Dos primeros espadas muestran sus poderes en el CAC

12 Feb

Gilbert & George: Tanto Monta.

Gilbert & George: Tanto Monta.

 

El Centro de Arte Contemporáneo expone estos días una completa y original exposición de Gilbert & George (no confundir con los letristas Gilbert & Sullivan ni tampoco con Gilbert y Ellice, unos locos navegantes).

Esta pareja de artistas está considerada los Vittorio y Lucchino del arte moderno británico aunque en su caso, no ha tenido que italianizar su nombre para darse a conocer.

Seguro que una de las razones por las que estos famosos artistas exponen su obra en Málaga se debe al ‘continente’, el antiguo Mercado de Mayoristas, hoy sede del CAC y recientemente incorporado al Patrimonio Histórico Artístico de Andalucía, puesto que la pareja reniega de los museos.

De hecho, el firmante pudo contemplar una muestra de los británicos hace un par de años en la Tate Gallery, la antigua fábrica de Londres (en la capital inglesa y en buena parte del mundo civilizado las fábricas y los silos dignos de conservarse suelen tener una segunda vida y no son demolidos por sistema).

Cierto que el malagueño medio está ‘genéticamente’ predispuesto contra el arte moderno. Sus genes sólo admiran al círculo de Denis Belgrano y a todo pintor contemporáneo que, inmutable en el tiempo, repita los cánones de la pintura decimonónica?(por otro lado muy buena, pero hay arte más allá del sigloXIX).

Desde luego, entrar en el universo artístico de Gilbert & George merece la pena. El espectador recibe una caótica, irreverente y desternillante sucesión de imágenes en la que los artistas son los protagonistas. El dúo tiene el suficiente sentido del humor como para reírse y hacer arte con las ‘esencias patrias’, en este caso de Gran Bretaña y al mismo tiempo para reírse de sí mismos, algo que llevan haciendo desde los años 60.

A medio camino entre las cabeceras de las películas de los Monty Python y una estética rebuscadamente ‘kistch’, Gilbert y George consiguen que (para bien o para mal, según el espectador) su obra sea difícil de olvidar.
En todo caso, quede constancia de que el CAC está recibiendo a unos primeros espadas del arte. En Málaga hasta el 16 de mayo.

Caudillos

Las Loterías y Apuestas del Estado han incorporado en muchos de sus despachos pantallas de vídeo que ofrecen las noticias del día. Un servidor echó ayer la Primitiva en la calle Granada a primera hora de la mañana y hay que decir que la administración central no ha sopesado el daño psicológico que ayer provocó en los usuarios la aparición en la pantalla del caudillo venezolano, escoltado por un retrato del manipulado Bolívar. 

Ningún inocente comprador de loterías merece empezar la jornada con imágenes y frases de Hugo Chávez, Almadineyad, Berlusconi o estadistas de talla neuronal parecida. Los usuarios de loterías y quinielas sólo queremos tentar la suerte. Un poco de humanidad.

Luces ‘alienígenas’ en la Finca La Palma

11 Feb
¿Avería municipal o encuentros malaguitas en la Tercera Fase?

¿Avería municipal o encuentros malaguitas en la Tercera Fase?

En ‘Encuentros en la tercera fase’ juegan un papel primordial en la comunicación con los seres de otro planeta las luces y los sonidos.

El soniquete que se escucha en buena parte de la película viene acompañado por un ‘chorro’ de luces mucho mas discreto que los aullidos que algunos usuarios de la EMT sueltan por el móvil (la intención es que todo el autobús capte su ‘secuencia’).

Por eso, quiénes somos nosotros para llamar la atención sobre un extrañísimo comportamiento lumínico, denunciado hace más de un mes por algunos vecinos y recogido en esta sección.

Según denunciaban, el parque de Finca La Palma permanecía encendido todo el santo día, al menos con la mitad de las farolas en estado de vigilia.
Para quienes no sepan dónde está, hay que indicarles que se encuentra en la esquina entre Navarro Ledesma y la avenida José Ribera, pegado al barrio de la Finca La Palma, que nada tiene que ver con el distrito de La Palma-Palmilla.

