunicará a los padres, de modo que cuando sea la inauguración alguien de la familia se pueda desplazar de Zamora a Córdoba para que esté presente en el acto.

    Estoy completamente seguro de que se aprobará, pues, aunque Laura no haya sido profesora en nuestro centro, el espíritu de igualdad entre los géneros se ha consolidado en la Facultad con el paso del tiempo, tanto en el profesorado como en los estudiantes y quienes trabajan en la misma.

    ***

    Los ciclos de la naturaleza se repiten. Se acerca el fin de año y la mayoría de los pueblos conocidos de la Tierra celebraban, de un modo u otro, el solsticio de invierno. En nuestra cultura la llamamos Navidad.

    Para mí, es la gran fiesta de los más pequeños. Es el tiempo en el que niños y niñas reviven el relato mágico en el que ellos son, en el fondo, los protagonistas. Y como no quiero sustraerme a la felicidad que habita en sus pequeños corazones, con el artículo titulado “Los niños y la Navidad” quiero felicitar tanto a quien cada semana nos regala un texto para que reflexionemos como a quienes le seguimos en los comentarios.

    http://www.montilladigital.com/2018/12/aureliano-sainz-los-ninos-y-la-navidad.html

    Ah, y como no podía ser de otro modo, al final del recorrido por esos maravillosos dibujos, productos de la fantasía de las mentes de los escolares de cinco años, viene en letra cursiva una dedicatoria al benjamín de la familia y al que todos llamamos “nuestro pequeño capitán”.

    • Querido Aureliano:
      Gracias por este hermoso comentario.
      – En primer lugar por esa iniciativa de dedicar el aula a la profesora Laura Luelmo. Me parece una magnífica idea que seguro que secundará la Junta de G¿Facultad. Para la familia será un consuelo.
      – En segundo lugar por ese artículo tan hermoso que has escrito apoyándote en las ilustraciones infantiles.
      – Y por la felicitación navideña. Yo te le envío también a ti y a Flora, con especial mención para el pequeño Abel.
      Un abrazo y gracias.
      MÁS

  6. Querido Aureliano:

    Tengo una cuantas dudas al acabar de leer tu comentario. Pero antes de plantearlas quiero desearte que pases unas felices fiestas navideñas junto a tu familia, en especial, a las órdenes de tu pequeño capitán.

    He dicho en mi anterior comentario que no me apetece hablar nada de esto. Todos coincidimos en calificarlo como horrible, tremendo y doloroso. Aunque la muerte, la violencia, el abuso y un montón de tropelías más, ocurren a diario, a mí este en particular me aprieta el estómago. Si recuerdas, aquí en Galicia, en Pobra do Caramiñal, mataron a Diana Quer, 18 años. Quizás sea el que más se le asemeje.

    Y ahora, al plantear mis dudas, espero que se me entienda bien. Quizás pueda parecer más animal que el asesino que, al parecer, la secuestró, violó y mató.

    No acabo de entender por qué quieres poner el nombre de Laura Luelmo al aula de plástica de tu Facultad. Morir asesinada no es ningún mérito, es una terrible mala suerte. Si fuese alguien de mi familia, querría que se me dejase en paz. Nada ni nadie me la iba a devolver. Ni los políticos, ni las políticas, ni las mujeres. Tampoco lo va a hacer la Universidad. Ni la cadena perpetua. Ni la pena de muerte. (Ahora bien, unos cuantos votos sí pueden proporcionar, por lo que se ve).

    Miguel Ángel, lo peor seguro que no fue ese alumno que dijo que “más tenían que matar”. Lo peor seguro que fueron las risas posteriores que produjo en sus compañeros.

    Y con todo esto, el mar sigue haciendo de las suyas.

