Voyeur

5 Feb

Un elegante y delgado caballero, de esos que todavía usan ternos clásicos con chaleco hechos a medida y sombrero, probablemente un Stetson, y de esos pocos a los que chalecos y sombreros sientan bien, nos cuenta una historia sorprendente, la de un voyeur. Dicho así, podría suscitar esa inquietante sensación que nos produce el acercamiento a los límites de lo obsceno. Pero no se equivoquen, Gay Talese es el que nos cuenta la historia, el dandy de los escritores de no ficción y uno de los fundadores del nuevo periodismo. Su libro, El motel del voyeur (Alfaguara, Madrid, 2017) constituye la historia de un hombre corriente, Gerarld Foos, un americano medio, casado, padre de dos hijos y propietario de un motel, al que convierte en  observatorio de la vida sexual de sus clientes sin su consentimiento y en el tapiz de una mirada que no se conforma con el momento erótico que surge de la expectativa y de la presencia, sino que desea permanencia y, de algún modo, reivindicación de la experiencia propia, un espacio intermedio entre el mirón morboso, el sexólogo aficionado con pretensiones y el historiador social y por ello, surge un diario que recoge las historias de quince años de voyeurismo. De la experiencia a la trascendencia, ese es paso que da lugar a esta historia, evidentemente, en el marco de una personalidad contradictoria. (más…)

O el más allá es un desgobierno

30 Oct

Mientras la política de lo inmediato nos lleva hacia la formación de un gobierno, el paisaje después de la batalla no puede ocultar la victoria opaca de una derecha, propiciada por un tiempo que ha incentivado la incertidumbre del desgobierno y, desde luego, la inestimable ayuda de una izquierda desconcertada. Como expresó Juvenal Soto en los versos de su poema «Esa República», «O el más allá es un desgobierno o el orden de este mundo será una juerga entre salvajes» (Juvenal Soto, Paseo Marítimo, Poesía Hiperión, 2002, pag. 28). Y por fin, se ha conjurado la amenaza. Sin embargo, lo interesante es reflexionar sobre el día después.

El tránsito entre la vieja y la nueva política ha sido superado sin desgaste por parte del PP, que no ha tenido que pasar ni por la renovación interna, ni por el cambio de líder, ni por la regeneración como consecuencia de los casos de corrupción. La falta de iniciativa política en la legislatura anterior y el fracaso de la primera investidura de Rajoy, no le van a impedir gobernar y evitar las terceras elecciones. Sin duda, mantenerse fiel a sí mismo sin apenas cambios como garantía de estabilidad y, por tanto, cambiar lo menos posible, ha sido el mejor arma de resistencia de la vieja política y la manera de entenderla de Mariano Rajoy y del PP. (más…)