Un servidor se pasó esta semana al mediodía y pudo constatar que la mitad del parque continuaba, con las farolas en estado de ‘máxima alerta’.
¿Cuál es la causa de este extraño comportamiento?, ¿quiere el Ayuntamiento de Málaga comunicarse con algún ‘ente espacial’ con tal de no hablar mucho con la Junta?
El presidente de la asociación de vecinos, Francisco Jiménez, confirma este ‘caos eléctrico’ y destaca que hace un mes que presentó una denuncia en el distrito, sin que hasta ahora hayan cambiado ni el panorama ni las farolas.
“Una parte no se enciende y otra se queda encendida día y noche”, denuncia.

El parque tiene además otra rémora: un talud lleno de matojos que es aprovechado por un vecino incívico para vaciar toda la producción excrementicia de sus numerosos perros. En lugar de tirarla en un contenedor cercano, prefiere vaciar la bolsa de su perrera y ‘abonar’ el camino a los peatones.
El Ayuntamiento hizo un buen trabajo adecentando lo que hasta hace un par de años era un jardín abandonado. Ahora hace falta rematar la faena y ‘cortar por lo sano’ cualquier comunicación extraterrestre. El ahorro energético es más importante que cualquier tipo de ‘avistamiento’.

Patios de Málaga
La asociación Málaga Monumental expone hasta el 8 de marzo en el Instituto de Martiricos una selección de las fotografías que participaron en el concurso ‘Patios de Málaga’ en la edición digital de ‘La Opinión’.
Las visitas por la mañana pueden hacerse en horario escolar y por las tardes, de lunes a jueves, de 17 a 20 horas (paseo de Martiricos, 11). Los malagueños podrán constatar que el tópico de que en nuestra ciudad no hay patios es sólo eso, una imagen deformada de la realidad.

Todo comenzó el año de la Expo y los Juegos Olímpicos

10 Feb
Christine y Bernard Ruiz Picasso

Christine y Bernard Ruiz-Picasso

Corren tiempos grises, plomizos como la lluvia en Málaga, que ha pasado de ser la más deseada a convertirse en la ‘malquerida’. Por eso, nunca viene mal echar una vista atrás, pues aunque ningún tiempo pasado fue mejor, sí que gusta recordar momentos más soleados en todos los sentidos.

Uno de ellos fue el año 1992, en el que si bien Málaga no vivió grandes fastos, sí pudo admirar una importante colección de obras de Picasso, un artista del que escaseaban las obras en su ciudad natal.

Una de las personas que cedió piezas para esta colección fue Christine Ruiz-Picasso, nuera del pintor porque había estado casada con su hijo Paul, fallecido en 1975.

Christine había conocido la ciudad natal de su suegro en 1954, cuando acudió con Paul a Málaga. En esa ocasión Juan Temboury se ofreció a mostrarles todos los rincones ‘picassianos’ pero, todo hay que decirlo, la impresión que se llevó la pareja fue bastante tristona.

Casi 40 años después, regresó la nuera de Picasso a Málaga y el reencuentro fue totalmente distinto. No sólo le impresionaron los grandes cambios de la ciudad sino especialmente, la actitud de los malagueños con respecto a las obras de Pablo Picasso.
Como le recordó entonces Carmen Giménez la comisaria de la exposición ‘Picasso Clásico’, que tuvo lugar en el Palacio del Obispo, para muchos malagueños era la primera vez que contemplaban ‘cara a cara’ obras de su paisano, ya que Málaga, todo hay que decirlo, sólo conservaba de Picasso, un par de obras de infancia y algunas ‘migajas’ donadas por el secretario del artista, Jaime Sabartés, que siempre estuvo mucho más interesado en nutrir los fondos picassianos de su ciudad natal, Barcelona.

A Christine Ruiz-Picasso le impactó tanto este interés de los malagueños, que accedió a la petición de la comisaria de organizar una segunda exposición, en 1994, titulada ‘Picasso, Primera mirada. Colección Christine Ruiz-Picasso’ y que esta vez incluía prácticamente todos los fondos de la nuera del artista, hasta el punto de que dejó vacías las paredes de su casa.
Esta segunda exposición también tuvo lugar en el Palacio Episcopal y repitió el éxito de la del ‘año de la Expo’.
A partir de aquí, comenzarán los contactos con la Junta para crear en Málaga un Museo Picasso, una idea que el propio artista confesó a su nuera en alguna que otra excursión por el sur de Francia, aunque en vida el pintor malagueño nunca diera excesivas muestras de querer llevarla a cabo.

