La ruina más emblemática del Centro

16 Abr

Cuentan del filósofo alemán Martin Heidegger que era tan serio que nadie le había visto reírse nunca, salvo en una ocasión, cuando fue de picnic con su colega Ernst Jünger por las montañas del Harz, en el centro de Alemania.

En esas estaban cuando Jünger, al ir a recoger una salchicha, se rajó los pantalones de cuero por donde la espalda pierde el nombre, provocando una carcajada de Heidegger que, de inmediato, este domó y encerró en su jaula facial para volver a la seriedad académica. (más…)