Por si usted no ha visto bien a Pablo Picasso

3 May

Está por ver si Pablo Picasso ha sido tan fotografiado como la Mona Lisa, pero por ahí andará la cifra. Desde que era un treintañero en el París de la I Guerra Mundial hasta su muerte, el artista malagueño tuvo detrás a los mejores fotógrafos del mundo, aunque la relación fue muchísimo más correcta y fructífera que la del actual inframundo del corazón.

El Museo Picasso exhibe estos días y hasta el 10 de junio una exposición con las fotos más singulares hechas a don Pablo. Un desfile de lujo que la semana pasada dejó encantada a la actriz Elena Anaya, que visitó el museo con su familia. (más…)

La ruina más emblemática del Centro

16 Abr

Cuentan del filósofo alemán Martin Heidegger que era tan serio que nadie le había visto reírse nunca, salvo en una ocasión, cuando fue de picnic con su colega Ernst Jünger por las montañas del Harz, en el centro de Alemania.

En esas estaban cuando Jünger, al ir a recoger una salchicha, se rajó los pantalones de cuero por donde la espalda pierde el nombre, provocando una carcajada de Heidegger que, de inmediato, este domó y encerró en su jaula facial para volver a la seriedad académica. (más…)

Pruebas escultóricas para cualquier CSI

1 Abr

Los grandes personajes de la historia también se las traían. En un reciente ensayo sobre la Ilustración, Jean Jacques Rousseau aparece retratado como un hombre acomplejado, vengativo con sus amigos y más retorcido que el alambre de una ratonera.

Dejando el ensayo aparte, en cuestiones de carácter tampoco salió muy bien parado Hans Christian Andersen, cuyas características más destacadas, además de escribir magníficos cuentos, eran un ego similar al de Maradona y el que fuera más agarrao que una pelea de pulpos. (más…)

El carnaval y la lucha contra el calendario

18 Feb

Por desgracia, no hay datos precisos sobre el número de insolaciones y lipotimias en los ejércitos de los Reyes Católicos durante la invasión de Málaga.

Habría que ver esa desgraciada ciudad musulmana, encerrada como una ostra mientras soplaba la brisa del terral, y a las huestes cristianas, con recios uniformes y cargadas de pertrechos, pasando más calor que enfoscando las pirámides. Tendrían ganas de que cuanto antes llegara la liquidación y venta del negocio, como así fue. (más…)