    • Querido José Antonio:
      Me sorprendió que no quisieras opinar sobre este caso.
      Aunque diriges tu comentario a Aureliano, permíteme decirte que yo pienso que a la familia le servirá de pequeño (mínimo quizá) consuelo. No es un mérito morir de esta forma. Es una terrible desgracia y una enorme injusticia. Poner ese nombre a un aula permite recordar lo que hay que hacer sobre esa tremenda cuestión en las escuelas y en las Universidades.
      Un gran abrazo.
      MÁS

  7. Querido José Antonio:

    La propuesta que tengo prevista presentar a la Junta de Facultad, en el fondo, no es una idea propia.

    Aquí, en Córdoba, el Ayuntamiento aprobó poner el nombre de “Parque de Ruth y José” a un espacio de juegos infantiles en recuerdo de esos dos niños cuyas vidas fueron cruelmente segadas por su propio padre. A la inauguración vino su madre que, con semblante tranquilo y con una sonrisa, estuvo junto al alcalde, José Antonio Nieto, en la inauguración.

    Estoy totalmente seguro que a esta madre le sirve de gran consuelo saber que el nombre de sus hijos no queda en el olvido, y que cuando niños y niñas vayan a jugar allí y citen el nombre de sus dos pequeños sentirá como si algo de sus vidas continuaran en las de otras criaturas que despiertan al sueño de una vida cargada de ilusiones en el futuro.

    Tras el terrible atentado de Atocha del 11 de marzo de 2004, se levantó al lado de la estación de Madrid un monumento circular acristalado en el que aparecían escritos los nombres de los fallecidos. También, en el Retiro, hay un espacio ajardinado que se llama “El jardín de los ausentes”, también en sus memorias. Lo suelo visitar con frecuencia cuando voy a Madrid, de modo que subo a esa pequeña montaña en forma de zigurat que se creó para ellos. De igual modo, para los familiares es un gran consuelo saber que los nombres de sus hijos e hijas no han quedado en el olvido, y que en dos hermosos lugares se les recuerda.

    ¿Por qué voy a pedir que el aula en la que he dado tantos años clases se dedique a la memoria de Laura Luelmo?

    Ella era una joven profesora de Educación Artística; la misma actividad en la que nosotros desarrollamos nuestro trabajo docente.

    Por otro lado, su lucha de avanzar como mujer es similar a la que en las nuevas generaciones se da este valor de igualdad. No en vano, acepta ir sola al instituto de una localidad muy alejada de donde vive para cumplir con sus sueños de tener un trabajo con estabilidad.

    Tal como he indicado, el trabajo que hemos desarrollado en nuestra Facultad por la conciencia y sensibilidad en la igualdad de géneros ha fructificado, conectando con los valores de Laura Luelmo desarrollaba, también en sus trabajos gráficos.

    Pero, sobre todo, para que sus padres no la recuerden siempre como la terrible tragedia que tienen que arrastrar a lo largo de sus vidas, sino que sepan que, al menos, en un centro universitario se la recuerda y que nombre y sus sueños continúan en muchas de las futuras profesoras (también profesores).

    Con todo, las dudas que indicas me vienen muy bien para que cuando yo haga el escrito incorpore los argumentos que como respuesta a ellas he expuesto y, de este modo, me adelante a algunas objeciones.

    Un abrazo desde Córdoba y que disfrutes con tu familia durante estos días.

  8. A cada uno de los lectores y lectoras de El Adarve y, especialmente, a todos los comentaristas, en esta tarde/noche del 24 de diciembre os digo deseando toda la felicidad del mundo:
    FELICIDADES Y FELICIDAD-DES.
    Un abrazo.
    MÁS

  9. 1.- Bien, Aureliano, a mí me convences. Lo importante es que a los padres les parezca bien. Y también que en el futuro, incluso el cercano, no sea un nombre de mujer al lado de una puerta sin más explicación o trasfondo de lo que supone. Porque dentro de dos años, cuando una alumna pregunte por quién fue la persona que da nombre al aula, qué debemos responder.

