Cinismo dialéctico.

24 Sep

Antes, cuando empezaba la liga, toda la expectación estaría en las dudas por ver a tal jugador, pensar si la adaptación de los nuevos se realiza de forma adecuada, si ese con entrenador debutante es solvente… pero eso era en otro plano de la vida. Desde hace un tiempo, no hay manera de acertar, no me voy a remontar a esa entelequia a día de hoy que sería pensar en una preparación de pretemporada por seis u ocho semanas, sino entrenar más de una semana con la plantilla al completo.
Revisar algún partido amistoso, ya sea del Unicaja o de cualquier contrincante, o pensar en la preparación adecuada con este calendario de fechas es una broma de mal gusto. Jugadores que no están o han llegado hace un instante, plantillas con temporeros para rellenar entrenamientos, jóvenes que durante la temporada no sirven para completar el primer equipo por estar “demasiado verdes”, numerosos motivos o excusas, pero el pequeño detalle es que la temporada empieza mañana.
Cualquier tipo de análisis se va a invalidar por sí solo, va a convertir cualquier idea en papel mojado, si se le une que por esta absurda guerra civil que se vive en nuestro deporte, ganar Liga y Copa en España no sirve para nada aparte de sacar a la calle el bonito autobús descubierto y aumentar el palmarés, cara al objetivo de la Euroliga, como dicen todos los nuevos que llegan a Málaga, todo pasa por ganar la Eurocup (también puede servir jugar la final), con lo que la ACB pierde valor.
Si de valores y de la ACB hay que hablar, más allá de la competición y de la progresiva desaparición del jugador español, como ya plasmó Emilio Fernández en estas páginas, la patronal de los equipos ha dado un paso que ha generado una discusión en redes sociales, pero que en los medios no ha tenido un reflejo similar, la llegada de una casa de apuestas virtuales como patrocinador, seguro que genera unos ingresos necesarios, pero lo que hay más allá del espónsor es lo que realmente da que pensar.
En un golpe rápido de memoria, recordamos la época en que había equipos que tenían en el alcohol o el tabaco uno de sus soportes presupuestarios, y no sé si hubo gente que se aficionó al rubio o a la ginebra por culpa del baloncesto, pero que estas marcas estén fuera del deporte (da igual la modalidad) me parece lógico, porque al final, sólo que el coste de la factura sanitaria supere a lo que se recauda por impuestos es lo que hace que ya no se permitan equipos nombrados como Gin MG Sarriá o Rex Tres de Mayo. Ahora tenemos que aguantar que en un alarde de cinismo dialéctico y perversión del lenguaje, los que mandan en una ACB que lleva demasiado tiempo dando bandazos y ante la pérdida de un patrocinador como Caixa Bank presenten su nueva alianza diciendo que el objetivo del patrocinio es ”concienciar a los aficionados sobre el juego responsable”, particularmente este lenguaje, tan empresarialmente arraigado, pero cínico desde el amanecer hasta la puesta del sol, me recuerda esa carta del banco que te presenta el cierre de una sucursal como la “adecuación de sus instalaciones de atención al público” aunque sólo queden cuatro o cinco oficinas en tu localidad, o ese ministro que decía que se limitaba a “optimizar los recursos fiscales disponibles” cuando, aún colocándose al borde del fraude, tenía casi todo su patrimonio a nombre de empresas para tributar menos, pero nos hemos acostumbrado a esto, y nos va a parecer bien.
Lamentablemente, creo que han llegado para quedarse, particularmente nos preocuparemos cuándo se tenga que convivir con esa lacra que es la ludopatía, y como sociedad sólo nos afectará cuándo en tratamientos por adicciones tengamos que pagar más que lo que tributen todas las empresas que nos hemos acostumbrado a ver, las cuales, por cierto, pagan muchos menos impuestos, entre otras cosas, porque como otras, la nueva “partner principal” del baloncesto español tiene su sede en Gibraltar, con lo cual, será por edad, pero creo que en la provincia de Cádiz, le tendrán mayor agradecimiento a Domecq o González Byass que a 888sport.
No se trata de ser políticamente correcto, pero al igual que frases como “pues que no se droguen” no ha sido nunca la mejor política anti droga, el tema de las apuestas no va sino de sacar el dinero de un bolsillo y ponerlo en otro, el caso viene a ser ese pensamiento de “listos” en el que uno es más hábil que el casino (virtual o no) de turno y se va a salir antes de que la banca lo eche.
De momento, entre los muchos vicios que puedo tener, no he caído aún en eso, aunque entrando en la web del nuevo socio de nuestro deporte, hay un apasionante partido entre el Eitar 1924 Veliko Tarnovo y el Vitosha Bistritsa de la liga búlgara de fútbol que lo mismo me pone la adrenalina a tope.
O lo mismo no, seguro que aunque sé que ganó el Coosur Real Betis termino viendo otra vez el partido del pasado domingo. Toda la suerte del mundo para el Unicaja en esta temporada 2019/2020 y espero que todas las alegrías del mundo para la afición cajista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *