Una guía sobre Málaga que evoca el pasado inmediato

18 Ene

La actualización de las guías turísticas va más despacio que el ritmo de una ciudad como Málaga, la primera en el peligro de la demolición.
Por nuestro carácter secular de ´nuevos ricos´, durante muchos años lo único que ha tenido valor en esta ciudad ha sido lo inmediato, la novedad, aunque ésta con el paso del tiempo demostrara que había resultado un bodrio impulsivo.
En la cabezonería municipal por achicar grandes parques o hacer desaparecer playas vírgenes se encuentra este espíritu tan malagueño del ´nuevo rico´, que ni mucho menos se debe achacar a un partido político determinado sino a una concepción ´merdellona´ de la vida que desde nuestra ´salida del agujero de la historia´ (a finales del XVIII) se respira por estos andurriales.
Como comentamos algún día, igual que Escarlata O´Hara, Málaga juró hace dos siglos no volver a pasar por una etapa ignominiosa y a eso se dedica desde entonces.
Todo esto viene a cuento porque acaba de publicarse una estupenda guía sobre las ciudades españolas por las que pasa el AVE. Lleva por título ´España en Alta Velocidad´ y en el capítulo que dedica a Málaga menciona que entre los “edificios notables” que pueden verse en el Puerto se encuentra el ´silo´.
El silo, como tal, sólo permanece ya en la memoria de los malagueños. En el afán de hacer todo nuevo, al contrario que en un buen número de ciudades europeas, el almacén de grano de Málaga es hoy material para los relojes de arena y no un edificio que podía haber sido aprovechado.
La crisis, por otro lado, se ha llevado por delante uno de los restaurantes recomendados en la guía: la histórica Casa Pedro.
Por una o por otra causa, las guías que hablan de Málaga necesitan de una constante revisión, incluso aquellas que se van a publicar una semana después de visitar la ciudad.
Vean si no el ´bulto arquitectónico´ que, en un visto y no visto, ha aparecido en la plaza de Félix Sáenz hace poco. La promoción turística necesitará muchas horas de ´photoshop´ para devolver una visión armoniosa de la castigada plaza.
Con esta ´dinámica malagueña´, ni las publicaciones más actualizadas pueden mostrar, a tiempo real, lo más granado de la Ciudad del Paraíso. Está en nuestros ´genes´.

De las merluzas
El callejero de Málaga, como el de tantas ciudades, está lleno de enigmas. En todo caso, es todo un detalle que, en el año que fuese, las autoridades se acordaran de la humilde Merluza para dedicarle una calle, en el camino de Suárez.
La modesta calle, en realidad, es la rampa de entrada y salida de un aparcamiento, con pivotes a los lados para que los coches no lesionen a los peatones. En frente, casualidad, tiene la calle Merluza un supermercado, en el que seguramente se venden ejemplares ´reales´ del pescado homenajeado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.