    2.- Miguel Ángel. Nadie trata cualquier tema con más respeto que tú. Y hay que hablar de todo, para informarnos y, con esa información, tratar de que sucesos nada deseables vuelvan a ocurrir. Para buscar soluciones entre todos y todas. O sea, que lo que digo a continuación no te incluye.

    3.- “No me gusta que se trate de obtener un rédito político de esta muerte, como están haciendo algunos partidos.” (MÁS). No me gusta el tratamiento que los canales de información le dan a este tipo de noticias tan dolorosas y llamativas. Me pongo fácilmente en la piel de sus padres, su novio, sus amistades, todos sus conocidos. No hay un respeto hacia ellos , a su íntimo dolor. Hay un aprovechamiento exagerado y amarillista para hacer dinero de lo que sea, y el dolor y la tragedia vende. (Como siempre, hablo en general, pero es mi sensación).

    4.- A mí los debates que me interesan son los de vale, las cosas pueden pasar y pasan, pero cómo podemos mejorar, y en qué aspectos, para que ocurra cada vez menos. Pero las autoridades nos engañan con buenas intenciones cuando los hechos están recientes y la gente alarmada, sean asesinatos de mujeres, accidentes de trenes, barcos o aviones, inundaciones, terremotos o explosiones de almacenes de pirotecnias ilegales que se llevan tu casa por delante. Si algún periodista se digna a poner el foco un año( o dos) después seguramente comprueba que todo sigue igual, si te he visto no me acuerdo.

    5.- Evidentemente, hay muchas cuestiones que influyen y que abarca el asesinato de Laura. El machismo es indiscutible que está ahí. (¿Os acordáis del brasileño electo cuando catalogaba a las mujeres como merecedores de ser violadas o no refiriéndose a su belleza o fealdad? Es solo un ejemplo entre los que tienen poder, y deberían ser de verdad eso, UN EJEMPLO.) Pero seguimos votando a quienes parece que lleven la dirección contraria para avanzar en estos temas de la igualdad, en todos los sentidos (sexo, raza, religión, …).

    6.- Papá Noel también está en las urnas. Y Dios en la universidad. Miguel Ángel, veo que estás en un Ayuntamiento rico pero caritativo, que reparte su riqueza con los pobres del Opus para que monten su chiringuito y poder cerrar facultades públicas por exceso de oferta (de plazas pecadoras y poco rentables). (UCAM).

    7.- Buena Noche y buen provecho.

    • Querido José Antonio:
      Me parece interesante, desde el punto de vista social, político y ético, analizar dl tratamiento que se hace de las noticias de este tipo en prensa, radio y televisión.
      – Por una parte, para ver cómo se presentan los hechos (a veces domina más el morbo que la verdad)
      – Por otra, para ver cómo es enfocada por los responsables políticos que solamente se preocupan por arrimar el ascua a su sardina ideológica y electoral.
      – También me interesa analizar qué se hace después de estos hechos, cuanto dura su efecto en las conciencias y en las decisiones.
      Un gran abrazo.
      Y gracias por las opiniones, siempre sugerentes.
      Feliz Navidad.
      MÁS

  10. Estimado Dr.
    Reciba un cordial saludo y siendo 24. Espero se encuentren bien, todos. Lo de la maestra… qué dolor para los padres, que no les fue permitido al menos, tomar la mano de su hija y algunas palabras para la partida. Recuerdo que Usted mencionó en el artículo de las “voluntarias de Pravia”, que los alumnos se habían congregado para buscarla. Las condiciones de partida las anticipó alguien más, y encima en estas fechas. Y justo, queda lo que mencionaba que el voluntariado a temprana edad, puede quizá a favorecer a fortalecer a las personas desde temprana edad en la sensibilidad y pensar en el bien del otro. Empoderar desde el Estado, tanto al defendido como al defensor para realizar el bien, para no decaer, luego elucubrar y el siguiente paso, directo a unirse con lo inconveniente, en fin. Que a veces hay ver la historia no solo del defendido sino del que le defiende y el que aprueba la libertad. Apoyo a los padres, para que sean más orientadores, más sensibles y no se formen moldes que van directo a delinquir, y en una de esas, a lo mejor de tanto apoyo empiezan a saber lo que es sentir que otros sonrían por convicción contigo con esa sonrisa de aprecio, alentadora, que no cambiarías por nada. Sé que es una visión optimista, pero también tengo la esperanza. Nuevamente, siento mucho lo ocurrido.

