El hombre de los cenachos

16 Sep

En 1922, en una fugaz visita a Gibraltar, el famoso inventor Thomas Alva Edison adquirió en un anticuario de Main Street, por 500 libras, una supuesta escultura ibera votiva bautizada como ‘El hombre de los cenachos’. En la soledad de su biblioteca, al otro lado del charco, no puede dejar de pensar que de escultura ibera tiene lo que él de bandolero rondeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.