Esta historia, este reencuentro con ‘flechazo’ entre Christine Ruiz-Picasso y Málaga, con la posterior incorporación de su hijo Bernard, nieto de Picasso, es lo que nada menos que el Ayuntamiento, la Junta, la Diputación y la Universidad, juntos como hermanos, van a querer conmemorar entre octubre de este año y el de 2012.
Picasso se merece esta ‘confraternidad de administraciones’ y mucho más.

El barrio del Romeral celebra a diario el ‘Día de la Marmota’

9 Feb

Para los pocos mortales que no hayan visto la película ‘Atrapado en el tiempo’, su protagonista se despierta a diario en el mismo día, aquel en el que la población de EEUU en la que se encuentra celebra ‘El Día de la Marmota’, un pintoresco festejo que ‘atisba’ el final del invierno.

En El Romeral, sus vecinos llevan desde que se construyó el barrio con esta cinematográfica sensación, un ‘déjà vú’ que no les abandona a pesar de que más de un programa electoral les ha prometido el oro y el moro de equipamientos públicos.

El razonamiento de nuestros políticos es curiosísimo:?muchos de ell

ESPACIO Y TIEMPO: La foto está tomada el pasado fin de semana y no tiene nada que ver con el Carnaval de Málaga ni con las traslaciones ‘espacio-temporales’. A pesar de que la Málaga del siglo XXI se topa con dos señores vestidos a la moda militar de principios del XIX, estos se limitan a conmemorar, vestidos de artillero y granadero, los 200 años de la invasión francesa en nuestra ciudad. Un suceso olvidado pero rescatado gracias a la fuerza de unos uniformes hechos en nuestros días mas cargados de historia.  foto: ARCINIEGA

ESPACIO Y TIEMPO: La foto está tomada el pasado fin de semana y no tiene nada que ver con el Carnaval de Málaga ni con las traslaciones ‘espacio-temporales’. A pesar de que la Málaga del siglo XXI se topa con dos señores vestidos a la moda militar de principios del XIX, estos se limitan a conmemorar, vestidos de artillero y granadero, los 200 años de la invasión francesa en nuestra ciudad. Un suceso olvidado pero rescatado gracias a la fuerza de unos uniformes hechos en nuestros días mas cargados de historia. foto: ARCINIEGA

os no dejan de envidiar públicamente el barrio por contar con tres enormes parcelas para equipamiento. “Ya le gustaría a cualquier barrio de Málaga tener tanto terreno y tantas posibilidades”.
En efecto, pero lo que a ningún barrio le agradaría es ver cómo no fructifica ningún proyecto para esos enormes terrenos, llenos de ‘posibles’, pero para los que sólo funcionan las cuentas de la lechera. Van pasado los años, y las parcelas ni siquiera son contempladas por muchos vecinos como ‘proyectos de futuro’ sino como ‘sedimentos geológicos’, estratos de incumplimientos políticos que se van acumulando en el paisaje verde del Romeral.

El firmante estuvo ayer pateando de nuevo estas tres parcelas. La primera de ellas, en la calle Carmen Laforet, ya lució un pintoresco cartel de la Junta anunciando unas obras que debían comenzar en 1995. De este ‘provecto incumplimiento’ ya sólo queda la parte superior del cartelito.

La lluvia se ha dejado notar tanto en esta parcela-barrizal, que hasta una montaña de escombros se encuentra reverdecida. Detrás, los restos de una tienda ‘de camuflaje’ se hinchan con el viento.

Junto a este terrenito, entre Carmen Laforet y calle Eolo se encuentra la parcela más grande de todas, como dos veces un campo de fútbol, quizás tres. El barrizal actual no permite aparcar ahí salvo a unos cuantos osados, pero se ha convertido en un saludable y extenso ‘aliviadero’ de perros.
En calle Eolo también dormita una tercera parcela, utilizada sobre todo como aparcamiento y depósito de contenedores de construcción.
En las próximas elecciones municipales volverán a surgir los proyectos fastuosos para estas tres parcelas olvidadas. Pero los vecinos del Romeral, inmersos en el Día de la Marmota, ya no se creen un pimiento. Los políticos sólo podrán convencerles con hechos. Tanta palabrería suena ya, por estos lares, a inmensa tomadura de pelo.