    • Querida Lourdes:
      Gracias por tu comentario, interesante como siempre.
      Si hubiese voluntariado juvenil, la sociedad mejoraría sustancialmente.
      Me parece muy bien analizar la realidad desde un prisma optimista porque, para mejorar, es imprescindible que pensemos que se puede mejorar.
      Me gustaría explorar también qué es lo que ha llevado al asesino a actuar como ha actuado. Qué infancia ha tenido, qué formación le mandado, n qué grupos ha estado integrado, qué uso ha hecho de su libertad…
      Feliz Navidad, desde España a México.
      Besos.
      MÄS

  11. Creo, José Antonio, que va a tardar mucho en borrarse el nombre de Laura Luelmo de la mente de los españoles.

    De todos modos, te aseguro que no va a ser un nombre encima de la puerta de un aula, puesto que, por un lado, en el cuadro a cerámica aparecerá ese logotipo suyo que se ha hecho tan conocido y que ha sido usado en las manifestaciones de apoyo a su persona.

    Por otro lado, ya me encargaré (nos encargaremos el profesorado de Educación Artística) de acoger en diapositivas las obras suyas para comentarlas dentro de las asignaturas que impartimos.

    Y por supuesto, la aprobación de sus padres a esta idea es básica. El recuerdo a esta joven profesora debe contar con su beneplácito; en caso contrario, no tendría ningún sentido.

    Por otro lado, sin citarla, hablas de la “sociedad del espectáculo” en la que nos movemos, y de la que hablaba el francés Guy Debord hace ya más de cincuenta años. Y, fíjate, que Debord, como es lógico, no imaginó la aparición de los ‘smartphones’ o, curiosamente, llamados “teléfonos inteligentes” que en la actualidad la mayor parte de la gente los tiene como si fueran parte de sus propias vidas.

    Bueno, no me extiendo más, pues, como bien sabes, tengo tendencia a alargarme en las explicaciones.

  12. Querido amigo y maestro:

    Si hubiese estado en vigor la prisión permanente no habrías tenido que escribir este artículo y se hubiera evitado este terrible dolor. Estoy contigo en que la muerte es algo excesivo, pero esto no tiene ni calificativos que puedan describir el dolor de la víctima ni de su familia.

    Otra medida que defiendo es la Defensa Personal. Una mujer preparada en esta materia tiene unas herramientas que sirven, que funcionan, que son realmente útiles.

    Celebramos hoy el nacimiento de un Niño inocente que también fue injustamente asesinado en la edad adulta. Para reflexionar…

    Os deseamos una muy feliz Navidad, así como a todos los comentaristas habituales de El Adarve.

    Otro abrazo MÁS.

    • Querido Juan Miguel:
      No olvides el adjetivo REVISABLE.
      Me preocupa que se niegue a las personas la posibilidad de arrepentimiento y de reinserción en la sociedad.
      Haber matado a alguien no significa< que se vuelva a matar.
      No había pensado en la importancia de la defensa personal para las mujeres. Tienes razón.
      Feliz Navidad para tu familia, que tanto aprecio.
      Un abrazo.
      MÁS

  13. Desde hace muchos años soy miembro de Amnistía Internacional, organización que recibió el Premio Nobel de la Paz en 1977.

