Agujeros en la Malagueta y viento monumental

18 Jun

Hace unos días comentamos la impresión que Emilio Prados tenía de que Málaga era una ciudad surrealista, en el sentido más estricto, pues lo decía en los tiempos en los que el movimiento surrealista estaba más en boga.

Hoy aportamos aquí dos anécdotas verídicas, la segunda de ellas en la que este firmante tomó parte, y que profundizan en las raíces oníricas e irracionales de esta ciudad, con un desarrollo urbanismo y algunos personajes públicos y privados acordes con el movimiento estético, a pesar de que la globalización y la crisis han desdibujado nuestro perfil más absurdo. (más…)

La sombra de Picasso baja unos grados a Málaga

11 Jun

Picasso dejó para siempre su ciudad natal con 19 años, en enero de 1901, después de un par de semanas de visita en las que trató, sin éxito, de subirle el ánimo a un amigo deprimido que se suicidaría poco después; también recibió la bronca familiar por su aspecto bohemio y pudo contemplar los restos de la fragata Gneisenau junto al puerto, símbolo de unos tiempos que naufragaban.

Poco después de su marcha, a finales de enero, tuvo lugar en Málaga una estampa que sin lugar a dudas habría disparado sus ansias artísticas: de los terrenos próximos a la estación de tren se escapó un novillo, que correteó por esos descampados hasta llegar al cauce del Guadalmedina, donde decenas de chaveas improvisaron una capea, utilizando sus chaquetas como capotes, formándose un gran jolgorio. (más…)

Operación entrada para turistas desvalidos

10 Abr

Hay cierta sensación de desvalimiento cuando acaba una semana singular, ya sea la pasada Semana Santa o la Feria de Agosto. El respetable anda tan perdido como una cabra en un garaje y una vez más, ayer lunes se escenificó esta sensación de no encontrar el norte. Los primeros de todos, los turistas.

Llegar a Málaga un lunes, con los museos cerrados y con el agravante de no haber visto ni siquiera el trono del Resucitado es para desnortar a cualquiera. (más…)

Pruebas escultóricas para cualquier CSI

1 Abr

Los grandes personajes de la historia también se las traían. En un reciente ensayo sobre la Ilustración, Jean Jacques Rousseau aparece retratado como un hombre acomplejado, vengativo con sus amigos y más retorcido que el alambre de una ratonera.

Dejando el ensayo aparte, en cuestiones de carácter tampoco salió muy bien parado Hans Christian Andersen, cuyas características más destacadas, además de escribir magníficos cuentos, eran un ego similar al de Maradona y el que fuera más agarrao que una pelea de pulpos. (más…)