Suecos
Sin ningún reparo moral o miedo a las multas, son numerosos los conductores que bajan con su coche la calle Cervantes, desde hace un par de años territorio peatonal de la Malagueta. Muchos de estos iluminados dejan su coche a las puertas de un supermercado y si algún vecinos les increpa, se hacen los suecos de Estocolmo capital.

El Museo de la Música ‘emerge’ por fin a la superficie

8 Feb
CAÑAS Y BARRO: El invierno es mucho más interesante para observar las playas de Málaga. Mientras en verano la visión se pierde por la ‘invasión’ de sombrillas, en estos días se muestran al resto de la ciudad ‘desguarnecidas’ de bañistas pero con una variedad mucho más intensa. Aquí tienen, en mitad de este invierno revuelto, en Huelin, un cerro de cañas y barro moldeado por las olas, que se asemeja a una ballena varada en tierra extraña. ¿No estaremos en Tierra de Fuego? foto: ARCINIEGA

CAÑAS Y BARRO: El invierno es mucho más interesante para observar las playas de Málaga. Mientras en verano la visión se pierde por la ‘invasión’ de sombrillas, en estos días se muestran al resto de la ciudad ‘desguarnecidas’ de bañistas pero con una variedad mucho más intensa. Aquí tienen, en mitad de este invierno revuelto, en Huelin, un cerro de cañas y barro moldeado por las olas, que se asemeja a una ballena varada en tierra extraña. ¿No estaremos en Tierra de Fuego? foto: ARCINIEGA

 

Hace ya algunos años que los políticos malagueños, en su pertinaz afán por emplear palabras cursis, largas o que suenen a chino mandarín (a veces las tres cosas) se sacaron de la manga el adjetivo ‘soterrado’.

Era mucho más sencillo emplear la expresión ‘bajo tierra’ o las palabras ‘enterrado’ o ‘subterráneo’, pero es bien sabido que el profesional de la política busca distanciarse de la plebe y crear una ‘barrera de incomunicación’ con el electorado mortal.

Por eso, seamos finos y digamos que el Museo Interactivo de la Música de Málaga se ha pasado casi toda su existencia ‘soterrado’. Por una jugarreta del destino ha estado más próximo a los círculos del infierno de Dante (poco musicales) que a la superficie. Un castigo injusto que comenzó como un detalle municipal para cederle un espacio pero que se fue ‘encasquillando’ durante años.

El detalle es de agradecer por parte del Ayuntamiento, pero su sitio no estuvo nunca junto a un parking municipal ‘enterrado’ bajo la Acera de la Marina.
No hay que olvidar que el MIMMA fue el primer museo ‘moderno’ de Málaga, el que rompió la ‘visión estática’ de una exposición de objetos.
En esta página no caben la enorme cantidad de actos organizados y de originales puestas en escena.
Era una pena que un museo tan completo y con unas prestaciones excelentes se encontrara al mismo nivel (geológico) que un sarcófago egipcio.

La situación era todavía más hiriente en estos tiempos en los que se crean museos como setas (nada tiene el firmante contra las setas).?Por eso, ha sido una estupenda noticia conocer que el MIMMA por fin saldrá de las catacumbas. Las obras del metro han acelerado la ‘emersión’.

Y la felicitación es doble, por que el Museo de la Música estará emplazado en el antiguo palacio del Conde de las Navas, en la calle Beatas, gracias a una permuta del Ayuntamiento.
Con este gesto acertado se potencia un museo al que se le puede sacar mucho más partido y además se revaloriza, en sentido estético, una calle Beatas que muy pronto dejará de ser la vergüenza del entorno picassiano.
Felicidades a todos los participantes en esta operación cargada de buenos sonidos.

Hechuras
Y seguimos con el lenguaje. Dado que la gordura está mal vista, en una tienda del Centro se venden trajes para novios “de configuración gruesa”.
Hace 30 años, en una tienda de calle Calderería se exhibía el maniquí de un señor gordo como un ‘zollo’ (la palabra quizás provenga de ‘sollo’, esturión). Un maniquí de esas anchuras y hechuras hoy ‘no tiene cabida’.

En bici
La asociación Ruedas Redondas ofrece hoy sábado, a partir de las 11 un paseo por la parte alta de Málaga, incluido el Seminario. La salida, de la plaza de la Marina.