    Aunque su trabajo es el campo de los Derechos Humanos, su actividad principal se centra de modo especial en la supresión de tortura y la pena de muerte, que, lamentablemente, se encuentran vigentes en muchos países. Como ejemplo, es algo notorio que en un país como Estados Unidos se aplica la pena de muerte en muchos de sus estados; y, sin embargo, no evita que crímenes de diversa índole (raciales, machistas, económicos, de venganza, etc.) sigan produciéndose en cifras alarmantes.

    Y a la pena de muerte en esos estados, para los que son condenados, se le acompaña la tortura de pasar años en el corredor de la muerte, como es el caso del español Pablo Ibar que lleva esperando ¡24 años! sin saber si finalmente será ejecutado en el estado de Florida.

    Los crímenes, aparte de su innegable dimensión de responsabilidad personal, tienen un sustrato social, por lo que no se solucionan, incluso los más abyectos, ni con la pena de muerte, ni con la cadena perpetua, ni con ese sucedáneo de esta última como es la “prisión permanente revisable”.

    Y no es que yo quiera imponer una opinión, que, a fin de cuentas, sería algo personal. Con el fin de guiarnos por criterios empíricos, bastaría consultar con datos fiables las legislaciones más punitivas que existen en los distintos países del planeta para comprobar que no resuelven las violencias extremas, si no se acompañan de transformaciones sociales que hagan que los ciudadanos, hombres y mujeres, asuman, individual y colectivamente, valores humanos como la justicia, la igualdad, la solidaridad, la no discriminación, la capacidad de perdonar y el rechazo interno a las formas de violencia para resolver los conflictos.

  14. Buenas tardes Maestro Miguel Ángel y colaboradores del BLOG. Feliz Navidad para todos. Gracias por darnos un pedazo de los motivos para entristecernos e indignarnos. La profesora hermosa y talentosa acaba su vida en manos de criminales. Que entré a hurgar más sobre lo acontecido con Ella y no me imagino tanta bestialidad. que paradoja en el camino de la humanización se enfrenta a la muerte. Que muchos por hacer en el camino de la vida. Aprovecho este momento para dar las Gracias a ti Maestro por enseñarnos con pasión y humildad. no se cómo me encontré con el Blog, que me levanta el ánimo para seguir en la noble tarea educativa, gracias por transmitirnos el amor por la vida y la de soñar sin límites. Prospero 2019 SALUD , ÉXITOS.

    • Querida María Teresa:
      Gracias a tipo leerme y por escribir en este blog.
      Feliz Navidad y feliz 2019.
      Espero verte asiduamente entre nosotros porque todo lo aprendemos entre todos.
      No sé de qué país eres. En cualquier caso, bienvenida.
      Besos.
      MÁS

  15. El asesinato de Laura Luelmo nos ha sobrecogido a todos. Imagino cómo estará la familia.
    Cada vez que oigo algo sobre él o pienso en lo sucedido me lleno de indignación y de pena.
    El problema es cómo se puede evitar que suceda algo así otra vez.
    Quien tiene hijas sabe el temor que esto supone.
    ¿Qué debemos hacer?
    Saludos y gracia spor el artículo.

    • Querida María:
      Esa isla pregunta: ¿qué debemos hacer?
      Pregunta que debemos hacernos los padres y las madres porque en la familia se siembra la semilla del buen comportamiento.
      Pregunta que cebemos hacernos los profesores y las profesoras porque en la escuela hay que enseñar algo más ue matemáticas y lengua.
      Pregunta que deben plantearse los medios de comunicación porque no todo vale con tal de tener audiencia.
      Pregunta quE deber formularse los políticos y las políticas porque también las leyes educan o deseducan.
      Pregunta que debe hacerse cada ciudadano y ciudadana a quienes insto a aplicarse este lema: Que mi ciudad sea mejor porque yo vivo en ella.
      Ojalá que no vuelva a repetirse un caso como este en el nuevo año que comienza dentro de unos días.
      Besos y gracias.
      MÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.